Cristo Rey del Universo

[Visto: 73 veces]

Evangelio según San Lucas 23,35-43.
El pueblo permanecía allí y miraba. Sus jefes, burlándose, decían: “Ha salvado a otros: ¡que se salve a sí mismo, si es el Mesías de Dios, el Elegido!”.
También los soldados se burlaban de él y, acercándose para ofrecerle vinagre, le decían: “Si eres el rey de los judíos, ¡sálvate a ti mismo!”.
Sobre su cabeza había una inscripción: “Este es el rey de los judíos”.
Uno de los malhechores crucificados lo insultaba, diciendo: “¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros”.
Pero el otro lo increpaba, diciéndole: “¿No tienes temor de Dios, tú que sufres la misma pena que él? Nosotros la sufrimos justamente, porque pagamos nuestras culpas, pero él no ha hecho nada malo”.
Y decía: “Jesús, acuérdate de mí cuando vengas a establecer tu Reino”.
El le respondió: “Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hay un viejo dicho de que “la imitación es la forma más alta de halagos”. Tal vez cada uno podamos pensar en las maneras en que podemos haber imitado a alguien, o que alguien nos ha imitado. Podría ser en la elección de la misma escuela, la misma profesión, la misma marca de coche, o el mismo tipo de comida. Por ejemplo, mis padres se quedaron muy halagado cuando algunos amigos de la familia usaron el plano del piso de nuestro hogar -que mi padre había diseñado- para su nuevo hogar.
Pensé en este ejemplo cuando leemos por primera vez el evangelio (Lucas 23:35-43) de hoy. Hoy celebramos la Fiesta de Cristo el Rey. La imagen de Cristo el Rey en nuestro evangelio hoy no es fácil para nosotros de considerar. Cuando pensamos en la realeza y en la realeza, la cruz es lo último en cruzar nuestra mente. Más bien, tienden a pensar en coronas, y tronos, y palacios: una vida real, no una de sufrimiento, dolor y muerte. El sufrimiento de Jesús en la cruz lo establece como nuestro Rey. Él eligió tomar nuestra carne humana y condición humana, y nos mostró por su vida, la muerte y la resurrección cómo vivir en unión con el padre, y cómo vivir en armonía unos con otros. La cruz se convirtió en su trono, su sacrificio supremo de amor por nosotros. A través de su cruz hemos sido salvados.
Nos vemos en la primera lectura del segundo libro de Samuel (5:1-3) la unción de David como rey. David era el menos probable de los hijos de Isaí, sin embargo, Dios reveló al profeta Samuel que este hijo -el más joven y menos probable- sería ungido rey. A pesar de que más tarde David habría pecado contra Dios, Dios podía leer su mente y corazón y sabía que este era el que iba a gobernar a su pueblo y lo llevó a un pacto más profundo con él. David no era un rey por nacimiento, sino por la elección de Dios.
En la segunda lectura de la Carta de San Pablo a los Colosenses (1:12-20) Pablo proclama a Jesús como “la cabeza del cuerpo, la iglesia”. Habla del reino de Jesús, proclamar a Jesús como el Cristo, el ungido, el rey. Su reino es uno de amor y misericordia, compasión y paz, justicia y reconciliación.
Jesús nos ha presentado una visión muy diferente de lo que es y quién es un Rey, en comparación con los Reyes terrenales. Creo que parte de nuestro desafío es cómo proclamar a Jesús como nuestro rey, qué hacer, o debemos hacer, para reflexionar que Jesús es el rey de nuestra vida.
Una vez más, si “la imitación es la forma más alta de halagos” esta debe ser nuestro propia auto-donación, no en una cruz, sino todos y cada día viviendo en unión con Cristo haciendo la voluntad del Padre -como él lo hizo- y dando testimonio de Cristo. Todos vamos a hacer esto de una manera única, pero debemos ser conscientes de ello, no sólo lo hacemos ‘por accidente’. Debemos ser intencionales en mostrar que Jesús es el rey de nuestra vida. Una vez más, me encuentro volviendo a los cuatro ‘pilares’ de ser discípulo y construir la Iglesia y el reino de Dios: la fe, el amor, la oración y el servicio. Estas son formas concretas que somos testigos de Cristo, llamamos a otros a Cristo, y modelo para ellos cómo seguir a él.
Nuestra fe es un regalo, pero uno que se puede dar fácilmente por sentado. Tenemos que crecer continuamente en nuestra vida de fe, y desarrollar una fe más fuerte. Cada año tenemos numerosas oportunidades de crecer en nuestra fe por programas y actividades dirigidas a la profundización de nuestra fe.
Por nuestro amor profesan que Jesús es el Señor y el Rey. Nuestro amor, inspirado en el amor incondicional de Dios por nosotros, da testimonio de los demás que un amor así es posible aquí y ahora: que podemos modelar esta auto-donación de Jesús. No vamos a derramar nuestra sangre en una cruz, pero todos y cada día se ‘derrama’ una gota al amar y perdonar a los demás, y modelado estas virtudes y valores del reino.
Nuestra oración nos une a Dios. Nosotros vemos en las Escrituras cómo Jesús oró constantemente al Padre, buscando la voluntad del Padre. Nosotros, en nuestra condición humana, proclamamos a Jesús como nuestro Rey cuando nos damos la vuelta a él en nuestra necesidad y en nuestra alegría, en nuestra petición y en nuestro día de acción de gracias. Nos nuestra confianza en él y nuestra confianza que unidos a él en la oración le vamos a ser fieles a él.
Nuestro servicio da testimonio de Jesucristo como el Rey. Nuestro servicio es una respuesta en agradecimiento a la generosidad y la bendición de Dios para nosotros. Cuando nos damos de nosotros mismos al servicio de los demás no sólo hacemos frente a las necesidades de los demás, sino que llamamos a los demás a unirse a nosotros en ser fieles administradores y servir unos a otros y a Dios.
No basta con pensar en el Reinado de Cristo en nuestros corazones, mentes y espíritus, sino que debemos traducir en palabras y acciones que lo proclamar como Rey. Si “la imitación es la forma más alta de halagos” vamos a halagar enormemente a Jesús al presenciar a él, e imitando en todo lo que decimos y hacemos.

El Santo Padre se despide de Tailandia y parte rumbo a Japón

El Papa Francisco concluyó la primera etapa de su 32° Viaje Apostólico Internacional que lo llevó a visitar Tailandia del 19 al 23 de noviembre. Después intensas jornadas de compromisos y emociones en las que el Pontífice se encontró con la pequeña comunidad católica del “país de la sonrisa”, el avión con a bordo el Pontífice dejó suelo tailandés a las 9.54 hora local.
Por María Cecilia Mutual- www.vaticannews.va
La mañana del 23 de noviembre, el Sucesor de Pedro se despidió de Tailandia y partió en avión rumbo a Tokio, Japón, donde empezará la segunda etapa de su 32° Viaje Apostólico internacional. Después de la Santa Misa en privado, Francisco saludó y agradeció al personal de la Nunciatura Apostólica, que en estos días lo acompañaron durante su estadía.
Una media hora de recorrido en automóvil y el Papa llegó al aeropuerto de Bangkok donde tuvo lugar la ceremonia de despedida de Tailandia, en la que participaron los Obispos del país,  6 autoridades tailandesas y un grupo de fieles laicos. Francisco fue recibido en la terminal aeroportuaria militar por un miembro del Consejo de la Corona y antes de atravesar la guardia de honor, saludó a un grupo de 11 niños tailandeses. Ante la presencia de un grupo de fieles, instantes antes de subir a bordo del aeroplano, el Pontífice recibió un ramo de flores “guirnalda” de manos del vice Primer Ministro.
El avión que lleva al Pontífice al País del Sol Naciente recorrerá 4,600 km hasta llegar,  después de poco más de 6 horas de vuelo, a la capital japonesa, a donde está previsto el aterrizaje alrededor de las 17.40 hora local. La ceremonia de bienvenida tendrá lugar en el aeropuerto de Tokio y luego el Santo Padre se trasladará a la Nunciatura Apostólica en donde encontrará a los Obispos del país y luego descansará, para prepararse para los eventos del domingo.

Las etapas de la visita a Japón: Nagasaki, Hiroshima y Tokio

En efecto, la visita del pontífice al país del Sol Naciente comenzará este domingo 24 de noviembre, con etapas en Nagasaki e Hiroshima, ciudades gemelas destruidas por la bomba atómica. Desde Tokio, tras un vuelo de unas 2 horas, el Papa se trasladará a Nagasaki donde dirigirá un “Mensaje sobre las armas nucleares” en el Atomic Bomb Hipocenter Park y un homenaje en el Monumento de los 26 mártires, seguido de la recitación del Ángelus. Después del almuerzo en el arzobispado, en las primeras horas de la tarde, el Papa celebrará la santa misa en el Estadio de Béisbol. Al término de la Misa, se trasladará en avión hacia Hiroshima donde dirigirá un Mensaje al Encuentro por la Paz en el Memorial homónimo.
Al anochecer, Francisco regresará a Tokio donde el lunes 25 de noviembre por la mañana se encontrará con las víctimas del “Triple desastre” (terremoto, maremoto y accidente nuclear) que devastó el territorio de Fukushima en 2011. Sucesivamente, la visita privada al emperador Naruhito en el Palacio Imperial seguida de un encuentro con los jóvenes en la moderna catedral de Santa María. Después del almuerzo, la celebración de la Misa en el estadio Tokio Dome . Por último, las reuniones con el Primer Ministro Shinzo Abe, las autoridades japonesas y el cuerpo diplomático, a quienes dirigirá un discurso.
El último día, martes 26 de noviembre, el Papa lo dedicará a los jesuitas que han marcado la historia del cristianismo en Japón. En la capilla de la Universidad de Sofía celebrará una misa en privado con los miembros de la Compañía de Jesús y en la misma universidad visitará primero a los sacerdotes ancianos y enfermos y luego  la sede de la Universidad donde dará un discurso. Luego se trasladará al aeropuerto de Tokio para la ceremonia de despedida.

Puntuación: 5 / Votos: 18

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *