Dios de vivos

[Visto: 151 veces]

Evangelio según San Lucas 20,27-38.
Se acercaron a Jesús algunos saduceos, que niegan la resurrección, y le dijeron: “Maestro, Moisés nos ha ordenado: Si alguien está casado y muere sin tener hijos, que su hermano, para darle descendencia, se case con la viuda.
Ahora bien, había siete hermanos. El primero se casó y murió sin tener hijos.
El segundo se casó con la viuda, y luego el tercero. Y así murieron los siete sin dejar descendencia.
Finalmente, también murió la mujer.
Cuando resuciten los muertos, ¿de quién será esposa, ya que los siete la tuvieron por mujer?”.
Jesús les respondió: “En este mundo los hombres y las mujeres se casan, pero los que sean juzgados dignos de participar del mundo futuro y de la resurrección, no se casarán.
Ya no pueden morir, porque son semejantes a los ángeles y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección.
Que los muertos van a resucitar, Moisés lo ha dado a entender en el pasaje de la zarza, cuando llama al Señor el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.
Porque él no es un Dios de muertos, sino de vivientes; todos, en efecto, viven para él”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hay una historia sobre una maestra que le pidió a sus jóvenes estudiantes dibujar una foto relacionada con su programa de religión. Uno de los niños anunció que iban a dibujar una foto de Dios. El profesor dijo: “Pero nadie sabe cómo se ve Dios”, a lo que el niño respondió: “¡Después de dibujar esto, lo harán!”
Ya me puedo imaginar, después de leer el evangelio de hoy (Lucas 20:27-38) lo interesante que sería pedir a los niños dibujar una foto sobre cómo se ve el cielo. Me puedo imaginar que algunos de ellos se parecen a Disney World. Les representa a ellos se divierten en sus actividades favoritas, y comiendo sus comidas favoritas. Si le preguntamos a los adultos cómo pensaban que el cielo se vería, estoy seguro de que serían sus actividades, lugares y cosas favoritas, comer todos nuestros alimentos favoritos y no agregar una libra a nuestro peso. Hace muchos años en nuestra Comunidad religiosa alguien hizo un banner que decía: “¡En el cielo no habrá reuniones!” Cada uno de nosotros visualiza el cielo de una manera única, particular a nuestra personalidad, nuestros gustos y deseos.
El corazón de lo que es el cielo, es estar unido por completo a Dios y compartiendo en su vida. De la respuesta de Jesús a los saduceos, reconocemos que gran parte de nuestra vida aquí es pálida en comparación con las glorias del cielo. Tanto de lo que nos esforzamos por aquí, y ponemos nuestro tiempo y esfuerzo en que, especialmente en relación con el poder, el placer y las posesiones, se destiñe en comparación con la alegría de estar unidos a Dios por la eternidad. Nuestras ideas del cielo y la vida eterna con Dios están definitivamente limitadas y condicionado por nuestra vida y experiencia aquí. ¡Estoy seguro de que todos nos vamos a sorprender!
Los saduceos eran sacerdotes del templo judío, y miembros de la clase de gobierno. Ellos no creían en la resurrección de los muertos porque no era parte de la ley judía en los primeros cinco libros de las Escrituras hebreo. Sólo más tarde, en los libros proféticos y el Libro de Daniel, se recibieron revelaciones sobre la resurrección de los muertos. Así que, estaban en conflicto con la charla de la resurrección, y querían atrapar a Jesús y dejarlo en ridículo por su respuesta a su pregunta. Como de costumbre, Jesús, en su sabiduría -como el hombre hecho por Dios- dejó rayando sus cabezas y siendo estupefactos por su respuesta.
La primera lectura del Segundo Libro de Macabeos (7:1-2, 9-14) refleja el evangelio y la cuestión de quién se va a casar con quién en el reino de Dios, como séptimo hermano, antes de su muerte, desafía a sus torturadores a creer en la “resurrección a la vida”.
A medida de estas dos lecturas pensé en nuestro propio entendimiento y experiencia de la resurrección de Jesús respecto a los muertos. Cuando nosotros rezamos en el Credo nuestra fe en “la resurrección de los muertos y la vida del mundo por venir”. Lo decimos una y otra vez, pero a veces puede que no seamos capaces de expresar lo que significa aquí y ahora.
Creemos en la resurrección histórica de los muertos, una de las creencias centrales y esenciales de nuestra fe. En particular, celebramos en Semana Santa, cuando celebramos de manera solemne la resurrección de Jesús de los muertos. La celebración de la Eucaristía cada domingo es una conmemoración de esa resurrección, santificando así el ‘Día del Señor’.
Pero la resurrección es para nosotros más que una fecha en el calendario. Es una promesa de Dios: una promesa de que nuestra fidelidad a Jesús en esta vida nos unirá para siempre con Dios en el cielo. Ese es nuestro destino: el cielo con Dios y sus ángeles y santos.
En el Credo también profesamos nuestra fe en la “comunión de los santos”, que estamos unidos espiritualmente a nuestros seres queridos fallecidos, y a todos los que comparten con nosotros en las aguas del Bautismo.
Nuestra experiencia de la resurrección también es sobre el aquí y el ahora. Nosotros compartimos la resurrección de Jesús cuando estamos llenos de esperanza. La esperanza es la virtud que más se asocia con la resurrección de Jesús de los muertos. Sabemos y creemos, y hemos experimentado, que Dios puede hacer lo imposible e improbable. Así como todos tenemos pequeñas ‘muertes’ en nuestra vida -decepciones, dificultades y pérdidas-, también podemos reconocer cómo con el tiempo se ha restaurado nuestra paz. Milagrosamente parece que Dios se ha alcanzado y nos quitó el velo oscuro sobre nuestros ojos, y hemos empezado a ver las duras realidades de la vida de una manera diferente. De repente se nos secaron las lágrimas, podríamos sonreír de nuevo, y esperar con interés la vida. La vida se convirtió en una alegría. Dios había hecho lo imposible y lo improbable. Esta es la gracia de la resurrección en el trabajo en nosotros. Esta es nuestra primera muestra de lo que nos espera con Dios en el cielo -una nueva forma de ver, sentir, pensar, actuar y vivir- una nueva forma de experimentar a nosotros mismos, a los demás y a Dios. Una vez más, este conocimiento no se debe mantener en secreto, sino para ser compartido con los demás: para animar y levantar a los demás, especialmente aquellos atrapados en la desesperanza, y sobrecargado por sus decepciones, dificultades y pérdidas. Esto está dando testimonio del Señor resucitado, y el poder de su resurrección.
Este fin de semana este evangelio nos invita a no sólo disipar las dudas de los saduceos sobre la resurrección, sino a asegurarnos de que no sólo es una promesa de Dios que se cumple después de nuestra muerte, sino una realidad en la que ya compartimos: en la medida que compartimos en la vida y la gracia de Dios aquí y ahora.

Puntuación: 5 / Votos: 15

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *