Evangelización intercultural en Australia

[Visto: 757 veces]

Monseñor Francis Xavier Gsell

Por Mark Reidy- www.therecord.com.au
Uno de los desafíos del periodismo es crear una línea de apertura que atraerá la atención del lector. Sin embargo, cuando usted está escribiendo sobre un sacerdote católico que se hizo conocido como el “Obispo con 150 esposas”, el trabajo lo hace usted.
Nacido en Francia en 1872, Francis Xavier Gsell se convirtió en el cimiento de lo que algunos consideran una de las Misiones Aborígenes más exitosas y duraderas de la historia de Australia.
Estudió en Roma junto a Eugenio Pacelli, el futuro Papa Pío XII, pero luego de su ordenación en 1896, sus caminos los llevaron a destinos muy diferentes en el universo católico.
A la edad de 20 años, el Padre Gsell ya se había unido a los Misioneros del Sagrado Corazón, con el deseo de difundir la Buena Nueva de Cristo a los confines de la tierra.
Sin embargo, su celo misionero fue suspendido en aquellos primeros años cuando fue enviado a Sydney en 1897 para enseñar a futuros misioneros en la casa madre de la Orden.
No fue hasta 1900 que su propia obra misionera comenzó en Papua Nueva Guinea.
En 1906, fue nombrado Administrador Apostólico del Territorio del Norte, pero su corazón anhelaba continuar el trabajo misionero entre los aborígenes y solicitó al Administrador del Gobierno en Adelaida establecer una misión en las Islas Tiwi, al norte de Darwin.
El Padre Gsell recibió 10,000 acres de tierra en la esquina sureste de la isla de Bathurst.
Con una historia de protegerse apasionadamente de las influencias externas, el Padre Gsell era muy consciente de las dificultades que encontraría al entrar en este nuevo territorio en 1911.Desde que los isleños de Tiwi se habían enfrentado primero con exploradores holandeses en 1705, habían protegido desafiante su existencia aislada de cualquier establecimiento colonial.
A principios del siglo XIX, varios esfuerzos habían sido rechazados antes de que un contingente inglés de 86 soldados y 45 convictos fuera instalado en la isla de Melville en 1824.
Informes durante este tiempo describieron las relaciones con los lugareños como “extremadamente molesto” y, en 1829, el asentamiento fue abandonado.
Los Tiwis vieron esto como una victoria, confirmando su sentido de pureza del mundo exterior y reforzando su deseo de autodeterminación.
La palabra “Tiwi” es literalmente interpretada como “nosotros pueblo” y su aislamiento había cimentado un sentido nacionalista de singularidad, distinto incluso de los aborígenes continentales.
A lo largo de su historia existieron hasta veinte tribus que habitan en las islas, pero siempre han vivido en cooperación, compartiendo un idioma común y una herencia cultural.
Sin embargo, durante la década de 1890, más de una década antes de la llegada del Padre Gsell, un pequeño número de cazadores de búfalos, junto con comerciantes de perlas japonesas, establecieron contacto con los isleños, introduciendo influencias perjudiciales y ventajosas del mundo exterior.
La llegada del Padre Gsell en 1911 debía ser oportuna ya que tanto los cazadores como los comerciantes de perlas ya habían comenzado a comerciar con artículos como el tabaco, los cuchillos y las hachas para las “mercancías” locales, incluidas las jóvenes mujeres Tiwi.
Armado con una comprensión histórica del contacto europeo/aborigen en el continente, el Padre Gsell era muy delicado y sensible en su actitud y relación.
“Tuve que establecer contacto con los nativos, solo, lenta y prudentemente; Tuve que… aprender gradualmente sus hábitos y costumbres para penetrar en sus mentes sin daño ni shock “, escribió más tarde.
El padre Gsell era fiel a sus palabras. Él aprendió pacientemente la cultura Tiwi, su modo de vida y llegó a comprender sus valores espirituales y rituales.
“Nuestra actitud siempre debe tratarse de una cooperación amistosa… sobre todo tiene que ser justa”, afirmó: “Así, uno nunca debe prometer nada que no pueda ser garantizado, ya que la palabra de uno siempre debe ser honrada”.
La actitud del Padre Gsell de entender y respetar la cultura local formó una base sólida para una Misión que comenzó lenta pero gradualmente, uniendo las culturas católica y tiwi; una influencia que todavía se puede ver hoy.
Desde el momento en que este clérigo de barba larga fue observado por primera vez por los lugareños paseando por la costa de Bathurst leyendo su Biblia, el Padre Gsell se hizo conocido como “Bigotes”.
Él describe los primeros diez años en la isla como “trabajo de la espada”: conocer a la gente de Tiwi y permitirles observar y construir gradualmente una confianza con él.
Era un período de armonía, pero sabía que sólo descubriría la fuerza de esta relación cuando el inevitable choque de culturas saliera a la superficie.
Llegó en forma de Martina, una joven adolescente que se acercó al sacerdote con un dilema que determinaría el futuro de toda la misión.
Era costumbre de Tiwi para que las muchachas fueran prometidas en matrimonio con hombres mayores, a veces incluso antes de que nacieran. Los hombres eran capaces de tener tantas esposas como podían sostener.
Las niñas solían ser entregadas a los 14 años. El Padre Gsell siempre había aceptado esta tradición y nunca la había desafiado.
Incluso cuando Martina le pidió desesperadamente que la salvara del matrimonio con un anciano, sabía que no podía intervenir. Sin embargo, cuando Martina volvió a él la semana siguiente con una lanza atravesada en su pierna y una multitud enojada muy cerca, sabía que ya no podía ser un espectador intercultural: la vida de Martina dependía de lo que sucediera después. En un momento de inspiración, el Padre Gsell se acercó a la multitud enojada, incluido el marido, y comenzó largas deliberaciones que cambiarían las tradiciones matrimoniales de Tiwis y la forma en que se relacionaban con el Padre Gsell desde ese día. Finalmente, la muchedumbre apaciguada se dispersó con un tesoro que incluía mantas, harina, un cuchillo, un hacha, tabaco y latas de carne y el Padre Gsell quedó con una joven vulnerable y aliviada a quien había prometido cuidar. Martina se convertiría en la primera “esposa” del Padre Gsell y, una vez que la noticia se difundió, muchas familias se acercaron al sacerdote para aceptar más mujeres jóvenes bajo su custodia, incluyendo un bebé de cuatro días de edad.
Las niñas fueron colocadas bajo el cuidado de las hermanas que ahora vivían en la Misión y sus “esposas” eran 150 cuando Gsell se marchó en 1938. Las niñas eran libres de elegir a sus propios esposos una vez cumplieron los 18 años, aunque la costumbre del matrimonio arreglado se mantuvo en las familias tradicionales.Después de gestionar este obstáculo intercultural, la Misión se expandió a medida que la gente local se dio cuenta del corazón cariñoso y protector de este hombre misionero. También observaron que las niñas atendidas no estaban privadas de sus formas tradicionales.
La Misión siguió atrayendo a más habitantes locales de su existencia nómada y al trabajo remunerado (con productos como la harina y el tabaco) a medida que se introdujeron la agricultura, la silvicultura y el ganado lechero.
Simultáneamente, muchos aspectos de la cultura Tiwi se mezclaron en este nuevo estilo de vida.
En los primeros 15 años de la Misión, sólo 113 bebés fueron bautizados y durante los 27 años del Padre Gsell en las islas no reclamó un solo adulto convertido.
Plantó las semillas que serían cosechadas por los valientes y dedicados miembros de los Misioneros del Sagrado Corazón que iban a continuar.
El Padre Gsell obtuvo una Orden del Imperio Británico en 1936 por su dedicación al pueblo Tiwi. En 1938, fue nombrado obispo de Darwin y partió de las islas que había crecido para amar.
Desde l938 hasta 1948, el obispo Gsell dedicó su vida a los 800,000 kilómetros cuadrados de la diócesis de Darwin antes de retirarse en Sydney, donde escribió su autobiografía: El obispo con 150 esposas.
El obispo Gsell había defendido una cultura inexplorada, un clima duro con cocodrilos, serpientes, insectos, ciclones, soledad y aislamiento, pero había perseverado durante casi tres décadas en su deseo de tomar el espíritu de su Orden: “Que el Sagrado Corazón de Jesús sea en todas partes amado ” en uno de los rincones más escondidos del mundo.
En su discurso de jubilación, resumió sus cuatro décadas de servicio a sus habitantes:
“Algo se ha hecho durante estos 40 años…esparcí las semillas en lágrimas, pero recogí los frutos con alegría. Miro hacia atrás con tristeza porque estoy dejando el lugar, al que tengo mucho cariño, y como un padre está triste cuando está separado de su hijo, estoy muy triste de estar separado de mi hijo, el Territorio del Norte. Aunque la distancia será grande, para el corazón y la mente no hay distancia”.
Él falleció en 1960 a la edad de 88 años, con estas palabras resonando en los recovecos más profundos de su alma.

Puntuación: 5 / Votos: 46

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *