Santísima Trinidad 2019

[Visto: 250 veces]

Evangelio según San Juan 16,12-15.
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:
“Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las pueden comprender ahora.
Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él los introducirá en toda la verdad, porque no hablará por sí mismo, sino que dirá lo que ha oído y les anunciará lo que irá sucediendo.
El me glorificará, porque recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes.
Todo lo que es del Padre es mío. Por eso les digo: Recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes”.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Cuando estaba en mi primer año de Universidad, tomé un curso de religión universal. Un día el profesor nos contó una historia -un mito- para ayudarnos a entender el aspecto del misterio, un tema tan frecuente cada vez que hablamos de fe y creencias. Es la historia de un pájaro y un pez. El pez se encontró un día demasiado cerca de la orilla, y una gran ola lo varaba. Se esfuerza por volver al agua cada vez que una ola entró, pero no sólo no estaba teniendo suerte, sino que se estaba agotando de toda la lucha. De repente un pájaro voló al lado de los peces, habiendo visto su angustia, y dijo: “no te preocupes, Sr. Pez, puedes volar conmigo a mi nido”. por supuesto, el pez no tenía idea de lo que era volar, y ni idea de lo que era un nido. Volar y el nido eran reales, lo sabemos, pero no para los peces. A veces en nuestra expresión y lenguaje nos encontramos en la misma situación, tratando de entender y explicar algo que está más allá de nuestra experiencia, más allá de nuestra comprensión.
La fiesta de la Santísima Trinidad es sólo una ocasión cuando podemos sentirnos como el pez, tratando de comprender lo que se ha revelado acerca de las realidades celestiales que están más allá de nuestra experiencia e imaginando. En el Evangelio (Juan 16:12-15) Jesús nos habla acerca de su padre, y sobre el Espíritu Santo. Él habla de su íntima unión con el padre, y que el espíritu te “declaro las cosas que están llegando”. Jesús nos invita en relación con el Padre y el Hijo: tres personas, sin embargo, un Dios.
Nuestra primera lectura, del libro de Proverbios (8:22-31), nos habla de la creación. Las tres personas de la trinidad existieron juntas, cada una se hizo manifiesta en diferentes momentos en la historia humana, y de diferentes maneras. Esta lectura también nos cuenta cómo Dios “encontró deleite en la raza humana” y que quiere entrar en relación con nosotros. Él nos creó, y él nos ama, y envió a su hijo, Jesús, para compartir nuestra humanidad y para salvar a nosotros.
En nuestra segunda lectura, de la carta de San Pablo a los romanos (5:1-5): San Pablo da testimonio de la Trinidad. Él dice: “tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”. Él está reconociendo que Jesús se ha convertido en ese ‘puente’ entre el Padre y nosotros. A través de Jesús tenemos la plenitud de la revelación sobre el Padre. El Espíritu Santo se nos revela como la fuente de la gracia y la virtud “que nos ha sido dada”. La semana pasada, en la fiesta de Pentecostés, celebramos esa gloriosa venida del Espíritu Santo en la historia humana.
A lo largo de la escritura sagrada, al igual que en numerosas referencias en las oraciones de la Eucaristía se nos recuerda nuestra vida con el Padre, Hijo y Espíritu Santo. Nuestras oraciones masivas están dirigidas al padre, en unión con Cristo nuestro Salvador, a través de la gracia del Espíritu Santo. Tomen un aviso especial hoy, durante la liturgia: cuán a menudo se refiere a la Trinidad, comenzando con el signo de la cruz al principio de la misa. Entonces somos recibidos con “la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor de Dios (el Padre), y la comunión del Espíritu Santo sea con todos ustedes”. Una y otra vez se escucha la trinidad proclamada.
Al igual que tenemos una relación única con cada persona en nuestra vida, creo que es importante para nosotros mirar más de cerca sobre cómo nos relacionamos con cada una de las tres personas de la Santísima Trinidad. Entonces podemos apreciar realmente a cada persona de la Trinidad y ‘trabajar en’ esa relación.
Para la mayoría de la gente el Padre es fácil de relacionarse, como Él es el creador, revelado en el antiguo testamento y proclamado por Jesús, su hijo. Experimentamos su presencia en la creación a nuestro alrededor, y tenemos asombro y asombro por todo lo que él ha hecho, especialmente en la raza humana. Él nos creó para conocer, amar y servirle. Nuestras oraciones al padre están a menudo llenas de gratitud por su creación, y cómo nos ha creado.
Jesús es fácil para que nos relacionemos porque él era uno como nosotros en todas las cosas (excepto el pecado). En los evangelios caminamos con Jesús, escuchamos a Jesús, vemos a Jesús, tocamos a Jesús, y somos tocados por Jesús. Él es nuestro amigo y guía, el que nos llama al discipulado y a la administración. Sentimos su apoyo, y su reto, como lo hacemos en cualquier amistad en la vida. Todos tenemos una ‘Historia’ con Jesús, comenzando en nuestra infancia, y madurando y cambiando a medida que nos envejecemos, maduramos y nos desarrollamos. Podemos mirar fácilmente hacia atrás y reconocer cómo nuestra imagen de Jesús ha cambiado a lo largo de nuestra vida, evolucionando de acuerdo a circunstancias y eventos.
El Espíritu Santo, me parece, es más difícil de describir y más difícil de describir a la gente. El Espíritu Santo nos acompaña y nos anima en nuestra vida con el padre y el hijo. Él nos inspira y nos ilumina, si estamos abiertos a él. Algunas de las palabras utilizadas para describir el Espíritu Santo me ayudan a reconocer su papel en mi vida. Una de estas palabras es: ‘Defensor’, que el espíritu está ‘de mi lado’, defendiendo y me ayuda a hablar en oración. Otra hermosa palabra es la ‘Paráclito’. Esta palabra significa, “el que oye el grito de los pobres” ¡Guau! Qué palabra tan importante para el Espíritu Santo. Él está conmigo en mi necesidad, en mi vulnerabilidad, confusión y miedo. Nunca estoy solo siempre y cuando me dirijo al espíritu por las gracias y las bendiciones que me esperan.
Tres personas, sin embargo, un Dios. Tres amistades y relaciones distintas, sin embargo, un Dios. Una vez más, como ese pez, podemos estar en una pérdida por las palabras que no encontramos para expresarnos: ¿cómo articular estas relaciones entre los miembros de la Santísima Trinidad?, y nosotros mismos con cada uno. Lo importante, sobre todo en esta fiesta de la Santísima Trinidad, es que buscamos experimentar, expresar, que queremos hacer que se sepa y compartirlo con los demás, para que puedan crecer en esa relación, con el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo.

El Comité Electoral Universitario, en sesión celebrada el 12 de junio del 2019, declaró la invalidez de los resultados de las elecciones de representantes de los graduados ante la Asamblea Universitaria, realizadas el 6 y 7 de junio del 2019, debido a que sufragó el 7.78% del total de electores, no habiéndose alcanzado en consecuencia el porcentaje mínimo de 10% que exige el artículo 15° del Reglamento de Elecciones de Representantes de los Graduados ante los Órganos de Gobierno de la Universidad.
Fuente: www.puntoedu.pucp.edu.pe

Puntuación: 5 / Votos: 23

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *