Campaña nacionalista 2011

[Visto: 987 veces]

Odebrecht entregó US$3 millones a campaña nacionalista en 2011

En junio del 2013, Jorge Barata (con anteojos) acompañó a Humala, Heredia y al ex presidente brasileño Lula da Silva a una visita al terminal de embarque del Callao. (Foto: Presidencia de la República).
Por Graciela Villasís Rojas- Diario El Comercio.
El siguiente es el testimonio que brindó Jorge Barata al grupo de fiscales peruanos que viajó hasta Brasil a tomarle su declaración en enero último. El ex hombre fuerte de Odebrecht confesó que, a mediados del 2010, en plena campaña presidencial peruana, recibió la llamada de Marcelo Odebrecht, quien le indicó que debía realizar una donación de tres millones de dólares para la campaña del entonces candidato Ollanta Humala. Esta, según Barata, se hizo a solicitud del Partido de los Trabajadores de Brasil, de Luiz Inácio Lula da Silva.
Unos días después de haber conocido el encargo de su jefe Marcelo Odebrecht, Barata recibió la llamada del publicista brasileño Valdemir Garreta, socio de Luis Favre, quien le dijo que él sería el responsable de coordinar la campaña nacionalista. En ese momento, el asesor de campaña de Ollanta Humala era Luis Favre.
Barata recuerda que se reunió con Garreta a mediados del 2011 en el hotel Meliá Jardín Europa, ubicado en la calle Joao Cachoeira 1007 en la ciudad de Sao Paulo, Brasil. En ese encuentro, ambos acordaron que los pagos en efectivo para la campaña nacionalista los haría el publicista Garreta, recursos que recibiría en Brasil.
Según Barata, Garreta dijo que también conocía a Fernando Migliaccio (operador de Odebrecht que se encargaba de hacer los pagos ilegales a autoridades en el extranjero, actualmente detenido en Suiza) y que la recepción de los pagos las realizaría directamente él.
Apenas Jorge Barata retornó al Perú se reunió con el entonces candidato Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia, en el departamento ubicado en la avenida Armendáriz 564, número 102. Este inmueble lo adquirió Humala cuando era soltero. Fue en esa cita que se ultimaron los detalles de cómo se debían hacer los pagos. La pareja Humala-Heredia le confirmó a Barata que ellos recibirían remesas de Brasil a través de Garreta.
Barata asegura que esos pagos están vinculados al nombre clave ‘OH’, siglas que aparecen en las agendas de Nadine Heredia.
Pero poco después de que recibieran un millón de dólares en tres meses, según Barata, la ex primera dama Nadine Heredia lo llamó telefónicamente y le pidió que acudiera al departamento de Armendáriz. Ahí la propia Heredia le dijo al colaborador que no podía solventar los gastos de la campaña y que necesitaba más dinero. Barata accedió a esa petición y solicitó al Departamento de Operaciones Estructuradas dinero en efectivo.
El hombre de Odebrecht en el Perú recibió remesas de 300 mil dólares en las oficinas de la empresa brasileña, ubicadas en la avenida Víctor Andrés Belaunde 280, quinto piso, San Isidro.
Barata destaca un detalle: él entregaba personalmente esas remesas de dinero a la propia Heredia y, simultáneamente, un monto similar era entregado en Brasil a Favre y Garreta, quienes lo transportaban hasta el Perú.
Según Barata, en total se entregaron a Nadine Heredia tres millones de dólares, aportes que cesaron el primer semestre del 2011, cuando Ollanta Humala resultó vencedor en las elecciones presidenciales.
–¿Quién es Valdemir Garreta? –
Valdemir Garreta fue el socio de Luis Favre en la empresa FX Comunicacao Global LTD. Ambos están muy vinculados al Partido de los Trabajadores de Lula da Silva. En enero del 2011, Favre y Garreta asumieron la campaña del entonces candidato a la presidencia Ollanta Humala.
Según los reportes migratorios de los brasileños, a los que El Comercio accedió, en el primer semestre del 2011 Garreta ingresó al Perú en siete ocasiones. Favre tiene registrados tres ingresos en ese mismo período, aunque permaneció más días. Favre, posteriormente, trabajó para la campaña del No a la revocación de la ex alcaldesa de Lima Susana Villarán.

Coimas prepago

Jorge Barata, el ex directivo de Odebrecht, respondió en Brasil a cuestionario de 13 preguntas que el formuló el Ministerio Público peruano.
–¿Cómo se coordinaban las entregas de dinero en efectivo a la señora Nadine Heredia?
Fueron 3 o 4 entregas, ella me llamaba, me pregunta cuando iba a llegar el recurso, yo le decía de acuerdo a las circunstancias, una semana o algunos días, la presión era grande, porque necesitaban para campaña, pero no era tan sencillo realizar la operatividad para hacernos de ese dinero.
–¿Usted llevaba un registro de las entregas de dinero en efectivo que realizaba a Nadine Heredia?
El que llevaba el registro era el Departamento de Operaciones Estructuradas.
–¿Tiene usted conocimiento que la señora Nadine Heredia llevaba un registro de las entregas de dinero en efectivo?
Yo nunca vi eso, yo llegaba, ella me pregunta cuánto había, yo le decía, nunca si quiera se contaba, solo el dinero que yo lo llevaba en un bolso, ella lo ponía en otro bolso, y me entregaba el mío.
–¿Todas las entregas de dinero en efectivo a Nadine Heredia fueron en el inmueble ubicado en la avenida Armendáriz de Miraflores?
Sí, en la planta baja del inmueble, era una sala pequeña.
–¿Existió una tercera persona en el momento y lugar en que ud. Le hacìa entregas de dinero en efectivo?
No, entrábamos en la habitación pequeña, conversábamos, hacía la entrega y eso era todo. En una oportunidad, no recuerdo si antes o después de la entrega, llegó Ollanta Humala, el cual comenzó a hablar de su proyecto político, al final de la conversación, me dijo que agradezca a Marcelo, en referencia a Marcelo Odebrecht.
–Precise la suma exacta de dinero en efectivo que le entregó a la señora Nadine Heredia
No, debe ser una suma alrededor de 1 millón de dólares.
–Diga cuántas remesas de dinero en efectivo recibió para hacerle entrega a Nadine Heredia.
Fueron 3 o 4.
–Indique si Odebrecht hizo entregas de dinero a Nadine Heredia y/o Ollanta Humala, o a alguien del Partido Nacionalista del Perú, para la campaña electoral del año 2006, similares a las que ha descrito en esta declaración
No, si eso hubiese sucedido, yo tendría que haberlo sabido.
–¿Conoce usted a Martín Belaúnde Lossio? De ser así, ¿qué tratos ha tenido con dicha persona?
Sé quién es, no recuerdo haber tratado con él, que haya tenido alguna reunión con él, es posible, pero nunca he entregado dinero a él.
–¿Cuál era la fuente de los fondos que fueron entregados a Nadine Heredia, conforme lo ha descrito?
En la época sabíamos que el dinero venía de Caja 2 (contabilidad paralela de Odebrecht).
–¿Tiene conocimiento de pagos ilícitos que haya realizado la empresa Odebrecht o el Consorcio, en relación con la obra del Gasoducto Sur Peruano?
No, tampoco hubo solicitudes de dinero por parte de funcionarios, tampoco ofrecimiento por parte de nosotros.
–¿El aporte de la campaña por 3 millones de dólares para el Partido Nacionalista se encuentra vinculado con algún proyecto?
No, el aporte fue un pedido del Partido de los Trabajadores de Marcelo Odebrecht quien me lo transmitió según lo he narrado.
–¿Cuál será el aporte documental, para corroborar lo señalado en la declaración?
Las anotaciones del celular de Marcelo Odebrecht, de la Cena, el relatorio de la Policía Federal, y verificaremos información con la que se cuenta en la División de Operaciones Estructuradas.
Fuente: Diario El Comercio.

Campaña 2011

Rocío Calderón Vinatea, ex-funcionaria de Palacio de Gobierno y ex-pareja de Marcos de Moura, representante de Camargo Correa: Procesada.
Ollanta Humala, ex-presidente de la República (2011-2016): Procesado. Odebrecht habría entregado US$ 3 millones con autorización de Lula da Silva.
Nadine Heredia Alarcón, ex-primera Dama y esposa de Humala: Procesada.

Ilan Heredia Alarcón, hermano de ex-primera Dama. Procesado.
Fuente: Revista CARETAS y Ojo Público.

Caso Gasoducto: ‘Fue un gran desconcierto’

Entrevista: Marco Zileri-Revista CARETAS Fotos VÍCTOR CH. VARGAS.

El exministro de Energía y Minas Eleodoro Mayorga estaba en el ajo cuando se subastó frustrado megaproyecto en el 2014.

“Hasta el momento del concurso, el proceso fue correcto. ¿Por qué el consorcio cambió de accionariado? Me desconcierta”.
Esta semana los expresidentes Alan García y Ollanta Humala rindieron su instructiva ante la Segunda  Fiscalía Anticorrupción a cargo de Reynaldo Abia sobre el Gasoducto Sur Peruano.  El contrato de concesión por US$ 7,300 millones fue resuelto a fines de enero por el Ministerio de Energía y Minas debido que no cumplió  con el multimillonario cierre financiero.  El proyecto fue adjudicado a un único postor en julio del 2014 durante el gobierno de Ollanta Humala: el consorcio Latin Invest (Odebrecht)–Enagás. Proinversión descalificó al segundo postor, el consorcio Gasoducto Peruano del Sur, integrado por las empresas GDS Suez, Tecpetrol, TGP y Sempra,  el mismo día del concurso. Resulta que ocho minutos antes de la presentación de los sobres –y fuera de los plazos– el postor informó del súbito cambio de composición del consorcio. Sustentado en dos informes legales, Proinversión lo descalificó despejando la cancha a Odebrecht y su socio español.   El Gasoducto Sur Peruano no figura en la lista negra de proyectos de infraestructura cuya licitación Odebrecht ha confesado que ganó porque sobornó hechos públicos a la fecha.  Pero quién le cree a los brasileños a estas alturas del partido. El exministro Eleodoro Mayorga, titular de Energía y Minas cuando se subastó el gasoducto, defiende el proceso de licitación contra viento y apanado.
Suez redujo su participación en el consorcio de 25% a 2%. El consorcio lo informó del cambio ocho minutos antes del concurso, el 26 de julio del 2014
-¿Descarta que hubiera corrupción en la subasta del gasoducto sur peruano?
–El proceso tomó 16 meses, no fue un proceso apurado como se ha dicho, desde la convocatoria, la elaboración de las bases, la calificación de postores, el cambio de la directiva del comité. Tuvimos tres postores  calificados, tres consorcios de siete empresas. Todo funcionó normalmente,  hasta que se entró al concurso,  y momentos antes de la entrega del segundo y tercer sobre, la oferta técnica y económica, surgió esta carta de GDF Suez que crea un desconcierto. Si hasta ahí  uno juzga este proceso, fue correcto.
–¿Qué pasó?
–La verdad que me desconcierta. ¿Cómo empresas como Sempra, GDF Suez, TGP y Tecpetrol (subsidiaria de Techint) a sabiendas de los plazos, después de haber tenido una prórroga, deciden poner esta carta que cambió la composición del consorcio?
–Según el Informe Pari del Congreso sobre Lava Jato,  el consorcio Gasoducto Peruano del Sur fue descalificado irregularmente.
–Ellos se autodescalificaron, ellos sabían muy bien que los plazos para consorciarse ya habían vencido. Ellos pidieron extender ese plazo y en una primera intención se les concedió.  Si su oferta hubiera sido ganadora, ellos podían después tranquilamente cambiar su participación siempre y cuando mantuvieran el 25% del operador calificado.
Consorcio ganador: Costa, San Frutos, Carvalho, Saldaña y Barata
–¿Por qué Suez redujo súbitamente su participación en el consorcio descalificado?
–Yo creo que merece una investigación, hay que documentarlo.
–El Comité de Proinversión otorgó plazo de 72 horas para subsanar, pero los descalificó antes.
–Esto lo argumentan dos estudios legales. Posteriormente otros estudios opinaron igual.
–¿La primera dama Nadine Heredia intervino en su nombramiento como ministro de Energía?
–Eso viene del colaborador eficaz, reservado en principio. La verdad que son conjeturas, ninguna prueba. ¿Cómo puedo saber si ella intercedió ante el Presidente por equis razones para que me llamara y me convocara a ser ministro? Ni idea.
–¿Tiene idea de quién es el colaborador eficaz?
–El colaborador eficaz en su testimonio dice que él estuvo muy cercano al núcleo del gobierno hasta fines del 2013, y mi nombramiento es en febrero del 2014. Y él dice que los sucesos después que salió del circulo lo he corroborado por  informaciones  periodísticas.
–¿Cómo lo nombraron ministro?
–Yo regresaba un lunes de la playa tranquilo y recibí una llamada de Palacio de Gobierno porque el Presidente quería conversar conmigo.
–¿Usted tenía  vinculación con el presidente Humala o con la Primera Dama?
–Con nadie.
–¿Por qué aceptó el cargo de ministro?
–Uno entra a esto con toda la buena voluntad de servir al país. Yo estaba al final de mi carrera. Dije, ¿por qué no aportar? Además yo publicaba activamente, ahí estas mis artículos en CARETAS, La República, El Comercio sobre qué cosas deberían avanzar, qué proyectos eras prioritarios y por qué.
El gasoducto del sur se cotizó en US$7,800
–A usted le toca el proceso final de la concesión y se reunió con los postores.
–La convocatoria al proceso se da a comienzos del 2013. Durante todo ese año el ministro Jorge Merino, el equipo del Ministerio de Energía y Minas y el equipo de Economía y Finanzas, con base en la ley 29970, aprobada por mayoría por el Congreso, organizan las bases del concurso. Cuando yo he llegado, las bases ya estaban casi listas. Viene la precalificación y quedan tres consorcios. En ningún momento, y están los testimonios de los miembros del Comité, tanto en la época de Lecarnaqué como en la época de Ramírez, ellos  sienten ninguna injerencia política. Ellos deciden paso a paso y cada vez que necesitan una consulta se acercan al Consejo Directivo, que éramos cinco ministros. Los concursos se llevaban de manera transparente, todos los documentos son publicados. En estos concursos no hay cosas debajo de la mesa, todo es público.
–¿Consultaba Ud. con el presidente Humala? 
–Yo informaba al Presidente el avance que se tenía. Su preocupación era la fecha 30 de junio (del 2014), porque el proceso había tenido varias postergaciones, y qué pensaba el sur del país.  Fui muchas veces al Cusco a explicar cómo iba el proyecto.
–¿La Primera Dama intercedió en algún momento, estuvo  presente en los Consejos de Ministros o de alguna manera hizo saber su inquietud  sobre  la materia?
–En ningún momento.
–El costo inicial de Kuntur del gasoducto sur peruano fue US$ 1,200 millones. ¿Por qué escala a US$ 7,800 millones?
–Hay una comparación muy grosera entre lo que es el proyecto Kuntur, proyecto que data del 2008 del gobierno aprista, y el Gasoducto del Sur. El GSP, son cifras del 2014, incluye construcción, operación y mantenimiento por 30 años. El proyecto Kuntur solo incluye construcción.  Es como comparar el precio de un automóvil sedán con el precio de una 4×4 con un leasing por 30 años asegurado en operación y mantenimiento.
Congresista Pari
–De acuerdo con el Informe Pari, el GSP aumenta a US$ 7,800 “sin sustento que justifique el incremento”.
–A diferencia del proyecto Kuntur que no contaba con ninguna ingeniería, en el  GSP se tiene la ingeniería de  Foster Wheeler, uno de los grandes en ingeniería en este tema, y se tiene la opinión económica de Wood Mackenzie, que son los que calculan esta cifra  tope de US$ 7,800 millones.
–¿Siete veces más?
–En el momento en que Kuntur le ofrece a  Petroperú una participación, Petroperú busca una consultora para que le revise qué significaba este proyecto en términos de inversión. La empresa Gulf Interstate Engineering  dice que el proyecto Kuntur  cuesta US$ 4,800 millones. A su vez, estamos hablando de concesiones muy diferentes. El GSP no es sólo el gasoducto sino además tiene un sistema redundante a la salida de Camisea. Este sistema crea dos anillos de redundancia, uno para el gas y el otro para los líquidos, y después el sistema tiene una serie de componentes adicionales como el ramal a la planta térmica de Quillabamba, etc. Hoy día la viabilidad de nuestro sistema energético es que tenemos una sola salida de Camisea, Dios quiera que no se nos rompa; el día que venga la ruptura, nos quedamos con la tercera parte de electricidad menos en el sistema y comenzamos hacer cortes con un costo elevadísimo.
Mayorga: ministro de Energía y Minas entre febrero 2014 y febrero 2015
–¿De manera que no es correcto que no había un sustento técnico?
–Por supuesto. Lo otro es a la hora que se hace el concurso el consorcio de Odebrecht-Enagas  pone una oferta de US$ 7,328 millones  y el consorcio que se autodescalifica, donde está Techint –ojo que Techint es uno de los que más conoce de gasoductos  y tubos a través de la cordillera–  pone US$ 7,230 millones, menos del 2 % de diferencia. No es que la cifra estaba tirada del aire, estamos hablando de cifras muy comparables.
–El consorcio descalificado sostiene que “nos cerraron todas las puertas y la única vía que nos quedaba para hacer respetar nuestro derecho era la judicial”.
–El consorcio pudo haber impugnado su descalificación, pero no la buena pro, y no lo hizo.  Tampoco fueron a la vía judicial como consorcio, Suez se retiró. Los que fueron son los otros tres.  Como esta acción de amparo  tenía poco sustento, tuvieron que buscar  otra segunda acción que recibió la causa  ahora solo planteada por Sempra y Techint.
–¿Y cuál ha sido el resultado de ese proceso?
–ProInversión  ha apelado y estamos ahí.
–El Informe Pari observa que Kuntur –que pertenecía de Odebrecht– pide la terminación del contrato una vez que se ha concretado la subasta y solicita la garantía por 600 millones y se le paga.
–En el momento que Kuntur solicita la garantía, yo todavía estaba en el ministerio, y se dice que no se le va a devolver y hay una controversia. Se nombra a Alfredo Dammert, que fue director de Osinerming por mucho tiempo,  para que dé una opinión dirimente. Dammert opina que se le devuelva la garantía en base a que es el mismo  gobierno el que ha lanzado la licitación  y es completamente absurdo construir dos líneas paralelas. Aun así el ministerio apela.
Comité de adjudicación: Villegas, Illescas y Ramírez, el día del toletole
–¿Por qué?
–Es la procuraduría del  ministerio, yo no estaba ya en el ministerio. Lo que  sé es que este caso llega a la Sala Comercial de Lima que señala que la opinión del técnico era correcta y es recién en ese momento que se le devuelve la garantía.
–En  diciembre del 2015.
–Hace ya 10 meses que había salido del ministerio.
–¿Usted asesoró a Odebrecht?
Yo regresé  al Perú del Banco Mundial en el 2010 y entré como socio minoritario al estudio Laub & Quijandría.  Odebrecht era uno de los clientes, pero yo nunca tuve a mi cargo al cliente Odebrecht, porque eran temas más bien regulatorios y legales.  Yo no soy abogado.  De ahí me han echado el prurito de que soy asesor de Odebrecht.
–¿Usted asesoró  a Kuntur?
–Kuntur también fue cliente de Laub & Quijandría, pero yo tampoco estuve ligado  a esa cartera.  Yo soy ingeniero petrolero. Yo veía el caso de las empresas petroleras.
–¿Por qué Guillermo Lecanarqué  renuncia a la presidencia del Comité de Proinversión encargado de la licitación dos meses antes de la subasta?
–Lecarnaqué decide presentar su carta por razones personales y profesionales y lo explicó a la comisión Lava Jato. En segundo lugar, argumenta  que  creía que se podía aún dar un plazo adicional para seguir buscando una mayor competencia dentro del concurso. Presenta su carta y se va.
–Usted recomendó a Edgar Ramírez quien lo reemplaza en el comité, pero se le ha relacionado con Odebrecht.
–Ramírez presentó un currículum  bien detallado en el cual aparecen los trabajos que hizo su empresa Latin  Energy para el proyecto Kuntur, pero  también los trabajos que hizo para otra empresas, una de ellas Trasportadora de Gas Internacional, que  es uno de los miembros del consorcio descalificado, hasta creo que por más dinero. Este es un mundo muy pequeño. Aquí no hay 10 empresas que hacen tubos. La gente que está en el mercado, que conocen estas cosas,  reciben consultas  a menudo. Sugerí su nombre, pero la designación no es a dedo,  es una designación de los cinco ministros que conforman el Consejo Administrativo, con una Resolución Suprema, que va del MEF a la firma del Presidente.
–Usted con años de experiencia en el sector privado y en el Banco Mundial, ¿se sorprendería si se descubriera que la subasta fue asignada a un único postor por corrupción?
–Yo sería iluso decir que a mí no me van a investigar. Es obvio, las cosas que estamos viendo son increíbles y sorprendentes. Todo el mundo pudo haber pensado que esto pasaba, pero ahora lo estamos viendo con cifras, con hechos, con transferencia, con documentos. Yo creo que esta investigación tiene que seguir, es obvio que se pongan las cosas  sobre el tapete y sean claras.
–¿Qué le sugieren a  usted las versiones  de que se direccionó el proceso del gasoducto del sur?
–Para cualquiera que ha participado  en procesos del Estado, en el cual hay un comité que tiene que trabajar con un equipo técnico, con un equipo legal, con consultores y postores;  empresas grandes que están vigilando  día a día el avance de las bases y las condiciones del contrato, en el contexto de ProInversión  con cinco ministros,  se  tenga a todo el mundo confabulando. Para mí es muy difícil de pensar eso.
–¿Regresaría al ministerio?
–Ya se pasó la época de las aventuras.

Puntuación: 5 / Votos: 74

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *