Filoterrorismo en el Congreso

Condenada por terrorismo trabaja como asistente en el Congreso de la República (VIDEO)

Por Aaron Salomón– Político.pe
En el Frente Amplio donde se pone el dedo salta la pus. Nuevamente, un informe periodístico (esta vez del dominical Panorama) ha dado aviso del filoterrorismo de dicha agrupación política. Resulta que la legisladora María Elena Foronda contrató como asistente personal en su despacho a Nancy Madrid Bonilla, sentenciada a dieciocho años de prisión por haber formado parte de la cúpula del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA).
Madrid Bonilla –quien gracias a Foronda recibe un sueldo desde julio del 2016 producto del dinero de todos los peruanos– era la administradora de las “cárceles del pueblo”, cloacas infrahumanas donde los secuestrados de los emerretistas eran sometidos a las más crueles torturas hasta que pagaran su rescate o, como generalmente ocurría, hasta que estos expiraran. Ahora entendemos por qué la congresista izquierdista votó en abstención sobre la iniciativa que prohibía que los sentenciados por terrorismo ocupen cargos en el aparato estatal. Todo por su amiguísima y mano derecha emerretista.
Lamentablemente no es novedad el agrado –y hasta admiración– que algunos miembros de la bancada liderada por el excura Marco Arana manifiestan por los delincuentes que desangraron el país en la década pasada. El legislador Rogelio Tucto, por ejemplo, no tuvo el menor reparo en declarar hace unas semanas que el genocida senderista Abimael Guzmán tendría que ser indultado para que el país consiga así una verdadera “reconciliación nacional”. “Si excarcelaron a Alberto Fujimori, ¿por qué no al camarada ‘Gonzalo’?”, se preguntaba Tucto.
De igual forma su colega Justiniano Apaza opinó meses atrás que los comandos Chavín de Huántar no eran héroes y que los terroristas del MRTA eran “presos políticos”. Este mismo parlamentario también le abrió las puertas de su partido político a Peter Cárdenas, número dos del MRTA: “Nosotros somos democráticos, no distinguimos a las personas. Frente Amplio es de todos los peruanos. Desde el momento que tiene la libertad, tiene la facultad de participar en política”.
El terrorismo – ahora en saco y corbata– ya tomó por asalto el Palacio Legislativo sin que nadie se digne a hacer nada al respecto. Ya no se trata de hechos aislados. La Comisión de Ética, pese a todos los cuestionamientos en su contra, tiene que actuar de inmediato y sancionar drásticamente a estos supuestos “padres de la patria”.
Que no les tiemble la mano porque la única diferencia entre ciertos parlamentarios del Frente Amplio y los terroristas es que los segundos sí tuvieron el cuajo de levantarse en armas, llevando a la práctica el discurso subversivo. Los primeros, mientras tanto, solo se quedaron cobardemente en la teoría. ¿Se imaginan a los oscuros personajes que laborarían hoy en el Gobierno si Verónika Mendoza hubiese sido elegida presidenta?​Exterrorista Nancy Madrid cobró más de 134 mil soles del Congreso

Exterrorista Nancy Madrid cobró más de 134 mil soles del Congreso

Por Glademir Anaya y Juan Hidalgo- Diario Correo.
Indignación ha causado conocer que el Estado, con el dinero de todos los peruanos, le pagaba un sueldo a la sentenciada por terrorismo, Nancy Madrid Bonilla, quien trabajó hasta hace unos días en el despacho de la legisladora del Frente Amplio(FA), María Elena Foronda.
La exintegrante del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) fue condenada a 18 años de prisión por el delito de terrorismo.

SUELDO

De acuerdo con el oficio al que accedió Correo, Madrid Bonilla ha recibido hasta la segunda semana de mayo, desde el 2016, un monto total de 134,177 soles.
Ella fue contratada bajo la modalidad de cargo de confianza, y no necesitaba acceder a concurso público para la plaza en el despacho de la legisladora Foronda.
El nivel laboral que tenía dentro del Parlamento era de “asistente”, por lo que le correspondía un sueldo mensual de aproximadamente 3500 soles.
Madrid recibía un monto de 50 soles por concepto de alimentación diaria, derecho que tiene cualquier trabajador del Congreso bajo la modalidad de la Ley Laboral 728.
Además, contaba con un seguro médico familiar, que le permite atenderse en las Entidades Prestadoras de Salud (EPS), por el cual se atendía en clínicas privadas con descuentos y beneficios para su salud.
Ante una emergencia, podía atenderse en el Seguro Social de Salud (EsSalud).
La exterrorista recibió en los dos últimos años (2016 y 2017) el beneficio de dos gratificaciones, equivalentes a un sueldo entero, en los meses de julio y diciembre.
Incluso, a fines de año, obtuvo el bono navideño de 1500 soles, entregado a través de una tarjeta de débito.
Cabe destacar que, en diciembre del 2016, el Congreso otorgó una canasta navideña a cada trabajador, que tenía un costo de 1500 soles.
Madrid Bonilla también gozó de la bonificación vacacional, tras cumplir un año en el Parlamento. Se le otorgaron 30 días libres para sus vacaciones con goce de haber.
Además de esos beneficios, contó con bonos extraordinarios que otorga el Parlamento a los trabajadores de la Organización Parlamentaria, quienes laboran directamente para un congresista.
Por ejemplo, en el 2017, obtuvo tres o cuatro sueldos enteros en todo el año, como parte de los bonos por sus labores. Este beneficio puede variar de acuerdo con su tiempo de labor en el Parlamento y su nivel laboral.
La exasistente de Foronda también tuvo derecho a una Compensación por Tiempo de Servicio (CTS), equivalente a un sueldo al año. Por ello, tras su salida del Parlamento, le corresponde aproximadamente como liquidación el monto de 7 mil soles.

“CÁRCELES DEL PUEBLO”

Madrid Bonilla percibió todos estos ingresos pese a que en el pasado fue condenada a prisión por ser parte del MRTA. Y es que de acuerdo con la Dirección contra el Terrorismo (Dircote) no se trató de una terrorista cualquiera.
La división policial vinculó a la exsubversiva con la administración de las denominadas “Cárceles del Pueblo”, aquellos locales que el movimiento terrorista utilizó como centro de detención y hasta de tortura para sus secuestrados, por quienes luego pedía millonarios rescates. Este dinero luego lo destinaban a financiar su accionar y adquirir armas.
Madrid dejó el Penal de Mujeres de Chorrillos en el 2007, luego de cumplir su condena. De acuerdo con la información que entregó al Parlamento, entre los años 2008 y 2013 laboró en un centro educativo ubicado en el distrito de El Agustino, luego de lo cual -desde el 27 de julio de 2016- comenzó a trabajar con la parlamentaria María Elena Foronda.

ANTECEDENTES

En cuanto a la legisladora del Frente Amplio, quien dispuso ya la separación de su exasistente del Congreso, se vio obligada a enfrentar una investigación policial y fiscal.
Para empezar, como ya es de público conocimiento, Foronda también enfrentó una sentencia condenatoria por terrorismo.
De acuerdo con información a la que Correo tuvo acceso, la actual parlamentaria del Frente Amplio fue detenida el 13 de setiembre de 1994. Aunque en una primera instancia ella terminó absuelta, en la segunda fue condenada a 20 años de pena privativa de la libertad.
Tal resolución se basó en el testimonio de dos subversivos “arrepentidos”, aquellos que confesaron crímenes y revelaron información a cambio de conmutaciones de penas.
Uno de ellos aseguró que Foronda era nada menos que parte de la dirección del MRTA, mientras que el segundo sostuvo que la había visto en compañía de un emerretista conocido con el alias de “Poeta”.
Sobre este último punto, la Policía halló en la casa de Foronda un pedazo de papel con una relación de gastos con el rótulo: “10 Trujillo Poeta”. Sin embargo, los peritajes grafotécnicos demostraron que no era la letra de la legisladora.
Después de 13 meses encerrada, Foronda salió en libertad, luego de que su caso, como el de muchos otros condenados por “tribunales sin rostro”, fuese revisado en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte-IDH).
Además de esta sentencia, existen otros episodios en los que la congresista del Frente Amplio ha evidenciado una postura de cierta condescendencia hacia el terrorismo. Por ejemplo, cuando aún postulaba a la curul que ahora ocupa, trascendió que fue una de quienes suscribieron un pronunciamiento a favor del cabecilla emerretista Víctor Polay Campos.
“Por lo expuesto al amparo del artículo 139, inciso 20 de la Constitución Política del Perú, consideramos que la sentencia de 35 años a Víctor Polay es arbitraria e injusta. Y que su actual reclusión en la Base Naval del Callao es una venganza política”,reza el documento.
Asimismo, en setiembre de 2016, la congresista declaró que, si bien el Perú derrotó a Sendero Luminoso en el ámbito militar, “no ha habido una derrota política”.
Este diario llamó en repetidas ocasiones a Foronda, para difundir su versión y descargos; pero no contestó ninguna de nuestras llamadas.
Violeta: “No es casualidad este tipo de relaciones con el Frente Amplio”. 
El oficialista Gilbert Violeta sostuvo que no se puede pasar por alto el caso de su colega Foronda, y pidió que el Parlamento tome cartas en el asunto. “Más aún cuando no es casualidad ese tipo de relaciones con el Frente Amplio, ya que existe declaraciones de diversos testimonios de ese grupo que han defendido a cabecillas terroristas”, sostuvo.
-3500 soles, aproximadamente, percibía cada mes Madrid por su labor en el Congreso.
-20 años de prisión fue la condena que Foronda recibió en segunda instancia.
-18 años fue la pena que se impuso a su exsecretaria Nancy Madrid Bonilla.
La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo

Condenada por terrorismo trabajaba con congresista

La congresista del Frente Amplio María Elena Foronda contrató a Nancy Madrid Bonilla, sentenciada a 18 años de cárcel por terrorismo al ser miembro del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), como asistente y personal de confianza en su despacho parlamentario.
Un reportaje del programa de TV “Panorama” reveló que Nancy Madrid Bonilla, quien según la Dircote era parte de la cúpula emerretista junto a Péter Cárdenas, es trabajadora del despacho parlamentario desde el 27 de julio del 2016.
La Dircote también consideraba a la asistente de Foronda como la “administradora de las cárceles del pueblo”, lugares donde estaban los secuestrados y torturados por el grupo terrorista. Durante el juicio por el delito de terrorismo, Madrid Bonilla reconoció que alquiló un espacio para dichas “cárceles del pueblo”.
En el 2007, dejó el penal de mujeres de Chorrillos tras cumplir su condena. Según la información que brindó al Congreso, la terrorista trabajó entre el 2008 y el 2013 como educadora en un centro de El Agustino.
El Poder Judicial envió su nombre y de los demás sentenciados por terroristas a la Unión Europea para que se considere al MRTA en la lista de agrupaciones terroristas.
El informe periodístico también mostró que Madrid Bonilla declaró ante el Congreso que no tenía ninguna deuda con el Estado. Sin embargo, según “Panorama”, la Procuraduría Antiterrorismo embargó su casa y pagó la reparación civil. Sin embargo, aún debe 10 mil soles por los intereses que esta generó.
Además, su esposo Edgar Enrique Chahua Damián, también fue condenado a 18 años de prisión por terrorismo. Cuando fue capturado, fue presentado junto a Cárdenas. Es abogado y no ha pagado la reparación civil impuesta.
La congresista frenteamplista María Foronda no quiso contestar al programa “Panorama” sobre esta denuncia y se excusó diciendo que estaba ocupada, a pesar de la insistencia de la periodista.
“No voy a contestarle porque no creo que es la manera correcta. No le voy a contestar nada. Respeto su investigación pero le pido que respete mis tiempos y el hecho que estoy ocupada. No tengo nada que hablar con usted. No voy a contestar”, dijo.
Hace poco en el Congreso se aprobó la ley que prohíbe a los condenados por terrorismo laborar en el sector público. La congresista Foronda se abstuvo de votar por esta norma.
Fuente: Diario El Comercio.

¡Fue Teté!

Por Ricardo Vásquez Kunze– Político.pe
La congresista María Elena Foronda, del Frente Amplio, ha dicho que “confiar en evaluación del Congreso ha sido un desacierto”. Esto a cuento de la contratación de su asistente de confianza que resultó ser una exsentenciada por terrorismo que purgó dieciséis de los dieciocho años de prisión que recibió por alquilar un inmueble para las “cárceles del pueblo”, mazmorras en las cuales el MRTA violaba los derechos humanos de gente inocente a los que torturaba para pedir plata.
No, señora Foronda. El desacierto no es del Congreso. El Congreso como institución no evalúa la idoneidad moral del personal de confianza que cada congresista lleva para trabajar allí: quien lo evalúa es usted por la sencilla razón de que FUE USTED quien CONFIÓ en las calidades éticas y profesionales de la señora Nancy Madrid Bonilla. El Congreso se limita a exigir requisitos estándar para cualquier servidor público, con el fin de determinar la escala remunerativa y si a la fecha de ser contratado tiene antecedentes policiales, penales o judiciales. Y si a la fecha de la contratación los tiene, no entra al Congreso.
Cuando una persona sentenciada cumple su condena, LOS ANTECEDENTES SE BORRAN porque así lo estipula la ley. Por eso el Congreso no tiene por qué saber que SU ASISTENTE DE CONFIANZA FUE TERRORISTA, pero usted sí. ¿O usted nos va a decir que no sabía? ¿Usted nos va a decir que no conocía el pasado violento de su asistente de confianza? ¿Que usted no estaba enterada de los dieciséis años que pasó en la cárcel? Las preguntas antedichas son, sin embargo, ociosas, desde que usted misma ha justificado la contratación de la señora Madrid Bonilla afirmando que “merecía reinsertarse a la sociedad, tras cumplir su sentencia”.
Es entendible, dadas las convicciones políticas igualitarias de la congresista, que la señora Foronda no crea en la NOBLEZA en tanto condición superior del alma. Y, por tanto, que rechace que haya personas superiores a otras en virtud de esa nobleza.
Nosotros, criados a la vieja usanza, sí creemos en la nobleza y en la superioridad de aquellos que la poseen. Para nosotros es noble quien asume su responsabilidad cuando comete una falta. Para nosotros es noble quien no endosa sus culpas a otros cuando consuma un grave error de juicio. Para nosotros es noble quien dice “me equivoqué, lo siento mucho”.
Y así, mientras a algunos los obliga la nobleza, a otros muy lamentablemente, no.

Puntuación: 5 / Votos: 28

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*