Mano perdedora

[Visto: 168 veces]

Por Mario Ghibellini– Diario El Comercio.
Toda elección es una apuesta. La gente suele decir “yo aposté por tal candidato en tal año (y perdí)” con la sensación de que está recurriendo al lenguaje figurado, pero la expresión es literal. Al votar por alguien, nos arriesgamos; sobre todo si ese alguien acaba llegando al poder. Y vaya que podemos perder plata. No como la pierden los que ‘apoyan’ financieramente a un postulante que luego termina quinto, sino a través de la merma que sufre nuestro pequeño, mediano o gran patrimonio gracias a las estulticias que el fulano al que respaldamos en las ánforas comete una vez que se ha ajustado la banda presidencial. Piense el amigo lector en sus últimas experiencias en la cámara secreta y en las consecuencias que esos actos –comprensiblemente furtivos– le acarrearon, y comprenderá cabalmente la idea que planteamos.
En ese sentido, el proceso electoral del 2020 o el 2021 (dependiendo de cómo acabe el pulseo entre Vizcarra y la mayoría congresal) será también necesariamente una apuesta… Solo que viendo la baraja de políticos que asoman como probables participantes en la justa, uno tiene la impresión de que mejor sería pagar nomás por delante una cifra que cubra las inexorables pérdidas que sufrirá por obra del futuro gobernante y salir corriendo del casino.
Si no lo cree, acompáñenos a darle una mirada a la manito perdedora que la providencia parece dispuesta a repartirnos.
—¡Vote por el PLOP!—
Descartemos, para empezar, a los o las entusiastas que quizás se animen a tomar parte en la puja pero no tienen pinta de poder figurar entre los o las finalistas (la corrección política llevada hasta sus últimas consecuencias gramaticales es agotadora).
¿Se lanzará, por ejemplo, Keiko Fujimori si sus problemas legales se han despejado para cuando haya que inscribir las candidaturas? Es dudoso, pero si lo hace, le auguramos un destino que le hará añorar sus performances del 2011 y el 2016. Aunque, a lo mejor, su máxima aspiración consistiría sencillamente en obtener más votos que Daniel Salaverry, en cuyo caso sus opciones serían buenas.
¿Hablará en serio, por otro lado, la congresista Vilcatoma cuando dice que ella también quiere tentar suerte en la competencia presidencial? Es posible, pero primero tendría que conseguirse un partido que esté dispuesto a llamarse el PLOP y ganarles las elecciones internas a Pepe Cortisona y el ‘Roto’ Quezada.
En fin, en esa misma categoría habría que colocar a Daniel Urresti, Andrés Hurtado, Karina, Timoteo y cualquier otro animador que de pronto quisiera salirse de la pantalla para enrumbar hacia Palacio.
Existen, en cambio, otros virtuales postulantes que sí tienen opciones de pelear por lo menos un puesto en el podio de las medallas. Ahí están, sin ir muy lejos, los candidatos intelectuales, como Barnechea o César Acuña que, a fuerza de librazos y frases célebres pronunciadas en conferencias, inauguraciones o velorios, han logrado llamar la atención de la ciudadanía y cualquier día vuelven a despegar en las encuestas. Después de todo, una persona es candidata cuando logra su candidatura.
Los más activos en el afán proselitista, sin embargo, son los dos líderes políticos que se plegaron a la marcha de la semana pasada y ahora tratan de sumar hasta a los reporteros y los policías allí presentes a la cuenta final de la concurrencia para disimular el panzazo que se dieron. Nos referimos, claro, a Verónika Mendoza y Julio Guzmán, que parecen haber despertado de la hibernación (en la que, con breves intervalos, estuvieron sumidos desde el 2016) para demostrar que el don de lenguas no es solo un cuento de cristianos alunados.
—Se viene el proyecto Halley—
La señora Mendoza, recordemos, ha denunciado en estos días que alguien “nos quiere hacer creer que por [lo sucedido en] Tía María se caerán las inversiones”. Una pretensión loca por donde se la mire…
Como lo es también aquella de presentarla como una cruzada de la antiminería, cuando todos sabemos que lo único que exige es ponerle a la actividad extractiva algunos parámetros. ¿Qué tal, por ejemplo, si los trabajos solo pueden iniciarse cuando pasa el cometa Halley en año bisiesto? Ahí le dejamos la idea para que la discuta con Vladimir Cerrón, Gregorio Santos y todos los buenos muchachos con los que está tratando de forjar un acuerdo para las próximas elecciones.
Julio Guzmán, por su parte, ha sentenciado recientemente que “los peruanos no nos merecemos la incertidumbre”, y en esta pequeña columna no podríamos estar más de acuerdo. El problema, no obstante, es que eso es lo único que él genera cuando se le piden precisiones sobre su posición política. ¿O sabe alguien de algún asunto de peso sobre el que se haya pronunciado de manera definitiva? ¿La consulta previa y los ya mencionados proyectos mineros tal vez? ¿Los mecanismos para combatir la corrupción en el Estado quizás? ¿La reconstrucción del norte ‘más que sea’? No; sobre esas materias y otras, el líder del partido morado avanza y retrocede recitando generalidades del tipo “no se puede tener decisiones unilaterales, sino ponerse de acuerdo con mucho tacto” o “es momento de la unidad nacional contra la corrupción” y listo. Solo el proyecto de adelanto electoral es capaz de arrancarle rugidos a favor que, si uno fuera malicioso, diría que son interesados.
La verdad, en suma, es que la revisión de la baraja de candidatos que nos podrían deparar las elecciones adelantadas es como para pedir que las atrasen. Y no porque uno quiera quedarse por más tiempo que el estrictamente necesario con el inoperante Vizcarra, sino porque apostar a sabiendas de que solo se puede perder no es una operación a la que provoque precipitarse.

Por qué Vizcarra podría quedarse

Por Ricardo Vásquez Kunze- Político.pe
Ya empiezan a ser varias las voces desde diversos espectros ideológicos que empiezan a exigirle al presidente Martín Vizcarra que termine su mandato y, otros, que empiece a gobernar. No son solo los constitucionalistas independientes de la mamadera estatal que en su gran mayoría apuntan un descalabro jurídico a la propuesta de Vizcarra, sino personajes tan disímiles como Hernando de Soto (que aboga por la minería y la propiedad privada del subsuelo), así como aquellos que hasta hace poco jaquearon a Vizcarra en el sur con una actitud antiminera y estatista, como el gobernador regional Elmer Cáceres Llica. Este último, que al parecer no quiere rivales en el feudo del sur del país para el futuro, le exigió hoy a Vizcarra que, pese a sus desencuentros con el Congreso, asuma su responsabilidad hasta el 2020 y gobierne en vez de estar lloriqueando.
Sea por las razones que fuere, Martín Vizcarra pierde terreno en su propuesta política de adelanto de elecciones como lo van demostrando las encuestas que –aunque todavía altas para la aprobación de su gestión– desde hace dos meses empiezan a marcar una tendencia a la baja en la opinión pública. El gobierno mismo está cediendo, pese a las bravuconadas de Vizcarra contra los maestros de la ley que no le dan bola, al anunciar el recibo de la delegación de la Convención de Venecia que viene al país a fines de mes para evaluar si es o no constitucional y democrático un adelanto de elecciones en un régimen como el peruano.
“INAUGURANDO” INICIOS DE EXPEDIENTES TÉCNICOS
En síntesis, si bien es cierto que la experiencia ha demostrado que cada vez que baja en las encuestas Vizcarra da un “gran salto adelante” con alguna medida demagógica para golpear a la clase política y al Congreso (cuestión de confianza, cierre del Legislativo, etc.) también lo es que NO puede descartarse que, puesto contra las cuerdas y sin apoyos importantes (incluso ya en cierta prensa antes adicta que ahora empieza a abandonarlo), el presidente deje huérfana sin mucho aspaviento su propuesta de adelanto electoral echándole la culpa al Parlamento.
De ahí, si sigue “inaugurando” inicios de expedientes técnicos, trochas y hospitales vacíos hechos por gobiernos regionales hace siglos tendrá “obras” de sobra hasta el 28 de julio del 2021.

Odebrecht en la mira gringa

Por Martha Meier Miró Quesada– Diario EXPRESO.
Se acabó el recreo. El jueves el senador republicano Marco Rubio solicitó al fiscal general, William Barr, del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, investigar a la brasileña Odebrecht. El pedido se da tras las reveladoras investigaciones publicada por el Miami Herald sobre los documentos filtrados hace un par de meses, referidos a actos de corrupción desconocidos hasta ahora. Para Rubio este ocultamiento viola el acuerdo de la justicia estadounidense con Odebrecht (2016), basado en la confesión total de sus delitos. Odebrecht sigue mintiendo, como lo hace en la cara de nuestros fiscales; en el Acuerdo de Colaboración los ex ejecutivos obviaron, por ejemplo, los sobornos en el megaproyecto Gasoducto del Sur Peruano, GSP.
Entre los miles de documentos contables de la División de Operaciones Estructuradas (oficina de coimas) encriptados en el sistema Drousys, constan millonarias transacciones para las dictaduras de Venezuela y Cuba. Todo este material, como se recuerda, fue analizado por diecinueve medios de comunicación y grupos de reporteros dirigidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, ICIJ. En el Perú IDL-Reporteros accedió a la explosiva información, pero esta tuvo escasa difusión. El periodista ecuatoriano Anderson Boscán, de La Posta, fue quien recibió la masiva información y coordinó con el ICIJ para la elaboración de las notas sobre cada caso. Cuando Boscán visitó Lima reveló los sobornos en más de veinte obras, incluido el Gasoducto. Barata y compañía habían ocultado todo eso, descaradamente. Sobre Cuba el Nuevo Herald refiere la existencia de “correos nunca antes vistos, enviados entre 2007 y 2014, que indican cómo [Odebrecht] trató de ganarse el favor del clan Castro e intentó mantener fuera de la atención pública sus relaciones con Cuba”. Y ahora ¡Plop! estos correos “fueron obtenidos originalmente por IDL-Reporteros en Perú, pero no se habían publicado”. ¿Por qué?
El pedido del senador Rubio para que se investigue a Odebrecht a la luz de los nuevos datos, ahondará la crisis de los representantes de las consorciadas que oculten información. A los colaboradores eficaces Graña, les toca decir toda la verdad porque la justicia de los Estados Unidos alcanzará a quienes integraron el entramado corrupto que contribuyó con millones de dólares estadounidenses a solventar al castro-chavismo, y lavar su moneda nacional, sobre la cual tienen injerencia mundial.
El Perú debe ser contundente contra la corrupción. Toca expulsar a Odebrecht, congelar sus activos y exigir a los malos peruanos que se asociaron con la delincuencia internacional, devolver lo robado. ¡Ya basta de inmundicia!

Puntuación: 5 / Votos: 15

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *