Jesuitas en Nicaragua

[Visto: 119 veces]

Arturo Sosa, superior general de la compañía de Jesús, es quien dirigió una misiva a Cuadra Chamorro, pidiéndole escuchar las demandas de la población.

Por Cristiana Bravo- www.elnuevodiario.com.ni
Los Jesuitas pidieron a Jorge Cuadra Chamorro, como Embajador del gobierno de Nicaragua ante el Vaticano, impulsar una solución pacífica a la crisis que vive este país centroamericano, que ha cobrado la vida de casi 130 personas.
Arturo Sosa, superior general de la compañía de Jesús, es quien dirigió una misiva a Cuadra Chamorro, pidiéndole escuchar las demandas de la población.
“Con esta comunicación de hacer un llamado a través de usted, al gobierno nicaragüense para que esté dispuesto a acoger las justas demandas de la población y para que participe de manera atenta y generosa en los diálogos, de modo que sea evidente a todos su voluntad de servicio, de búsqueda del bien común y de rechazo a todo privilegio o beneficio grupal”, indicaron los Jesuitas.
El padre Sosa mostró especial preocupación por las informaciones que ha recibido sobre la crisis en Nicaragua, y que mencionó de esta manera
•    Una represión militar y policial como respuesta del gobierno ante las demandas de la gran mayoría de la población de la capital y de las ciudades del país, especialmente de los jóvenes universitarios
•    Grupos militares parapoliciales afines al gobierno que actúan violentamente sin ser perseguidos, reprimidos o controlados por las fuerzas militares o de la policía
•    Un creciente número de personas asesinadas durante esta crisis que llega, a la fecha, a 127, según el informe de la comisión Interamericana de Derechos Humanos.
•    Cientos de heridos y de personas encarceladas por manifestar su inconformidad;
•    Grupos que infiltran las marchas populares y hacen señalamiento de los líderes de las protestas pacíficas, de modo que sean reprimidos y perseguidos por las fuerzas de seguridad del estado.
•    Amenazas de muerte y de campañas de intimidación y denigración, contra personas que vienen jugando un papel central den los diálogos entre la población y el gobierno, como en caso del Padre José Alberto Idiáquez, miembro de la compañía de Jesús y Rector de la Universidad Centroamericana, de Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua y aún de otros obispos.
En la carta enviada a Cuadra Chamorro, el padre Arturo Sosa expone sus deseos para solucionar la crisis que afecta al país, que lleva 51 días de protestas.
“Deseo unirme a las voces de quienes esperan que sean tomadas las medidas para restaurar la democracia y la voluntad popular en Nicaragua, en el respeto de los derechos humanos de todos, superando las causas que han producido esta crisis a través de mecanismos que garanticen la participación política”.
El padre Sosa hizo una lista de exhortaciones de parte de la comunidad jesuita para el pueblo nicaragüense en la que pide una investigación por las amenazas al rector d la UCA, el padre José Alberto Idiáquez y a monseñor Silvio José Báez.
1.    Exhorto, respetuosamente, a las autoridades de Nicaragua a que tomen las medidas necesarias para que cesen de inmediato las formas oficiales, o parapoliciales, de represión a la población que manifiesta su inconformidad
2.    Exhorto, a las autoridades nacionales así como a los grupos de oposición, para que se mantengan en la mesa de diálogo y encuentren salidas negociables y concertadas
3.    Pido que se haga un investigación cuidadosa y se de una justa pena a quienes han amenazado la vida del P. José Alberto Idiáquez, rector de la UCA, de monseñor Silvio Báez y otros Obispo. El actual gobierno de Nicaragua tiene la responsabilidad de velar por la integridad física y moral de todos los ciudadanos y en especial de quienes representan expresan las justas inquietudes y reclamos de la población.
4.    Pido que se de protección a los miembros de los organismos de derechos humanos, nacionales y extranjeros que acompañan crisis nicaragüense.
El padre Arturo Sosa apoya el dialogo como la manera más pacífica para solucionar la crisis del país y para que se pueda lograr la democratización en Nicaragua.
“Quiero hacer propio el llamado de los jesuitas de la provincia centroamericana y también de la conferencia de provinciales Jesuitas de América latina y el caribe (CPAL) de no esperar a que más sangre sea derramada, o que la situación llegue a ser más traumática. Su país, Nicaragua, puede en esta hora histórica mostrar al mundo que es posible encontrar soluciones a los complejos desafíos y conflictos sociales que vivimos  través del respeto de quien piensa diferente, del dialogo  y de la concertación” finalizó Sosa en la carta.

Puntuación: 5 / Votos: 31

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *