Celebramos el Bautismo del Señor

[Visto: 252 veces]

Hoy la Iglesia celebra el Bautismo del Señor

Evangelio según San Lucas 3,15-16.21-22.
Como el pueblo estaba a la expectativa y todos se preguntaban si Juan no sería el Mesías, él tomó la palabra y les dijo: “Yo los bautizo con agua, pero viene uno que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de desatar la correa de sus sandalias; él los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego.
Todo el pueblo se hacía bautizar, y también fue bautizado Jesús. Y mientras estaba orando, se abrió el cielo y el Espíritu Santo descendió sobre él en forma corporal, como una paloma. Se oyó entonces una voz del cielo: “Tú eres mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección”.No hay descripción de la foto disponible.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Recuerdo que uno de mis amigos me dijo que aprendió mucho acerca de su padre -y su relación- en el momento de la visita en la funeraria, cuando su padre había muerto. Su relación tuvo momentos difíciles. Estaba tan sorprendido cuando muchos de los amigos de su padre y compañeros de trabajo se acercaron a él y le dijeron lo orgulloso que estaba su padre de él, y con qué frecuencia hablaba con ellos sobre sus logros. No estaba seguro de si esta gente sabría siquiera que tenía un hijo, y mucho menos que estaba orgulloso de él. Se sorprendió, porque rara vez recordaba a su padre que lo felicitara o le decía a su cara que estaba orgulloso de él, o incluso que él lo amaba. ¡Triste, pero cierto!
Pensé en eso cuando leí el evangelio de este fin de semana -el bautismo del Señor- (Lucas 3:15-16, 21-22). Donde se relata el bautismo de Jesús en el río Jordán por Juan el bautista. Dios Padre lo hace evidente: “este es mi amado hijo; contigo estoy bien contento”. El Padre no dejó ninguna duda en la mente de los presentes -y Jesús- que este era su hijo, que él lo amaba, y que él estaba contento con él. Esta manifestación fue una fuente de alegría para Jesús, y un reconocimiento a la gente de la divina presencia del Hijo de Dios entre ellos.
En nuestra primera lectura, del libro del profeta Isaías (42:1-4, 6-7), espejo de las palabras del evangelio: que Dios está contento, y que ha puesto su espíritu en su siervo. Jesús es el cumplimiento de esta profecía, como Dios-Hecho-Hombre. Las palabras reflejan la ternura de Dios: que él los ha “captado por la mano”, y “los formó”. Ha hecho un pacto con el pueblo, y les ha dado su bendición. Compartimos el nuevo pacto a través de la sangre de Jesús, sellado en nuestro bautismo.
En la segunda lectura de los Hechos de los apóstoles (10:34-38) Pedro predica a la gente que busca a Cristo, tal como lo hizo juan el Bautista. Todos ellos son hijos de Dios, y se les llama para ser hermanos y hermanas unos de otros. A través de su bautismo comparten en la vida de Dios, y pertenecen a la familia de Dios.
A medida que celebramos la fiesta del bautismo del Señor, se nos permite la oportunidad de reflexionar sobre nuestro propio bautismo, y lo que significa para nosotros.
Aunque intelectualmente sabemos que “pertenecemos” a Dios a través de nuestro bautismo, no siempre es fácil para la gente “sentir” eso. Para algunas personas he encontrado que esto yace en su duda sobre el amor de Dios por ellos. Así como el hombre de mi historia dudaba del amor y el “sentir” de su padre, a veces nosotros también -en nuestra condición humana- podemos dudar del amor de otro, incluso de Dios. A veces la gente me ha expresado su miedo de que Dios no los pueda amar, porque si Dios sabe todo sobre mí, todos mis pensamientos y sentimientos más íntimos, ¿cómo me puede amar? Sobre todo cuando experimentamos que otras personas no nos aman, debido a las cosas que decimos y hacemos, es natural que Dios no nos querría. Sin embargo, Dios es Dios, y él no está limitado por nuestra lógica humana. Su amor es incondicional y un regalo gratis. Nosotros no lo ganamos. Es nuestro porque él nos creó. Dios nos asegura que somos amados, y que estamos llamados al amor. Dios está “bien satisfecho” con nosotros, como él estaba con Jesús.
Otro desafío para algunas personas es la falta de sentimiento de pertenencia a la iglesia, específicamente a la comunidad parroquial. Aunque hemos hecho avances como iglesia, todavía tenemos que ser más acogedores y amistosos en nuestra comunidad parroquial. Recuerdo una parroquia en Canadá donde trabajé, que cuando me fui de allí le dije a la gente “si no te llamo por nombre, no sé tu nombre”. Tengo un buen recuerdo para los nombres, afortunadamente. No sé tú, pero significa mucho para mí cuando la gente me llama por mi nombre.
A veces los feligreses se sientan cerca de la misma gente durante años, y no tienen ni idea de su nombre. Se ven el uno al otro en el supermercado y sonríen, pero no tienen idea de su nombre. Por desgracia, esto también significa que no estamos realmente conectados, aunque pertenecemos a la misma comunidad de fe y culto juntos. Esto es desafortunado, y tenemos que tomar medidas concretas para decir: “te veo todo el tiempo, pero no sé tu nombre”. Puede que sea vergonzoso al principio, pero los resultados de ello valen la pena, porque entonces Nos sentimos más comprometidos no sólo con el otro, sino con la parroquia y la iglesia.
Nuestro bautismo no se trata sólo del día de nuestro bautismo, sino de cómo vivimos nuestras vidas a diario. La fiesta del bautismo del Señor nos llama a profundizar esa vida con Dios, para reconocer lo “contento” que Dios está con nosotros, y lo que significa pertenecer al pueblo de Dios. Necesitamos a DIOS. Dios nos necesita, y nos necesitamos unos a otros.
Hoy es la fiesta de Santa Margarita Bourgeoys, la primera santa canadiense

Santa Margarita Bourgeoys

Fue una religiosa que prestó gran ayuda a colonos y soldados en Canadá, y trabajó para asegurar la formación cristiana de las jóvenes, fundando para ello la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de Montreal.
Margarita Bourgeoys nació en Francia en 1620. Desde la edad de 20 años dedicó su vida totalmente a los más necesitados luego de tener un encuentro con el Señor el día de la fiesta de la Virgen del Rosario.
En 1653 llegó a Montreal (Canadá), entonces colonia francesa, y allí se dedicó junto a sus primeras hermanas a impartir instrucción cristiana a escuelas y parroquias hasta el día de su muerte en el año 1700.
En 1668 inauguró la primera escuela de Montreal con una docena de alumnos. Y cuando estuvo de regreso en Francia, entre 1670 y 1672, consiguió la aprobación del rey Luis XIV para fundar la Congregación de Nuestra Señora.
Es así que Margarita fundó en 1676 la primera congregación femenina sin clausura de la historia de la Iglesia.
Murió el 12 de enero de 1700 en Montreal, Canadá. Fue beatificada por el Papa Pío XII en 1950 y canonizada en 1982 por San Juan Pablo II.
Fuente: ACI Prensa.

Puntuación: 5 / Votos: 17

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *