Implosión

a

La mayor bomba atómica de Corea del Norte deforma una montaña y desvela sus secretos

Imágenes por satélite permiten reconstruir el impacto de la explosión de septiembre, que tuvo la potencia de 16 bombas como la de Hiroshima

Por Nuño Domínguez-Diario El País.
Hay bombas que mueven montañas. Literalmente. El pasado 3 de septiembre se detectó un movimiento sísmico en Corea del Norte de 6.3 seguido de otro de menor magnitud ocho minutos y medio después. La dictadura de Kim Jong-un confirmó que había detonado una bomba nuclear, probablemente en sus instalaciones de Punggye-ri, un secreto entramado de túneles y cámaras excavados bajo el monte Mantap, donde ya se habían probado otros cinco artefactos atómicos desde 2006. El anuncio hizo saltar todas las alarmas al tratarse de una detonación 10 veces más potente que las anteriores. El segundo temblor pudo deberse al derrumbe de los túneles, aunque los datos de los detectores sísmicos no bastaban para saber qué había sucedido exactamente.
“La explosión fue tan grande que las señales sísmicas eran muy diferentes a todas las anteriores, lo que hizo muy difícil localizar la posición exacta”, explica Steven Gibbons, geofísico de Norsar, en Noruega, una red sísmica que participa en el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares. “Las ondas sísmicas avanzan por el terreno a miles de metros por segundo. Medir la distancia entre dos de ellas en la misma montaña, a apenas unos cientos de metros entre sí, implica que tenemos que medir con precisión diferencias de milésimas de segundo, lo que puede ser imposible, sobre todo cuando hay múltiples ecos producidos por las laderas de la montaña”, añade.
Pasados ocho meses, el régimen de Corea del Norte ha dado pasos hacia un posible desarme nuclear, pero el trabajo detectivesco sobre la potencia real de sus armas no ha cesado. Un nuevo estudio publicado hoy aborda el problema gracias a imágenes de radar tomadas por el satélite alemán TerraSAR-X. Los resultados, publicados en Science, apuntan a que la explosión sacudió el monte Mantap hasta 3,5 metros en el plano horizontal, un efecto que puede apreciarse claramente en las imágenes facilitadas por Airbus, fabricante del satélite.
En base a esta deformación del terreno, investigadores de China, Alemania, EE UU y Singapur estiman que la explosión se realizó a 450 metros de profundidad y tuvo una potencia media de 212 kilotones, equivalente a 16 bombas como la que EE UU lanzó en Hiroshima en agosto de 1945.
“Es la primera vez que se aplica esta técnica de imagen de radar a esclarecer explosiones nucleares subterráneas”, explica Shengji Wei, sismólogo de la Universidad Tecnológica de Nanyang (Singapur) y coautor del estudio. “Cuatro de las cinco pruebas nucleares previas de Corea del Norte fueron relativamente pequeñas y no produjeron un desplazamiento observable. El cuarto, que se realizó en enero de 2016, produjo un desplazamiento de 15 centímetros que se observó usando interferometría de satélite radar. Esta vez no pudimos emplear esa técnica debido a que la deformación era mucho mayor”, detalla. En este caso los investigadores han medido el desplazamiento de cada píxel en las imágenes de radar, que reconstruyen el monte en tres dimensiones. Los datos muestran que el Mantap, de 2.205 metros, se hundió medio metro tras la explosión, lo que refuerza la posibilidad de que el sistema de túneles se haya venido abajo. El estudio detalla que el segundo evento sucedió a unos 700 metros al sur del punto de la explosión en la dirección de una de las entradas al complejo. “El hundimiento observado es relativamente pequeño y no parece que se haya abierto un cráter visible, por lo que la probabilidad de que haya una fuga importante de material radioactivo es relativamente pequeña, aunque habrá que esperar a tener más pruebas directas a través de la medición de gases radioactivos”, señala Wei.
Este tipo de imágenes de radar se usa desde hace más de dos décadas para estudiar terremotos o erupciones volcánicas que causan deformaciones mucho mayores, pero el avance de la resolución de los nuevos satélites y el aumento de la potencia nuclear de Corea del Norte han permitido aplicarlas a la vigilancia nuclear, explican José Fernández, experto en geodesia del CSIC, y Pablo González, geofísico de la Universidad de Liverpool. “Esta es una aplicación muy novedosa e importante, sobre todo aplicada a un país que no es fácil de observar con otros medios, y demuestra que se puede determinar con bastante precisión qué es lo que ha ocurrido”, opina Fernández. No obstante, este método de vigilancia también tiene limitaciones, puesto que se basa en modelos del interior de la montaña que pueden tener un margen de error de unos 150 metros en la profundidad, recuerda González. El trabajo refuerza la idea de que el 3 de septiembre hubo dos eventos “primero una explosión y luego una implosión y derrumbe interno de la montaña, pero aún habrá mucho debate sobre dónde exactamente sucedió este segundo evento”, comenta Gibbons. Es una pregunta clave para saber si la base sigue operativa.

LA ISLA QUE SUFRIÓ LA MAYOR EXPLOSIÓN SUBTERRÁNEA DE LA HISTORIA

Las pruebas nucleares subterráneas se popularizaron en 1963 tras la prohibición de las deflagraciones al aire libre. En 1971 EE UU provocó la mayor explosión nuclear subterránea de la historia en Amchitka, una isla de Alaska bajo la que reventó una bomba de cinco megatones, cientos de veces más potente que las usadas en la II Guerra Mundial. En 1996 entró en vigor el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares. EE UU, China, Israel, Irán, India, Egipto, Paquistán y Corea del Norte no lo han ratificado. A unos 100 kilómetros del monte Mantap está el monte Paektu, un volcán activo con una laguna en la cima que podría desbordarse y causar un desastre en Corea del Norte y la vecina China. Algunos medios de comunicación han alertado de que las explosiones nucleares podrían provocar su entrada en erupción, aunque todo apunta a que es un miedo infundado. Según el Servicio Geológico de EE UU no hay pruebas de que los ensayos nucleares subterráneos causen terremotos o erupciones. Los más de 900 ensayos de este tipo llevados a cabo en Nevada no tuvieron ningún impacto de este tipo, ni tampoco el ensayo ‘Cannikin’ en Amchitka, a pesar de realizarse en una zona sísmica con volcanes activos, recuerda el organismo.

Puntuación: 5 / Votos: 31

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*