Rueguen por sus perseguidores

[Visto: 113 veces]

Evangelio según San Mateo 5,38-48.
Jesús, dijo a sus discípulos: Ustedes han oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente.
Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal: al contrario, si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra.
Al que quiere hacerte un juicio para quitarte la túnica, déjale también el manto; y si te exige que lo acompañes un kilómetro, camina dos con él.
Da al que te pide, y no le vuelvas la espalda al que quiere pedirte algo prestado.
Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.
Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores; así serán hijos del Padre que está en el cielo, porque él hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos.
Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen lo mismo los publicanos?
Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen lo mismo los paganos?
Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Cornelia ten Boom fue una cristiana que, junto con su familia, ayudó a los judíos a escapar de los nazis en Holanda. Lamentablemente ella y su familia fueron arrestados y fue prisionera en el campamento de concentración nazi en Ravensbruck. Ella escribió un libro sobre sus experiencias de guerra llamado The Hiding Place. Después de la guerra se lo llevó a sí misma para viajar por toda Europa y dar charlas sobre el perdón entre pueblos y las naciones. Su mensaje fue acogido por tantos, llevando las cicatrices emocionales de su experiencia en tiempo de guerra. Una noche, después de una charla en Múnich, Alemania, un hombre se acercó a ella y sostuvo su mano en un gesto de reconciliación. Corrie miró a sus ojos y lo reconoció como uno de los guardias más odiados de Ravensbruck. Por un momento ella se congeló y dijo una sincera oración a Dios para pedir la gracia de perdonar a este hombre. Dios vino por ella, y ella sacudió la mano y en su corazón estaba lleno de perdón hacia él.
Pensé en esta dramática historia cuando leo el evangelio de este fin de semana (Mateo 5:38-48), porque es igual de dramático. Jesús nos pide no sólo amar a las personas que nos aman, a las personas que son atractivas e interesantes, o a las personas que son capaces de devolver nuestra amistad. Jesús dice “¿si amas a los que te aman, qué recompensa tendrás? Incluso los coleccionistas de impuestos… y paganos… hacen lo mismo”. Él espera más de nosotros, si realmente entendemos su enseñanza sobre el amor y el perdón. Él nos dice “ama a tus enemigos, y ora por los que te persiguen”. Esto nos marcará como “hijos del Padre Celestial”. Esto suena tan fácil, tan ideal, pero como mi verdadera historia sobre Corrie ten Boom muestra, en el mundo real, en situaciones reales, y con emociones y recuerdos reales no es tan fácil.
Jesús nos dice que ya no debemos pensar en términos de “un ojo por ojo y un diente por un diente”, como escuchamos en Mateo 5:38, haciendo eco de las palabras en Levítico 24:20, un testimonio Antiguo Testamento de venganza. En ‘The Fiddler on the Roof’ el personaje principal, Tevye, dice que si seguimos esta regla todos seríamos ciegos y sin dientes. De hecho, Jesús nos llama a una respuesta de amor y perdón más allá de lo que puede parecer fácil, natural o lógico. Al igual que el perdón del padre perdonador hacia el hijo pródigo (Lucas 15:11-32), no tiene sentido de manera humana, pero la suya es la lógica de Dios, como Dios nos ve y nos trata. Ese es su amor y perdón hacia nosotros, y si seguimos a Cristo estamos para mostrar ese mismo amor y perdón. Una orden alta, pero no respondemos solos. La gracia de Dios está con nosotros.
Nuestra primera lectura del libro de Levítico (19:1-2, 17-18) refleja, no la venganza mencionada antes en ese libro, sino la llamada de Dios, a través de Moisés, para llamarnos a un amor inspirado en el amor de Dios por nosotros. Fuimos creados enamorados y por amor por nuestro Creador. Él nos desanima de la venganza y rencores, a vivir libremente como hijos de Dios, como hijos bajo el pacto. En Jesucristo somos hijos del Nuevo Pacto, y nosotros, también, somos para vivir por esta orden de Dios.
Nuestro Salmo (103:1-2, 3-4, 8, 10, 12-13) nos recuerda que “el señor es amable y misericordioso”, y si somos hijos de Dios deberíamos reflejar esas virtudes. Nuestro ‘Año de la Misericordia’ en 2016 nos llamó “para ser misericordiosos como el Padre” y a compartir y expresar ese precioso regalo de nueva vida con los demás.
Nuestra segunda lectura, desde la primera carta de San Pablo a los Corintios (3:16-23) nos recuerda quiénes somos. Somos “templos de Dios” y “el espíritu de Dios habita en nosotros”. San Pablo nos ayuda a reconocer quiénes somos y lo que tenemos es un reflejo de la bondad y bendición de Dios. Por lo tanto, estamos para ejercer nuestros dones y habilidades con la comprensión de que Dios está en el trabajo dentro y a través de nosotros.
La Palabra de Dios nunca es fácil de digerir para nosotros. Si no proporciona ningún desafío, tal vez no estamos escuchando lo suficientemente bien, o sólo escuchando lo que estamos seguros de que podemos hacer. Este fin de semana las lecturas nos llaman a una respuesta a situaciones de la vida real que tal vez no estemos seguros de enfrentarnos -así como Corrie von Boom dudó- sin la gracia de Dios para perdonar. Fue sólo a través de la gracia de Dios que podía perdonar a alguien que había sido una influencia malvada, y una amenaza, a su propia vida, y había traído sufrimiento e incluso la muerte a tantos otros.
Dudo que tendremos que enfrentar a una persona así en nuestras vidas: alguien que tuvo el poder de dañar, torturar y matarnos. Pero en nuestras propias vidas todos tratamos con relaciones rotas que requieren perdón y reconciliación, dándolo y recibiéndolo. En casa, en el trabajo, en la escuela, y entre nuestros amigos todos somos llamados por Jesús para ser agentes o perdón y reconciliación. En nuestra condición humana con demasiada frecuencia sólo pensamos en nuestros sentimientos, y en lo que se nos ha dicho o hecho, y con demasiada frecuencia no reconocemos cómo lo que hemos dicho y hecho ha afectado a los demás, cómo han sido heridos sus sentimientos. Cuando tenemos la humildad de reconocer nuestras propias fallas y fracasos, nuestras propias carencias y pecados, entonces estamos llamados a dar el siguiente paso y hacer algo al respecto: admitirlo a la otra persona, aceptando responsabilidad de lo que hemos hecho, o no lo he hecho. Cuando estamos en el final de recepción, sabemos que estas palabras y gestos son bienvenidos, tal vez incluso esperados y esperados. Cuando decimos “lo siento” puede que no sólo nos encontremos saludados con “te perdono”, sino (en ese mismo sentido de humildad) “lo siento también”. La vida y la amistad se restaura y la gracia una vez más es Compartido. Paredes de división y sospecha caen, y la vida puede comenzar de nuevo.
Este fin de semana nuestras lecturas nos presentan buenas noticias, que Dios esta con nosotros y nos bendice mientras caminamos en el camino del Señor Jesús. Cuando nos encontramos con los ‘golpes en el camino’ -ya sean pequeños o gigantescos (como con Corrie ten Boom)- podemos mostrar de lo que estamos hechos, y que somos “perfectos enamorados” ya que nuestro Padre celestial es perfecto.

Puntuación: 5 / Votos: 19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *