Accidente aéreo en los Alpes

[Visto: 790 veces]

Revista CARETAS

La investigación del accidente del avión de Germanwings que se estrelló con 144 viajeros en los Alpes franceses ha dado un giro brutal. Según el fiscal francés Brice Robin, el copiloto “voluntariamente permitió una pérdida de altitud anormal, de mil metros por minuto, y no tenía ninguna razón para hacerlo ni para impedir que el piloto volviera a cabina ni para no responder a la torre de control”.
El copiloto se llamaba Andreas Lubitz, de 28 años de edad, según ha afirmado Robin, mientras que una portavoz de Lufthansa ha confirmado que este trabajaba para Germanwings desde septiembre de 2013. Se había formado en la escuela de Lufthansa en la ciudad de Bremen y acumulaba 630 horas de vuelo.
Varios medios alemanes afirman que era originario de la población de Montabaur (unos 13,000 habitantes), en la región de Renania-Palatinado. Según la alcaldesa de esa localidad, Gabriele Wieland, vivía en el pueblo en casa de sus padres, aunque también tenía vivienda en la ciudad de Düsseldorf, donde debía aterrizar el avión siniestrado.
El perfil de Andreas Lubitz en Facebook ha sido borrado. Según publicó en septiembre de 2013 la revista Aviation Business Gazette, Andreas Günter Lubitz fue incluido en esas fechas en la base de datos de la Federal Aviation Administration (FAA) en reconocimiento a la excelencia de su formación.
En relación con las revelaciones de la fiscalía francesa, Der Spiegel informa que el comandante abandonó la cabina para ir al baño. El fiscal francés ha explicado que al intentar regresar, la puerta estaba bloqueada y se escuchan “llamadas del comandante, por el interfono, identificándose, pero sin recibir respuesta del copiloto”. “Su respiración, en apariencia al menos es una respiración normal”, ha añadido antes de afirmar que “nada permite decir que se trata de un atentado terrorista”.
Según informa la emisora francesa Radio Europe 1, el piloto, que se quedó fuera de la cabina antes del siniestro, volaba para Lufthansa y Germanwings desde hacía 10 años y era, por tanto, un profesional experimentado con más de 6,000 horas de vuelo.
El periódico alemán Bild, que adelantó también el nombre del copiloto y la inicial de su apellido,   afirma que el comandante del avión se llamaba Patrick S. y que era padre de dos hijos. Un piloto ya jubilado que le conocía ha confirmado que era un profesional “muy experimentado, uno de los mejores”. “Estoy convencido que ambos [el piloto y el copiloto] hicieron lo que pudieron”, ha manifestado este hombre, que ha descrito a Patrick S. como “un buen padre” y “una persona con humor”.
La fiscalía alemana confirmó que uno de los pilotos estaba fuera de la cabina en el momento del accidente y no logró volver a entrar pese a golpear la puerta con insistencia, según había publicado The New York Times en su página web.
Fuente: Diario El País.
GermanwingsTratamiento psiquiátrico
La fiscalía de Düsseldorf ha informado que el copiloto que presuntamente estrelló deliberadamente el avión de Germanwings tenía un certificado médico de baja por enfermedad, que había roto y ocultado a la empresa, así como otros documentos que demuestran que estaba en tratamiento. [Así estamos contando en directo la última hora sobre el accidente aéreo]
Fuentes de la Fiscalía han negado, en cambio, que en los registros realizados en su domicilio se hubiera encontrado una carta de despedida.
Por su parte, el Gobierno alemán ha asegurado que por el momento no hay «ningún indicio» de que existiera una motivación terrorista. El portavoz del Ministerio de Interior, Johannes Dimroth, ha hecho estas declaraciones en un encuentro regular con medios de comunicación en Berlín. «Hasta el momento, no hay ningún indicio de motivación en ese sentido», ha asegurado el portavoz.
Dimroth ha explicado, no obstante, que en esta investigación -como en todas- se estudia en todas direcciones, también en la línea de una motivación terrorista, aunque sólo sea para poder descartarla totalmente. Por el momento, ha agregado, los datos recabados por la policía alemana no han aportado nada que permita avanzar en esta dirección, lo cual tampoco significa que esta línea de investigación se haya cerrado del todo.
«Tenía una crisis existencial»
En lo que respecta al estado del copiloto, el diario británico «The Times» asegura que el copiloto tenía un historial de depresión por «una crisis existencial». En un artículo titulado «Lufthansa conocía la depresión del piloto», el rotativo ha indicado que el copiloto tenía un «historial de depresión» provocada por «una crisis existencial».
Además, ha informado de que Lubitz fue «suspendido» en la escuela de vuelo de Lufthansa «durante varios meses» antes de que le permitieran volver a entrenarse y ser evaluado como piloto. El presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, había afirmado en rueda de prensa que Lubitz tuvo una «interrupción» de varios meses en su etapa de formación por una baja médica, sin especificar de qué se trataba por el «secreto médico».
Por su parte, el diario alemán ‘Bild’ ha señalado Lubitz recibió tratamiento psiquiátrico por un «grave episodio depresivo» hace seis años, en 2009. El episodio incluía «crisis de ansiedad y depresiones» y llevó al joven a recibir tratamiento psiquiátrico durante 18 meses.
La Fiscalía de Francia, tras escuchar el contenido de la caja negra que registra las voces en cabina, ha acusado este jueves al copiloto Lubitz dehaber causado voluntariamente el siniestro aunque no ofreció ninguna razón para justificar esta actuación.
Los agentes de Policía que investigan al copiloto han encontrado en las últimas horas «algo» en el registro de su apartamento en Dusseldorf que podría ser una «pista importante» para la investigación de lo sucedido, según el diario británico ‘Daily Mail’.
Los agentes que han registrado el domicilio del copiloto han asegurado que no han encontrado ninguna nota de suicidio pero uno de los portavoces policiales ha dicho que han «encontrado algo» que ahora va a ser analizado y que podría ser una «pista importante» en las indagaciones.
«Hemos encontrado algo que va a ser trasladado para su análisis. No podemos decir lo que es, de momento, pero podría ser una pista importante para saber lo que ha pasado», ha señalado el portavoz de la Policía de Dusseldorf Markus Niesczery a un periodista del diario británico enviado a la localidad alemana. «Esperamos que pueda darnos algunas explicaciones», ha dicho.
Fuente: www.abc.es

Puntuación: 5 / Votos: 36

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *