Imprudente antiminero

[Visto: 134 veces]

¿Cómo es eso de que “hay que buscarle la forma”, señor presidente?

Por Aaron Salomón- Político.pe
Algunos coleguitas (alumnos de Derecho que desde sus cómodos escritorios ejercen “periodismo” y que nunca han reporteado) sostienen que no hay nada ilegal en el audio de Vizcarra, puesto que es una simple negociación en tiempos violentos. No, estimados: Martín Vizcarra TRAZÓ UNA ESTRATEGIA PARA REVERTIR UN PERMISO LEGALMENTE OTORGADO.
La suspensión de la licencia de construcción del proyecto minero ‘Tía María’ es el corolario de la incompetencia del presidente Martín Vizcarra. Pero aquí no se trata solo de la ineptitud harto conocida del mandatario sino que estamos hablando, tal como lo revela un audio difundido, de una vil estrategia para suspender el desarrollo económico de los próximos años.
Durante la reunión que sostuvo Vizcarra el pasado 24 de julio con el gobernador arequipeño Elmer Cáceres Llica y demás autoridades antimineras, el jefe de Estado se compromete en “preparar argumentos” para revertir el permiso otorgado a Southern Copper. Tras zanjar su posición en contra del proyecto cuprífero, el dignatario deslizó: “Hay que buscarle la forma […] Si no hay las condiciones, si hay irregularidades que ustedes conocen que se han cometido, hay que ver. Nos ayuda que ustedes mismos hagan el sustento“.
¿De qué sustento estaba hablando el presidente? Pues bien: el Consejo Nacional de Minería (sobre el que no hay que comerse el cuento de su “autonomía”, porque… ¡depende del Gobierno!) suspendió por 120 días la autorización de ejecución de ‘Tía María’ en tanto se resuelva el recurso de revisión presentado por el gobierno regional el último 19 de julio. ¿Y cuándo fue admitido este recurso? Nada menos que un día después de la reunión de Martín Vizcarra con Cáceres Llica y compañía: el 25 de julio.
Algunos coleguitas (alumnos de Derecho que desde sus cómodos escritorios ejercen periodismo, y a los que jamás he visto reporteando) sostienen que no hay nada ilegal en el audio de Vizcarra, puesto que es una simple negociación en tiempos violentos. No, estimados: el presidente trazó una estrategia para revertir un permiso legalmente otorgado. ¿Acaso no sabían ya que Southern iba a utilizar agua del mar y transportar los minerales por tren?
Todo está perdido. Ganaron los antipatriotas extremistas gracias al aval de un jefe de Estado populista, cuya permanencia en el sillón de Pizarro es insostenible. ¡Renuncie, señor! Y mientras ello ocurre, ¿por qué no un bloqueo económico al valle del Tambo? ¿No quieren que se explote el cobre de TODOS los peruanos? Pues muy bien: nosotros tampoco queremos lo que ustedes producen.
Keiko Fujimori continúa presa por pura presión mediática. Un día antes del fallo de la Sala Penal Permanente, los fiscales Vela y Pérez se despacharon en Canal N y RPP, respectivamente. Dijeron prácticamente que si Fujimori Higuchi era liberada, su “investigación” se venía abajo. Es el único argumento que les queda: KF lleva 10 meses presa y la pesquisa por supuesto lavado aún está en pañales.

Vizcarra Kaput

Por Ricardo Vásquez Kunze- Político.pe
Lo que menos debería hacer el Congreso es interferir en el tema de Tía María. Los ministros no necesitan ser llamados a dar explicaciones, interpelados o censurados. Se van a ir solitos. Vizcarra quedará al desnudo como un inútil, y esta vez no le podrá echar la culpa al Parlamento.
A Martín Vizcarra le ha estallado una crisis real en la cara, y no una de esas artificiales que ha venido vendiendo desde hace más de un año (como la de la lucha anticorrupción, la reforma de la justicia, la reforma política y, hasta hace unos días, el adelanto de elecciones generales). El presidente ha sido pescado infraganti en un plan con los antimineros para engañar a todo el mundo en el fin de buscar un pretexto para suspender la licencia de construcción de la mina Tía María, que su propio gobierno había otorgado. Y esto luego de un par de semanas de huelgas y turbas en las calles del sur del país.
Al final, tal como lo adelantó Vizcarra a sus interlocutores, la licencia de construcción fue suspendida causando que sus aliados en la coalición vizcarrista se lo reclamaran a voces en lo medios de comunicación que hasta hace poco le reventaban cohetes. Con el adelanto de elecciones en franco ocaso de la agenda pública –pese a los denodados esfuerzos de la prensa por empujarlo a como dé lugar– y con el dilema de pagar o no a Odebrecht los más de 500 millones de dólares por la venta de la hidroeléctrica de Chacglla –en el marco del “cumplimiento” del acuerdo de colaboración eficaz–, que para la opinión pública resultaría un escándalo, a Martín Vizcarra le esperan días negros.
¿Qué debería hacer el Congreso en este trance? O mejor dicho: ¿qué deberían hacer las mayorías de bancadas representadas en la Mesa Directiva? Pues lo que manda el sentido común: NADA. Martín Vizcarra y su gobierno se han metido solitos en este lío y solitos deberían salir.
Lo que menos debería hacer el Congreso es interferir en el tema presentando pedidos para que asista el ministro de Energía o el Premier a dar explicaciones ya sea en comisiones, ya sea en interpelación o que alguien invoque algún tipo de moción de censura. Digo: ¿acaso no ha sido ese siempre el pretexto de este gobierno y su antecesor así como el de sus guaripoleras y focas de la prensa para alegar “obstruccionismo”? Entonces, pues, señores: “no más obstruccionismo”. Que el país vea cómo sale Vizcarra de ese lío con sus cualidades de “gran líder” “generoso” y “desprendido” y a quién le echará la culpa esta vez de su ineptitud si el Congreso se hace de costado.
El Congreso no gana nada en averiguar de boca de un ministro mediocre cómo se va a resolver esta crisis ni por qué se le otorgó la licencia a la minera para después denegársela, y así. No tiene ningún sentido más que el de que Vizcarra se coja del Congreso nuevamente para insistir en que lo quieren destruir y no lo van a dejar gobernar. Si quiere gobernar a sus anchas,pues que gobierne. Pero para que eso ocurra y se desnuden todas sus miserias, el Congreso no debe intervenir en defensa de nadie (ni siquiera de principios como los de la estabilidad de las inversiones).
Los ministros no necesitan ser llamados a dar explicaciones, interpelados o censurados. Se van a ir solitos. ¿O cuánto creen que durarán el de Energía y Minas o Del Solar después de esto? ¿Y el de Justicia si aprueba los más de 500 millones de dólares para Odebrecht? ¿Y el equipo de fiscales Lava Jato? ¿Creen ustedes que seguirán muy campantes Vela y Pérez luego de ese desembolso?
La coalición vizcarrista ha llegado a empujar al país a su punto límite, y está a punto de implosionar por la inviabilidad de sus agendas. Lo común que todos tenían era su antifujimorismo y antiaprismo, pero las circunstancias se han desbordado (no en la calle), y eso ya no es suficiente para mantenerlos unidos. Reitero: lo mejor que puede hacer la mayoría recompuesta en el Congreso es dejar pasar el cadáver del gobierno viendo desde el balcón.

¿Quién gobierna por acá?

Por Martha Meier Miró Quesada– Diario EXPRESO
Un audio filtrado ayer sábado revela cómo Martín Vizcarra conspiró contra el país al coordinar con las autoridades arequipeñas una escalada del conflicto contra el proyecto minero Tía María, para tener una excusa y suspender la licencia. La intensificación de la protesta se logró redoblando la represión policial, que dejando varios heridos. El viernes, Vizcarra suspendió la licencia del proyecto. Mintió varios días a la opinión pública y al empresariado, pues ya todo estaba convenido. Este individuo que preside el Perú es el mismo que en un audio pasado presiona al excontralor Alarcón para favorecer el proyecto del aeropuerto Chinchero, mientras era Ministro de Transportes y Comunicaciones de Pedro Pablo Kuczynski. En lo de Arequipa, Vizcarra juega a candidato, en lo del contralor Alarcón hace de lobista de una obra turbia, innecesaria, que destruirá un paisaje arqueológico único y creará desorden y deterioro ambiental en la zona. ¿Es este el presidente que nos merecemos? Valgan verdades queda la duda si él es quien gobierna.
En Brasil, Odebrecht fue una especie de suprapoder, acá aún parecer serlo. Como le dijo el ministro de Justicia humalista, Daniel Figallo, a la hoy congresista Yeni Vilcatoma: “Odebrecht pone y saca presidentes”. Cosas de la vida la empresa familiar del presidente de chiripa fue proveedora de esa constructora. El comunista ‘Lula’ da Silva llegó a la presidencia gracias al financiamiento de Odebrecht, igual que Ollanta Humala aquí. Según el periodista colombiano Ariel Peña: “no es descartable que los sobornos de Odebrecht estuvieran orientados para fortalecer el proyecto político de Lula y Fidel Castro […] Lula Da Silva con su sucesora (Dilma) dispensó a Odebrecht para que desarrollara su labor de corrupción en países de América [en] tareas políticas a favor del proyecto marxista del foro de Sao Pablo”. ¿No están celebrando los rojos la suspensión de la licencia?
Los gremios empresariales no pueden callar la debacle económica desatada por Vizcarra. Los grandes medios deben distanciarse del Ejecutivo y cuestionar el acuerdo vende patria con Odebrecht. Keiko Fujimori, líder del partido de oposición democrática Fuerza Popular ‒agrupación que encabezó la comisión “Lava Jato”‒, sufre prisión política sin mediar acusación. El periodista de opinión y director del portal de oposicion El Montonero, Víctor Andrés Ponce, fue señalado por Gorriti, vocero oficioso de la brasilera, de haber recibido dinero sucio para consultorías. Esto a raíz de un dicho reciente del corrupto Barata. ¿Casualidad?
¿Nos gobierna Odebrecht y pretende imponer el modelo comunista del Foro de Sao Paulo? #VacanciaYa.

El Gobierno de Odebrecht

Por Mariella Balbi– Diario EXPRESO.
Hasta que saltó la liebre. El capo de Odebrecht Perú, Jorge Barata, se volvió un tenor de nota y dio algunos nombres de las personas que recibieron dinero de la oscura Caja 2. Periodistas, principalmente los opositores a este régimen, aunque en el caso del colega Víctor Andrés Ponce, Barata mintió: nunca trabajó para Odebrecht. Mencionó también a políticos y abogados, pero a ningún funcionario público ligado al crucial y mafioso tema del Gasoducto Sur.
Barata incluyó en la corrupción al expremier César Villanueva, afirmando que le dieron US$60 mil por una carretera en San Martín. En realidad se trata de una advertencia a Martín Vizcarra. Se traduce así: queremos desesperadamente los S/ 524 millones que esperamos recibir por la venta de Chaglla. Si no ocurre, te pasará lo mismo que a Villanueva. Te sacaremos información comprometedora. Como sucedió con PPK.
Los fiscales del Equipo Especial, Rafael Vela y José Pérez, están de acuerdo con este pago a Odebrecht, pese a que, según lo estipuló la jueza encargada, el acuerdo solo procede si la empresa brasileña no tiene ninguna investigación pendiente. Al igual que con el debate sobre el sexo de los ángeles, el fiscal Vela recurre a una argucia legal, afirmando que no hay investigación preparatoria –la más avanzada–, solo preliminares. Soslaya que no prosperaron porque su equipo las bloqueó. Además, en el acuerdo no se precisa el tipo de investigación.
Imaginemos si la preliminar termina en conclusiones comprometedoras como va a pasar en el Gasoducto. El país se perjudica. Algo grave debe ocurrir para que el procurador anticorrupción, Amado Enco, haya denunciado al procurador de Lava Jato, José Ramírez, antes de que este se haya pronunciado a favor o en contra del pago de los contenciosos S/524 millones. Es más, se sabía que discrepaba del fiscal Vela.
La denuncia contra Ramírez es fuerte. Él sabe el porqué. Ciertamente denota un ajuste de cuentas al interior del Ministerio de Justicia que su titular tendrá que aclarar, pero resulta en extremo ingenuo pensar que Enco es autónomo. Mientras, la protesta contra Tía María ha puesto en jaque al sur, a la minería y al país, aparte de atosigarnos convenientemente con un absurdo adelanto de elecciones.
Odebrecht juega sus cartas, ha dado nombres vistosos que nos distraerán un rato, levantando la alicaída imagen de los fiscales Vela y Pérez. La delación de Barata busca demostrar que fue bueno haber llegado a un acuerdo con la empresa brasileña, fondeando la larga lista de proyectos corruptos que tiene en su haber.
Esto se organizó desde hace un buen tiempo. Se linchó al fiscal Gonzalo Chávarry, que era un obstáculo para borrar las trazas de la corrupción del poder actual. Cierta prensa, vinculada a Odebrecht y sedienta de publicidad estatal, fue pieza clave en este desmadre que vivimos. ¿Seguirá Odebrecht gobernando el Perú?

Puntuación: 5 / Votos: 27

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *