Sagrada Familia de Jesús, María y José

[Visto: 306 veces]

Evangelio según San Mateo 2,13-15.19-23.
Después de la partida de los magos, el Angel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: “Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y permanece allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo”.
José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto.
Allí permaneció hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por medio del Profeta: Desde Egipto llamé a mi hijo.
Cuando murió Herodes, el Angel del Señor se apareció en sueños a José, que estaba en Egipto, y le dijo: “Levántate, toma al niño y a su madre, y regresa a la tierra de Israel, porque han muerto los que atentaban contra la vida del niño”.
José se levantó, tomó al niño y a su madre, y entró en la tierra de Israel.
Pero al saber que Arquelao reinaba en Judea, en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allí y, advertido en sueños, se retiró a la región de Galilea,
donde se estableció en una ciudad llamada Nazaret. Así se cumplió lo que había sido anunciado por los profetas: Será llamado Nazareno.

Homilías del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Navidad

Si alguna vez has aprendido un segundo idioma, vas a saber que necesitas mucha humildad y la capacidad de reír de ti mismo. Si no empiezas a salir con esas cualidades, pronto las desarrollas. Cuando empecé a estudiar español, hace casi treinta años, he desarrollado estas cualidades rápidamente. Me acuerdo de muchos casos en los que hice errores que enviaron a la gente a la risa, y me hicieron ruborizar. Me acuerdo, sin embargo, en una ocasión un error que no fue mío. Mientras yo vivía con nuestros seminaristas en Cochabamba, Bolivia, estuve durante dos años, durante el fin de semana como Pastor de la Parroquia Rural de Nuestra Señora de las Nieves en Santivaňez. Yo trabajé allí con algunas hermanas religiosas, y recuerdo en una ocasión que fuimos a un pueblo rural para una misa de primera comunión. Hemos tenido que dejar nuestro jeep en la carretera y cruzar un río, chapotear en el agua por encima de nuestras rodillas, y caminar un par de kilómetros más para llegar al pueblo y celebrar la misa. Mientras me estaba preparando para la misa, recuerdo, de repente, la risa como una de las hermanas buscaba los fósforos para encender las velas. Ella dijo a algunas personas, “quiero dar a luz”, que -el español no siendo su primer idioma- pensó que estaba diciendo “quiero encender la luz”, pero en realidad esa frase significa “quiero dar a luz”. Ese día ella fue la que se sonrojó, cuando le explicamos lo que había dicho.
De una manera extraña, pensé en ese incidente cuando refleja los últimos días en las muchas lecturas para esta gran fiesta de navidad -las lecturas para la misa de la familia (Vigilia) (Isaías 62:1-5, Hechos 13:16-17, 22-25, Mateo 1:18-25), para misa a medianoche (Isaías 9:1-6, Tito 2:11-14, Lucas 2:1-14), y para misa en el día (Isaías 52:7-10, Hebreos 1:1-6, Juan 1:1-5, 9-14)-. Cada uno con lecturas separadas y únicas. Por supuesto, no estoy a punto de preparar y entregar tres homilías diferentes, después de todo el mensaje central es el mismo: ¡Jesús ha nacido!
Uno de los temas de las lecturas navideñas está en el tema de la luz: que “las personas que caminó en la oscuridad han visto una gran luz”. ¡Jesús es esa luz! Los profetas anunciaron su llegada durante siglos. Dios el Padre prometió enviar a un Mesías, un Salvador, que iba a salvar a su pueblo. En la celebración del sacramento del bautismo, uno de los ritos nos dice “Recibe la luz de Cristo… Esta luz es confiada a ti para que te siga quemando intensamente. Este hijo tuyo ha sido iluminado por Cristo. Este niño (él/ella) es para caminar siempre como un niño de la luz. Que este niño mantenga viva la llama de la fe en su corazón”.
Estamos aquí esta noche para celebrar no sólo que Jesús ha nacido, y que él es la luz del mundo, sino que compartimos en esa luz. Estamos aquí esta noche porque creemos que Jesús es esa luz que llegó a un mundo de oscuridad, y que esta luz sigue brillando en los que le siguen fielmente.
En nuestra temporada de Adviento la venida de Jesús la luz ha sido simbolizaba de una manera especial con la corona de Adviento. Cada semana otra vela, hasta que las cuatro fueron encendidas. Esto simboliza que cada semana, como estábamos alerta y conscientes de la presencia de Dios, la luz y la vida de Cristo crecieron en nosotros. La luz y la vida de Jesús no sólo crecieron dentro de nosotros, sino que nos hemos convertido en una fuente de luz -la luz de Cristo- para los demás. A veces podemos ser reacios a hacer eso. No es fácil presenciar a Cristo -no sólo por nuestras palabras, sino por nuestra forma de vivir- el testimonio de nuestra vida en nuestra familia, con nuestros compañeros de clase, compañeros de trabajo y amigos.
Hay un reto para cada uno de nosotros -a medida que nos reunimos para celebrar el nacimiento de Jesús- para comenzar a ser la luz todos y todos los días del año, así celebrando su nacimiento cada día mientras compartimos su vida con los demás.
Desde el septiembre de 1996 hasta abril de 1997 he participado en un programa en la Universidad jesuita de Toronto: Regis College. En uno de los cursos escribí un artículo sobre un sacerdote dominico alemán del siglo XIII, Meister Eckhart. Se trata de dar a luz. Él escribió: ” ¿Cómo puedo creer que Dios quería que María dé a luz al Hijo de Dios hace años, y no creer que él quiere que dé a luz al Hijo de Dios en mi tiempo y mi cultura?” Jesús no sólo nació en el tiempo, sino que quiere ser ‘nacido’ todos y cada día en y a través de nosotros. Todos tenemos influencia y poder en la vida de los demás, y Jesús quiere hacerse presente en nuestros hogares, escuelas y lugares de trabajo en y a través de nosotros. Con la ayuda de su gracia podemos hacer eso. No es una ‘misión imposible’.
Al igual que la entrega física del nacimiento es una experiencia larga y a veces difícil, así que también el dar a luz espiritual de nacimiento también puede ser largo y difícil. Significa, día tras día, volver al Señor y construir esa relación de amor y obediencia con él. Esto significa escuchar su Palabra, y ponerlo en práctica. Significa buscar oportunidades para la gracia y para ser iluminado por Cristo, en la oración, en las Escrituras, y en los sacramentos. Significa compartir nuestra fe con los demás, especialmente los que continúan en la oscuridad del miedo y la duda, de la incredulidad, y de la autosuficiencia.
Nos vemos esta actitud de “dar a luz” en la vida de los Fundadores de la Congregación de la Resurrección, Bogdan Janski, y sus discípulos el Padre Peter Semenenko y el Padre Jerome Kajsiewicz. Su conversión personal los trajo no sólo más cerca de la vida de Cristo, sino que les dio valor y entusiasmo para compartir la verdad del amor incondicional de Dios, y su misericordia, para que otros obtengan una nueva vida, y ellos, también, den nacimiento ‘a Jesús donde se encontraron a sí mismos y con quien se encontraron a sí mismos’. Esa misma invitación, esa misma llamada, se nos extiende esta Navidad, para hacer la diferencia en el mundo trayendo a Cristo a los demás.
Al igual que cuando celebramos el cumpleaños el uno del otro, estamos buscando señales de amistad como parte normal de nuestro día, mes y año. No es suficiente, o una verdadera amistad, para enviar una tarjeta, o llamar, o correo electrónico o skype, o dar un regalo, y luego no llegar a un año más: hasta el próximo cumpleaños. Lamentablemente en nuestro mundo hoy uno de nuestros desafíos es no permitir que esto suceda en nuestra relación con Jesucristo: que nuestra celebración de la navidad no es sólo un evento de un día, sino que es una verdadera expresión de nuestra relación continua y amorosa con Jesús nuestro Salvador. Jesús no se quedó un bebé para siempre -ninguno de nosotros lo hace- y mientras caminaba por la tierra, predicando y enseñando, sanando y resucitando a los muertos, reveló quién era: que era el hijo de Dios, ese tan esperado Mesías, Dios Entre nosotros, el hombre hecho por Dios, nuestro Señor y Salvador. Su luz sigue brillando, y esta noche celebramos como individuos, familias y una comunidad de fe estamos compartiendo esa luz y vida con Dios, y compartiendo esa luz y vida unos con otros. Vamos a dar a luz. Vamos a dar a luz a Jesús en nuestro tiempo y nuestra cultura. Este es el regalo que quiere de nosotros hoy.

Sagrada Familia

Hay un viejo dicho, que “si quieres hacer reír a Dios, dile tus planes”. Estoy seguro de que todos nos podemos relacionar con eso. En 2011 estaba feliz ministrando en la Parroquia de San Patricio en Bermudas. Ese año tuvimos un capítulo general en Roma, y fui elegido por mi provincia para ser delegado en ese capítulo. Cuando llegó el momento de la elección del nuevo Consejo General, recibí un montón de ánimo y apoyo para dejar que mi nombre se quede como vicario general. En ese momento, no sentí que era para mí. Estaba feliz trabajando en las Bermudas y esperaba quedarme allí hasta la jubilación a los 75 años, quince años de distancia. Luego, en 2017, regresé a Roma y a otro capítulo general, como delegado de la provincia de Ontario-Kentucky. Esta vez el aliento y el apoyo comenzaron un año antes, tan pronto como había sido elegido delegado Provincial, y de personas cuya opinión he respetado. En este momento estaba ministrando en la Catedral de Santa Teresa, y perfectamente feliz con la vida y el ministerio en las hermosas Bermudas. Después de mucha oración y reflexión decidí dejar mi nombre para una elección, y de hecho, fui elegido Superior General: “Si quieres hacer reír a Dios, dile tus planes”.
Pensé en esta experiencia al leer el evangelio de hoy (Mateo 2:13-15, 19-23) como Dios intervino en la vida de José, María y el Cristo Niño. José y María, como cualquier pareja joven, tenían sus planes de una vida juntos. Entonces Dios intervino en la vida de María, cuando el ángel Gabriel vino y le pidió que se convirtió en la madre del Salvador. Su ‘sí’ cambió su vida. En el evangelio de hoy, en la Fiesta de la Santa Familia, vemos la intervención de Dios en la vida de José. Esta es la segunda vez, ya que, a través de un sueño mucho antes, se le dijo que tome a María como su esposa, ya que el niño concebido en ella era la obra del Espíritu Santo. Como hombre de fe, y que confiaba en las intervenciones de Dios, se le dijo en el sueño lo que debía hacer. Se fueron de Palestina a Egipto, para escapar del mal de Herodes.
En nuestra primera lectura del Libro de Siracides (3:2-6, 12-14) escuchamos acerca de las relaciones en las familias. Cada vez más personas se encuentran hoy en día como la generación de ‘sándwich’ – adultos que están cuidando a los padres mayores, así como por los niños que están en edad. A menudo es un desafío. El profeta Siracides nos comunica con éxito cómo Dios ve nuestra responsabilidad con nuestros padres, ya sea que somos dieciséis o sesenta. Muchas personas sólo reconocen lo mucho que fueron amados por sus padres cuando ellos mismos se convierten en padres. De repente se abren los ojos y se dan cuenta del amor de sus padres. A pesar de que pueden haber rechazado la autoridad de sus padres, sólo entonces se dan cuenta de su sabiduría, y cómo la única respuesta amorosa es a veces decir “¡No!” La Primera Lectura nos llama a un amor sincero y generoso y respeto por nuestros padres, en agradecimiento por su amor y sacrificios que hicieron por nuestro bienestar. Su amor es incondicional.
La Segunda Lectura de la Carta de San Pablo a los Colosenses (3: 12-21) habla directamente sobre la calidad de la vida familiar Católica Cristiana, reflejando los valores y virtudes del reino de Dios. Habla directamente a las relaciones entre los miembros de la familia, dando testimonio del amor incondicional de Dios por nosotros. Con la gracia de Dios, todas estas palabras pueden ser cumplidas por nosotros.
A primera vista, algunos pueden pensar que la lectura del evangelio tiene poco o nada que ver con la fiesta de hoy. Sin embargo, creo que muestra la importancia de que los miembros de la familia estén abiertos a la voluntad de Dios y la sigan a través de la gracia que Dios proporciona. José ha experimentado la intervención de Dios, cambiando sus planes para él y su pequeña familia. Dios tenía otros planes, y José reconoció la voluntad y la sabiduría de Dios e hizo lo que Dios le ordenó. Tanto María como José reflejan la realidad de todos los miembros de la familia, estar abiertos a la revelación de Dios, a la voluntad de Dios, y creer que la gracia de Dios está activa para lograr su cumplimiento. Esto desafía a TODOS los miembros de la familia a compartir esta actitud de María y José, de la Sagrada Familia, para crear su propia familia santa que sea una respuesta amorosa al llamado de Dios.
Para recibir esta “intervención” aquí y ahora, debemos estar escuchando, escuchando la voluntad de Dios revelada en nuestra oración y en la Sagrada Escritura. Dios ‘nos habla’ de muchas maneras, a través de inspiraciones y epifanías que nos llegan en nuestra oración personal, que nos apoyan y nos desafían en nuestra vida con Dios, y no solo para hacer lo ‘correcto’, sino para hacer lo que sea Dios quiere. El testimonio de la vida de otras personas, incluidos los santos de la historia, también puede hablarnos sobre la voluntad de Dios, y cómo Dios sostiene y protege a quienes lo buscan y buscan hacer su voluntad. Las Sagradas Escrituras también nos pueden hablar en voz alta. A veces podemos pensar que la Palabra de Dios fue escrita para otro momento, pero no para el siglo XXI. Es interesante cuántas veces las personas se me acercaron, después de una misa, y me preguntaron: “¿Desde cuándo ha estado eso en la Biblia?”. Les digo que siempre han estado, y que lo han oído muchas veces, pero no escucharon. De repente, algo en su vida personal los hizo escuchar de una nueva manera. De repente, la Palabra se conectó con su vida y su vida con la Palabra. Esa debería ser la “regla” en lugar de la “excepción” cuando leemos las Sagradas Escrituras. En relación con esta fiesta, podemos escuchar en las lecturas cosas que hacen sonar las campanas, y sabemos que Dios nos está hablando a través de la Sagrada Escritura.
En esta Fiesta de la Sagrada Familia, que las lecturas nos den todas las oportunidades para reflexionar sobre cómo Dios quiere intervenir en nuestra vida AHORA, cómo quiere que actuemos ahora, en unión con Él. ¿Qué podría ser más importante en nuestras vidas para descubrir y hacer la voluntad de Dios que en nuestras familias, como cónyuges, hijos e hijas y hermanos? Las lecturas de hoy son claras y claras sobre lo que significa ser un miembro de la familia hoy y crear una familia Católica Cristiana hoy. ¿Estamos dispuestos a escuchar?

Apóstoles de la Resurrección: una obra en proceso

Por Paul S. Voisin CR, Superior General
Central en los pensamientos originales de Bogdan Jański, fundador de la Congregación de la Resurrección, fue que los laicos asociados trabajarían por la resurrección de la sociedad junto a los miembros integrantes de la Comunidad. En París, y luego en Roma, había muchos laicos católicos dedicados que se asociaron con la Comunidad, buscaron la enseñanza y la inspiración de los Fundadores Bogdan Jański, Peter Semenenko y Jerome Kajsiewicz, y quisieron unirse con otros seguidores de Jesucristo para dedicarse a contribuir a la resurrección de la sociedad.
En el Capítulo general de 2011, se pidió a cada jurisdicción de la Congregación que estableciera “Hermanos externos”. Desde entonces, todas las jurisdicciones: la Provincia de Polonia, la Provincia de EE. UU., la Región de América del Sur y la Provincia de Ontario-Kentucky han establecido “Hermanos externos” o “Tercera orden” como lo han hecho muchas otras Congregaciones religiosas. Los Resurreccionistas no solo respondieron con entusiasmo a esta iniciativa, sino que muchos laicos también compartieron ese entusiasmo para asociarse más estrechamente con la vida y el trabajo de los Resurreccionistas. Los “Apóstoles de la Resurrección” de la provincia de Ontario Kentucky han disfrutado de tres años de vida bajo la dirección del padre Michal Kruszewski (fr. Michal.cr@gmail.com). Otros Resurreccionistas comparten las actividades y programas de los “Apóstoles”. En la actualidad, hay veinte “apóstoles”, que profesan públicamente su compromiso de compartir anualmente esta vida y obra de la Congregación. Los “apóstoles” son una sección transversal de los católicos. Algunos son miembros de la familia, otros compañeros de trabajo y colegas en educación y pastoral, ex alumnos, feligreses y amigos personales. Algunos de ustedes que están leyendo esto, recibiendo el Boletín Resurrección, están entre los “Apóstoles”. En abril de 2018, como Superior General, tuve la oportunidad de conocer a un grupo laico asociado con la Congregación, la “Asociación de Misioneros de la Resurrección”, en Lima, Perú. ¡Sí, Lima, Perú! Uno de los miembros vio un artículo en línea sobre Bogdan Jański, escrito por nuestro propio p. Ernie Varosi, CR y se inspiró en la vida y las enseñanzas de Bogdan Jański. Sin haber conocido a un Resurreccionista, comenzaron su grupo en 1981, reuniéndose algunas veces al año para compartir su espiritualidad, motivados por el espíritu Resurreccionista. En 2017 el Secretario General, padre Jim Gibson, CR les dio un retiro sobre los Principios de la Espiritualidad Resurreccionista en Barranco, un distrito de Lima, y en 2018 les di un día de reflexión sobre el Carisma de la Esperanza y sobre la visita con el Papa Francisco el 24 de junio de 2017 .
Esto realmente me hizo pensar. ¿Cómo es que estos laicos en la lejana Lima, sin haber conocido a ningún Resurreccionista, podrían crear tal grupo, cuando los laicos a quienes hemos conocido por décadas no se han unido más estrechamente a la vida y al ministerio de la Congregación? En primer lugar, antes de la formación de los “Apóstoles de la Resurrección” no había ningún grupo al que unirse. Ahora hemos cumplido el sueño y el plan de Bogdan Jański de ver un grupo dinámico de católicos comprometidos que comparten nuestro Carisma y Misión. Mi primer desafío es para los Resurreccionistas, en cada comunidad parroquial, alentar y apoyar a las personas bajo su cuidado, así como a sus familiares y amigos, a considerar asociarse con los “Apóstoles” y compartir el programa de formación diseñado para unirlos más estrechamente a nosotros. Me considero entre los que necesitan “sacudir los arbustos” e identificar posibles “apóstoles”. Mi segundo desafío es que ustedes, nuestros lectores, nuestros amigos, simpatizantes y asociados, consideren convertirse en un “Apóstol de la Resurrección”. Nuestros miembros actuales, de Kitchener-Waterloo y del área, Brantford y Hamilton, se reúnen algunas veces al año para formarse en el espíritu Resurreccionista. También comparten varias celebraciones litúrgicas con la Congregación. Muchos Resurreccionistas y “Apóstoles” han tomado el liderazgo en este programa, compartiendo con los “Apóstoles” la profundidad y riqueza de nuestras tradiciones y herencia. Creemos que tenemos un don para seguir dando a la Iglesia y hacer una diferencia en la sociedad. No podemos hacerlo solos, como religiosos consagrados, sino que necesitamos la compañía de aquellos que se sienten atraídos por nuestro carisma y misión para que trabajen con nosotros para la resurrección de la sociedad. Les pido que consideren en oración este desafío, esta invitación, y que se acerquen a un Resurreccionista para averiguar sobre los “Apóstoles de la Resurrección” de la Provincia de Ontario-Kentucky. ¡Te necesitamos!
Deseamos compartir con ustedes quiénes somos, para que puedan compartir más plenamente nuestra vida y misión, como hijos e hijas de Bogdan Jański. ¡Dios te bendiga!
Fuente: RESURRECTION BULLETIN CANADA SUMMER 2018.

Puntuación: 5 / Votos: 21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *