El gran mentiroso

[Visto: 202 veces]

LOS QUE SE PASAN LA VIDA ACUSANDO A LA IGLESIA SON AMIGOS DEL DIABLO DICE EL PAPA FRANCISCO

Por Luciano Revoredo- www.laabeja.pe
Una multitud se agolpa desde muy temprano en las inmediaciones de la Plaza de San Pedro, se va formando una enorme cola. Es miércoles y el Papa estará en la tradicional Audiencia General. Van llegando religiosos, monjas, jóvenes, familias, todos ávidos de escuchar la palabra del Pontífice.
Pronto estará lleno el auditorio Paulo VI. Su aforo de más de cinco mil personas cubierto totalmente. Hay una gran inquietud en el ambiente. Cantos, vivas, oraciones. Finalmente el momento esperado. La Guardia Suiza abre las grandes puertas e ingresa el Papa Francisco.
9. 30 de la mañana. La emoción es muy grande. Ingresa saludando a la gente. Saluda a los cardenales presentes, uno por uno y finalmente se sienta para iniciar la Audiencia.
Es una fecha importante, se va a iniciar el Encuentro para la Protección de los menores en la Iglesia, que el mismo ha convocado. La prensa está atenta a lo que el Papa va a decir.
En las calles de Roma hay una cumbre paralela, ECA (Ending Clergy Abuse) ONG internacional que trafica y vive de las víctimas de los casos de abuso en la iglesia, sin discriminar entre casos reales o inventados, y cuyo fin es poner a la Iglesia ante tribunales internacionales acusada de crímenes contra la humanidad,ha organizado una serie de actividades para llamar la atención. Mientras el Papa está en la audiencia el Cardenal Charles J. Scicluna, se reunirá y escuchará a un grupo de victimas. Entre ellas el periodista peruano Pedro Salinas Chacaltana, que presuroso aclara a los medios presentes que él no es víctima de abuso sexual. ¡Faltaba más!
El mensaje del Papa se centra en el amor, el amor de Dios, que es perfecto. Habla de la Iglesia que es Santa y perfecta porque es la esposa de Cristo. No así las personas que la conforman. Los humanos tienen el sello del pecado. Por eso su amor a Dios y su pertenencia a la Iglesia no son perfectos. Humanamente la Iglesia puede fallar, pero debemos amarla.
Recordó al Santo Padre Pío de Pietrelcina. Lo puso como ejemplo de amor a la Iglesia. “Él la amaba a pesar de las adversidades, a pesar de los errores, a pesar de los pecadores…”
Pero también se refiere a aquellos que sólo critican y atacan a la Iglesia. Esos que se dedican exclusivamente a criticar a la Iglesia: “No podemos pasarnos la vida acusando, acusando y acusando a la Iglesia. ¿Quién es el gran acusador? ¿Quién es…? – algunos asistentes responden tímidamente “…el diablo” y el Papa asiente- Claro, el diablo… no diré que son sus hijos porque el diablo no tiene hijos, pero son sus amigos. Primos y familiares…”
Se inicia así un momento histórico y crucial para la iglesia. Las cosas están claras. Como católicos debemos estar preparados. Viene una tormenta. Vienen también muchas mentiras. Hay que estar atentos a los verdaderos fines de la Iglesia que es santa y perfecta. Que los objetivos y la agenda no los pongan los amigos del maligno.

Abusos, una “contra-cumbre” desafía al Vaticano

Por ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ- Vatican Insider.
La prensa ya la bautizó como “contra-cumbre”. O encuentro paralelo. Organizaciones de defensa de las víctimas de pederastia se han movilizado en grupo a Roma para hacer llegar su mensaje a la asamblea mundial de obispos sobre los abusos sexuales, convocada esta semana por el Papa. Están coordinadas por el proyecto de justicia global “Ending Clergy Abuse” (ECA, fin al abuso clerical) y ya lograron su primer objetivo: serán recibidos por los organizadores de la reunión en el Vaticano.
Será este miércoles 20 de febrero, a las 11:30 de la mañana, cuando una comitiva formada por unas 10 personas sea recibida por los colaboradores más cercanos de Francisco en materia de combate a los abusos. El cara a cara tendrá lugar en una oficina de la Santa Sede, hasta ahora mantenida secreta para “garantizar la serenidad” de los participantes.
Formarán parte de la delegación Miguel Ángel Hurtado, víctima española y referente de la organización Infancia Robada; famoso por su participación en la serie documental Examen de Conciencia, de reciente lanzamiento en la plataforma Netflix. El promotor del diálogo es Juan Carlos Cruz, una de las más famosas víctimas del sacerdote chileno Fernando Karadima. Él mantiene comunicación con Charles Scicluna, arzobispo maltés y enviado del Papa a investigar los abusos en la Iglesia chilena.
Tanto Scicluna como el cardenal arzobispo de Chicago, Blase Cupich, escucharán reclamos y recibirán exigencias. Con ellos, se ocupará de la iniciativa el ex director de la Sala de Prensa del Vaticano y sacerdote jesuita, Federico Lombardi. Su rol es clave, ya que fue elegido por el pontífice como moderador de la cumbre de obispos. Con su proverbial paciencia y espíritu flemático, se mostró disponible a recibir mensajes (principalmente por escrito) de todos aquellos que quieran manifestar sus inconformidades.
“Se avanzó el deseo de reunirse antes de la reunión con un grupo limitado de representantes de víctimas de distintos países, de distintos continentes y asociaciones, pienso que será una decena de personas, para que puedan expresar libremente sus opiniones, sus expectativas y sus deseos en vista de este momento tan importante de la Iglesia y poder tomarlo en cuenta, sea en el contexto del encuentro sea en el contexto del seguimiento, lo que seguirá”, explicó el también presidente de la Fundación Ratzinger-Benedicto XVI.
En una conferencia de prensa este lunes 18 de febrero no quiso anticipar mayores detalles sobre la cita del miércoles. Aunque anticipó que los asistentes sí son libres de hablar al respecto, siempre que lo deseen. Y aclaró que no está previsto un saludo de ellos al Papa Francisco, al margen de la conversación.
Este ejercicio busca distender un ambiente romano por demás candente, en estos días de cumbre anti-pederastia. Es que, las organizaciones que llevan años denunciando abusos en diversas latitudes han visto en el Encuentro para la Tutela de los Menores, que iniciará este jueves 21 de febrero, una oportunidad de oro para captar la atención mediática y hacer llegar su mensaje.
Por eso montaron un intenso calendario de actividades, que incluyen conferencias públicas esparcidas por la capital italiana y algunas protestas públicas, incluso en las inmediaciones de la Plaza de San Pedro.
Ya este lunes 18 se notó cuánto interés las víctimas despiertan en la opinión pública internacional, justo afuera de la sala de prensa vaticana. Ahí mismo, en la calle, los activistas de ECA se hicieron presentes tras la conferencia oficial de presentación de la cumbre episcopal e inmediatamente los periodistas se arremolinaron en torno a ellos.
“Estamos esperando que esa palabra tolerancia cero cobre cuerpo, se haga práctica, que no sea una frase hueca, que no sea pura demagogia, que no sea una frase echada al aire y se quede ahí nada más. Hasta el día de hoy ha sido así, salvo en el caso de Chile donde el Papa Francisco, luego de haber metido la pata, en Roma descubrió que las víctimas existen, que están exigiendo una reivindicación tanto por parte de la Iglesia como por parte de la sociedad civil”, advirtió ahí Pedro Salinas, periodista peruano que sacó a la luz los detalles de los abusos al interior de la sociedad de vida apostólica Sodalicio de Vida Cristiana, perpetrados por su fundador Luis Fernando Figari y algunos de sus colaboradores más cercanos, entre ellos Germán Doig.
Y continuó: “Quisiera confiar en que van a cambiar algunas cosas, pero para ello deben tomar acciones concretas, quizás una comisión de la verdad que funcione en cada país donde la Iglesia católica tiene una presencia importante, hegemónica, y que no sea integrada únicamente por miembros del clero sino que participen también personas de la sociedad civil autónoma, independiente y con una mirada crítica de las cosas. Si eso no ocurre, lamentablemente seguiremos al juego de la palabrita tolerancia cero sin que ello se concrete en nada específico”.
Justo en este aspecto de la “tolerancia cero” insistieron prácticamente todos los activistas entrevistados, entre ellos -por ejemplo- el ya citado Miguel Ángel Hurtado y Alberto Athié, ex sacerdote mexicano famoso por su cruzada de denuncia sobre los abusos del fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel Degollado.
“Sería muy importante que el Vaticano clarificase qué se entiende por ‘tolerancia cero’, porque es un concepto que el Papa Francisco repite una y otra vez. En los países más avanzados significa que si un sacerdote abusa una vez de un niño se va a la calle, se le echa del sacerdocio, pero esa definición se está aplicando, a duras penas, en Irlanda y en Estados Unidos, en España hay sacerdotes condenados por la justicia tras admitir los crímenes que siguen formando parte de la Iglesia. Esa tolerancia cero de los obispos españoles no se la cree nadie”, disparó Hurtado.
Si bien mantuvo un alto escepticismo sobre los resultados de la cumbre convocada por el Papa, también la consideró “positiva” porque, gracias a ella, “los ojos del mundo están puestos en el Vaticano”.
“El principal problema en la Iglesia no son los abusos, que son graves, sino la impunidad. Es creerse que el clero está por encima de la ley, que si una persona civil comete un delito va a prisión, si un sacerdote abusa de un menor con cuatro aves marías y tres padres nuestros el problema se soluciona. Hay que dejar bien en claro, los abusos a menores son delito y deben ser juzgados por los jueces, no por los obispos”, continuó.
“Lo de la tolerancia cero se puede entender de una manera o de otra, porque a final de cuentas asumes las cosas como mejor te convenga”, apuntó, por su parte, Athié, quien anticipó que la expectativa de los grupos de víctimas sobre la cumbre de obispos es que, finalmente, se tome la decisión de no permitir más encubrimientos a depredadores ni a obispos que manejan a discreción las denuncias. Asimismo, se mostró escéptico sobre la voluntad del propio Papa Francisco de ir a fondo.
“En términos de lenguaje es un gran mensajero y sabe usar la comunicación de manera estratégica muy bien, pero eso no quiere decir tomar decisiones y llevarlas a cabo. En ese aspecto ha sido el Papa que más ha condenado, que más ha calificado de forma negativa los actos, que ha incluso cambiado su política de no proteger a los encubridores”, estableció.
Y apuntó: “(Debemos decir) basta con el mecanismo que ha permitido el encubrimiento y, a partir de ahora, todo clérigo que haya cometido un abuso debe ser juzgado de acuerdo con la autoridad civil que le corresponda. El Papa tiene en sus manos este cambio y de orden para que cada quien asuma su responsabilidad, según le toque. Se que eso tiene un costo muy alto, pero hay que saber pagar costos en la vida”.

MÁS MENTIRAS DE PEDRO SALINAS AL DESCUBIERTO

Por Luciano Revoredo- www.laabeja.pe
Pedro Salinas es un hombre de grandes contradicciones. Se dice liberal de derechas pero juega como titular del equipo de los progres. Dice que el Papa es un cabrón, pero luego dice que confía en él. Denuncia a Virgilio Levaggi de haber abusado de él, pero se mantuvo cerca a él muchos años después de los supuestos abusos, incluso trabajando a su lado en una conocida ONG. Denuncia a la cúpula fundacional del Sodalicio sin embargo mantiene una gran amistad con el ex cura Capelleti, precisamente uno de los de la generación fundacional y superior de la casa de San Bartolo que el propio Salinas ha hecho famosa. Hoy mostraremos una grave contradicción de este maestro de la mentira.
Lo hemos escuchado y leído innumerables veces acusando los abusos sexuales, psicológicos y físicos que según su versión se daban al interior del Sodalicio. Hemos leído también sus testimonios dramáticos de como en esa institución lo sometieron a diversos maltratos, como le impidieron reconciliarse con su padre que lo había abandonado años atrás y que le escribía arrepentido desde Venezuela. Hemos leído como se retiró en 1987 por todos estos temas.
Sin embargo, hemos encontrado que el 18 de febrero de 2001, es decir catorce años después de su retiro, publicó un interesante artículo en el diario Correo. Se trata de una dolida semblanza sobre Germán Doig que acababa de fallecer. Pero ese no es el tema, sino que en el mismo artículo se encuentran algunas referencias al Sodalicio que son dignas de mención.
Es evidente al leerlo que guarda una simpatía por la institución. Hace referencia a la condición de soldado  de Dios y Guerrero de Cristo de Doig, muy en el sentido de la espiritualidad y la terminología sodálite, que ahora denuncia como parte de una estructura y una cultura de abuso. Quizás hasta muestra una cierta nostalgia cuando emocionado dice que en el entierro de Doig “con el himno sodalite replicando en mi interior…”, es decir no sentía ningún rechazo por la institución que lo había perjudicado y abusado de él tanto tiempo. Lo añoraba, llevaba el himno en el interior.
Curiosamente lo hemos también escuchado decir que en el año 2000 ya había hablado de los abusos con algunos líderes sodálites. Es decir ya no podría escribir las cosas que escribió en esa nota sin caer en patética contradicción. ¿Había sido víctima o no? Y si había sido víctima cabe preguntarse sobre el sentido de estas concesiones y afectos al victimario.
Grandes contradicciones de Salinas Chacaltana. Sólo hay dos opciones o miente deliberadamente siguiendo una agenda perversa o es un caso patológico de esquizofrenia. Nos inclinamos por lo primero. Es un gran mentiroso que ha hecho de la mentira su modo de vida y subsistencia. Hoy se encuentra en Roma mintiendo.

Germán Doig

Por Ricardo Vásquez Kunze– Político.pe
Mi querida amiga María del Pilar Tello ha respondido –en virtud de la absoluta libertad de expresión que practicamos en POLÍTICO.PE– con un artículo que discrepa con uno mío sobre el tema de la querella interpuesta por el obispo de Piura, monseñor Eguren, al periodista Pedro Salinas. Y, aunque yo me ratifico en cada uno de mis argumentos, le voy a responder a María del Pilar con uno mucho más poderoso que el mío.
Hace poco, el portal La Abeja “hurgó en la memoria” y encontró un artículo fechado el 18 de febrero de 2001, publicado en el diario Correo, escrito por el periodista Pedro Salinas. Lo transcribo omitiendo solamente las reflexiones generales del periodista sobre la muerte de familiares porque no son de interés aquí (las negritas, las mayúsculas y el subrayado son míos):
Escribe Salinas:
“Soldado de Cristo
El pasado 13 de febrero murió sorpresivamente, a los 43 años, Germán Doig, vicario del Sodalitium Christianae Vitae, organización católica a la que pertenecí alguna vez, Y A LA QUE  LE AGRADEZCO PARTE DE MI FORMACIÓN.
Su muerte también me ha estremecido. La última vez que lo vi fue hace varios meses. Lo entrevisté en mi programa de radio en 1160, a propósito de la publicación de su último libro. No lo veía después de varios años. Con menos pelo y una barba que yo no conocí tan canosa, EL ENCUENTRO FUE SUMAMENTE RECONFORTANTE.
GERMÁN ERA UN SER HUMANO COMPLETO. Disciplinado, de esos que trabajan con convicción, cuya oratoria se se basaba en la acción. DE AQUELLOS QUE CAMINAN SIEMPRE POR LA SENDA DEL HONOR. Brillante en lo intelectual, SÓLIDO EN SUS AFECTOS, consecuente con sus creencias. Germán era, en buen romance, un soldado de Dios, un guerrero de Cristo.
Me enteré el día de su entierro, por otro amigo del Sodalitium, que Germán quería verme por estos días. Nunca sabré para qué. Ya no importa. Cuando le dieron sepultura a Germán, con el himno sodálite replicando en mi interior, descubrí el sentido de los entierros: QUE UN HOMBRE DEMUESTRA CON SU  VIDA QUE ERA DIGNO DE MORIR, QUE SUS PENSAMIENTOS Y ACCIONES  LO HACEN MERECEDOR DE LA INMORTALIDAD.
La muerte tiene, además, la virtud de quienes, como Germán, TUVIERON UNA VIDA EJEMPLAR. Y si, al final, se sigue viviendo en la memoria de quienes se dejó atrás, entonces, eso no es morir”.
Puede leer la captura del artículo original haciendo clic aquí.
Querida María del Pilar, para mí el tema ha concluido. No digo una palabra más.

Puntuación: 5 / Votos: 30

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *