Sed de poder e interés personal

[Visto: 2449 veces]

Andahuasi

El jefe del Estado, Ollanta Humala consideró que sería positivo que el segundo vicepresidente de la República, Omar Chehade, “de un paso al costado” para facilitar las investigaciones a las que es sometido en la Comisión de Etica del Congreso.
“En lo personal pienso que (Omar Chehade) haría bien en dar un paso al costado, pero eso debe nacer de él”, manifestó en la entrevista concedida en Palacio de Gobierno a un grupo de periodistas nacionales para presentar su balance de los primeros cien días de su gobierno.
Sostuvo que dar ese paso al costado, incluso, permitiría al también legislador defenderse mejor de las acusaciones en su contra.
El Jefe de Estado reafirmó que su gobierno no protegerá ni “blindará” a ninguna persona o funcionario en particular.
Por el contrario, subrayó que apoyará la verdad y reiteró su respaldo a la Comisión de Ética del Parlamento, instancia que tiene a su cargo las indagaciones sobre la reunión sostenida por Chehade con tres oficiales de la Policía Nacional, con quienes habría tratado sobre un presunto desalojo en una empresa azucarera.
Asimismo, descartó que su gobierno vaya a realizar algún esfuerzo para presionar a la Comisión de Ética o al Ministerio Público para proteger a algún miembro del gobierno.
Fuente: Agencia Andina de Noticias.
Por fin sabemos“La versión de Chehade queda desacreditada”
IDL-Reporteros destapó el caso que más ha afectado al Gobierno desde que se inició: el supuesto tráfico de influencias del segundo vicepresidente de la República, Omar Chehade. Pese a los testimonios contradictorios, su Director, Gustavo Gorriti, asegura que las evidencias apuntan claramente a la comisión de un delito. Destaca la labor del periodismo de investigación, advierte que hay que seguir de cerca las investigaciones del Congreso y el Ministerio Público; y considera que la actitud del presidente Ollanta Humala en relación a este caso ha sido “correcta”.
¿Cuál es su opinión sobre la actitud del Gobierno y del Congreso en relación al caso Chehade?
La verdad, todo el mundo está hablando, opinando, hay una especie de ruido de estática en ese aspecto. Lo importante es sacar la verdad de los hechos y eso es lo que estamos haciendo. Si se demoran o no, si lo blindan o no, son cosas que la gente ve con total claridad. Lo que hemos buscado es sacar la verdad de los hechos, encima de versiones contradictorias, varias de las cuales -por definición- son mentirosas.
Cuando se presentaron en el Congreso, la versión de Omar Chehade y los generales Gamarra y Salazar eran similares, la única versión divergente fue la del general Arteta. ¿Se puede percibir que hubo un acuerdo para dar una versión similar?
En el caso de Gamarra, la mayor parte de sus versiones han sido inexactas o falsas. Desde que lo interrogamos por primera vez y dijo que no recordaba la reunión –la primera entrega del caso-, ha ido cambiando y ha terminado enredándose en sus propios pies. Es un conjunto de versiones tan evidentemente falsas que resultan – en mi opinión- muy poco dignas. En el caso de Salazar, se contradice claramente con Arteta, pero es él quien más conoce de los hechos. Es claro que la versión de Arteta, salvo algunas contradicciones iniciales que son atribuibles a la memoria u otras, pero que son del todo explicables, es la que corresponde a la verdad de los hechos. La de los otros es una coartada deficiente y patética.
Entre las contradicciones de Arteta está el tema de la resolución, que primero dijo que había roto y luego apareció.
No es que haya aparecido, no sé si la desechó o eso significaba colocarla entre los papeles que no debía considerar. En fin, él ha tenido algunas equivocaciones, pero lo fundamental es si se sostiene o no su versión. ¿Hubo o no una reunión, como él dijo? ¿Hubo o no la visita de Miguel Chehade con León Barandiarán al cuartel El Potao? En todas estas cuestiones elementales, su versión no solo se ha sostenido sino que se refuerza con la evidencia que está saliendo. El proyecto de resolución que salió y ha sido entregado al Ministerio Público, corresponde exactamente a la versión que dio.
¿Cuál cree que es la estrategia de Chehade?
No sé. Sea cual sea su estrategia, no importa. La idea es negar que se haya producido todo y -por supuesto- eso significa desacreditar tanto a Arteta como a sus testigos, pero la que queda desacreditada es su versión y emerge cada vez con mayor claridad que él ha utilizado el cargo de vicepresidente de la República para el tráfico de influencias.
¿Con la actitud del Presidente de seguir respaldando la investigación, no sale más perjudicado el Gobierno?
Por qué va a salir perjudicado el Gobierno por buscar que se aclare esto, ¿en qué momento la lucha anticorrupción perjudica a un gobierno?
Me refiero al hecho de que no se tome una decisión más firme con Chehade.
Hay un conjunto de cosas que son comprensibles en la actitud del Presidente. Uno, es su vicepresidente; dos, ha sido su abogado personal; y tres, que es lo más importante, hay una investigación en curso y mientras se dé hay una presunción de inocencia. Entonces, es lógico que el Presidente pida que se acelere la investigación. Me parece que, dentro de las circunstancias, ha sido una actitud, en general, correcta. Que pudo haber sido más rápida, más decisiva, es posible; pero que es correcta, no hay duda.
Por otro lado, en el Congreso actúan como si fueran a hacer una especie de blindaje…
Aquí, cada actor juega su papel dentro de las limitaciones de su posición política y de su propia capacidad personal. Por supuesto, hay una activa función acusatoria por parte de fujimoristas y algunos apristas. Tomados en forma aislada, solamente dentro de este hecho, diría que la mayor parte de los argumentos empleados en el aspecto acusatorio son correctos. Lo que habría que preguntarle a cada uno de ellos es si van a ser igual de incisivos y pertinaces cuando se trate de investigaciones que tengan que ver con las masivas inmoralidades de sus propios regímenes.
¿La cuestión es si podemos confiar en una investigación del Congreso o del Ministerio Público?
La ventaja de estas investigaciones, mucho más la del Congreso que del Ministerio Público, es que son abiertas, que la ciudadanía puede seguirlas paso a paso. En cuanto a la del Ministerio Público, hay que seguirla mucho más de cerca para tener la certeza de que no haya ninguna influencia negativa sobre ella. Este es un caso que ha salido a la luz gracias al periodismo de investigación, eso es lo que va a forzar al Congreso y la Fiscalía a proseguir con una investigación adecuada. Es cierto es que la bancada de Gana Perú, incluyendo invitados y orgánicos, ha sido errática, pero creo que la posición del Presidente hasta este momento es adecuada.
Es saludable que haya agradecido a la prensa por sacar a la luz este caso.
Sí, francamente no tengo ninguna observación en contra del presidente Ollanta Humala en relación a la prensa y al caso. Se ha tomado su tiempo, pero cuando ha hablado lo ha hecho con claridad.
Fuente: Diario 16.

Puntuación: 5 / Votos: 60

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *