Aumenta nuestra fe

[Visto: 115 veces]

Evangelio según San Lucas 17,5-10.
Los Apóstoles dijeron al Señor: “Auméntanos la fe”.
El respondió: “Si ustedes tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: ‘Arráncate de raíz y plántate en el mar’, ella les obedecería.”
Supongamos que uno de ustedes tiene un servidor para arar o cuidar el ganado. Cuando este regresa del campo, ¿acaso le dirá: ‘Ven pronto y siéntate a la mesa’?
¿No le dirá más bien: ‘Prepárame la cena y recógete la túnica para servirme hasta que yo haya comido y bebido, y tú comerás y beberás después’?
¿Deberá mostrarse agradecido con el servidor porque hizo lo que se le mandó?
Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les mande, digan: ‘Somos simples servidores, no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber’.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Gene Savoy fue un famoso arqueólogo estadounidense que, en una ocasión, se encontró perdido en las selvas del Perú. Él y su compañero no pudieron encontrar el rastro que los había llevado a la selva. Se volvieron más preocupados como se acercó la noche. Después de haber tratado sin éxito de encontrar el rastro, se detuvo y pensó que esta selva era la casa de Dios, y que Dios estaba presente allí, y que seguramente Dios los llevaría fuera de la selva. Entonces, en un espíritu de tranquilidad tomó unos pasos a la izquierda, y allí estaba el rastro. Más tarde escribió: “Estoy orgulloso de mis descubrimientos arqueológicos. Pero mi mayor descubrimiento, creo, estaba en reconocer la presencia de Dios en todas partes”.
Me pareció que esta historia tiene algo que ver con nuestro evangelio de este fin de semana (Lucas 17:5-10). La fe toma muchas formas diferentes. Algunos usan la palabra para decir que tienen fe en el servicio meteorológico, o el intercambio de valores, o la prensa. Otros hablan de fe en las personas en sus vidas. Pero es la fe en Dios que es el foco de nuestra consideración hoy. Jesús utiliza una imagen muy dramática en el evangelio, la semilla de mostaza que es una de las más pequeñas de las semillas, sin embargo, tendría el poder de desarraigar un árbol de morera y plantar en el mar. ¡Una hazaña impresionante! La semilla de la fe fue plantada en nosotros en nuestro Bautismo, cuando nos hicimos hijos de Dios. Esta semilla fue nutrida por el pueblo de la fe en nuestras vidas: nuestros padres, nuestros abuelos, nuestros padrinos, y otros adultos importantes que nos influyeron. Se nos recuerda en el Rito del Bautismo, en la bendición del padre, que “junto a tu esposa serán los primeros maestros de tu hijo en los caminos de la fe. Que tú también seas el mejor de los maestros”. A medida que crecemos y maduramos, también lo hace nuestra fe, si se nutre de oración, adoración, y instrucción religiosa. En una escuela católica, o en un programa de la parroquia, se comparte esta instrucción religiosa, y nuestra comprensión y capacidad para articular nuestra fe crece grandemente.
A veces sucede que la fe de los individuos es testimoniada en actos de caridad y compasión, no sólo en la profesión verbal de su fe. En tiempos de dificultades y lucha tantos se convierten en su fe -tan pequeños o tan grandes como pueden percibir que es- y se fortalecen y se animan. No sé cuántas veces alguien me ha dicho, en un momento difícil, “no sé lo que haría yo no tenía fe”. La fe nos proporciona en particular, una comprensión y respuesta sobre la vida, el sufrimiento y la muerte -que ninguna otra fuente puede proporcionar para nosotros-. Esta fuente viene de Dios, no de encuestas o encuestas de popularidad. No nutrir a los demás en su fe -especialmente los niños- o no darles un ejemplo vivo y dinámico de fe es tan triste como negar a los niños buena comida y atención médica. Todos nosotros tenemos que ‘alimentar’ las vidas espirituales, la vida de la fe, de los que están en nuestras vidas.
En la primera lectura del libro del profeta Habacuc (1:3-4, 2:2-4) escuchamos la voz de los problemas que llaman a Dios. Están rodeados por la miseria, la destrucción y la violencia. Dios responde que “el único, debido a su fe, va a vivir”. A la persona con fe: la gracia y el poder de Dios está allí. Es realidad, que la gracia y el poder están disponibles para todos, pero los que no están abiertos a estas realidades no reconocen la presencia de Dios en su medio, no se convierten en él, y por lo tanto no reciben su bendición.
En la segunda lectura de la segunda carta de San Pablo a Timoteo (1:6-8, 13-14). San Pablo nos anima a vivir vidas de fe. Él nos dice que “revuelo en llama el don de Dios”, para trabajar en el crecimiento y desarrollo de la fe que se nos ha dado, para que nos convertimos cada vez más ‘en llamas’ con la luz de Cristo. Él nos dice que “no se avergüenza de nuestro testimonio” del Señor, sino de ser valiente y compartir nuestra fe. Se llama a sí mismo un “prisionero” del Señor, una imagen difícil de la que realmente estamos todos llamados a si tomamos nuestra fe en serio. Él nos recuerda, como muchos de nosotros hemos experimentado, que nuestra “fuerza viene de Dios”, que nuestra fe aligera nuestras cargas porque Jesús nos recuerda que no estamos solos, pero él está con nosotros, y su gracia es abundante. Sus palabras de despedida nos dan una visión clara de lo que somos llamados a ser como personas de fe, ” toma como tu norma las palabras sonoras que has oído de mí, en la fe y el amor que están en Cristo Jesús. Guarda esta rica confianza con la ayuda del Espíritu Santo que habita dentro de nosotros “. Qué más se puede decir, así es como no sólo crecemos en la fe, sino testimonio de los demás de esa fe.
La verdadera fe se basa en la revelación de Dios, en las Sagradas Escrituras, y a lo largo de los siglos en la Iglesia. Dios se revela a sí mismo y nos llama a una relación personal con él. Demasiado a menudo cuando pensamos en la fe o la religión pensamos en instituciones, estructuras, mandamientos, preceptos y reglas. Pero la fe es más profunda que eso. Estos instrumentos externos y humanos sólo tienen significado y propósito a medida que nos dirigen en nuestra relación con Dios, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Al igual que Gene Savoy reconoció la presencia de Dios en esa selva en Perú, y lo lleva al rastro, Jesús nos lleva a “el camino, la verdad y la vida” a través de nuestra fe en él. Eso es la fe, no sólo las emociones o las modas de paso, sino reconociendo la presencia consistente y eterna de Dios. Así que a menudo es por eso que la gente ‘se cae de la fe’ con Dios, porque su fe depende de los buenos sentimientos, y de los “cálidos recuerdos” y no de la realidad de la vida con sus desafíos y dificultades. Lo recuerdo hace muchos años escuchando las palabras, “¿si Dios parece lejos, adivina quién se mudó?”. Dios está aquí. Él nos está bombardeando con amor y verdad, con gracias y bendiciones, pero a menudo no podemos reconocerlo, y así no abrazar la fe de una manera más profunda. Podemos mantener a Dios a distancia, o pedirle que ‘saltar a través de los aros’ y encajar en nuestra idea de lo que debería hacer. Eso es, seguramente, no la fe en Dios.
Este fin de semana nuestras hermosas lecturas nos animan a crecer -como la semilla de mostaza- y ser personas de mayor fe, y compartir esa fe con los demás. Como nos hemos nutrido, estamos para nutrir a los demás. Como otros han sido testigos de nosotros, estamos para ser testigos de los demás. Entonces podemos decir que estamos llenos de fe, y que estamos ‘ardiendo’ con la vida de Dios.

14 Mártires Concepcionistas asesinadas en la Guerra Civil

Por José Calderero de Aldecoa- Diario ABC Madrid.
Fueron asesinadas por odio a la fe durante la persecución religiosa de 1936. Posteriormente, la ciudad que las vio morir les rindió un homenaje civil dedicándoles una calle, la de las Mártires Concepcionistas, que ha permanecido en el callejero a pesar de que algunos hayan intentado durante algún tiempo desatornillar la placa identificativa.
A ese homenaje civil en honor de las 14 religiosas de la Orden de la Inmaculada Concepción, se le sumó el religioso. La beatificación se celebró en el principal templo de la capital, la catedral de la Almudena, y que estuvo presidida por el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal Angelo Becciu.
«Que tengan una calle en Madrid es un testimonio muy bonito, pero ojalá esta beatificación, y el sacrificio de las hermanas, sea semilla de nuevos cristianos y de muchas vocaciones. Espero que la gente se dé cuenta de que merece la pena la radicalidad de nuestra vida», aseguró sor María Torres Ros, presidenta de la federación de conventos Santa Beatriz de Silva de Castilla, en la que hoy estarían integradas las comunidades de Escalona (Toledo), El Pardo y San José, a las que pertenecían las mártires.
A ese homenaje civil en honor de las 14 religiosas de la Orden de la Inmaculada Concepción, se le sumó el religioso. La beatificación se celebró en el principal templo de la capital, la catedral de la Almudena, y que estuvo presidida por el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal Angelo Becciu.
«Que tengan una calle en Madrid es un testimonio muy bonito, pero ojalá esta beatificación, y el sacrificio de las hermanas, sea semilla de nuevos cristianos y de muchas vocaciones. Espero que la gente se dé cuenta de que merece la pena la radicalidad de nuestra vida», aseguró sor María Torres Ros, presidenta de la federación de conventos Santa Beatriz de Silva de Castilla, en la que hoy estarían integradas las comunidades de Escalona (Toledo), El Pardo y San José, a las que pertenecían las mártires.

Unidad y fidelidad

La beatificación la encabeza la hermana María del Carmen Lacaba, que pudo haber abandonado a sus hermanas de congregación y librarse del martirio, pero «se mantuvo fiel e incluso fue la encargada de mantener unido al grupo», comentó Torres Ros para este artículo publicado en «Alfa y Omega».
«De ninguna manera dejo a la comunidad y, sobre todo, a las queridas enfermas», añadió. Esa fue, según la presidenta, una de las últimas frases antes de morir de la religiosa, que cuidó incluso de una de las monjas de su congregación que entonces se encontraba en silla de ruedas y que los milicianos intentaron tirar en repetidas ocasiones por las escaleras.
Finalmente, después de soportar todo tipo de vejaciones y torturas por parte de los milicianos republicanos, Lacaba y el resto de sus compañeras de congregación fueron fusiladas. Sus cuerpos todavía hoy se encuentran desaparecidos en alguna de las muchas fosas comunes que proliferaron en los años 30 en España. Tan solo se conservan los restos de las dos monjas del monasterio de El Pardo. Estas fueron acribilladas en algún descampado de la carretera de Aragón hasta Vicálvaro y sus cuerpos, arrojados a las puertas de un cementerio. El sepulturero inmortalizó el momento con su cámara fotográfica y enterró los cuerpos, lo que permitió posteriormente localizar los restos de las mártires. Ahora serán los únicos que podrán ser venerados desde este sábado en la casa madre de la congregación, en Toledo, junto a los de la fundadora de la orden, santa Beatriz de Silva.

Contemplativas, a los pies de la Virgen

«Esta beatificación nos ha fortalecido y, de alguna manera, ha agrandado la belleza de nuestro carisma, dándole en este hoy concreto de la historia la fuerza que nace del testimonio fiel, generoso, disponible de la vida de nuestras 14 hermanas mártires», considera sor María Torres Ros. Así, la beatificación ha aumentado la belleza del carisma de la orden que, sin embargo, permanece invariable desde que santa Beatriz de Silva fundara la congregación en Toledo en 1489. «Allí nació el primer convento para honrar, venerar y glorificar a María en su Inmaculada Concepción», explica la presidenta.
«Somos hermanas contemplativas y nos dedicamos a la escucha fiel de la Palabra, a la acogida de los planes de Dios sobre nosotros y sobre el mundo, a vivir los consejos evangélicos de pobreza, obediencia y castidad», ahonda. Por otro lado, el carisma se encarna en la «acogida de todas aquellas personas que se acercan a nuestros monasterios en busca de una palabra de aliento o de un momento de escucha» o «en la intercesión diaria y constante por las necesidades de este mundo que nos rodea». Por ejemplo, «recientemente hemos estado rezando por un niño de 4 años al que le tenían que operar del cráneo», concluye Torres Ros.

Las «7,000 rosas» asesinadas durante la represión republicana de las que el PSOE no se acuerda

Por I. Viana- Diario ABC Madrid.
«Hace 80 años, trece mujeres fueron fusiladas en Madrid por defender la democracia y la libertad. Carmen. Virtudes. Martina. Joaquina. Blanca. Ana. Pilar. Dionisia. Julia. Victoria. Adelina. Luisa. Elena. Que los nombres de las 13 Rosas nunca se borren de la historia», escribía el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en su perfil de Twitter. Un homenaje al que se ha sumado la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo («mujeres que pagaron con sus vidas la defensa de la libertad»), y el ministro de Exteriores, Josep Borrell («hoy debemos recordarlas. Olvidarlas sería su segunda muerte»).
Hermann Tertsch no ha tardado en responder a la vicepresidenta, recuperando la historia de las 14 monjas de la Orden de la Inmaculada Concepción desaparecidas en noviembre de 1936 y cuya historia, al contrario que la de las «Trece rosas», no tuvo trascendencia hasta su reciente beatificación por parte del Papa Francisco. «A ver si Carmen Calvo se acuerda de estas monjas violadas y asesinadas como tantas otras por milicias socialistas, comunistas y anarquistas. Ellas sí que eran realmente inocentes y no eran sospechosas de ningún crimen contra inocentes», interpelaba el periodista y eurodiputado de Vox en la misma red social.
El evento fue cubierto por ABC y por algunas cadenas de televisión como TVE. La polémica se desató tras un desafortunado tuit de la corporación pública, que dijo que las monjas a las que se estaba beatificando «desaparecieron en 1936 cuando se las llevaron de su refugio un grupo de milicianos». Ni el Gobierno, ni Pedro Sánchez ni Carmen Calvo tuvieron entonces palabras para aquellas religiosas, ni contra TVE por aquella manera de calificar su asesinato. Un tuit que le valió a la cadena las críticas de la Plataforma por una RTVE Libre y más de 2.300 comentarios como el del senador del PP Rafael Hernando: «Vejadas, maltratadas, violadas y vilmente asesinadas, pero según la indecente RTVE de Sánchez “desaparecieron” cuando al parecer las llevaban de excursión unos “amables milicianos”».

«Cuatro conventos birrias»

Este ejemplo no es más que una muestra de las pocas voces del PSOE que se han alzado, criticado o simplemente manifestado a lo largo de su historia contra la represión sufrida por la Iglesia que se gestó durante la Segunda República y la Guerra Civil. Prueba del odio y la impunidad con las que nació esta persecución son las declaraciones realizadas por Ramón María del Valle-Inclán al diario «La Luz», en enero de 1934: «Se ha dicho mucho sobre la quema de conventos, pero la verdad es que en Madrid no se quemaron más que cuatro birrias que no tenían ningún valor. Lo que faltó ese 14 de abril de 1931, y yo lo dije desde el primer día, fue coraje en el pueblo para no dejar ni un monumento en pie».
Esta postura del escritor gallego no fue ni mucho menos una excepción en los años 30. Los datos, además, no le dan la razón. No fueron «cuatro conventos birrias» los que se quemaron y saquearon al instaurarse el régimen republicano, sino muchos más. La violencia anticlerical que se desató en mayo de 1931 acabó realmente con más de un centenar de edificios religiosos en toda España, a lo que hay que añadir un número enorme de objetos del patrimonio artístico y litúrgico destruidos, muchos cementerios profanados y varios miembros del clero asesinados antes, incluso, de que estallara la Guerra Civil.
En Madrid, los disturbios empezaron con la inauguración del Círculo Monárquico Independiente fundado por el director de ABC, Juan Ignacio Luca de Tena, aquel mismo mes. De su sede en la calle de Alcalá se extendieron a la redacción de este diario, en la calle Serrano. Cuando la Guardia Civil impidió que una multitud republicana la quemara, empezaron a cargar contra conventos e iglesias. Al parecer, había llegado a oídos del Gobierno que algunos jóvenes del Ateneo de Madrid estaban preparándose para, efectivamente, incendiar todo tipo de edificios religiosos. El ministro de la Gobernación, Miguel Maura, intentó sacar de nuevo a la calle a la Benemérita para impedirlo, pero se encontró con la oposición del resto del gabinete. El mismo Maura comentó en «La Luz» y en sus Memorias que Manuel Azaña aseguró en aquella reunión que «todos los conventos de España no valen la vida de un republicano».

«Clásica acción anticlerical»

Ante la pasividad del Gobierno, la violencia se desató. Julio Caro Baroja fue testigo de los acontecimientos, según contó en su «Historia del anticlericalismo español» (1980): «A las 12.00, 12.15 y 13.05, en la Dirección de Seguridad se recibieron avisos del Colegio de los Jesuitas de la calle de la Flor de que el incendio cobraba proporciones grandes. La gente pasaba, o medrosa o indiferente, por las proximidades, viendo salir el humo por las ventanas. Los incendiarios desaparecieron rápidos y organizados. El que vio aquello (y yo lo vi) no podía imaginarse que se desenvolviera así una clásica acción anticlerical. En una de las paredes ahumadas podía leerse: “Abajo los jesuitas. La justicia del pueblo, por ladrones”».
Tras este colegio ardieron pronto otros muchos edificios: el colegio de Nuestra Señora de las Maravillas, en Cuatro Caminos; el convento de las Mercedarias Calzadas, en la calle San Fernando; la iglesia parroquial de Santa Teresa y San José de los Carmelitas Descalzos, en Plaza de España; el convento de las Bernardas, en Vallecas; la iglesia de Santa Teresa, el colegio de la Inmaculada y San Pedro Claver y el Instituto Católico de Artes e Industrias (ICAI), entre otros.
Desde la capital, la violencia se extendió rápidamente a otras ciudades del sur y el levante. En Málaga quemaron nueve conventos y diez iglesias, además de saquearse otras veinte. Murieron cuatro personas. Y se repitieron ataques parecidos en Valencia, Sevilla, Granada, Córdoba, Cádiz, Murcia y Alicante, así como en muchos pueblos de estas provincias.

La desaparición de los jesuitas

La cuestión religiosa se había convertido en un asunto fundamental para la Segunda República. Durante el Gobierno provisional ya se pusieron como objetivo el sometimiento de la Iglesia al Estado, la disolución de las órdenes religiosas, la prohibición de la enseñanza por parte de estas y la desaparición de la Compañía de Jesús. Esta última se produjo el 23 de enero de 1932, cuando el entonces presidente Azaña hizo llegar al ministro de Justicia, Fernando de los Ríos, el documento en virtud del cual se ordenaba su «disolución en territorio español».
El decreto publicado al día siguiente por «La Gaceta» –órgano oficial del régimen– y ABC estipulaba la propiedad estatal de todos los bienes de esta congregación. A sus miembros les dio un plazo de diez días para abandonar la vida religiosa y someterse a la legislación, en virtud del artículo 26 de la nueva Constitución. Como explicaba a ABC el historiador y ex presidente del Parlamento de Navarra, Víctor Manuel Arbeloa, «desde los primeros momentos del régimen la Compañía fue objeto de animadversión y persecución».
De golpe se clausuraron 80 casas de la Compañía en España. Echaron el cierre a todos sus centros educativos y a sus obras sociales. Sus estudiantes tuvieron que exiliarse a Bélgica e Italia. «En muy pocos meses se fue cociendo la perentoria necesidad de disolver no solo la Compañía de Jesús, sino todas las órdenes y congregaciones religiosas. Especialmente las que más influencia tenían en el campo educativo y social», apuntaba en este diario el jesuita Alfredo Verdoy, autor de «Los bienes de los jesuitas. Disolución e incautación de la Compañía de Jesús durante la II República» (1995, Trotta).
Muchos de sus miembros tuvieron que refugiarse en un régimen de clandestinidad en una serie de pisos conocidos como «Coetus». Allí continuaron ejerciendo su ministerio en secreto. Esta decisión generó una profunda polémica en España que fue recogida por ABC. Hasta el Papa Pío XI llegó a proclamar, en 1932, que los jesuitas eran ya «mártires del Papa». Pero lo peor estaba por venir…

«Mirad lo que le hemos hecho a este cuervo»

La represión alcanzó límites aterradores al estallar la Guerra Civil con el asesinato de miles de curas y creyentes. Los primeros, por el simple hecho de serlo, aunque fuera en pequeños pueblos alejados del centro de poder eclesiástico; y los segundos, por la única razón de no querer deshacerse de sus crucifijos o renegar de su fe.
Gaspar Viana lo recordaba en este diario hace unos años. Cuando estalló la guerra en 1936 vivía en un pequeño pueblo de agricultores de Guadalajara, Peralveche, «donde no había ni fascistas ni rojos»: «Allí no sabíamos nada de lo que estaba pasando en Madrid, donde ya habían matado al ministro de Hacienda y quemado conventos. En Peralveche solo nos enterábamos de lo que pasaba en Peralveche, porque no había ni prensa ni nada». Sin embargo, poco antes de ser llamado a filas vio al cura de su pueblo huir disfrazado de segador y al párroco de Salmerón, un municipio cercano, esconderse en un molino. «Allí lo encontraron y se lo llevaron de nuevo a Salmerón, donde lo pasearon desnudo, con una cuerda atada a sus partes, mientras la banda municipal tocaba. Después lo subieron a mi pueblo y, en la entrada, le pegaron cuatro tiros y le cortaron las orejas. A continuación, los autores recorrieron el pueblo mostrando sus orejas y gritando: “¿Tenéis a algún fascista que os moleste? Porque mirad lo que le hemos hecho a este cuervo”».
Otra prueba de esta represión es el «Martirologio matritense del siglo XX» que publicó hace unos meses el arzobispado de Madrid. Según este, solo en la capital se asesinaron a 427 seminaristas y sacerdotes. Entre estos se encuentran las 14 Mártires Concepcionistas a las que hacía referencia Hermann Tertsch este lunes y que fueron beatificadas en la catedral de La Almudena. En el rezo del Ángelus en la plaza de San Pedro el 23 de junio, el Papa Francisco dijo de ellas: «Fueron asesinadas por odio durante la persecución religiosa que tuvo lugar de 1936 a 1939 […]. Su martirio nos invita a todos nosotros a ser fuertes y perseverantes, sobre todo en la hora de la prueba».

«¡Viva Cristo Rey!»

Como defiende el historiador José Luis Ledesma en su artículo « De la violencia anticlerical y la Guerra Civil de 1936» (Universidad de Zaragoza): «España se convirtió en lo más cercano a un infierno sobre la tierra para los miembros de la Iglesia que estaban en esa mitad del país donde no se había producido o no había triunfado la sublevación». Mientras Franco llevaba a cabo su golpe de Estado y su propia represión, no hubo tampoco provincia de la zona republicana en la que no se produjeran ejecuciones y torturas a miembros de la Iglesia o a simples creyentes, como es el caso de Ceferino Giménez Malla, alias «El Pelé».
Este comerciante gitano marcado profundamente por la religión católica fue detenido, en agosto de 1936, por un grupo de milicianos en Barbastro. La razón: salir en defensa de un joven sacerdote que estaba siendo golpeado y arrastrado por las calles de dicha localidad oscense. Al ser arrestado, El Pele llevaba consigo un rosario y fue condenado a muerte. Le ofrecieron el indulto si lo entregaba y renegaba de sus creencias, pero prefirió permanecer en la prisión y afrontar el martirio. En la madrugada del 8 de agosto de 1936 fue fusilado con el rosario en la mano mientras gritaba: «¡Viva Cristo Rey!». «Su vida muestra cómo Cristo está presente en los diversos pueblos y razas», dijo el Papa Juan Pablo II, en 1997, cuando le convirtió en el primer gitano beatificado de la historia.
Ledesma recogía otros muchos casos similares. El 5 de agosto llegó a Cercedilla un grupo de milicianos preguntando si se había «depurado» ya a los elementos «fascistas» y empezaron a buscar a los miembros de la Iglesia. Esa misma tarde fueron ejecutados dos sacerdotes, a los que siguieron otros 23 en la misma localidad madrileña. A diferencia del resto de asesinados, los sacerdotes no eran fusilados de noche y en algún paraje oscuro, sino a plena luz del día, en la Plaza Mayor, para que lo viera todo el mundo.

Cifras de muertos

Ese mismo día, en Vich, el deán de la catedral y vicario general del Obispado se entregaba a los republicanos al saber que lo buscaban. Tras ocho días en la cárcel, la noche del 13 de agosto era fusilado en la carretera de Sant Hilari Sacalm, con 89 años. Muy cerca de allí, en Teruel, medio centenar de padres, hermanos y novicios de la Orden de la Merced (Teruel) huían en tres grupos ante la llegada de los milicianos. Las dos primeros consiguieron llegar a la capital aragonesa, pero el tercero fue alcanzado y ejecutado también.
Al término de la Guerra Civil, el número de religiosos asesinados en la retaguardia republicana ascendió a 6,832. De ellos, 4,184 eran sacerdotes, 2,365 frailes y 283 monjas, según el estudio realizado por el historiador, periodista y ex-arzobispo de Mérida-Badajoz, Antonio Montero Moreno. En el «Catálogo de los mártires cristianos del siglo XX» de Vicente Cárcel Ortí se amplía esta cifra hasta los 3,000 seglares y 10,000 miembros de organizaciones eclesiásticas. Entre ellos estarían 13 obispos: los de Jaén, Almería, Barcelona, Tarragona, Ciudad Real, Lérida, Teruel, Guadix, Cuenca, Sigüenza, Orihuela, Segorbe y Barbastro.
Trece obispos que nunca fueron homenajeados ni recordador por Sánchez, Calvo o cualquier otro miembro del actual Gobierno socialista en funciones. Tampoco la 14 Mártires Concepcionistas ni ninguna de las otras cerca de «7,000 rosas» de la Iglesia española que fueron víctimas de la represión republicana y sufrieron el mismo destino que las 13 jóvenes de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) fusiladas por la dictadura tras la Guerra Civil.

Puntuación: 5 / Votos: 19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *