Rostro en tierra

[Visto: 227 veces]

Evangelio según San Lucas 17,11-19.
Mientras se dirigía a Jerusalén, Jesús pasaba a través de Samaría y Galilea.
Al entrar en un poblado, le salieron al encuentro diez leprosos, que se detuvieron a distancia y empezaron a gritarle: “¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!”.
Al verlos, Jesús les dijo: “Vayan a presentarse a los sacerdotes”. Y en el camino quedaron purificados.
Uno de ellos, al comprobar que estaba curado, volvió atrás alabando a Dios en voz alta y se arrojó a los pies de Jesús con el rostro en tierra, dándole gracias. Era un samaritano.
Jesús le dijo entonces: “¿Cómo, no quedaron purificados los diez? Los otros nueve, ¿dónde están? ¿Ninguno volvió a dar gracias a Dios, sino este extranjero?”.
Y agregó: “Levántate y vete, tu fe te ha salvado”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hay un fenómeno extraño del que no sólo la gente me ha hablado, sino del que he experimentado en mi propia vida. Realmente me parece extraño, y muy no-cristiano. Tal vez tú también puedas retratarte en ello. Por ejemplo, le hago un favor a alguien: vamos a decir, les doy dinero. La persona está agradecida y lo expresa, ya que realmente ha resuelto un problema para ellos. Sin embargo, después de que me han pagado, en lugar de continuar en nuestra amistad normal -ni siquiera esperar que las expresiones de gratitud estén en curso- se distancia, dejan de asociarse conmigo, e incluso parecen enojados conmigo. ¡Como si hubiera hecho algo malo! ¡Yo no lo entiendo!
Yo pensé en eso por el evangelio (Lucas 17: 11-19). Hemos oído la famosa curación de los diez leprosos por Jesús. Jesús responde a sus gritos de ayuda. Después de todo, sus vidas con lepra significaban una separación completa de todos sus seres queridos, y de cualquier tipo de trabajo. Esta enfermedad altamente contagiosa, en ese momento y lugar, era como una sentencia de muerte lenta. Por lo tanto, la curación de los leprosos fue muy importante, y una causa de gran alegría y alivio para cada uno de ellos. Sin embargo, fue sólo uno de ellos que tenía gratitud a Jesús -reconociendo que su poder era la fuente de la curación- y volvió a expresar la gratitud. Lo que también es significativo en este evangelio es que el hombre era un samaritano, alguien para ser evitado por los judíos. Mientras que los judíos adoran a Dios en el monte en Jerusalén, los samaritanos tenían su propio santuario, el monte Gerizim. No vieron la necesidad de ir a Jerusalén, y esto los separó de la comunidad judía dominante. ¿Recuerdas las Escrituras sobre el samaritano que ayudó al hombre golpeado en el camino entre Jerusalén y Jericó, y también el encuentro entre Jesús y la mujer samaritano en el pozo? Ambos muestran el separación entre los samaritanos y los judíos.
En la primera lectura, desde el Segundo Libro de Reyes (5:14-17) vemos otra curación de un leproso, Namaaan. Namaaan era un pagano, que vino al profeta Elíseo por la curación. A pesar de que Elíseo le pidió que hiciera algo tan simple como lavarse siete veces en el río Jordán, para la sorpresa de Namaaan, fue curado. Entonces Namaaan, lleno de gratitud, proclama que el Dios de Israel es el único Dios verdadero, y abandona a sus dioses paganos a los que ofreció sacrificios.
En nuestra segunda lectura, de la Segunda Carta de San Pablo a Timoteo (2:8-13), San Pablo recuerda a los primeros cristianos, a través de Timoteo, que han sido salvados y hechos limpios, y hecho todo en Jesucristo. A pesar de que Pablo es testigo de su sufrimiento, y recuerda las veces que estaba encadenado “como un criminal” por el bien del Evangelio, todavía predica la buena noticia. Pero Pablo implica que hay un precio: “si hemos muerto con él también vamos a vivir con él;…si le niega él nos va a negar. Si somos fieles, él sigue siendo fiel”. Solo si estamos dispuestos a ‘morir’ al pecado con él, él va a vivir en nosotros. Si somos infieles, incluso al extremo de negar a él, se nos negará. Esta nueva vida en Cristo nos debe llenar de gratitud hacia Dios.
Cuanto más se refleja sobre las lecturas, el tema de la gratitud, más me di cuenta de que estamos experimentando una crisis de esta virtud cristiana en nuestro tiempo. Parece que pensamos que es una debilidad para admitir la gratitud. Se admite una vulnerabilidad, una necesidad, que hemos tenido, y (gracias a Dios) fue respondido con generosidad, compasión y amor. Esto se une, creo, con el tema muy frecuente del derecho, y la idea, “no te debo las gracias, porque es tu deber. Es tu responsabilidad. Me lo debes”.
William Arthur Ward fue un autor estadounidense y orador de motivación que nació hace casi cien años. Una vez dijo: “Sentir gratitud y no expresarlo es como envolver un regalo y no darlo”. La crisis de hoy es que muchas personas ni siquiera “envuelven el presente”, y mucho menos lo “dan”. ¿Imaginas comprar un regalo con cuidado, envolviendo con cuidado, y luego no lo regalas? ¿Poniendo en el armario o en el ático? El propósito para el que fue destinado no se está cumpliendo. El sentimiento de gratitud está siendo negado y evita. Este es el mundo en el que algunas personas viven hoy.
Me acuerdo, de niño, cuando era navidad o mi cumpleaños y yo iba a abrir un regalo, mi madre me pregunta: “¿Qué dices?” ¡A veces tenemos que ser agradecidos para estar agradecidos! Sobre todo para estar agradecidos con Dios, que es la fuente de todo lo que tenemos y somos. En nuestro mundo que tan firmemente aplaude la autosuficiencia y el orgullo, es difícil no caer en la actitud de que “¡hice esto!” “¡He logrado esto!” Sí, hemos usado bien nuestro tiempo, talentos, imaginación, y recursos para lograr algo importante, pero con demasiada facilidad nos olvidamos de Dios, que es el dador de todas estas “herramientas” a la felicidad y el éxito.
En la vida familiar, también, los niños pueden tomar la actitud de que “se supone que debes hacer eso”, “¡es tu ‘trabajo’!” y no expresar gratitud a los padres. De igual manera, los padres también pueden olvidar decir “por favor” y “¡gracias!” cuando le piden a su hijo que haga algo. En el trabajo y en la escuela, demasiado a menudo, también podemos adoptar la actitud de que “¡eso es por lo que te pagan!” en lugar de reconocer los esfuerzos y contribuciones de todos -empleadores y empleados, profesores y estudiantes- a la Bien común.
La curación de los diez leprosos no sólo revela la misericordia y el poder de Dios, sino lamentablemente la falta de gratitud en nuestra condición humana. Tenemos el poder de cambiar eso, de convertir esa marea y mostrar nuestra gratitud a Dios y a los demás. Decir “por favor” y “¡gracias!” es un comienzo, pero la muestra de gratitud -a Dios y a los demás- significa reconocer la contribución de los demás, ya sea amor, o tutoría, o compasión, o servir, o dando una mano de ayuda, o haciendo algo por nosotros. No nos identifiquemos con esos nueve leprosos que se alegraron en su nuevo encuentro con la libertad, sino que se olvidaron de la fuente de esa libertad, pero vamos a volver al Señor y darle las gracias.

Cardenal Robert Sarah

Por Manuel Tori– Diario El Español.
En teoría es un seguidor del Papa Francisco. En la práctica, uno de sus mayores opositores desde las filas conservadoras. El cardenal Robert Sarah (Guinea, 1945), arzobispo y prefecto de la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, está siendo el foco de la atención en los medios de comunicación internacionales por su espíritu crítico hacia el pontificado del Jorge Mario Bergoglio.
Siendo personaje de referencia entre los conservadores presentes tanto dentro como fuera de la curia romana, acaba de publicar un libro en el que denuncia la “apostasía silenciosa” que está golpeando al mundo entero. Yendo a contracorriente con el actual espíritu reformista del Santo Padre, asegura que la Iglesia tiene que hablar de Dios y no de migrantes porque no es una ONG. En su reciente tercer libro, Se acerca la tarde y el día casi ha terminado habla de la crisis de fe en el mundo católico. El cardenal conservador Robert Sarah, sin medios términos, es principal rival político del Papa Francisco.
En estos días en Roma se está celebrando el Sínodo sobre la Amazonia, un evento que reúne a mas de 200 eclesiásticos, entre cardenales y obispos, con el objetivo de debatir acerca de una de las zonas que más están sufriendo del planeta a nivel medioambiental. Pero en dicho sínodo no se está hablando sólo de esto, sino también del celibato sacerdotal y de la presencia femenina en la Iglesia. Todo temas muy sensibles para las filas conservadoras de la Iglesia Católica, con Robert Sarah como líder de referencia.

Las ‘esencias’ de la Iglesia

En una entrevista concedida al periódico italiano Corriere della Sera, se ha podido conocer en profundidad su indignación acerca de la evolución de determinadas temáticas que, en su opinión, afectarían a la esencia de la Iglesia: “Temo que algunos occidentales estén utilizando esta asamblea para hacer avanzar sus planes. Pienso en particular en la ordenación de hombres casados, la creación de ministerios femeninos y la jurisdicción de los laicos. Estos puntos tocan la estructura de la Iglesia Universal”, explica Sarah, quien fue nombrado arzobispo con 34 años por Juan Pablo II.
En teoría es un seguidor del Papa Francisco. En la práctica, uno de sus mayores opositores desde las filas conservadoras. El cardenal Robert Sarah (Guinea, 1945), arzobispo y prefecto de la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, está siendo el foco de la atención en los medios de comunicación internacionales por su espíritu crítico hacia el pontificado del Jorge Mario Bergoglio.
Siendo personaje de referencia entre los conservadores presentes tanto dentro como fuera de la curia romana, acaba de publicar un libro en el que denuncia la “apostasía silenciosa” que está golpeando al mundo entero. Yendo a contracorriente con el actual espíritu reformista del Santo Padre, asegura que la Iglesia tiene que hablar de Dios y no de migrantes porque no es una ONG. En su reciente tercer libro, Se acerca la tarde y el día casi ha terminado habla de la crisis de fe en el mundo católico. El cardenal conservador Robert Sarah, sin medios términos, es principal rival político del Papa Francisco.
“Aprovechar esto para introducir planes ideológicos sería una manipulación indigna, un engaño deshonesto y un insulto a Dios que guía a su Iglesia y le confía su plan de salvación”, declaró al Corriere. Para sumar más elementos críticos, añadió: “Además, me sorprendió y me indignó que la angustia espiritual de los pobres en el Amazonas se usara como una excusa para apoyar proyectos típicos del cristianismo burgués y mundano. Es abominable”, declaró a uno de los diarios más conocidos de Italia. En varias ocasiones, Sarah ha recordado que el actual sínodo tiene “un objetivo específico y local: la evangelización de la Amazonia”.
“Hay sacerdotes, obispos e incluso cardenales infieles que no llevan la verdad de Cristo”, declara Sarah al Corriere. Una Iglesia que habla de migraciones, para él, “no le interesa a nadie”. En el arranque de su nuevo libro admite: “Ya no puedo estar callado”. Aunque asegura que no se trata de una “reacción por impulso”, quiere “expresar mi grito de pastor partiendo de análisis de los tiempos que estamos viviendo. Por eso ya no puedo permanecer callado”. Para el cardenal conservador, la “apostasía silenciosa” tiene “origen principalmente en Europa” y nace del “rechazo a Dios, que ya está enquistado en la conciencia occidental”. Y añade: “El mío es un grito de alarma”.

“Soy fidelísimo al Papa”

Ante la pregunta de si su libro es un instrumento de oposición contra el Papa Francisco, asegura: “Lo cierto es que muchos no escriben para contar la verdad, sino para oponer unas personas contra otras, para dañar las relaciones humanas. A estas personas no les importa la verdad. Y la verdad es que la Iglesia está representada por el Vicario de Cristo, el Papa. Y quien está en contra del Papa está, ipso facto, fuera de la Iglesia”. En palabras del propio cardenal Sarah, “la sociedad humana y el mundo intelectual necesitan contraposiciones para definir las partes en juego”.
Según la interpretación de algunos vaticanistas italianos que publican en la prensa del país, Sarah es el actual intérprete de la decadencia occidental, en términos religiosos: “Sufro mucho viendo una Iglesia en gran confusión, viendo el Evangelio y la doctrina católica abadonados”, pronunció recientemente el cardenal africano. En buena parte, según él, se debe a un “ateismo líquido”, que actúa como principal responsable de lo que está ocurriendo en la Iglesia y “que cuela también en los discursos eclesiásticos”. Muchos analistas expertos en la materia aseguran que el actual sínodo, al no centrarse exclusivamente en la cuestión amazónica, está poniendo en evidencia las diferencias entre progresistas y conservadores. Lo cual, podría provocar, mal gestionado, importantes rupturas en la Iglesia.
En ocasión de sus 50 años de sacerdocio, Robert Sarah en una entrevista a la cadena vaticanista Rome Reports aseguró hace unos meses que “lamenta” que lo presenten como un “opositor” al Papa: “No pueden citar una palabra, una frase, un gesto con el que yo me oponga al Papa. Es ridículo. Estoy al servicio de la Iglesia, del Santo Padre, de Dios. Basta. La gente escribe cosas para oponernos, contra el Santo Padre, o entre obispos o entre cardenales. Es ridículo. No debemos caer en esta trampa. No me importa lo que digan”. Y añadió: “Estoy tranquilo porque soy fidelísimo al Papa”.

Puntuación: 5 / Votos: 28

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *