Epifanía

[Visto: 148 veces]

Evangelio según San Mateo 2,1-12.

Cuando nació Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén y preguntaron: “¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo”.
Al enterarse, el rey Herodes quedó desconcertado y con él toda Jerusalén.
Entonces reunió a todos los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo, para preguntarles en qué lugar debía nacer el Mesías.
“En Belén de Judea, le respondieron, porque así está escrito por el Profeta: Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Judá, porque de ti surgirá un jefe que será el Pastor de mi pueblo, Israel”.
Herodes mandó llamar secretamente a los magos y después de averiguar con precisión la fecha en que había aparecido la estrella, los envió a Belén, diciéndoles: “Vayan e infórmense cuidadosamente acerca del niño, y cuando lo hayan encontrado, avísenme para que yo también vaya a rendirle homenaje”.
Después de oír al rey, ellos partieron. La estrella que habían visto en Oriente los precedía, hasta que se detuvo en el lugar donde estaba el niño.
Cuando vieron la estrella se llenaron de alegría, y al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones: oro, incienso y mirra.
Y como recibieron en sueños la advertencia de no regresar al palacio de Herodes, volvieron a su tierra por otro camino.

Homilía del Padre Paul Voisin CR, Superior General de la Congregación de la Resurrección:

Como se ha reflejado en las lecturas para este domingo, la fiesta de la epifanía, un dicho se me viene a la mente: “lo que encuentras dependerá de lo que estés buscando” ya que siempre me gusta empezar con una historia que habla del mensaje básico que creo el Señor me está llevando a explorar y compartir, empecé a pensar en buscar y encontrar. Me vino a la mente un ejemplo. En Julio de 2013 pasé tres días en Venecia, Italia. Fue mi tercera vez en Venecia, y he aprendido a encontrar mi camino dentro y fuera de las islas, sus puntos destacados, y -debo confesar- sus tiendas. Realmente buscaba el cristal de murano, no especialmente para mí mismo tanto como para regalos para mi familia y amigos. Cuando fui por mis compras sabía exactamente lo que quería, y dónde encontrarlo. No pasé mucho tiempo buscando cosas que no estaban en mi mente y en mi lista. Sabía lo que quería, y fui a por ello. Debo decir que me puse en el tren para Roma, feliz, habiendo encontrado lo que estaba buscando.
Pensé en “lo que encuentras dependerá de lo que estés buscando” cuando leí por primera vez el evangelio de este domingo (Mateo 2:1-12). ¿Qué estaban buscando los reyes magos? Se cree que eran astrólogos, de ahí su interés en la lectura de las estrellas. Los Reyes magos estaban buscando a este rey de los judíos nacido a tiempo. Lo estaban buscando para nobles propósitos, para verlo y conocerlo. Él iba a ser un gran personaje, de acuerdo con sus estudios y creencias, y querían conocer a este “recién nacido rey de los judíos”. Trajeron tres regalos significativos para simbolizar la vida que creían que este niño llevaría: oro para representar Su Majestad y gloria, el incienso que hablaba de la misteriosa acción de Dios, y la mirra que representaba su muerte. Sabían lo que estaban buscando, y la estrella los llevó milagrosamente a encontrar lo que estaban buscando.
Lo misterioso como lo reflejaba en las lecturas fue que los reyes magos no sabían en qué forma se llevaría esta manifestación de lo que estaban buscando. Es por eso que, buscando al rey de los judíos, fueron al rey de Palestina, Herodes, pensando tal vez que este niño estaría en un palacio real y de una familia real. Sin embargo, lo encontraron en una simple vivienda en Belén con María y José, un carpintero y su esposa.
En nuestra primera lectura del libro del profeta Isaías (60:1-6) Dios revela que ” tu luz ha llegado”. La oscuridad ya no cubrirá la tierra, sino que el “Señor brilla”, vino a iluminar las personas y naciones. Aquellos con fe en las promesas de Dios vendrán a él y ellos estarán radiantes en lo que ven. El oro y el incienso serán llevados hacia adelante. Jesús la luz, revelada por la estrella brillante, ha llegado al mundo y ha cumplido esta profecía. Si buscamos la verdad; si buscamos la revelación; y si buscamos la voluntad de Dios, esto es lo que encontraremos: la fuente de la verdad y la revelación, el cumplimiento de la voluntad de Dios en la persona de Jesucristo, nacido en el pesebre en Belén.
En nuestra segunda lectura de la carta de San Pablo a los Efesios (3:2-3 A, 5-6) San Pablo nos asegura que Dios se revelará a sí mismo, y vamos a recibir la gracia de Dios. Durante siglos, la gente de fe esperaba esta manifestación de Dios y aquí estaba en la persona de Jesucristo proclamada por Pablo a los paganos de Éfeso. San Pablo ya comienza a hablar de la universalidad de la venida del Cristo, no sólo para el pueblo elegido -los judíos- sino para los gentiles, para ser “miembros del mismo cuerpo, y copartícipes en la promesa de Cristo Jesús”. Todos van a ser salvados por este señor y salvador, Jesucristo.
Vuelvo a mi reflexión sobre las palabras “lo que encontramos dependerá de lo que estamos buscando”. ¿Qué estamos buscando? ¿Cuál es la “Estrella” que estamos siguiendo?
Aquí, de una manera simplista, podemos ver dos estrellas subiendo, las cuales nos pueden atraer. Una es una estrella que nos lleva a buscar el poder, el placer y las posesiones. Esto es realmente una estrella ‘Terrenal’ porque nos lleva a centrarnos en las cosas de la tierra, las cosas de este mundo. No son males, pero no nos llevan a la plenitud de la vida que Dios nos dice nos espera. Si buscamos a esa estrella podemos encontrar éxito, felicidad y logro, pero ¿a qué precio y por cuánto tiempo? Esa estrella puede caer a la tierra rápidamente. Tal vez podamos identificar tiempos en nuestras propias vidas, o las personas que conocemos que sólo han buscado esa estrella ‘Terrenal’ y lo que encontraron, como resultado de seguir a esa estrella, no era lo que realmente querían en la vida, y fuera de la vida.
La otra estrella es una estrella “Celestial” sobre los valores del evangelio y la voluntad de Dios. Esta estrella se centra en los valores y virtudes del reino de Dios. Si buscamos a esa estrella encontramos esa cercanía a Dios que viene de caminar con fe y servir a DIOS. Esto conduce a relaciones que son de vida y tienen un valor eterno. Esa estrella nunca se desvanecerá. Tal vez también podamos identificar tiempos en nuestras vidas, o las personas que conocemos que han buscado esa estrella ‘Celestial’ y lo que encontraron, como resultado de seguir a esa estrella, fue una fuente de gran paz y alegría, y -muy a menudo- sorpresas (gracias y bendiciones) que el señor tiene en tiendas para los que lo buscan.
A medida que celebramos la epifanía hoy no sólo recordamos a los reyes magos y a sus seguidores de la estrella, sino a nuestro seguidor de una estrella, aquí y ahora. Así como la estrella de los reyes magos los llevó a Jesús el señor, así que también si nos encontramos con una estrella ‘Celestial’ nos llevará a Jesús. Si creemos que “lo que encontramos dependerá de lo que estamos buscando”, vamos a buscar a Jesús y te aseguro que a través de la gracia de Dios lo encontraremos y vamos a compartir en su vida, y compartirlo con los demás .

Puntuación: 5 / Votos: 21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *