Extorsionador oportunista

[Visto: 142 veces]

Martín Vizcarra sobre permiso de ‘Tía María’: “Lo que hay que hacer es revertirlo”

EXPRESO tuvo acceso al audio completo de la conversación que sostuvo el presidente Martín Vizcarra con las autoridades de Arequipa el pasado 24 de julio. En la grabación se escucha al mandatario admitir que tiene presionada a las empresas privadas, y por eso no va a convencer a los alcaldes y al gobernador arequipeño de que acepten a la minera Southern Copper y menos que permitan la construcción del proyecto Tía María.
Por el contrario y, contra de toda lógica, les promete darles soporte técnico para que juntos puedan revertir la aprobación de la licencia de Tía María. ¿Cómo? Encontrando observaciones que la minera no haya podido levantar y así anularla definitivamente. Pesa a todas las promesas que hace el Presidente, las autoridades arequipeñas se dan el lujo de decirle que “si ha perdido el control del país, ellos pueden ayudarlo siempre y cuando se logre la cancelación de la obra”.

A continuación la transcripción del audio completo:

(I): Yo quisiera que escuchara a los alcaldes.
Martín Vizcarra (MV): Yo he escuchado, más bien el alcalde no me ha escuchado.
MV: Ya he escuchado al alcalde provincial y a los dos alcaldes de Matarani y Cocachacra. Nosotros aquí hemos venido de invitados por esta mancomunidad de los gobiernos regionales del Sur y programita elaborado, lo han elaborado ellos. Cuando nos dicen “por qué no hablamos nosotros”, ellos lo han elaborado y ellos habrán visto de manera esquemática, como hacer la intervención. Yo he visto el programa cuando he llegado y entraron los gobernadores, me han preguntado ¿está de acuerdo con el programa? Y yo he contestado “si ustedes lo han hecho, yo soy un invitado, estoy de acuerdo”.
I: Entonces usted no ha venido por el problema de Tía María….
MV: Sí, yo he venido por el problema de Tía María, yo estoy de acuerdo en dialogar y buscar solución.
I: El primer punto debería ser el problema de Tía María.
MV: Sí pues, pero precisamente viendo la problemática de Tía María y el de la problemática de la minería en general me convocaron, y con gusto he venido, pero esta coordinación se hizo a través de los gobernadores, como obviamente es parte el gobernador de Arequipa, junto a los gobernadores de la Región Macro Sur. Entonces, cuando he llegado ellos ayer se reunieron en Cusco y sacaron un pronunciamiento y en el pronunciamiento uno de los puntos lo que manifestaba era “convocamos al presidente de la República para que escuche la posición”, y no sé cuánto. Entonces cuando me hacen una llamada telefónica, yo digo me están convocando, yo estoy a su disposición, podemos conversar mañana mismo, les dije, y no tengo ningún problema, “dónde”, en “Arequipa”; y acá estoy.
I: Usted mismo ha dicho que se ha formado una mesa de dialogo, entonces usted sabía…
MV: No es mesa de dialogo, me están convocando, no le pongamos nombre a nada, estamos viniendo a ver.
I: Yo soy de la parte más afectada de Cocachacra, yo creo que para que pueda solucionar este problema y siempre lo he pedido a través de las redes y personalmente en Arequipa, la única manera de solucionar es que usted vaya (…) No le pido más, la palabra de nosotros no va a valer nada así nos pongamos todos de acuerdo. Ayer ha estado el viceministro. ¿Acaso le han hecho algo? No le han hecho nada, es una plaza.
MV: Esta no es una mesa de diálogo, esta es una reunión para recibir opiniones de todos, para ver qué alternativas de salida le encontramos a todo este problema; todos aquí queremos escuchar una salida, nadie quiere persistir en el conflicto, en el caos; nadie se beneficia, quizás alguien por allí puede haber un azuzador que se infiltra, pero la población no quiere, los alcaldes tampoco quieren. Si la posición es tan clara de pechar a esta inversión, hay que analizarla para justificarla, eso es lo que quiero, ayúdenme a encontrar la salida porque uno, cuando es autoridad, tiene que cumplir con los procedimientos y el procedimiento de esto es A, B, C, D y E hasta llegar a la conclusión.
Cuando nosotros hemos llegado, ya estábamos en la E; esto estaba desde hace tiempo. ¿Esto se puede retroceder? Sí se puede, pero hay que hacer el procedimiento. Tampoco podemos decir ya llegué acá y porque soy presidente… Ustedes son autoridades y saben que todo acto administrativo tiene que ser sustentado, entonces procesemos ese sustento, justifiquemos, por ejemplo el gobernador ya ha presentado unas consideraciones éticas y legales, perfecto, entonces démosle contenido a esta posición.
I: La solución la tiene usted en la calle.
MV: Yo no estoy diciendo que la gente quiere, soy consciente de cuál es la posición, ustedes son autoridades, tienen un objetivo, vayamos sobre ese objetivo y encontremos el camino. (…) Yo no tengo ninguna coordinación con la empresa, ellos hacen los trámites que les corresponde, yo estoy en dialogo con ustedes.
I: El pueblo no tiene porqué sufrir esas consecuencias.
MV: Yo les digo con toda sinceridad (…) no estamos diciendo que vayan avanzando, no, nada, mientras que hagamos ese análisis, trabajemos juntos o sea yo o ustedes, pero vamos trabajando en ese objetivo.
I: Lo veo estresado, usted ha sido gobernador y ha estado en nuestros pantalones y esta situación se le puede ir de las manos, tenemos a siete gobernadores que han cerrado filas con nuestro gobernador, y nuestras autoridades de la provincia de Islay están unidas; usted tiene la oportunidad de cambiar las cosas y si usted cambia las cosas, [en] el Sur lo vamos a respaldar, tiene que ponerse al lado del pueblo, no de las empresas, se ve y ese es el descontento: que usted está gobernando para las empresas. No sé si tiene el control del país o no lo tiene, pero si no lo tiene es momento de recuperarlo, nosotros lo podemos respaldar pero no puede permitir que las empresas hagan lo que están haciendo.
MV: Yo, con el ánimo de la armonía que se debe mantener, acepto los comentarios porque no pueden decir que estoy a favor de las empresas, si yo tengo de alguna manera una presión fuerte es el gremio empresarial con las medidas que he sacado, las normas que he sacado no las ha sacado nadie, o sea estamos ajustando a las empresas para que paguen lo que deben. A mí el gremio empresarial me ve como alguien que los está ajustando para que paguen lo que deben, estamos trabajando, recientemente he presentado un proyecto que afecta a todas las químicas y farmacéuticas (…). Si finalmente hay la posición mayoritaria de la población de estar en desacuerdo con este proyecto todo cae por su propio peso, pero hay que hacer el proceso administrativo paralelo, hay que sustentarlo, yo voy a estar con ustedes, podemos tener reuniones periódicas, al cabo de eso con un plan de desarrollo para cada distrito y todas las provincias, hagámoslo, lo único que les pido es que tengan confianza.
En el 2011 hubo 4 muertos, el 2015 hubo 3 muertos, porque el gobierno quería imponer el proyecto minero, nosotros no queremos imponer el proyecto, es más, hemos dicho “no puedes trabajar”. Queremos hacer el proceso para que la posición de ustedes se revierta y finalmente se caiga.
I: La mina es consciente que no ha concientizado a la población…
MV: Pero ha cumplido su proceso administrativo, entonces lo que hay que hacer es revertirlo administrativamente con la medida que presenta el gobernador, vayamos juntos, las posiciones técnicas que ustedes tengan las respaldo. (…) Si ustedes ven que en un mes yo no cumplo háganme una medida radical si ven que yo he incumplido lo que ahora estamos viendo.
Mientras tanto no me clavan ni un clavo. Entonces, allí está el documento del gobierno regional, vemos los documentos que hayan incumplido, arman la justificación hasta que se genere (inintilegible).
I: El que tiene que decirle eso a la población es usted, no le va a ocurrir nada.
I: Vivimos en zozobra, lo que ellos quieren y lo piden llorando es que se cancele el proyecto. En la situación qué estamos, ¿qué hacemos? Yo en verdad creía que venía con una propuesta, y esto nos va a costar a nosotros.
MV: Si no cumplía con los procedimientos iba a ocurrir una demanda y sin tener la razón nos iban a ganar y sin hacer nada iban a cobrar, como ha ocurrido en otros proyectos, sin trabajar y yo tengo que cuidar los intereses del Estado, no contra los intereses del pueblo. Entonces se inicia el proceso justificado con los argumentos que ustedes tienen, que no está socializado que hay observaciones que no se han levantado…

“YO NO VENGO A DEFENDER A LA MINA”

I: ¿No sirve lo que está pasando?
MV: Eso tiene un proceso (…) Apurémonos pero den un paréntesis para hacer este procedimiento.
I: Cuando nosotros hemos iniciado alguna acción judicial nunca nos han escuchado, usted mismo sabe eso y eso lo sabe bien el pueblo del Valle del Tambo.
MV: Yo les creo, no es que tengo que ir para creerlo, lo único que digo es que permitan hacer el camino para poder revertir la situación.
I: ¿Cuál sería el camino?
MV: El camino es: se ha dado la licencia cumpliendo un procedimiento administrativo “pero oye, acá hay una serie de errores que se han cometido, por ejemplo esta es un área…”. Yo estoy hace un año y estos son procesos que vienen de hace años, entonces justifico y digo esto no corresponde, el gobierno regional lo presenta, yo lo tomo, lo reviso, lo analizo y salen los documentos y se dice ha habido una irregularidad y se revierte.
Se supone que se ha llegado a esto porque ha habido un procedimiento, hay vicios, sí, ya pues juntémoslo todo, mostrémoslo y revirtámoslo, yo mismo con los técnicos les vamos a dar el soporte para hacer eso. Yo no estoy para convencer las bondades de la mina, yo no estoy para eso, no vengo a defender la posición de la mina, vamos a analizar el tema, hay errores, hay inconvenientes pongámoslos sobre la mesa, analicémoslo, en función de eso se revierte. Allí sí sería un tema definitivo, un tema fuerte.
Fuente: Diario EXPRESO.

La traición de Vizcarra

Por Diana Seminario– Diario El Comercio.
“Tengo que preparar el argumento”, le decía el presidente Martín Vizcarra a las autoridades de Arequipa, a los radicales antimineros que presionaron al Estado a que retroceda frente a la licencia dada a Southern Perú para que ejecute el proyecto minero Tía María. Era el 24 de julio de este año, pocas semanas después de haberse dado luz verde a la mina. El viernes 9 de agosto se consumó el ofrecimiento, y el Gobierno suspendió la licencia por 120 días.
“Hay argumentos para retroceder y ya se presentó, vamos a hacerlo, pero no es que pueda hacerlo mañana. O sea, hay que verlo, pero hay que trabajarlo […]. Nos ayuda de que ustedes mismos hagan el sustento”, se escucha decir a Vizcarra en la conversación que sostiene con el gobernador de Arequipa, Elmer Cáceres, y otras autoridades de la región. Y efectivamente, eso fue lo que pasó.
Para entonces el Gobierno Regional de Arequipa ya había presentado el recurso de revisión de licencia que precisamente conllevó a la suspensión de la licencia que se hizo pública el viernes.
“Vamos a analizar la posición que han presentado. Ya ustedes saben cuál es mi posición pero no puedo adelantarla públicamente”. De esta manera se infiere que el documento presentado por los arequipeños sería aceptado por el Gobierno, porque esa era la posición del mandatario, quien necesitaba municiones para sustentar la decisión.
Si esto no es claudicar ante el caos, violencia y el bloqueo de carreteras que para entonces ya azotaban al sur ¿qué es?
Resulta indignante escuchar al presidente de la República aliarse con los enemigos del Estado de derecho, del progreso y de la inversión privada. Martín Vizcarra traicionó los ideales que deberían identificar a un estadista.
Es innegable que no se puede promover un proyecto minero a “cualquier costo”, pero también es cierto, que un jefe del Estado no puede ir a capitular con quienes estaban “incendiando el sur”. Y a ellos es quienes les pedía “más argumentos”.
Vizcarra entonces ya había tomado una decisión, por lo que ahora se entiende su silencio respecto a este tema durante el mensaje a la nación del 28 de julio frente al Congreso.
La consigna palaciega es “no hay nada ilícito en esa conversación”, y muchos la repiten convenientemente. Sin embargo, resulta moralmente condenable ver a un jefe del Estado pactando con los enemigos del progreso, planeando una puesta en escena y solo dejando pasar el tiempo para concretar lo que ya estaba decidido.
Fácil es responder que esto es “una estrategia de distracción”, como a las que ya nos tiene acostumbrado este gobierno, también es conveniente polarizar ante esta situación colocando a quienes condenan estos lamentables hechos, como quienes solo buscan “obstruir” la “buena gestión” del Ejecutivo.
¿Cómo confiar en un presidente que dice una cosa públicamente y pacta en secreto decisiones cruciales para el futuro del país?
Es momento de asumir importantes y trascendentales posiciones. No se puede avalar los actos de un mandatario que pacta con los enemigos del Perú. Evaluar una vacancia por incapacidad moral no es un asunto descabellado.

El doble discurso de Martín Vizcarra y su doble encuentro en Arequipa

El último 24 de julio, el presidente Martín Vizcarra, luego del Consejo de Ministros, viajó a Arequipa para participar en una reunión con autoridades locales para, según informaron, hallar una salida al conflicto por el proyecto Tía María.
También fueron el premier Salvador del Solar, y los ministros de Energía y Minas, de Agricultura, Vivienda, Salud y Midis. Asimismo un representante de la Universidad Nacional de San Agustín, que promovía la mesa de diálogo, de la Cámara de Comercio de Arequipa, alcaldes de distintas ciudades y el gobernador regional Elmer Cáceres.
La reunión duró cuatro horas. El último sábado circuló una grabación que se pensó era de esa cita y con todos los participantes. Ahí se escucha a Vizcarra pidiendo tiempo para buscar la forma de retroceder en la licencia otorgada al proyecto. Pero eso no fue así.
Perú21 pudo conocer, según asistentes a dicha cita, que transcurrida una hora y media del encuentro, los alcaldes Edgar Rivera, de Islay; Julio Cornejo, de Cocachacra; y Richard Hitler Ale, de Deán Valdivia, se levantaron abruptamente y se retiraron de la sala donde estaban los ministros y las demás autoridades. “Nosotros no hemos venido a dialogar. No queremos Tía María”, señalaron antes de salir.
El gobernador Cáceres se ofreció a traerlos de regreso. “Presidente, acompáñeme a convencerlos”, le pidió al jefe de Estado. Así, salieron de la sala y los cinco tuvieron una reunión aparte por casi noventa minutos. Fue allí que Vizcarra lanza la propuesta que fue grabada.
VANDALISMO SE IMPUSO
Anoche, el premier Salvador del Solar calificó de desleal la grabación. “Aquí hay una deslealtad a la confianza que el presidente le da a las autoridades que grabaron una conversación informal”, dijo en Cuarto poder.
A pesar del doble discurso de Vizcarra, el primer ministro aseguró que el Ejecutivo está tratando “de sacar adelante el proyecto Tía María”. “Si no quisiéramos la inversión, no hubiéramos dado la licencia”.
No obstante, reconoció que la suspensión de la licencia fue por la imposición del vandalismo. “Ha habido una respuesta violenta, vandálica e ilegal que está poniendo en riesgo la vida de la gente de Arequipa, que bloquea vías, que ha hecho daño a negocios. Es por ese clima (que se da la suspensión)”, señaló.
El Congreso pedirá explicaciones al gabinete por este retroceso. El presidente del Congreso, Pedro Olaechea, convocó para hoy a Junta de Portavoces para definir si se cita con urgencia a Del Solar y a Francisco Ísmodes, ministro de Energía y Minas.
“NO HAY PACTOS BAJO LA MESA”
“Este gobierno no hace pactos bajo la mesa, (…) tampoco recibe presiones en la salita del SIN”. Con estas palabras, el presidente Martín Vizcarra se defendió ayer luego de que se filtrara un audio de la cita que sostuvo con los alcaldes y gobernadores de la macrorregión sur el 24 de julio en busca de una solución del conflicto por el proyecto minero Tía María.
Para Vizcarra, en el diálogo “no hay nada irregular” e indicó que el audio fue enviado a Carlos Oliva, titular del MEF, el premier Salvador del Solar y él un día después de la reunión para intentar intimidarlos.
“Aquí ha habido un intento de intimidación. Han tenido que sacar de una conversación de cuatro horas partes que suman 5 o 6 minutos. (…) A nosotros nadie nos intimida”, dijo.
Sobre el pedido de algunos sectores políticos para que renuncien tanto el primer ministro como el titular de Energía y Minas, Francisco Ísmodes, el presidente aseguró que su gabinete se mantiene “firme y unido”.
Acoto en otro momento que no escuchará las “voces extremas” que piden la cancelación de Tía María o su impulso “a sangre o fuego”.
Fuente: Diario Perú21.

Moquegua inició paro contra proyecto de Quellaveco

Medida de protesta tiene el aval del gobernador regional. Anglo American sostiene que se ha cumplido con exigencias de la población.
Desde hoy, la región Moquegua inició un paro contra el proyecto minero de Quellaveco con el aval del gobernador regional de Moquegua, Zenón Cuevas, que indica que no se están cumpliendo los acuerdos de la minera Anglo American con la población.
“El 60% de los trabajadores son foráneos; mientras que el 40% restante son de Moquegua”, reclama Cuevas, quien indicó que la minera se había comprometido en que su fuerza laboral iba a estar conformada por un 80% de moqueguanos.
Ante ello, el gobernador ha llamado a iniciar un paro indefinido contra el proyecto, según el diario Gestión.
El proyecto cuprífero ha sido mencionado recientemente por el presidente Martín Vizcarra como uno de los proyectos mineros que ha salido adelante tras comprometerse con los pedidos de la población, panorama distinto, según el presidente, al que ocurre en estos días con el proyecto Tía María.
“He sido gobernador regional de Moquegua y el proyecto más grande es el de la minera Quellaveco. Lo hicimos con diálogo”, comentó el mandatario el último fin semana.
Hace casi un mes la empresa minera Anglo American ha señalado que no han incumplido ninguno de los 26 acuerdos tomados con la población de Moquegua desde hace siete años y que, incluso, la tasa de contratación de mano de obra no calificada supera el nivel acordado.
Según la empresa, la mano de obra no calificada que emplea en el proyecto es de 95% y de no calificada fluctúa entre el 30% y el 40%. En total, son 4,946 moqueguanos en el proyecto.
Fuente: www.semanaeconomica.com

Puntuación: 5 / Votos: 29

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *