Tercer domingo Adviento 2019

[Visto: 72 veces]

Evangelio según San Mateo 11,2-11:
Juan el Bautista oyó hablar en la cárcel de las obras de Cristo, y mandó a dos de sus discípulos para preguntarle: “¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?”.
Jesús les respondió: “Vayan a contar a Juan lo que ustedes oyen y ven: los ciegos ven y los paralíticos caminan; los leprosos son purificados y los sordos oyen; los muertos resucitan y la Buena Noticia es anunciada a los pobres. ¡Y feliz aquel para quien yo no sea motivo de tropiezo!”.
Mientras los enviados de Juan se retiraban, Jesús empezó a hablar de él a la multitud, diciendo: “¿Qué fueron a ver al desierto? ¿Una caña agitada por el viento? ¿Qué fueron a ver? ¿Un hombre vestido con refinamiento? Los que se visten de esa manera viven en los palacios de los reyes.
¿Qué fueron a ver entonces? ¿Un profeta? Les aseguro que sí, y más que un profeta.
El es aquel de quien está escrito: Yo envío a mi mensajero delante de ti, para prepararte el camino.
Les aseguro que no ha nacido ningún hombre más grande que Juan el Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es más grande que él”. 

Fuente: NASA. Fotógrafo: Jheison Huerta

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Estoy seguro de que todos podemos entender cuando alguien dice que estaba ‘abrumado’: que ha experimentado algo más de lo que esperaba. Podría ser conocer a una persona -como el Santo Padre; visitar un lugar-, como ver las cataratas del Niágara o la Capilla Sixtina por primera vez; o ver un objeto: como la Mona Lisa, o el ‘David’ de Miguel Ángel. Sin embargo, el diccionario también reconoce la palabra ‘decepcionado’, aunque tal vez no la hemos usado a menudo. Me fue cuando caminaba a la Catedral de Notre Dame en París por primera vez (que desde entonces ha sufrido una gran pérdida). A pesar de su belleza y gracia por fuera, encontré el interior frío y no muy bellamente adornado, donde como la Basílica de Notre Dame en Montreal es tan atractiva por la madera y las hermosas pinturas por todas partes. Toda mi vida había visto fotos de ella y estaba realmente listo para ser ‘abrumado’, ‘volar lejos’, y me dejó tristemente ‘decepcionado’. Yo estaba esperando algo completamente diferente. Tal vez también se te ocurre un momento “decepcionante” también.
Pensé en eso cuando leí por primera vez el evangelio de hoy (Mateo 11:2-11). Cuando veo a los discípulos de Juan el Bautista venir a Jesús preguntando “eres tú el que está por venir?” parece que están decepcionados por Él. Ellos esperaban que el Mesías, el que está por venir, el enviado por Dios, tengan ciertas cualidades y características que no han visto en Jesús. Algunos, como Simón el Zelote, que se iba a convertir en su discípulo, esperaban que el Mesías fuera un poderoso líder que iba a traer la libertad de la dominación de los romanos. Otros, debido a la profecía de que sería de la línea del rey David, pensaban que tendría un nacimiento real y un poder real. Un carpintero de Nazaret, nacido en un establo en Belén, un predicador itinerante que caminaba alrededor de Galilea predicando y sanidad, no era exactamente lo que esperaban. Él no se ajusta a sus expectativas, no estaban satisfechos por su falta de rasgos mesiánicos, ya que los han percibido. En nuestra condición humana, las miradas pueden ser engañadas.
Sin embargo, Jesús sí se revela a los discípulos de Juan el Bautista al indicar las profecías mesiánicas que él cumplió: “los ciegos recuperan su vista, los pobres caminan, leprosos son limpios, los sordos escuchan, los muertos resucitan, y los pobres tienen las buenas noticias que les han proclamado “.
Entonces Jesús también habla de Juan el Bautista. Allí, también, parece que la gente era decepcionada: Él no estaba “vestido con ropa fina” para ser encontrado “en los palacios reales”. Era un profeta en línea con los otros profetas de Dios: hablando por Dios al pueblo y llamando a la conversión. Termina indicando que deben ser ‘abrumado’ por la presencia de Dios, ya que “entre los nacidos de las mujeres no ha habido nada más grande que Juan el Bautista”. En nuestra condición humana, las miradas pueden ser engañadas.
En nuestra primera lectura del Libro del Profeta Isaías (35:1-6 a, 10) Dios habla de nuevos comienzos: rica vegetación en la tierra seca, contra todas las probabilidades. Además, los débiles se harán fuertes. Entonces Dios revela algunas de las señales de la venida del Mesías, se reflejan en las palabras de Jesús en el evangelio -estos reveses de la naturaleza por el poder de Dios- los ciegos que ven, los sordos que escuchan, los cojos que saltan, y los mudos que cantan.
Nuestra segunda lectura, de la Carta de San Santiago (5:7-10) nos anima a ser pacientes. Utiliza la analogía del agricultor esperando por “el precioso fruto de la tierra”. Por lo tanto, vamos a ser pacientes para la venida del Señor.
Este tercer domingo de Adviento se llama domingo ‘Gaudate’, el domingo de ‘alegría’. ¡La venida del Señor se acerca! Estamos para ser esperanzados y pacientes, viendo y esperando su llegada. Nuestra vela rosa de la corona de Adviento, y el color rosa nos muestran que algo diferente está sucediendo. No debemos perder el corazón en este mirar y esperar, sabiendo que Dios es fiel y verdadero y que su santo, su Mesías, el ‘que está por venir’, pronto estará entre nosotros. Él es Jesús el Señor, y nosotros estamos preparando para celebrar su nacimiento.
Si realmente entendemos y creemos en lo que está sucediendo, estaremos ‘abrumados’ por la venida del Señor. Nuestro observación y espera se cumplirá con su llegada. Nosotros vamos a alegrarnos de saber que la promesa de Dios se ha cumplido. Si no entendemos y creemos en lo que está sucediendo, es sólo lógico que vamos a ser ‘decepcionados’ y nos preguntamos “¿De qué se trata todo el alboroto?”, o “¿Entonces, qué?”
No vamos a perder el corazón en nuestro mirar y esperar, pero vamos sobre “alegría” de que Jesús ha llegado: no sólo a tiempo, sino en nuestras vidas. Sin embargo, Jesús puede llegar a nuestras vidas sólo en la medida en que nosotros lo permitamos. Podemos cerrar la puerta en él. Podemos abrir la puerta a una grieta, y la pregunta y la duda. O, podemos abrir la puerta y dejarlo entrar. Sin embargo, si y cuando lo dejamos entrar debe estar en sus términos, lo buscando y lo aceptando como es, no como nos gustaría imaginar o hacer que sea de acuerdo con nuestros propios gustos y opciones. Si estamos haciendo eso, vamos a ser “decepcionado” por supuesto, pero si nos abrimos a él nos va a desafiar a ser más y a hacer más. Y, eso va a ser ‘abrumador’. Eso será saber, amar y servir a Jesús como nuestro Señor y Salvador.

Puntuación: 5 / Votos: 24

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *