Palabra de Dios

[Visto: 143 veces]

Evangelio según San Juan 1,1-18.
Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios.
Al principio estaba junto a Dios.
Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe.
En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la percibieron.
Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan.
Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él.
El no era la luz, sino el testigo de la luz.
La Palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre.
Ella estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por medio de ella, y el mundo no la conoció.
Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron.
Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios.
Ellos no nacieron de la sangre, ni por obra de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino que fueron engendrados por Dios.
Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos visto su gloria, la gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él, al declarar: “Este es aquel del que yo dije: El que viene después de mí me ha precedido, porque existía antes que yo”.
De su plenitud, todos nosotros hemos participado y hemos recibido gracia sobre gracia:
porque la Ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo.
Nadie ha visto jamás a Dios; el que lo ha revelado es el Hijo único, que está en el seno del Padre.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

A medida que reflexioné de las lecturas para este domingo, la fiesta de la epifanía, un dicho se viene a la mente: “lo que encuentres dependerá de lo que estás buscando”. Ya que siempre me gusta empezar con una historia que habla del mensaje básico que creo que el señor me está llevando a explorar y compartir, empecé a pensar en buscar y encontrar. Un ejemplo me vino a la mente. En julio de 2013 pasé tres días en Venecia, Italia. Fue mi tercera vez en Venecia, y he aprendido a encontrar mi camino dentro y fuera de las islas, sus mejores momentos, y -debo confesar- sus tiendas. Realmente me han llevado con el cristal de Murano, no especialmente para mí tanto como para regalos para mi familia y amigos. Cuando fui por mis compras supe exactamente lo que quería, y dónde encontrarlo. No pasé mucho tiempo buscando cosas que no estaban en mi mente y en mi lista. Sabía lo que quería, y fui a por ello. Debo decir que subí al tren para Roma como un hombre feliz, habiendo encontrado lo que estaba buscando.
Pensé en “lo que encuentres dependerá de lo que buscas” cuando leí por primera vez el evangelio de este domingo (Mateo 2:1-12). ¿Qué estaban buscando los Reyes Magos? Se cree que eran astrólogos: de ahí su interés en y lectura de las estrellas. Los Reyes Magos estaban buscando a este Rey de los Judíos nacido en el tiempo. Lo estaban buscando con fines nobles, no para gestionar ni comercializarlo, sino para verlo y conocerlo. Él iba a ser un gran personaje, según sus estudios y creencias, y querían conocer a este “Rey recién nacido de los judíos”. Trajeron tres regalos significativos para simbolizar la vida que creían que este niño llevaría: oro para representar Su majestuosidad y gloria, incienso que habló de la misteriosa acción de Dios, y mirra que previene su muerte. Sabían lo que estaban buscando, y la estrella los llevó milagrosamente a encontrar lo que estaban buscando.
Lo misterioso que me golpeó mientras reflexioné en las lecturas fue que los Reyes Magos no sabían qué forma tomaría esta manifestación de lo que estaban buscando. Por eso, buscando al Rey de los Judíos, fueron al Rey de Palestina, Herodes, pensando tal vez que este niño estaría en un palacio real y de una familia real. Sin embargo, lo encontraron en una simple vivienda en Belén con María y José, un carpintero y su esposa.
En nuestra primera lectura del Libro del Profeta Isaías (60:1-6) Dios revela que “Tu luz ha llegado”. La oscuridad ya no cubriría la tierra, sino que el “Señor brilla”. Vino a iluminar a la Gente y naciones. Aquellos con fe en las promesas de Dios vendrán a él y “estarán radiantes en lo que ven. Sus corazones van a latir y desbordar”. El oro y el incienso serán llevados por adelante. Jesús la luz, revelada por la estrella brillante, ha llegado al mundo y cumplido esta profecía. Si buscamos la verdad; si buscamos revelación; y si buscamos la voluntad de Dios, esto es lo que encontraremos: la fuente de verdad y revelación, el cumplimiento de la voluntad de Dios en la persona de Jesucristo, nacido en el pesebre en Belén.
En nuestra segunda lectura de la Carta de San Pablo a los Efesios (3:2-3 a, 5-6) San Pablo nos asegura que Dios se revelará a sí mismo, y recibiremos la gracia de Dios. Durante siglos pueblo de fe esperó esta manifestación de Dios y aquí estuvo en la persona de Jesucristo proclamada por Pablo a los paganos de Éfeso. San Pablo ya comienza a hablar de la universalidad de la venida del Cristo, no sólo para el pueblo elegido -los judíos- sino para los gentiles, para ser “coherederos, miembros del mismo cuerpo, y cosocios en la promesa de Cristo Jesús”. Todos deben ser salvados por este Señor y Salvador, Jesucristo.
Vuelvo a mi reflexión sobre las palabras “lo que encontramos dependerá de lo que estamos buscando”. ¿Qué estamos buscando? ¿Cuál es la ‘estrella’ que estamos siguiendo?
Aquí, de una manera simplista, podemos ver dos estrellas subiendo, ambas de las cuales pueden atraernos. Una es una estrella que nos lleva a buscar poder, placer y posesiones. Esta es realmente una estrella ‘terrenal’ porque nos lleva a centrarnos en las cosas de la tierra, las cosas de este mundo. No son males, pero no nos llevan a la plenitud de la vida que Dios nos dice espera. Si buscamos esa estrella podemos encontrar éxito, felicidad y logro, ¿pero a qué precio y por cuánto tiempo? Esa estrella puede caer a la tierra rápidamente. Tal vez podamos identificar tiempos en nuestras propias vidas, o personas que conocemos que sólo han buscado esa estrella ‘terrenal’ y lo que encontraron, como resultado de seguir a esa estrella, no fue lo que realmente querían en la vida, y fuera de la vida.
La otra estrella es una estrella ‘celestial’ puesta en los valores del evangelio y la voluntad de Dios. Esta estrella se centra en los valores y virtudes del reino de Dios. Si buscamos esa estrella encontramos esa cercanía a Dios que viene de caminar con fe y servir a Dios. Esto conduce a relaciones que dan vida y tienen valor eterno. Esa estrella nunca se desvanecerá. Tal vez también podamos identificar tiempos en nuestras vidas, o personas que conocemos que han buscado esa estrella ‘celestial’ y lo que encontraron, como resultado de seguir esa estrella, fue una fuente de gran paz y alegría, y -muy a menudo- sorpresas (gracias y bendiciones) que Yavéh tiene en tiendas para los que lo buscan.
El fundador de la Congregación de la Resurrección, Bogdan Janski, también tuvo que luchar con lo que estaba buscando. Al principio, pensó que estudiando economía contribuiría a una sociedad mejor. Sin embargo, pronto encontró que esa no era la respuesta. Luego se asoció con un grupo de reforma social, los sansimonistas, que también trabajaron hacia una sociedad más justa, pero pronto se desilusionó con ellos. Luego, a través de la gracia de Dios, entró en contacto con algunos intelectuales católicos comprometidos, que lo convencieron de renovar su fe católica. En eso, descubrió que Jesús tenía la respuesta para crear un mundo mejor. Jesús era la ‘estrella’ que llevaría a la gente a una sociedad mejor, una sociedad que sabía que Jesús podría ayudar a resucitar. Compartió esa búsqueda, y lo que encontró con sus discípulos, el padre Peter Semenenko y el padre Jerome Kajsiewicz, que fueron co-Fundadores de la Congregación.
Photo: Jonathan Meyer/ Unsplash.
Mientras celebramos la Epifanía hoy no solo recordamos a los Reyes Magos y sus seguidores de la estrella, sino nuestro seguimiento de una estrella, aquí y ahora. Así como la estrella de los Reyes Magos los llevó a Jesús el Señor, así que también si buscamos una estrella ‘celestial’ nos llevará a Jesús. Si creemos que “lo que encontramos dependerá de lo que estamos buscando”, buscaremos a Jesús y te aseguro que a través de la gracia de Dios lo encontraremos y compartiremos en su vida, y lo compartiremos con los demás …

Puntuación: 5 / Votos: 21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *