Amor de Padre

[Visto: 243 veces]

Evangelio según San Lucas 15,1-32.
Todos los publicanos y pecadores se acercaban a Jesús para escucharlo.
Los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: “Este hombre recibe a los pecadores y come con ellos”.
Jesús les dijo entonces esta parábola: “Si alguien tiene cien ovejas y pierde una, ¿no deja acaso las noventa y nueve en el campo y va a buscar la que se había perdido, hasta encontrarla?
Y cuando la encuentra, la carga sobre sus hombros, lleno de alegría, y al llegar a su casa llama a sus amigos y vecinos, y les dice: “Alégrense conmigo, porque encontré la oveja que se me había perdido”.
Les aseguro que, de la misma manera, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta, que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse”.
Y les dijo también: “Si una mujer tiene diez dracmas y pierde una, ¿no enciende acaso la lámpara, barre la casa y busca con cuidado hasta encontrarla?
Y cuando la encuentra, llama a sus amigas y vecinas, y les dice: “Alégrense conmigo, porque encontré la dracma que se me había perdido”.
Les aseguro que, de la misma manera, se alegran los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierte”.
Jesús dijo también: “Un hombre tenía dos hijos. El menor de ellos dijo a su padre: ‘Padre, dame la parte de herencia que me corresponde’. Y el padre les repartió sus bienes.
Pocos días después, el hijo menor recogió todo lo que tenía y se fue a un país lejano, donde malgastó sus bienes en una vida licenciosa.
Ya había gastado todo, cuando sobrevino mucha miseria en aquel país, y comenzó a sufrir privaciones.
Entonces se puso al servicio de uno de los habitantes de esa región, que lo envió a su campo para cuidar cerdos.
El hubiera deseado calmar su hambre con las bellotas que comían los cerdos, pero nadie se las daba.
Entonces recapacitó y dijo: ‘¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, y yo estoy aquí muriéndome de hambre!
Ahora mismo iré a la casa de mi padre y le diré: Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros’.
Entonces partió y volvió a la casa de su padre. Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió profundamente; corrió a su encuentro, lo abrazó y lo besó.
El joven le dijo: ‘Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; no merezco ser llamado hijo tuyo’.
Pero el padre dijo a sus servidores: ‘Traigan en seguida la mejor ropa y vístanlo, pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies.
Traigan el ternero engordado y mátenlo. Comamos y festejemos, porque mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y fue encontrado’. Y comenzó la fiesta.
El hijo mayor estaba en el campo. Al volver, ya cerca de la casa, oyó la música y los coros que acompañaban la danza.
Y llamando a uno de los sirvientes, le preguntó que significaba eso.
El le respondió: ‘Tu hermano ha regresado, y tu padre hizo matar el ternero engordado, porque lo ha recobrado sano y salvo’.
El se enojó y no quiso entrar. Su padre salió para rogarle que entrara, pero él le respondió: ‘Hace tantos años que te sirvo sin haber desobedecido jamás ni una sola de tus órdenes, y nunca me diste un cabrito para hacer una fiesta con mis amigos.
¡Y ahora que ese hijo tuyo ha vuelto, después de haber gastado tus bienes con mujeres, haces matar para él el ternero engordado!’.
Pero el padre le dijo: ‘Hijo mío, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo.
Es justo que haya fiesta y alegría, porque tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado'”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hace unos catorce años, yo era director espiritual en una peregrinación a Fátima y Lourdes. Una de las noches, nos paramos en Bilbao, España. El procedimiento habitual al llegar al hotel, por lo general alrededor de las 4:30 pm, fue que media hora después de que la gente había recibido sus llaves yo estaría disponible en el lobby del hotel para llevar a la gente en un simple tour a pie de la ciudad, en particular si sólo estábamos allí para la noche y no habría tour de ciudad al día siguiente. Esa tarde particular la gente estaba particularmente cansada de nuestros viajes, y nadie apareció. Así que, con mi mapa (y alguna información útil del personal del hotel) me fui por mi cuenta. Desafortunadamente, me he perdido terriblemente, a pesar del mapa. Afortunadamente, podía pedir direcciones en español y logré volver al hotel para nuestra cena, con tan sólo unos minutos de diferencia. ¡Estaba realmente perdido!
Pensé en realidad que estaba perdido, teniendo en cuenta que las tres parábolas que Jesús nos da en el evangelio (Lucas 15:1-32): las ovejas perdidas, la moneda perdida, y el hijo ‘perdido’, se trata de algo, o de alguien, que estaba perdido y luego fue encontrado. Estoy seguro de que todos hemos tenido una experiencia de estar perdido, y que hemos asaltado el cielo con oraciones a San Antonio cuando hemos perdido algo. No es divertido estar perdido, y no es gracioso perder algo. No es divertido.
Consistente en cada una de las parábolas es la determinación del pastor, la mujer, y el padre para encontrar lo que se perdió. El pastor se puso en riesgo, y el resto de su rebaño, para salir y encontrar a la única oveja rebelde. La mujer parece que destrozó su casa para encontrar esta valiosa moneda. Por supuesto, el padre fue el más comprometido, porque era el hijo que él amaba. Puedo imaginar al padre, cada día, ir al punto más alto de su tierra y mirar hacia abajo el camino que llevó a su propiedad: esperando que hoy sería el día en que su hijo llegó a casa, que hoy sería el día en que su hijo se daría cuenta de lo mucho que era amado, y que iba a encontrar su camino a casa. ¡Y finalmente, lo hizo! El hijo vino con su discurso preparado de contrición, dispuesto a volver como siervo. Aunque esto parece lógico, y ‘justo’, el padre estaba tan lleno de amor, y alegría, y alivio, que apenas le puso atención a las palabras de arrepentimiento de su hijo, y lo abrazó y lo llevó de vuelta.
Como he reflejado en las parábolas del evangelio, me di cuenta de que en dos de las parábolas se dieron cuenta de que se perdieron. El hijo sabía que estaba perdido, que se había extraviado. Se dio cuenta del amor y de la vida que disfrutó con su padre, y en su estado desesperado, fue trasladado a la tristeza y el arrepentimiento.
En una ocasión, escuché un pensamiento muy interesante acerca de las ovejas perdidas. A menudo vemos al buen pastor llevando a las ovejas perdidas sobre sus hombros. Un escritor sugirió que la oveja era demasiado débil para caminar por su cuenta, ya que también se dio cuenta de que se perdió, pero su lana gruesa se había enredado en espinas y como las ovejas lucharon más y más para liberarse a sí mismas -para reunirse con el rebaño- se cansan cada vez más y más. Las ovejas perdidas, también, tenían tristeza por dejar el rebaño y querían volver a la seguridad que el pastor le daría.
No es fácil admitir que estamos perdidos… Por ejemplo, en la situación de mí estar perdido en Bilbao, no le dije a nadie acerca de estar perdido hasta muchos meses más tarde cuando lo trabajé en una homilía. El organizador de la gira y algunos de los peregrinos, feligreses de la Parroquia de San Francisco en Kitchener, me dijeron que se sorprendieron después de escuchar que me había perdido en Bilbao (cuando parecía saber mi camino alrededor de otras nuevas ciudades por medio de un mapa). Muchas personas, especialmente las mujeres, van a bromear que los hombres prefieren conducir alrededor en círculos buscando una calle o una dirección, en lugar de admitir que están perdidos. El hijo pródigo nos muestra el ciclo de estar perdido y luego encontrado. Nos dice el evangelio que él “vino a sus sentidos”. A veces nos toma tiempo para venir a nuestros sentidos y darnos cuenta de que necesitamos a Dios, necesitamos el perdón de Dios, y necesitamos la dirección en la vida que sólo Dios puede darnos a nosotros.
Aquí es donde llega el papel de la oración, para sinceramente venir ante Dios con nuestras vidas abiertas a Dios, pidiendo a Dios orientación y dirección, iluminación y sabiduría, comprensión y coraje. Podemos admitir que estamos perdidos -antes que nada, y sobre todo- a Dios. Cuando experimentamos su amor y perdón, encontramos la gracia de decirle a los demás -especialmente a las personas más afectadas por nuestro pecado- que nos hemos perdido. Al igual que el padre del hijo pródigo, su comprensión y compasión nos pueden sorprender. Pero tenemos que arriesgarse a averiguar, averiguar lo mucho que somos amados.
Nuestra primera lectura del libro de Éxodo (32:7-11, 13-14) nos habla de un pueblo que se perdió, los israelitas -el pueblo elegido- que “se volvió a un lado de la forma en que Dios señaló a ellos”. Moisés se refiere a ellos como “gente de cuello rígido”, no dispuestos a admitir que están perdidos. Moisés intercedió por el pueblo y Dios los perdonó. Él el pacto con su pueblo, y los bendijo. Estoy seguro de que muchos de ellos fueron sorprendidos por esta vida renovada con Dios, sintiéndose indignos al haber optado por la perdición.
En la segunda lectura de la primera carta de Pablo a Timoteo (1:12-17) Pablo humildemente comparte sobre sí mismo estar perdido. Él le dice a Timoteo que él era “una vez un blasfemo y un perseguidor y arrogante”. Fue apasionado en encontrar a los seguidores de Jesús y perseguirlos. Pero, a través de su conversión, experimentó que el amor y la gracia de Jesús “era abundante”. Experimentó a Jesús como paciente y misericordioso. Esto, después de su conversión, se convirtió en una pasión para compartir las buenas noticias de Jesús con los demás. Pablo glorioso en ser “encontrado” por el Señor, y ya no estar perdido.
Para nosotros todos tenemos la oportunidad de ser -como los israelitas, y San Pablo, como las ovejas perdidas, la moneda perdida, y el hijo perdido- “encontrado” por el Señor Jesús. Estoy seguro de que eso es lo que todos deseamos. Pero, hay un precio para esta nueva vida. Debemos reconocer y admitir que estamos perdidos, y que ya no deseamos seguir perdidos. Necesitamos humildad para abrir al Señor Jesús y permitirle que nos guíe. Nos hemos perdido por nuestra cuenta, pero te aseguro que no vamos a ser “encontrados” solos, porque la abundante gracia de Dios está activa, revolviendo nuestros corazones a la tristeza y el arrepentimiento, y nos lleva a volver a casa, volver al Dios que nos ama a nosotros más de lo que podríamos imaginar.Por WALTER SÁNCHEZ SILVA– ACI Prensa.
El presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, Cardenal Kurt Koch, presidió este domingo 15 de septiembre la Misa de beatificación del Padre Richard Henkes, sacerdote palotino que murió mártir en el campo de concentración de Dachau durante la Segunda Guerra Mundial.
En su homilía en la Catedral de Limburgo, el Cardenal afirmó que “los beatos y los santos son la respuesta de Dios a las preguntas de nosotros los humanos” y “los mejores exegetas del Evangelio porque dieron testimonio de él con sus propias vidas”.
“El amor no está exento de sacrificios. El martirio cristiano solo es real si se realiza como el acto supremo de amor a Dios y a los hermanos y hermanas”, resaltó ,luego.
“Solo donde Dios se hace grande por nosotros, donde hacemos lo mismo que María en el Magnificat –Magnificat anima mea: mi alma se hará grande con Dios– donde eso suceda, allí el hombre no se hace pequeño, sino que recibe parte la grandeza del amor de Dios”, continuó el Purpurado según informa CNA Deutsch, agencia en alemán del Grupo ACI.
Richard Henkes, nació en Ruppach, Alemania, el 26 de mayo de 1900, en el seno de una familia numerosa. A los 12 años ingresó al Seminario menor de la Pía Societas missionani, como se llamaba entonces a la Sociedad del Apostolado Católico o palotinos.
En 1918 debió servir en el ejército. Un año después ingresó al noviciado y emitió su primera profesión religiosa el 25 de septiembre de 1921. Tras haber pasado a la formación filosófico-teológica, Henkes vivió un periodo de crisis humana y espiritual entre 1923 y 1925. Tras una atenta reflexión, decidió proseguir en la vida consagrada. Hizo su profesión perpetua el 25 de septiembre de 1924 y fue ordenado sacerdote el 6 de junio de 1925.
Se le encargó enseñar en varias escuelas de los sacerdotes palotinos y en este periodo mantuvo una amistad epistolar con una joven, algo que no fue bien visto por sus superiores que lo amonestaron canónicamente en el verano de 1931.
Debió dejar de enseñar debido a la tuberculosis que lo afectó. Como sacerdote, señala el diario del Vaticano L’Osservatore Romano, “reconoce en la afirmación del nacionalsocialismo (nazismo) una ofensa a la dignidad humana y a la fe católica. La franqueza que usa en las prédicas y sus comentarios sobre la nueva ideología y las críticas al régimen nacionalsocialista, lo pusieron como blanco de la policía secreta, la Gestapo”.
En 1938 lo detuvieron aunque posteriormente fue liberado. En 1943 volvió a ser detenido y, esta vez, lo enviaren al campo de concentración e Dachau, donde conoció al futuro Cardenal Josef Beran, también prisionero allí.
Fue enviado a la barraca número 26 con otros sacerdotes. En el campo de concentración sirvió siempre a los demás. En 1944 surgió en la barraca 17 una epidemia de tifoidea y se ofreció a ayudar a los enfermos, pese al riesgo de contagio.
A mitad de febrero de 1945 enfermó de tifoidea. Murió el día 22 a causa de esta dolencia.
LOR señala que “los testimonios subrayan su completa disponibilidad para ayudar a los demás. También sus cartas a los parientes y conocidos en su parroquia atestiguan su madurez humana y sacerdotal”.
Tras su muerte se logró que fuera cremado separadamente y sus cenizas fueron sacadas clandestinamente del campo de concentración para ser llevadas a la parroquia de Dachau. Finalmente y tras la liberación del campo de concentración el 29 de abril de 1945, fueron enviadas a la casa provincial de los palotinos en Limburgo.
Algunos años después de su muerte se inició su causa de beatificación, proceso que se detuvo durante un tiempo para ser retomado en el año 2000. En diciembre de 2018 el Papa Francisco firmó el decreto que reconoció el martirio del Padre Henkes.
En el rezo del ángelus de este domingo, el Santo Padre recordó a Benedetta Bianchi, beatificada ayer en Italia; y al “Padre Richard Henkes, sacerdote palotino, asesinado por odio a la fe en Dachau en 1945. Que el ejemplo de estos valientes discípulos de Cristo sostenga también nuestro camino de santidad. ¡Un aplauso para los nuevos beatos!”.
El Cardenal Koch subrayó asimismo que “los verdaderos reformadores de la Iglesia son los beatos y los santos”.

Puntuación: 5 / Votos: 16

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *