Cruz y seguimiento

[Visto: 554 veces]

Evangelio según San Mateo 16,21-27.
Desde aquel día, Jesús comenzó a anunciar a sus discípulos que debía ir a Jerusalén, y sufrir mucho de parte de los ancianos, de los sumos sacerdotes y de los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar al tercer día.
Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo, diciendo: “Dios no lo permita, Señor, eso no sucederá”.
Pero él, dándose vuelta, dijo a Pedro: “¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Tú eres para mí un obstáculo, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres”.
Entonces Jesús dijo a sus discípulos: “El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga.
Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida a causa de mí, la encontrará.
¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero si pierde su vida? ¿Y qué podrá dar el hombre a cambio de su vida?
Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre, rodeado de sus ángeles, y entonces pagará a cada uno de acuerdo con sus obras.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Desde noviembre de 1985 hasta diciembre de 1988 viví en Cochabamba, Bolivia, con tres seminaristas bolivianos para nuestra comunidad religiosa. Esta es la misma ciudad donde se encuentra el Instituto de Idiomas Maryknoll donde estudié español. Mientras vivíamos allí una amiga, una hermana de la escuela de Notre Dame, vino a estudiar español y se unió al equipo parroquial en La Paz. A menudo la invitábamos a ella, y a algunos de sus compañeros de clase, a cenar y juegos de cartas. Les dio la oportunidad de practicar su español, y mis seminaristas una oportunidad para practicar su inglés. Una de las Hermanas que nos visitó con frecuencia fue la Hermana Irene, una Hermana Australiana de San José del Sagrado Corazón, que iba a trabajar en Perú. Un año después, cuando estaba estudiando más español en el Instituto, la hermana Irene también estaba allí. Unos meses después nos informaron de que el grupo terrorista “Sendero Luminoso” comunista, entró en el pueblo donde estaba trabajando, reunió a toda la gente del pueblo, puso a los líderes -incluyendo a la hermana Irene- en el centro del grupo, y les disparó en la parte posterior de la cabeza. Todos los que conocíamos aquí estábamos devastados porque esta hermana alegre, talentosa y competente nos fue arrebatada. Cuando visité Melbourne, Australia, vi un homenaje a ella en la ubicación de la fundación de las Hermanas de San José del Sagrado Corazón.
Pensé en la hermana Irene a principios de esta semana cuando leí el evangelio (Mateo 16:21-27). Jesús nos dice que “debemos negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz y seguirle”. Pero él sigue hablando en palabras que son más dramático y tal vez incluso duro “el que desea salvar su vida la perderá, pero quien pierda su vida por mi bien la encontrará”. Estoy seguro de que ninguno de nosotros pagará el precio de la Hermana Irene y muchos otros de los mártires a lo largo de los siglos.
Es un desafío para nosotros descubrir lo que significa “negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz y seguir a Jesús”.
En nuestro mundo materialista y impulsado por el consumo, la noción espiritual de negarse a sí mismo es tremendamente contracultural. Cuando el impulso a ser ambicioso y un “ganador” es tan fuerte, es difícil hablar de negarse a sí mismo. Sin embargo, cuando entendemos el verdadero significado de negarse a sí mismo, no estamos sacrificando nuestra ambición ni declarándonos como perdedores. Negarse a sí mismo es un acto de humildad en el que reconocemos que todo lo que tenemos y somos proviene de Dios. Somos dependientes de él. Al admitir nuestra necesidad de Dios nos alejamos tanto de la pretensión y el orgullo que nos impide abrirnos a Dios, y de estar ‘en uno’ con otros.
Para cada uno de nosotros “toma tu cruz” significa algo diferente. Tendemos a pensar en esa “cruz” como algo difícil que llevamos en la vida: tal vez una dolencia, una relación difícil, una decepción o un fracaso, un defecto o un defecto. Con bastante frecuencia la gente siente que su “cruz” es la más pesada de cualquiera que conoce. Decir que es algo que preferiríamos no soportar, sería un eufemismo. Es fascinante leer sobre la vida de algunos de los santos, porque generalmente pensamos que llevaban vidas perfectas y nunca tuvieron dificultades o luchas, o llevaban una “cruz” como nosotros. Por supuesto, sus vidas están llenas de cruces que aburren. Se convirtieron en santos confiando en la gracia de Dios y luchando con la cruz que su vida les trajo. Es un desafío para nosotros mirar nuestra “cruz” y decir “Este es el medio para mi santidad”. Puede que no lo creamos al principio, pero cuanto más lo pensemos estoy seguro de que más nos daremos cuenta de que otras cruces de nuestras vidas nos han traído hoy a quienes somos. Aunque es posible que los hayamos maldecido mientras los aburrimos, una vez que los hemos superado, incluso podemos dar gracias a Dios.
En referencia a las palabras “y sígueme”, no puedo evitar pensar en la primera lectura hoy del profeta Jeremías (20:7-9) Jeremías no quería ser profeta. Él no quería anunciar al pueblo su llamado a la conversión y al pacto con Dios. Significó sufrimiento para él. Esto se convirtió en su “cruz”. Pero al mismo tiempo sintió que tenía que hacerlo, se sintió abrumado por el poder de Dios y respondió, y fue un profeta fiel, y cumplió su misión. San Pablo, en la Segunda Lectura (Romanos 12:1-2), también nos da una pista sobre lo que significa “seguir”. Él nos dice que debemos “ser transformados por la renovación de tu mente, para que puedas discernir cuál es la voluntad de Dios, qué es bueno, agradable y perfecto”: ¿Suena como un pedido alto? ¡Lo es! Ese seguimiento de Jesús significa un cambio significativo en nuestras vidas: un cambio de mentalidad, un cambio de prioridades, un cambio de actitud, un cambio en nuestros sueños y metas. San Pablo nos dice que no nos “conformemos… a esta edad”, no nos permitamos ser superados por el mundo, sino que recordemos que la gracia de Dios está con nosotros. Todos y cada uno de los días, en lo que hacemos, debemos “seguir” a Jesús, dando testimonio de él y mostrando a otros el camino. La negación de nosotros mismos y el transporte de nuestra cruz han dado frutos en nuestra propia transformación en Cristo. Ahora hemos tomado la mente, el corazón y el espíritu de Jesucristo.
Si estamos siguiendo a Cristo fielmente estaremos “perdiendo” nuestra vida “por su bien”. No será por el derrame de nuestra sangre, sino por día tras día haciendo la voluntad de Dios, sirviendo a los demás con alegría, siendo fieles administradores, hablando en el nombre de Dios (como Jeremías), y dando testimonio de esa transformación de nosotros mismos en Cristo. Probablemente no será por cosas grandiosas que llamen la atención de multitudes, sino por hacer cosas pequeñas y cotidianas con amor que afectan la vida de muchos. Nadie quiere perder su vida: justo lo contrario, queremos aferrarnos a la vida a toda costa. Sin embargo, este llamado a “negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz, y seguir a Jesús” nos llevará a “perder” nuestra vida, agradecida y con gracia, para que la vida de Cristo pueda vivir en nosotros y hacerse manifestar a través de nosotros.
En las lecturas de hoy Dios transforma las malas noticias en buenas. Mientras que podemos haber huido de este llamado para “negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz, y seguir a Jesús”, a la luz de su verdad y amor corremos hacia ella, abrazarla y querer vivirla con pasión -como Jeremías , como lo hizo San Pablo, y como lo hizo la Hermana Irene- para que “encontremos” nuestra verdadera vida.

Irene McCormack RSJ, mártir de nuestra fe

En mayo de 1991, uno de los grupos terroristas más despiadados del mundo, Sendero Luminoso, había dejado 30,000 muertos conocidos en su guerra de guerrillas de 10 años contra el gobierno peruano. Al anochecer del 21 de mayo de 1991 en la localidad andina de Huasahuasi, una mujer australiana de cabello plateado se convirtió en parte de la espantosa cifra de muertos. La hermana Irene McCormack, una monja católica, fue ejecutada después de un juicio simulado en el que una joven terrorista la etiquetó como imperialista yanqui antes de disparar una bala a quemarropa en la nuca.Nació en Australia Occidental en 1938, en el campo, Irene McCormack entró la congregación de las Hermanas de San José y trabajó como maestra secundaria en diferentes escuelas en el campo y la ciudad en Australia Occidental. Ella era extrovertida y tenía una alegría contagiarte. Al igual que sus hermanos y hermana fue muy amante del deporte y la naturaleza. Disfrutaba de las fiestas y le gustaba bailar.
Llegó al Perú en enero de 1987 y trabajó con la gente del Perú en Lima y Huasahuasi (Junín), con niños y adultos enseñándoles a jugar, leer y reconocerse dignos como hijos e hijas de Dios.
El 21 de mayo de 1991 los terroristas de Sendero Luminoso asesinaron a Irene en la plaza de Huasahuasi junto a cuatro dirigentes del pueblo.
Irene fue enterrada en el cementerio de Huasahuasi en el nicho que pertenecía a una familia, pero, el 2007 las hermanas recibieron un espacio propio para Irene y sus restos fueron trasladados a ese lugar.
Ahora sus restos reposan en un buen lugar para honrar su memoria y recordar el don de su vida entre nosotros y nosotras y para pedirle su intercesión.
También en Lima, en El Pacífico, donde trabajó en la parroquia, hay un monumento a Irene. Después de su muerte se colocó una gran cruz de madera, en su memoria, en una pequeña gruta junto a la iglesia. Actualmente, esta cruz ha sido trasladada frente a la casa de las hermanas en El pacífico.
Este nuevo monumento incluye una versión corta de su vida, una foto, algunos de sus propias palabras y los nombres de los cuatro líderes que fueron asesinados junto a ella. El monumento se encuentra en un jardín al lado de una vereda transitada por mucha gente que se detiene para leer la historia o para rezar o colocar flores frente a su foto. Mucha gente en El Pacífico la recuerda y le rezan a menudo pidiendo su intercesión.
Cada año el 21 de mayo la cruz es decorada con flores y llevada a la Iglesia para la Misa por la justicia y la paz. Después de la misa, se lleva en procesión y se sustituye en el monumento con cantos y oraciones. Siempre se sirve algo para compartir.
La periodista Anne Henderson va más allá de los titulares para preguntar qué hace que una mujer abandone la seguridad de Australia para viajar a una aldea empobrecida en el Perú rural, y pregunta: ¿quién era exactamente Irene McCormack?
Fuente: The Killing of Sister McCormack.

Puntuación: 5 / Votos: 25

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *