Cuerpo y sangre de Cristo 2019

[Visto: 156 veces]

Evangelio según San Lucas 9,11b-17.
Jesús habló a la multitud acerca del Reino de Dios y devolvió la salud a los que tenían necesidad de ser curados.
Al caer la tarde, se acercaron los Doce y le dijeron: “Despide a la multitud, para que vayan a los pueblos y caseríos de los alrededores en busca de albergue y alimento, porque estamos en un lugar desierto”.
El les respondió: “Denles de comer ustedes mismos”. Pero ellos dijeron: “No tenemos más que cinco panes y dos pescados, a no ser que vayamos nosotros a comprar alimentos para toda esta gente”.
Porque eran alrededor de cinco mil hombres. Entonces Jesús les dijo a sus discípulos: “Háganlos sentar en grupos de cincuenta”.
Y ellos hicieron sentar a todos.
Jesús tomó los cinco panes y los dos pescados y, levantando los ojos al cielo, pronunció sobre ellos la bendición, los partió y los fue entregando a sus discípulos para que se los sirvieran a la multitud.
Todos comieron hasta saciarse y con lo que sobró se llenaron doce canastas.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Hace unos años visité amigos en Cochabamba, Bolivia. Viví allí, inicialmente, durante cuatro meses mientras estudié español, y luego después de tres años regresé con nuestros seminaristas bolivianos, como su rector. Una de las señas de identidad de Cochabamba es que llevan mucho orgullo en su comida. Ellos tienen el dicho de que “mientras las personas comen para vivir, los cochabambinos viven para comer”.
Comer es una de las actividades humanas esenciales en las que todos nos participar. Sabemos lo que es tener nuestros estómagos llenos, y me gustaría adivinar que todos también sabemos lo que es tener un estómago vacío. Sólo puedo empezar a imaginar el dilema de la multitud reunida en el evangelio de hoy (Lucas 9: 11b-17). Estas personas habían seguido a Jesús a “un lugar desierto”, donde podían reunirse y escuchar su predicación. Puedo imaginar que las horas pasaron, y se fascinaron escuchando sus sabias enseñanzas, pero después de un tiempo sus estómagos comenzaron a quejarse. Jesús, como Dios-Hecho-Hombre, sabía sobre el hambre humana, por lo que sentía compasión hacia la multitud. Él no quería que se desmayen o se enfermen en su camino a casa con sus estómagos vacíos. Así que, le pregunta a sus discípulos sobre comida para ellos. Teniendo en cuenta que había más de cinco mil, puedo imaginar las miradas en las caras del discípulo mientras él preguntó sobre eso. Tomó los panes y los peces que le entregaron, y él “miró hacia el cielo, dijo que la bendición sobre ellos, los partió, y les dio a los discípulos para establecer ante la multitud”. A través de su poder como Dios-Hecho-Hombre, multiplicó los pocos panes y peces para alimentar a la multitud. Él tenía el poder de transformar esos pocos artículos de comida en comida para muchos, con sobras de sobra.
Como Jesús tenía el poder de multiplicar y transformar los panes y los peces, celebramos hoy que Jesús -como Dios hecho hombre- tiene el poder de cambiar el pan en su cuerpo, y el vino en su sangre. Esta es una de nuestras creencias centrales como católicos. En la última cena Jesús no dijo: “este pan representa mi cuerpo”, o “este vino es un símbolo de mi sangre”. ¡Lo es! Es por eso que la sangre preciosa que no se consume en la masa debe ser consumida por los ministros del altar, y el cuerpo de Cristo -los anfitriones consagrados- que no se han consumido se ponen en el tabernáculo. No podemos ponerlo en la bolsa de plástico que vino, o ponerlo en la basura, porque sigue siendo el cuerpo de Cristo. Tiene el mismo color, y forma, y gusto, y la estructura molecular como antes de las palabras de consagración, pero a través del poder de Dios en esas palabras y acciones, se ha transformado en el cuerpo de Cristo.
Nuestra primera lectura del libro de Génesis (14:18-20) nos presenta a Melquisedec, el misterioso rey de Salem -de Jerusalén- que ofrece pan y vino a DIOS. Esto se da aún más importancia en el libro de Éxodo, cuando Dios instruyó a los israelitas para compartir la comida de Pascua, y entre esos elementos eran pan y vino.
Nuestra segunda lectura de la primera carta de Pablo a los Corintios (11:23-26) describe para nosotros la última cena, y la institución de la Eucaristía. Así como este pan y vino se transforman, nosotros también somos transformados por el poder de Dios.
La fiesta de Corpus Christi es una oportunidad para nosotros para renovar y profundizar nuestra comprensión y aprecio por la Eucaristía. Por desgracia, en nuestra condición humana,
lo podemos tomar fácilmente por sentado. Tenemos que recuperar esa asombro y maravilla de la primera vez. En la Eucaristía celebramos esa última cena de Jesús, celebramos a Jesús aquí y ahora presente en su cuerpo y sangre, y esperamos con interés el banquete celestial en el reino de Dios.
Si queremos ser fuertes, ser capaces de concentrarnos en el trabajo y en nuestros estudios, tenemos que estar bien nutridos. Espiritualmente, también, tenemos que estar bien nutridos para compartir en la vida de Cristo cada día, y compartir esa vida de gracia con los demás. Así como la comida que comemos se convierte en una parte de nosotros, por lo que también el cuerpo y la sangre de Jesucristo se convierten en parte de nosotros, para que podamos ser como él, y ser sus fieles discípulos y mayordomos, y hacer que se sepa. Lleno de el ‘pan del cielo’ y el ‘cáliz de la vida eterna’ estamos llamados a salir al mundo y hacer la diferencia. Es algo que no siempre podemos hacer por nuestra cuenta. En nuestra condición humana somos débiles, sujetos a la tentación y el pecado. Nuestra sincera recepción de la Eucaristía nos da la gracia de ser fuertes, resistir la tentación y el pecado, y vivir una vida que refleje que pertenecemos a Jesús.
Esta fiesta también me proporciona, como sacerdote, para recordar a la congregación acerca de la recepción de la Eucaristía. Todavía hay una hora de ayuno antes de recibir la comunión, para preparar nuestro cuerpo para recibir el cuerpo y la sangre de Jesús. Para ti esto es hasta el momento de recibir la comunión. Así que en esta misa, la comunión se distribuirá alrededor de cuarenta y cinco minutos en la misa, por lo que sólo realmente significa que quince minutos antes de que empiece la misa debemos abstenerse de cualquier alimento o bebida, excepto el agua.
Cuando te acercamos al obispo, sacerdote, diácono o ministro eucarístico que puedes recibir en la lengua, o en su mano. Las manos se deben celebrar con una mano sobre la otra en el nivel del pecho. Estamos haciendo como un ‘Trono’ para recibir el cuerpo de Jesús. Siempre sugiero que la mano con la que escribimos, con la que somos más ágiles, está en la parte inferior, para luego tomar el anfitrión de la mano abierta y ponerlo en la boca. Antes de moverte de tu lugar, por favor consume el anfitrión. Moverse rápidamente con el anfitrión todavía en la mano puede resultar en el anfitrión cayendo al suelo. Si usted es un adulto, o si ha recibido el sacramento de la confirmación, también puede recibir la sangre preciosa, que el ministro de la izquierda o derecha le ofrecerá. Al igual que en la distribución del anfitrión el ministro dice “el cuerpo de Cristo”, el ministro del cáliz dirá: “la sangre de Cristo”, a la que usted responde “Amén”. Este “Amén” proclama que creemos que este es el cuerpo de Jesús, esta es la sangre de nuestro Salvador.
Hoy, que nuestra participación en esta Eucaristía, y nuestra recepción del cuerpo y la sangre de Cristo nos nutren y nos llenan de la gracia de Dios para compartir su vida unos con otros, en casa, en el trabajo y en la escuela, y entre nuestros amigos. Al igual que la multitud que se comió los panes y los peces ese día con Jesús, así también, al recibir este ‘pan del cielo’ y el ‘cáliz de la vida eterna’ vamos a estar “satisfechos”. Entonces, vamos a “comer para vivir”, vive la vida de Dios aquí y ahora y comida para el viaje en la vida por venir.

Puntuación: 5 / Votos: 18

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *