Cena en Las Brujas de Cachiche

[Visto: 1604 veces]

Por la puerta falsa
Omar Chehade no dijo la verdad
El 17 de octubre, en La hora N, el segundo vicepresidente de la República aseguró que el tema Andahuasi “nunca se tocó” en la reunión que se realizó en el restaurante Las Brujas de Cachiche. Pero los tres altos oficiales de la Policía Nacional que habían asistido a la cena lo desmintieron.
Los generales Raúl Salazar, Abel Gamarra y Guillermo Arteta confirmaron, ante la Comisión de Fiscalización del Congreso –que investiga un presunto tráfico de influencias a favor del Grupo Wong–, que en el encuentro del 4 de octubre sí conversaron sobre la azucarera y que el parlamentario oficialista estaba presente cuando ello ocurrió.
La diferencia es que el general Salazar –actual director general de la Policía– manifestó que hablaron de eso “tres minutos más o menos”; el general Gamarra, director de Educación y Doctrina de la PNP, dijo que “el tema se trató largo”, y el general (r) Arteta, exjefe de la División Territorial Lima-Norte, ratificó que la discusión sobre ese punto fue extensa.
Aunque los tres estuvieron en la misma cena, las versiones sobre cómo se desarrolló el encuentro diferían. El general Salazar respondió que no recordaba exactamente quién de los dos generales había comenzado a hablar de Andahuasi, y el general Gamarra señaló que el tema surgió cuando el general Arteta le dijo que le había dejado un tremendo problema (el de la azucarera), aunque afirmó que en esa discusión solo participaron los dos y que los demás se limitaron a escuchar.
Arteta, sin embargo, ratificó que la discusión se inició cuando Chehade comentó que el Gobierno estaba interesado en proteger las inversiones privadas y que el caso Andahuasi era una preocupación. Añadió que el hermano del vicepresidente, Miguel Chehade, fue el que preguntó cuántos efectivos se necesitarían para un desalojo y que, incluso, manifestó que la empresa estaría en capacidad de sufragar los gastos de transporte de los policías y de los caballos, de los viáticos, etcétera.
Las versiones de Salazar y de Gamarra tampoco coincidieron respecto del término de la reunión. El actual director general de la Policía dijo que se retiró inmediatamente después de Chehade, y Gamarra aseguró que salió antes que los otros dos generales.
NO FUE AL MÉDICO
El general Gamarra negó que haya estado en Lima expresamente por la reunión convocada por Chehade, y aseguró que solicitó permiso porque debía ir al médico por un problema que tenía en la nariz. Lo extraño es que el oficial mismo reveló que el día de su cita, el 4 de octubre –la misma fecha en que se realizó la cena–, prefirió salir con su hijo y que nunca fue al médico.
Al mostrar el documento del permiso, los congresistas Alejandro Aguinaga y Juan José Díaz notaron que se trataba de una “orden de comisión”.
Sobre este punto, el general Arteta explicó que una cosa es una orden de comisión, es decir, cuando uno recibe la orden de un superior para asistir a una reunión de trabajo, y que otra cosa es un permiso que se solicita a título personal para viajar a la zona donde uno vive.
EL HERMANO
El papel de Miguel Chehade tampoco terminó de aclararse, pero, al parecer, trabaja muy cercanamente a su hermano. El general Salazar comentó que recibió una primera llamada de él, durante la campaña electoral, para coordinar el tema de la seguridad. La segunda llamada la recibió después de la segunda vuelta porque el congresista electo quería que le cambiaran la ‘liebre’ (moto) que tenía por una más grande, y que otras dos veces lo llamó para expresarle que su hermano tenía interés en reunirse con él.
Sobre Miguel Chehade, el general Arteta reiteró que fue él quien, junto con Miguel León Barandiarán, fue el 6 de octubre hasta el cuartel El Potao para llevarle el documento del Poder Judicial relacionado con Andahuasi y que hay, por lo menos, cinco personas que fueron testigos de esa visita.
NO CONVENCIÓ
Por otro lado, Chehade se presentó en la tarde ante la Comisión de Ética para presentar sus descargos. Al término de la sesión –que incluyó un intercambio de palabras con Mulder–, el vicepresidente declaró que se sentía “fortalecido”. Negó que haya patrocinado al Grupo Wong.
No obstante, Michael Urtecho, Mulder y Juan Díaz Dios señalaron que Chehade no los había convencido.
Fuente: Perú 21.

Chehade

La Comisión de Ética incluyó en sus deliberaciones la supuesta resolución judicial sin firma que Miguel Chehade, hermano del vicepresidente, y su amigo Miguel León Barandiarán habrían intentado entregarle el pasado 7 de octubre al general PNP (r) Guillermo Arteta en las oficinas del cuartel El Potao, en el Rímac, para proceder al desalojo de la azucarera Andahuasi.
Ello se suma a las versiones que los otros dos generales de la Policía, Raúl Salazar y Abel Gamarra, le dieron al ministro del Interior, Óscar Valdés, las que confirmarían el interés subalterno del vicepresidente en la cena a la que los convocó en el restaurante Brujas de Cachiche, el pasado 4 de octubre (CARETAS 2204).
Arteta ha declarado que el documento era un proyecto de resolución sin fecha, hora ni firma de magistrado alguno. No lo recibió, insistiéndoles que era fundamental contar con un documento legal. Ambos prometieron entregarle pronto dicha resolución, pero no volvieron más. Arteta fue pasado al retiro, junto a otros 28 generales de la Policía, el domingo 9 de octubre.
El domingo 30 pasado, en vísperas del día de Todos los Santos, el programa Sin Medias Tintas mostró un documento que, se aseguró, era la resolución ilegal llevada a Arteta por el hermano del vicepresidente de la República.
Según el programa, se trata de 4 documentos, entre ellos un oficio atribuido al Segundo Juzgado Civil Transitorio de Chiclayo, presidido por Daniel Esquén, en el que se exhorta al Juzgado de Paz del Distrito de Sayán a ejecutar la medida de desalojo y a la entrega de posesión de la azucarera Andahuasi a favor de Juan Manuel Enrique Rivas Urteaga, representante de la familia Wong.
Era el fallo que aguardaba esta última, pues el documento busca hacer cumplir un dictamen de la titular del Juzgado Transitorio Mixto de Ferreñafe, Elvira Rojas Semanche, quien en junio pasado emitió una resolución que concedió la administración de la azucarera a la empresa Río Pativilca, de Rivas Urteaga. Pero el documento no lleva fecha ni la firma del juez Esquén, por lo tanto es ilegal. El general Arteta ha declarado que la resolución difundida por Sin Medias Tintas es similar a la que le mostró Miguel Chehade en ‘El Potao’.

Poder Judicial

SAN MARTÍN Y LA OCMA
La reacción del presidente de la Corte Suprema, César San Martín ha sido inmediata y solicitó al Órgano de Control de la Magistratura (OCMA) que investigue a los magistrados de Chiclayo, Ferreñafe y Sayán involucrados con el caso Andahuasi para determinar presuntas responsabilidades.
Desde que estalló el escándalo, San Martín ha mostrado especial atención en este caso. “Las investigaciones deben avanzar con prudencia y rigor”, declaró el viernes 18. En privado, además, ha sido muy crítico con el vicepresidente.
Eso tendría una explicación. A inicios de agosto, Chehade habría llamado a San Martín pidiéndole una audiencia para tratar un caso judicial. La versión, que circula con fuerza por la Corte Suprema, fue confirmada a CARETAS esta semana por dos vocales supremos que pidieron mantener el anonimato.
Hay discrepancias sobre si se produjo el encuentro entre Chehade y San Martín, pero las versiones coinciden en que el presidente del PJ rechazó la posible intromisión del vicepresidente, la que calificó de “inaceptable” e “impertinente”. Los intentos por comunicarse con la cabeza del Poder Judicial al cierre de esta edición no rindieron frutos.

Chehade en Chimbote

PARADA CHIMBOTANA
La falta de transparencia todavía le puede pasar factura a Chehade. Otra noticia que da cuenta del estilo que impuso rápidamente al asumir el cargo pasó desapercibida.
El Diario de Chimbote registró que, el pasado domingo 4 de setiembre, un mes antes de la problemática cena en Brujas de Cachiche, Chehade llegó hasta esa ciudad sin una agenda oficial. Arribó al puerto en vuelo charter, no dio declaraciones a la prensa y desayunó en el restaurante Revachini, de la urbanización Buenos Aires. Además de su esposa lo acompañaba el jefe de la comisaría del lugar, el comandante Alfonso Fuentes Calcino. Cuando el reportero del mencionado diario buscó unas declaraciones sobre el lamentable estado de la corrupción en la región Ancash, Chehade se negó.
Acompañado de efectivos policiales, el vicepresidente salió a visitar dos plantas pesqueras en la urbanización La Libertad. Tampoco brindó ninguna información a su salida.

Fuente: Revista CARETAS.

Puntuación: 5 / Votos: 62

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *