Nuestra Señora de Guadalupe

[Visto: 161 veces]

Un sábado de 1531 a principios de diciembre, un indio llamado Juan Diego, iba muy de madrugada del pueblo en que residía a la ciudad de México a asistir a sus clases de catecismo y a oír la Santa Misa. Al llegar junto al cerro llamado Tepeyac amanecía y escuchó una voz que lo llamaba por su nombre.
Él subió a la cumbre y vio a una Señora de sobrehumana belleza, cuyo vestido era brillante como el sol, la cual con palabras muy amables y atentas le dijo: “Juanito: el más pequeño de mis hijos, yo soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios, por quien se vive. Deseo vivamente que se me construya aquí un templo, para en él mostrar y prodigar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa a todos los moradores de esta tierra y a todos los que me invoquen y en Mí confíen. Ve donde el Señor Obispo y dile que deseo un templo en este llano. Anda y pon en ello todo tu esfuerzo”.
De regresó a su pueblo Juan Diego se encontró de nuevo con la Virgen María y le explicó lo ocurrido. La Virgen le pidió que al día siguiente fuera nuevamente a hablar con el obispo y le repitiera el mensaje. Esta vez el obispo, luego de oir a Juan Diego le dijo que debía ir y decirle a la Señora que le diese alguna señal que probara que era la Madre de Dios y que era su voluntad que se le construyera un templo.
De regreso, Juan Diego halló a María y le narró los hechos. La Virgen le mandó que volviese al día siguiente al mismo lugar pues allí le daría la señal. Al día siguiente Juan Diego no pudo volver al cerro pues su tío Juan Bernardino estaba muy enfermo. La madrugada del 12 de diciembre Juan Diego marchó a toda prisa para conseguir un sacerdote a su tío pues se estaba muriendo. Al llegar al lugar por donde debía encontrarse con la Señora prefirió tomar otro camino para evitarla. De pronto María salió a su encuentro y le preguntó a dónde iba.
El indio avergonzado le explicó lo que ocurría. La Virgen dijo a Juan Diego que no se preocupara, que su tío no moriría y que ya estaba sano. Entonces el indio le pidió la señal que debía llevar al obispo. María le dijo que subiera a la cumbre del cerro donde halló rosas de Castilla frescas y poniéndose la tilma, cortó cuantas pudo y se las llevó al obispo.
Una vez ante Monseñor Zumarraga Juan Diego desplegó su manta, cayeron al suelo las rosas y en la tilma estaba pintada con lo que hoy se conoce como la imagen de la Virgen de Guadalupe. Viendo esto, el obispo llevó la imagen santa a la Iglesia Mayor y edificó una ermita en el lugar que había señalado el indio.
Pio X la proclamó como “Patrona de toda la América Latina”, Pio XI de todas las “Américas”, Pio XII la llamó “Emperatriz de las Américas” y Juan XXIII “La Misionera Celeste del Nuevo Mundo” y “la Madre de las Américas”.
La imagen de la Virgen de Guadalupe se venera en México con grandísima devoción, y los milagros obtenidos por los que rezan a la Virgen de Guadalupe son extraordinarios.
Fuente: ACI Prensa.

¿Debe permanecer Cipriani en el Arzobispado de Lima?

Por Ricardo Sanchez Serra– Diario La Razón.
El 28 de diciembre el cardenal Juan Luis Cipriani cumple 75 años. De acuerdo a las normas canónicas debe presentar obligatoriamente su renuncia al Papa Francisco como arzobispo de Lima. El Santo Padre podrá aceptarle la renuncia de inmediato o después de un tiempo. Por ejemplo, hace unos años el Papa Benedicto XVI aceptó la renuncia de un obispo que tenía 83 años de edad.
Sin embargo, monseñor Cipriani mantiene el título de cardenal -activo, elector- hasta que cumpla los 80 años, luego se convierte en cardenal emérito.
Si tenemos que calificar su labor al frente del arzobispado de Lima o al de Ayacucho, tendríamos que decir que fue excelente en lo pastoral, en la difusión de la doctrina prístina de la Iglesia y especialmente en la defensa de los principios y valores, defensa de la vida y de la familia.
Sin desdeñar a ningún obispo, el cardenal Cipriani defendió y defiende ardorosamente esos principios y lo hacía en voz alta, no solo en el púlpito, sino en los medios de difusión, por lo que era atacado por la prensa marxista y los movimientos gais.
Lo acusaban de sectario e intolerante y solo defendía los principios de la Iglesia, como lo haría cualquier purpurado o religioso, pero solo que la gran mayoría lo hace en voz baja, como si estuvieran en la Iglesia de las cavernas. Los achantados no creo que entren al Reino de los Cielos.
La franqueza del cardenal es su virtud, que sus oponentes lo ven como defecto. Por defender los principios de la Iglesia es consideran como polémico o quedado en el tiempo. La Iglesia y su doctrina es una sola. No ha cambiado un ápice. La Iglesia se rige por principios permanentes y no por la moda o falsos modernismos, ya que esta, como dice el filósofo Jacques Maritain, no confiere verdad.
Pastor muy justo, Cipriani se preocupó siempre por la preparación de los sacerdotes e promovió la “San Toto”, como cariñosamente se conoce al seminario de Santo Toribio, hoy Universidad Católica San José. Se desvela para que sus parroquias estén muy activas, además de imponer la tolerancia “cero” en las inconductas de algunos religiosos.
No olvidemos su gran trabajo con los pobres en Manchay, que es olvidado por muchos por conveniencia sectaria.
Con respecto a su labor en Ayacucho, evocó lo que escribí hace unos años: “reabrió el Seminario Mayor de Huamanga –cerrado 38 años-, defendiendo a la gente del terrorismo, apoyando fuertemente la labor de la Madre “Covadonga”, dándole fuerza espiritual a los ayacuchanos. Construyó casas hogares para huérfanos del terrorismo y se preocupó de su nutrición. Impulsó la formación laboral de la juventud ayacuchana en la restauración, artesanía y servicios turísticos gracias a un Convenio de Cooperación Técnica con el Banco Interamericano de Desarrollo. Incluso la construcción de la carretera Los Libertadores (Pisco-Ayacucho) –que había sido paralizada- fue terminada por gestión de él”.
Por todo lo expresado, tengo la convicción de que en justicia el Papa Francisco debe ratificar al Cardenal Cipriani al frente del Arzobispado de Lima.

Paola Ugaz y Pedro Salinas

Y SIGUEN LAS MENTIRAS DE PEDRO SALINAS

Por Luciano Revoredo-www.laabeja.pe
El 2 de diciembre último, Pedro Salinas, me dedicó su habitual columna en el diario “La República”. Y como también es habitual, ésta estaba llena de imprecisiones. Si bien en este medio ya respondimos inmediatamente a dicho texto con el artículo titulado “Pedro Salinas: un mentiroso compulsivo” (https://goo.gl/4psV9H ), en esta ocasión nos vemos en la obligación de concentrarnos en un solo punto de dicha columna para demostrar (una vez más) como Salinas Chacaltana miente y miente.
En la columna mencionada Salinas dice con respecto a su pertenencia al ECA- Ending Clergy Abuse (antes Accountability Project): “Participé en sus inicios porque su misión siempre me pareció encomiable e intachable. Pero no soy un colaborador activo de ECA, debo confesar. Ni “peón” de nada ni de nadie”.
Entonces, sería bueno que explique, si no colabora con ellos en la actualidad, cómo es que en enero de este año estuvo con los miembros de dicha organización en Chile, justamente durante el tiempo de la visita del Papa Francisco en el Perú. Cabe recordar que el ECA es un proyecto internacional que tiene como objetivo principal llevar a la Iglesia Católica a la Corte Penal Internacional por delitos de lesa humanidad (algo que Salinas califica como “encomiable e intachable”). Y en noviembre del 2017 se juntaron en Polonia para firmar el Acuerdo de Varsovia que establecia como primera acción “boicotear” la visita del Santo Padre en Chile y Perú, punto que coincide perfectamente con la fecha de esta publicación en su Facebook.
También, si eso es para él “mucho tiempo atrás”, entonces, ¿cómo así estuvo con el equipo de la ECA en Lima durante el mes de noviembre de ESTE año?
A esta mentira se unen otras tantas que hemos ido develando en este medio lo cual deja más claro, porque claro está, que Pedro Salinas sufre de alguna especie de mitomanía compulsiva que, felizmente, cada día le funciona menos. Pero ser mentiroso no lo hace menos peligroso. Es un conspirador. Y lo que pretende no es poco: destruir a la Iglesia Católica porque simplemente no le gusta demuestra qué poco le importan las víctimas y cómo, por sobre el verdadero bienestar de aquellas, pone ante todo su aversión contra la institución más importante de los últimos 2 mil años. Y gratis no lo hace. Que haya publicado más de tres libros con la misma temática es una muestra clara de que detrás de todo esa “actitud justiciera” no hay más que un interés económico. Salinas pasó de ser un periodista de cuarta línea, a ser alguien medianamente relevante en el espacio mediático. Algo que no había conseguido ni siquiera con su empresa Chisac, la cual también está involucrada en dudosas licitaciones con el Estado.
Por cierto, termina su columna refiriéndose a mí y diciendo: “Sé que condescender a desmentir a este tipo de personajes maldicientes es totalmente inútil”. Bueno, para nosotros hacer dicho ejercicio no lo es. Porque la verdad es nuestra obligación.
Bonus Track
Y esto ya es un bonus track en el repertorio de mentiras de Pedro. Dice en la misma columna del 2 de diciembre: “Es más. Celebro que el tópico de los abusos se haya convertido en un tema crucial del pontificado de Francisco, cuyos esfuerzos he reconocido públicamente, y en más de una ocasión”. Es que, en tan poco tiempo, ¿ha podido cambiar su valoración sobre el Papa Franciso? ¿No es acaso parte de sus artimañas para hacerse el “muertito” por un tiempo? Lo dudamos. Salinas tiene mucho atrás. Más de lo que cualquiera pueda imaginar.

PAOLA UGAZ EL ROSTRO DE LA DIFAMACIÓN Y LA MENTIRA

Por Luciano Revoredo-www.laabeja.com
Hace pocos días publicamos en La Abeja un artículo titulado “Otra perla de Paola Ugaz” (http://laabeja.pe/de-opini%C3%B3n/columna-del-director-luciano-revoredo/2199-otra-perla-de-paola-ugaz.html). En esa nota informamos que Samuel Alberca, una de las fuentes utilizadas por la periodista en el documental que produjo a finales de diciembre de 2016 con la cadena internacional Al Jazeera, había sido condenado por el delito de difamación precisamente por sus declaraciones en el reportaje. Para contextualizar brevemente, cabe recordar que este documental titulado “Peru: The Sodalitium scandal (Perú: El escándalo Sodalicio)” fue producido por Paola Ugaz con el fin de culpar al Sodalicio de Vida Cristiana -y en específico al obispo de Piura y Tumbes, Monseñor José Antonio Eguren- de estar coludido con una banda criminal en dicha ciudad. Esto, claro está, responde a la agenda que tanto Pedro Salinas como Ugaz tienen para atacar a la Iglesia Católica por distintos flancos -como bien lo evidenció este medio y luego confirmó el mismo Salinas Chacaltana a través de varias publicaciones y de su amigo Martín Scheuch (http://www.laabeja.pe/de-opini%C3%B3n/columna-del-director-luciano-revoredo/2184-la-negaci%C3%B3n-de-pedro.html).
Como ya lo mencionamos, el 27 de noviembre sentenciaron a Samuel Alberca, líder de una organización criminal conocida como La gran cruz del norte, por el delito de difamación a un año de pena privativa suspendida, 120 días multa y 10 mil soles de reparación civil. Este dictamen fue el resultado de un proceso iniciado por el Sr. Alberto Gómez de la Torre. También mencionamos que este no había sido el único testimonio dudoso utilizado por Paola Ugaz. En el mismo documental se presenta a Carmen Campodónico acusando a Monseñor Eguren. Campodónico hoy se encuentra presa porque intentó ingresar droga al penal en Piura. Además tiene múltiples denuncias por usurpación de terrenos en Piura.
¿Por qué, entonces, volvemos sobre el mismo tema? Porque nuevamente la compulsividad para mentir de Pedro Salinas y Paola Ugaz puede más que la realidad. Pensando que pueden estar por encima de la verdad, parece que le pidieron un favor a algún amigo del canal ATV, específicamente del programa Día D, conducido por Pamela Vértiz, para hacer un refrito del mencionado reportaje de Al Jazeera. Éste se transmitió el domingo 2 de diciembre y se utilizan como fuentes tanto a Alberca como a Carmen Campodónico. Es decir, ¡nuevamente se presenta como fuente fidedigna a un sujeto que 5 días antes había sido sentenciado por difamación sobre ese tema específico! Tal parece que la periodista que realizó el reportaje, Lorena Ormeño, no se dio el tiempo de hacer una investigación que fuera más allá de lo que Salinas y Ugaz le dijeron.
Además, no podían faltar las opiniones poco objetivas y exageradas de Pamela Vértiz. Su sesgo sobre Monseñor Eguren fue evidente, criticando que hubiera querellado a Salinas y a Ugaz, y deslizando acusaciones como que Monseñor Eguren está vinculado con otros delitos y que sacó a “balazos a campesinos”. Esto demuestra o que dicha periodista no es objetiva o que tal vez, que es la hipótesis por la cual nos inclinamos, es una víctima de la personalidad mentirosa y manipuladora de Salinas y Ugaz. Evidenciando el modus operandi de varios miembros de la prensa nacional, Pamela Vértiz se “solidarizó” con sus amigos periodistas y, desafortunadamente para ella, le salió el tiro por la culata.
No sabemos qué pasó tras bambalinas, pero parece que alguien en ATV entendió la gran patinada que habían realizado con la trasmisión de dicho reportaje. Así, el domingo 9 de diciembre, en un segmento al final del programa, se vio a una Pamela Vertiz modosita, con una actitud completamente distinta a la que tuvo el domingo anterior, leyendo la rectificación de todas las mentiras que habían dicho Pedro Salinas y Paola Ugaz en el reportaje elaborado por Lorena Ormeño. Aquí compartimos dicho segmento. (https://photos.app.goo.gl/7LVwpY3ibUbN95zw6)
Ya lo hemos dicho en reiteradas ocasiones y no nos cansaremos de hacerlo: Pedro Salinas y Paola Ugaz mienten sin vergüenza. Así fue en relación con su vinculación al ECA (antes Accountability Project https://drive.google.com/file/d/1eiVw86RQccl9R3NAa-euUTTBLUqpVE2B/view?usp=sharing ), o con su “diálogo” con el Nuncio en el Perú (http://www.laabeja.pe/de-opini%C3%B3n/columna-del-director-luciano-revoredo/2149-pedro-salinas-y-el-negocio-de-atacar-a-la-la-iglesia.html). A estas alturas están enredados en sus propias incoherencias. Lo preocupante es que todavía hay personas que les creen y siguen comprándose su agenda y, lo que es peor aún, han cedido inclusive a algunos de sus chantajes. Esperemos que luego de esta experiencia en Día D, otros medios no sean tan ingenuos de creerles.

Puntuación: 5 / Votos: 33

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *