Bellaco

[Visto: 870 veces]

Bedoya admitió que Montesinos le dio US$25 mil para su campaña
Ex ministro Gonzales Reátegui: “Nos reunimos dos veces”
Siguiendo el ejemplo de Jacqueline Beltrán, el ex ministro de la Presidencia Tomás Gonzales Reátegui admitió que fue al Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) a entrevistarse con Vladimiro Montesinos Torres, pero que nunca vio nada ilegal ni le pareció ilícito o extraño que el ex asesor repartiera dinero en efectivo. El fiscal Pablo Sánchez Velarde insistió al acusado sobre el punto.
Fiscal: Montesinos declara que por encargo de Fujimori lo buscó y le explicó la necesidad de contactar al señor Bedoya, para decirle la decisión del gobierno de apoyarlo económicamente. ¿Dice que usted ya sabía y fueron a la reunión sobre seguro?
Gonzales: No sabía nada de la entrega de dinero. Él (Montesinos) confunde la primera reunión con la segunda. Nunca me hicieron alguna propuesta. Sería iluso pedirle a Montesinos que me hiciera ministro, cuando conocía directamente a Fujimori.
Fiscal: ¿Cuántas veces se reunió con Montesinos y Bedoya?
Gonzales: Dos veces. No se habló de ningún presupuesto. Se habló de la cobertura en los medios de comunicación. Me pidió el pauteo de la televisión. No el presupuesto, que es mucho más amplio. 
Fiscal: ¿Le pareció normal en ese momento?
Gonzales: Sí, porque conocíamos por los medios que tenía ingresos por dos millones de dólares, además los dineros del Estado no se manejan en efectivo, hay todo un procedimiento para sacarlo.
Por César Romero Calle- Diario La República.
El ex alcalde de Miraflores Luis Bedoya de Vivanco admitió que recibió 25 mil dólares del ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos Torres para su campaña en las elecciones municipales de 1999. Pero seguidamente afirmó que no cometió delito porque no se ha probado que ese dinero sea del Estado.
Bedoya de Vivanco admitió el hecho minutos antes de que la Sala Penal Especial Anticorrupción iniciara el juicio público contra el ex burgomaestre y sus cómplices Montesinos y el ex ministro de la Presidencia Tomás Gonzales Reátegui, quien ofició de intermediario.
El fiscal superior Pablo Sánchez Velarde acusó a los tres por el delito de peculado. Para Montesinos, en calidad de autor, pidió ocho años de prisión, y para Bedoya de Vivanco y Gonzales, en calidad de coautores, solicitó cinco años de carcelería, además del pago de una reparación civil de cinco millones y un millón de soles, respectivamente.
La primera audiencia del segundo juicio público contra Montesinos, que tuvo una duración de cinco horas continuas, se inició con un debate teórico jurídico de los cargos contra el ex asesor presidencial y las personas a las que éste dio dinero. 
FONDO NEGRO
El fiscal Sánchez Velarde y el procurador ad hoc del caso Ronald Gamarra Herrera superaron muy bien el combate jurídico, de una guerra que promete llegar hasta las instancias internacionales. La defensa de Bedoya, a cargo deMario Amoretti Pachas, sustentó uno de sus recursos en una resolución de la Corte Suprema de Justicia de Chile.

El debate se concentró en si los que recibieron dinero de Montesinos, no siendo funcionarios del Estado, pueden ser juzgados por delito de complicidad en peculado. La defensa indica que éstos, en el peor de los casos, cometieron delito de receptación de dinero robado.
También se debatió si Montesinos no sólo utilizó dinero del Estado sino de su propio bolsillo, o de un fondo compuesto por recursos hurtados por otros a su pedido, y que los beneficiarios actuaron de buena fe al recibirlo, como Bedoya de Vivanco.
MANIOBRAS DILATORIAS
Por intermedio de su abogada Estela Valdivia Alvarez, Montesinos insistió en plantear el archivamiento del proceso, en aplicación del artículo 51º del Código Penal, por tener una condena de nueve años y cuatro meses de cárcel, una pena superior a la que recibiría por el caso de Bedoya de Vivanco.

El ex asesor volvió a cuestionar la idoneidad del tribunal anticorrupción y por eso mismo su defensa anunció que no hablaría y que se oponía al traslado al penal de Lurigancho. 
Reiteró igualmente que acudirá a las instancias internacionales porque supuestamente se violan sus derechos. El tribunal rechazó todos los pedidos de la defensa de Montesinos, diseñadas para dilatar el proceso.
Respecto del artículo 51º, el procurador Ronald Gamarra recordó que la norma fue expedida por el gobierno fujimorista para evitar un nuevo juicio público al narcotraficante Demetrio Chávez Peñaherrera (a) “Vaticano”, quien habían denunciado que Montesinos recibía “cupos” del narcotráfico.
Caso del silencio es una discusión estéril
Considerar como indicio de culpabilidad la negativa de Vladimiro Montesinos a declarar es un debate estéril, según el defensor adjunto de Asuntos Constitucionales Samuel Abad Yupanqui.
Indicó que lo decisivo para determinar la responsabilidad de alguien en un acto delictivo -en este caso Vladimiro Montesinos- son las pruebas y no el “silencio o la locuacidad” del procesado.

“Si en el transcurso de un juicio uno se niega a hablar, eso no puede traer como consecuencia que se le presuma culpable”, precisó.
Samuel Abad explicó que el verdadero problema de preocupación en torno al juicio a Montesinos debe ser la acumulación de los procesos, por tipo de delitos, ante el inminente caos que significará llevar adelante más de 65 procesos judiciales con sus respectivas audiencias.
Le pagaron con dinero del Estado
El fiscal superior Pablo Sánchez Velarde sustentó su acusación contra Luis Bedoya de Vivanco, Vladimiro Montesinos y Tomás Gonzales Reátegui, en que el dinero entregado al ex burgomaestre miraflorino provino de un fondo que el Estado entregaba al SIN para sus acciones de inteligencia y contrainteligencia. 
Los fundamentos de la acusación fiscal son:
1. Desde el año 1991 hasta el 2000, por orden de Fujimori, los fondos de la partida denominada “Régimen de Acciones Especiales”, desagregadas en las partidas “Reserva Uno” y “Reserva Dos”, destinadas a solventar los gastos para acciones de inteligencia y contrainteligencia, fueron administrados por Montesinos. Los gastos eran regularizados después, mediante Resolución Suprema suscrita por Fujimori.
2. En el afán de perpetuación del régimen hasta el 2005, creyeron que no era conveniente que el hermano de Alberto Andrade ganara la alcaldía de Miraflores, por lo que Montesinos y Fujimori decidieron apoyar económicamente la campaña municipal del Movimiento Independiente “Lucho por Miraflores”.
3. A fines de mayo, Montesinos se reunió con Gonzales Reátegui, amigo de Bedoya de Vivanco, pidiéndole que invite a este último al SIN, para comunicarle la decisión del gobierno de apoyar su movimiento. El encargo es aceptado por Gonzales, pero bajo la condición de ser tomado en cuenta para un cargo público de salir reelegido Fujimori.
4. En junio de 1999, los procesados se entrevistaron en dos oportunidades. La primera vez para tratar temas de diversa índole. Sin embargo, previa a la segunda reunión, Gonzales a solicitud de Montesinos requirió a Bedoya que le entregara una pauta de su publicidad consignando la suma de US$ 85 mil. En el “vladivideo” de la segunda reunión se observa a Bedoya recibir un sobre conteniendo 25 mil dólares (al cambio de la época, 85 mil soles), monto que luego de la observación de que los gastos eran en dólares y no en soles, fue tomado a cuenta del monto total.
5. Finalmente, los procesados se reunieron por tercera vez, con la participación de Ricardo Winitsky Bertolino y Saúl Mankevich Lifchitz, para tratar el manejo de la publicidad. Winitsky, por intermedio de su agencia “Publicistas Asociados”, acuerda con Bedoya de Vivanco mejorar el spot de su campaña municipal, trabajo que también fue pagado por Montesinos.

Puntuación: 5 / Votos: 45

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *