Archivo por meses: junio 2011

Cincuenta y cinco años

[Visto: 905 veces]

Victor
Gracias a Dios, por lo que me a dado en estos 55 años, estoy celebrando mi cumpleaños en Huamanga-Ayacucho.
Como la cigarra
Por María Elena Walsh
Tantas veces me mataron,
tantas veces me morí,
sin embargo estoy aquí
resucitando.
Gracias doy a la desgracia
y a la mano con puñal,
porque me mató tan mal,
y seguí cantando.
Cantando al sol,
como la cigarra,
después de un año
bajo la tierra,
igual que sobreviviente
que vuelve de la guerra.
Tantas veces me borraron,
tantas desaparecí,
a mi propio entierro fui,
solo y llorando.
Hice un nudo del pañuelo,
pero me olvidé después
que no era la única vez
y seguí cantando.
Cantando al sol,
como la cigarra,
después de un año
bajo la tierra,
igual que sobreviviente
que vuelve de la guerra.
Tantas veces te mataron,
tantas resucitarás
cuántas noches pasarás
desesperando.
Y a la hora del naufragio
y a la de la oscuridad
alguien te rescatará,
para ir cantando.
Cantando al sol,
como la cigarra,
después de un año
bajo la tierra,
igual que sobreviviente
que vuelve de la guerra.

Viento a favor

[Visto: 1437 veces]

Dr. Antonio Zapata VelascoPor Dr. Antonio Zapata Velasco
Ollanta Humala ha ganado porque su campaña fue desarrollada por un equipo profesional. Mientras que el entorno de Keiko Fujimori era improvisado y estaba peleado entre sí. La censura a Jorge Trelles no se debió simplemente a la barbaridad que sostuvo en una entrevista con Beto Ortiz. Fue también un ajuste de cuentas contra el ala dura de esa candidatura, que agrupaba a los partidarios del ex presidente Alberto Fujimori. Lejos de actuar unida bajo el comando de la Diroes, la campaña fujimorista ha evidenciado una dura pugna interna, que debilitó a Keiko en forma considerable.
Por el contrario, Ollanta supo convocar apoyos relevantes, como Mario Vargas Llosa y Alejandro Toledo. De este modo, ganó aliados decisivos en el centro político y en la derecha liberal. Estos le han proporcionado el 20% extra, que sumado a su 32% de primera vuelta, le ha permitido ganar la presidencia. Humala gana porque obtiene esos refuerzos, que ahora resultan claves para su gobernabilidad.
Por ello, Ollanta ha llamado a un gobierno de concertación nacional. En mi lectura, se trata de una coalición entre las fuerzas que han ganado la segunda vuelta. Es decir, un frente entre Gana Perú, la derecha liberal y Perú Posible. En esta alianza, las fuerzas centristas idealmente actuarán como bisagra, para ir cerrando heridas y avanzar en algunas iniciativas de orientación nacional y con sentido de Estado, que agrupen e interesen a todos los actores políticos.
Dada la composición de esta coalición, el color del primer gabinete debe estar en la centroizquierda, defensora de la democracia y respetuosa del mercado. Esa línea viene acompañada por un fuerte énfasis en programas sociales contra la pobreza, de naturaleza inclusiva y no clientelista.

El financiamiento de estos programas solo puede provenir de una reforma tributaria que logre una recaudación promedio en Latinoamérica, de lo cual estamos bastante lejos. Esa nueva escala impositiva será posiblemente el punto de conflicto entre el nuevo gobierno y el poder económico, pero incluso dentro de éste, Gana Perú podrá obtener aliados para una reforma que se asume como indispensable en vastos sectores de la nación.
En lo que se refiere al fujimorismo, su futuro se muestra complicado. El padre seguirá preso, a menos que García lo indulte en las próximas semanas. Pero, la experiencia de Crousillat no aconseja ese camino. Como todo grupo derrotado, en este momento ha de desarrollarse un amargo balance. Los purgados a mitad de camino son numerosos y algunos operadores claves, como Sousa por ejemplo, ni siquiera han postulado a la reelección. Como resultado, su bancada es políticamente débil y estará dominada por figuras controversiales y de gran agresividad, tipo Martha Chávez y Luz Salgado, que saben combatir pero no concertar. Su destino es hacer una oposición irreductible, que puede resultar poco fértil.
Por otro lado, la base social del fujimorismo se halla en ese sólido 20% que acompañó a Keiko a lo largo de la primera vuelta. ¿Quiénes lo conforman? En su mayoría son sectores populares que conservan un recuerdo positivo de Alberto Fujimori por el asistencialismo de aquellos años. Por ello, pueden ser recuperados para la autonomía de criterio y la ruptura del lazo clientelista. Todo depende de la eficiencia de los programas sociales del nuevo gobierno.
Así, Ollanta Humala comienza en forma auspiciosa. Ha ganado importantes aliados en el centro e incluso en la derecha liberal, facilitándole la formación de un gobierno de ancha base. Por otro lado, su futura oposición luce sin capacidad para darle forma política al descontento de las elites con el resultado electoral. Si logra tranquilizar a los mercados, su debut político es con viento a favor.

Votaré viciado

[Visto: 974 veces]

Por Roberto Esparza Castro
Es notorio que las posiciones más indolentes han pasado a la segunda vuelta. Indolentes porque enfrentan a una hija de un dictador (Keiko Fujimori) cuyo objetivo es sacarlo de la cárcel versus un acusado de violador de derechos humanos e instigador de una intentona de golpe de estado (Ollanta Humala). Posiciones indolentes donde la mayoría de votantes peruanos optaron por una memoria selectiva donde las víctimas de Madre Mía o de Barrios Altos serán olvidadas por cualquiera que opte por una de las dos opciones. Ambas opciones, más que miedo, me dan asco… por eso votaré viciado.
Viciado porque veo como el país se polariza de una forma catastrófica; viciado porque rechazo la memoria selectiva y las justificaciones perversas de unos y de otros; viciado porque protesto ante esos condicionamientos del “si no estás conmigo, estás contra mí”; viciado porque cada vez estas dos posiciones rompen los tejidos sociales que anteriormente fueron rotos en la época del terrorismo; viciado porque quieren encegarse de los crímenes en los que están envueltos ambos candidatos; viciado porque rechazo votar por una mera etiqueta o por un status; viciado, mi estimado, porque protesto contra tu indiferencia.
Ahora resulta que son muy pocos los que le tienen respeto al voto contrario y varios son los que le echan la culpa a uno por viciar el voto ya que favoreces al otro. Nadie se pone a pensar que el voto viciado es una firme expresión del rechazo hacia las dos posiciones que están dividiendo a este país. Eso genera exclusión de una y otra parte y ello romperá los tejidos sociales quebrados desde la época del terrorismo. Hay familias que no se pueden ver y eso ni les interesa a esos dos que ostentan el poder.
Yo hasta ahora creo que un tipo que está acusado (ni siquiera sentenciado) de violar los derechos humanos, ya sea paramilitar o terrorista, no debería de estar en contienda pues se muestra para el manoseo político de su caso más que para la implantación de justicia en esta país.
No me queda más, personalmente, que oponerme democráticamente al gobierno que venga sea cual sea. Siempre he creído en el respeto al otro y en rechazar la memoria selectiva. Por ello votaré viciado.
El peligro menor
Por Jaime De Althaus Guarderas
Cualquier observador externo que hubiese visto el debate del domingo pasado habría concluido que el Perú ya dio el paso hacia la madurez política, pues ninguno de los candidatos planteó el cambio del modelo económico y, más bien, sí el respeto a los contratos, a la propiedad y al Estado de derecho. De ser cierta esa conclusión, el Perú efectivamente habría conquistado, por fin, un consenso básico en lo relativo al rumbo económico y al sistema político, un verdadero alivio histórico, porque ya no tendríamos que regresar a fojas cero cada vez y podríamos seguir avanzando sin pausa en el marco de una economía de mercado en democracia, de un capitalismo democrático.
En realidad, una gran paradoja, porque los dos partidos que pasaron a la segunda vuelta fueron aquellos que eran considerados por los perdedores como un peligro para la democracia, y cuya votación de hecho expresó al importante sector popular descontento con la corrupción y la ineficiencia de la democracia descentralizada y que demanda un liderazgo presidencial más fuerte y cercano. Y uno de los candidatos había presentado un plan de gobierno que, además, declaraba nula la Constitución del 93 y proclamaba cambiar el ‘modelo neoliberal’ por uno con mayor intervención y presencia empresarial del Estado.
Pero la institución de la segunda vuelta, si bien eleva atrozmente los niveles de agresión e intolerancia, obliga a los contendientes a acercarse al centro para ganar. Y entonces Humala tenía que desprenderse de su plan de gobierno haciendo ‘concesiones’, mientras Keiko Fujimori se ve obligada a deslindar de todos los modos posibles –incluso pidiendo perdón– con el carácter autocrático y delictivo del gobierno de su padre. Es el milagro de la segunda vuelta.
¿Y después? Si gana Humala, podríamos tener, al estilo boliviano, la revolución permanente de los radicales y los pueblos que se sentirán empoderados por el triunfo del nacionalista, lo que, de por sí, sin necesidad de cambiar de modelo, paralizaría la inversión y el crecimiento, y si además recrudeciera la crisis mundial, estarían más que dadas las condiciones para retornar a la inagotable cantera del plan 1 y desatar la dinámica bolivariana. Lo que contaría con el apoyo del Ejército, con la promoción de Humala acercándose al generalato.
Si gana Keiko, tendrá, por supuesto, que aplicar una inteligente estrategia de acercamiento integral a los pueblos para manejar la resistencia radical y pacificar al país –posee el enfoque para hacerlo–, pero una diferencia fundamental es que ella no tiene interés en cambiar ni la Constitución ni el modelo económico. ¿Para qué restablecer una autocracia, entonces? ¿Para liberar al padre, sometiendo al Poder Judicial? ¿Es posible eso ahora, con Montesinos en la cárcel y con el estado de alerta de la opinión pública luego de la experiencia de los 90?
Los peligros no parecen comparables. Hay que optar por el menor.
La renuncia del año
Por Ricardo Uceda – Revista Poder 360º
Aunque esta nota trata de cómo un funcionario público dejó el MEF, lo más importante no es su caso particular sino cómo medidas políticas, aplicadas mediante discutibles decretos de urgencia, pueden causar estragos en la economía. Es la crónica de una lucha interna alrededor de menos de un punto del déficit fiscal.
A primera hora del 25 de abril de 2011, el director general de Presupuesto Público del MEF, Roger Díaz, manejaba su camioneta por la Vía Expresa. Iba al hotel Sheraton, a inaugurar una reunión con funcionarios de distintos sectores del Estado, a quienes había convocado para explicarles las bondades de un nuevo sistema de ejecución del gasto público. Díaz era el artífice de la reforma y estaba orgulloso de su obra. Mientras conducía, escuchaba noticias por la radio, y entonces pudo escuchar nítidamente al presidente García anunciar un aumento de 20 por ciento en el sueldo de los militares y policías. Quedó de tal modo impactado que por un instante descuidó el manejo y casi choca.
Pasó de largo frente al hotel Sheraton, ingresó al edificio del MEF en el jirón Junín, y subió al piso séptimo, donde estaba su jefe, el viceministro de Hacienda Miguel Castilla. Con él quería hablar. Encontró a Castilla preocupado, escribiendo cifras sobre una pizarra.
Ambos habían asumido sus cargos durante la gestión de la anterior ministra, Mercedes Aráoz. Castilla, con un PhD en Economía en la Johns Hopkins University, había hecho carrera en la CAF antes de recalar en el MEF, y desde el comienzo estuvo interesado en que el ministerio retirara el estímulo fiscal con que en el 2009 afrontó la crisis internacional una vez que la economía comenzara a retomar el crecimiento. En concreto, propiciaba un menor gasto público para no repetir el déficit de -0,5% con el que cerró el 2010. Díaz lo secundaba en el empeño no sin tensiones, porque él era quien daba la cara a los sectores cuyo gasto sería recortado. Pero esa mañana lo que tenían que hablar era algo distinto a las usuales contingencias. Les imponían un gasto para el que no había provisión, con el que no estaban de acuerdo, y que tendrían que sustentar con su firma para que el ministro, a su vez, suscribiera un Decreto de Urgencia. Ambos estaban pensando en renunciar.
A las diez de la mañana, tendrían reunión con el ministro. Hasta entonces, intercambiaron agitadamente impresiones. ¿Había forma de salir del atolladero? Ninguna, concluyeron. Se les hizo tarde y bajaron rápidamente por las escaleras hasta el despacho ministerial, en el cuarto piso, para no esperar a los ascensores. Ismael Benavides los esperaba, rodeado de casi toda la alta dirección. Entre ellos, el viceministro de Economía, Fernando Toledo, y el jefe de Asesoría Jurídica, Guillermo Paredes. El ministro entró rápidamente en tema, recordando que el Presidente había anunciado un aumento a los militares y que al MEF le tocaba aplicarlo.
—¿Es negociable? —preguntó Castilla.
Benavides dijo que no. Se hizo un silencio. Todos sabían que el aumento conspiraba contra el equilibrio financiero, que cada fin de año se establece por ley. Pero el viceministro Toledo, que propone y supervisa la política macroeconómica, no diría algo en contra. Tampoco, un mes atrás, se había opuesto a la reducción del IGV, otra medida que nunca estuvo en sus planes y que vino de fuera del MEF. El asesor jurídico Paredes tampoco diría nada. Había reemplazado hacía poco a Juan Carlos Salinas, otro abogado que, a su solicitud, había pasado a ser asesor para no justificar peligrosos Decretos de Urgencia. Castilla tomó la palabra para plantear la conveniencia de que el aumento no fuera al sueldo, con lo que, por un llamado “efecto espejo”, se trasladaría a los que están en el retiro, generando un costo mucho mayor. El viceministro sugirió un bono extraordinario pero Benavides no respondió. Castilla lucía incómodo, aunque no habló de renunciar. En un momento, se volvió hacia el director de Presupuesto Público:
—¿Y tú, Roger, tienes algo que decir?
Díaz habló, y fue en ese momento que dio el primer paso para salir del ministerio.
En los inicios de enero, Díaz y Castilla habían tenido otra conversación clave. En su despacho, Castilla le dijo al director general de Presupuesto que deseaba hacer un ajuste importante del gasto público. La meta de déficit fiscal establecida para el 2011 en la ley de equilibrio financiero era de -1 por ciento del PBI, y se trataba de llevarla a +0,5 por ciento. Díaz se asustó. El recorte significaba dejar de gastar unos 2.000 millones de soles; como la tercera parte de todo el pliego de Educación. Le preguntó a su jefe por qué.
Castilla expuso dos motivos. Por un lado, quería dejarle un buen legado al próximo gobierno. Si el déficit del 2010 había sido menor que el previsto y cerró finalmente en -0,5 por ciento, ¿cuál habría sido el mérito de ellos como gestión en alcanzar incluso ese mismo nivel? ¿Por qué no esforzarse y dejar las cifras en azul? Díaz convino en que era un buen punto. Pero ¿por qué irse medio punto hacia arriba? ¿No bastaba llegar al déficit cero? Entonces Castilla sacó su segundo argumento.
La verdadera preocupación del viceministro eran los factores externos. Cuando, en el 2009, el ex ministro Luis Carranza lo integró a su equipo como jefe del gabinete de asesores, Castilla apoyó el plan de estímulo a la economía que el MEF trazó para contrarrestar los efectos de la crisis internacional. El 75% del método consistió en el aumento de la inversión pública. Estaba claro que apenas la actividad privada y el PBI —que ese año subió 3 puntos— se reactivaran, la inyección de recursos tendría que parar. Pero la naturaleza misma del plan haría que luego fuese difícil retirarlo. No obstante, Castilla comenzó a hacerlo en el 2010, ya en el cargo de viceministro de Hacienda al que lo nombró la nueva ministra Mercedes Aráoz. Ambos compartían la idea de comenzar a ahorrar ante una posible recaída de la economía mundial, y por eso se trasladó a los consumidores parte del incremento de precio de los combustibles, se retiraron subsidios a mineras y cementeras, se restringió el gasto corriente, se prohibieron créditos suplementarios. Al final del año, el déficit, que se preveía de -2 por ciento, terminó negativo en medio punto.
Ahora, en el 2011, Roger Díaz tenía sus razones para no ajustar tanto. Nombrado director de Presupuesto por Aráoz, durante el año anterior había contribuido al frenazo al mismo tiempo que reorganizaba su dependencia. En adelante, el presupuesto no se haría según las necesidades institucionales sino según los problemas nacionales por resolver, en función de complejas matrices preestablecidas. Los ministerios ya no recibirían autorización para usar su dinero a cuentagotas, cada trimestre, para recibir aprobaciones o vetos según el flujo de caja siempre zigzagueante del MEF, sino por todo el año, con lo que podrían por fin alcanzar calidad en el gasto. A comienzo de año, cada organismo público podría disponer del 80 por ciento de su plata, disponiéndolo en función de sus necesidades. Esto, que llamó “Programación de Compromisos Anual”, PCA, pasó a ser la niña de los ojos del director de Presupuesto. Así, cuando Castilla lo llamó a su despacho para decirle que de nuevo había que hacer un frenazo, así como el año pasado, Díaz le dijo:
—No puedo. Ya repartí casi toda la PCA.
Pero, en el fondo, la objeción de Díaz era la falta de coherencia: si el presupuesto 2011 fue aprobado con un déficit de 1 por ciento, esta meta fiscal no podía cambiar de la noche a la mañana, afectando los servicios básicos y los proyectos de inversión pública. Decía poco de la seriedad con que se hacían las proyecciones macroeconómicas, amén de la pérdida de credibilidad para impulsar la calidad del gasto público. Díaz estaba pensando en su PCA. Ahora, ¿cómo les decía a los ministerios que ya no podían gastar el 80 por ciento de su presupuesto?
De todos modos, Castilla convenció a Díaz de que una reducción del gasto público era necesaria. Como no se puede quitar plata así nomás del presupuesto de los sectores, la medida debía ser aprobada por el Consejo de Ministros a través de un Decreto de Urgencia. Era cosa de hacer un borrador mientras se pensaba dónde recortar. Díaz encontró que podía seguir llevando adelante la PCA mediante una astuta maniobra: les diría a los sectores que gastaran nomás el 80 por ciento de su presupuesto. Ya no les daría el 20 por ciento restante. Preparó, pues, un borrador de Decreto de Urgencia para que el ministro lo llevara al Consejo de Ministros. Pero había algo raro. Benavides no lo llevaba. Castilla no entendía por qué. En esas estaban cuando los sorprendió el anuncio de que se reduciría el IGV de 19 a 18 por ciento.
La reducción en 1 por ciento del impuesto general a las ventas, a comienzos de febrero, cayó como baldazo de agua fría en varias oficinas del MEF. No la propusieron ni el viceministro de Economía, Fernando Toledo, ni el director de Asuntos Económicos, Carlos Prieto, ni la Dirección de Ingresos Públicos, y tampoco estudiaron su impacto fiscal los responsables de Hacienda, Miguel Castilla y Roger Díaz. Percibida como una medida política de Alan García para desinflar la por entonces boyante candidatura de Alejandro Toledo —que había subido el IGV en el 2001—, su costo estimado es de 1.700 millones de soles. Para un ministerio que estaba pensando en ajustar, era todo un contrasentido.
Algunos pensaron en renunciar. En general, los funcionarios del MEF, especialmente los que ya trabajaban allí cuando llegó Benavides, estaban acostumbrados a que la posición del ministerio fuera tomada en cuenta en el Ejecutivo. Varias veces había intentado Alan García que aprobaran proyectos sin adecuada sustentación, y no habían pasado porque Luis Carranza se opuso.
Transportes y Comunicaciones quiso, por ejemplo, que el carísimo proyecto del tren eléctrico fuera bendecido por el Sistema Nacional de Inversión Pública, SNIP, pero no pasó, y tuvieron que construirlo con un Decreto Supremo. El Gobierno Regional del Callao quería que se construyera cuanto antes la autopista Néstor Gambetta, a un costo de 900 millones de soles, y ellos la pararon porque costaba demasiado. Ahora se está construyendo a poco más de 400 millones, luego del redimensionamiento propuesto por el MEF. El Gobierno Regional de Piura quiso que su irracional proyecto de irrigación, que es obviamente redundante con el de Olmos y que se explica principalmente porque los piuranos quieren tener su gran proyecto así como los lambayecanos ya tienen el suyo, tuviera el visto bueno del SNIP, pero no lo consiguieron, y Alan García tuvo que sacarlo con un Decreto de Urgencia y a espaldas del ministro de Economía. En ocasiones como esta, García esperaba a que Carranza viajara para que el encargado de turno, por ejemplo el propicio Juan Antonio Chang, ministro de Educación, firmara el pedido entre gallos y medianoche. Por eso, Carranza lanzó la conocida frase: “En este gobierno uno no puede ir al baño”. Los funcionarios sabían que si tenían objeciones técnicas justificadas, el ministro las defendería ante el Presidente. Carranza les preguntaba, por supuesto, porque las presiones eran muy grandes, y ellos se las sustentaban, y al final el ministro le decía:
—Estoy de acuerdo. Así no puede pasar. Si no, nos vamos.
Mercedes Aráoz actuaba igual, pero la diferencia era que desaconsejaba el no a secas. Les dijo: “Si vamos a decir no, llevemos una solución”.
Aunque la reducción del IGV fue para él un mazazo, Miguel Castilla le encontró por lo menos un lado positivo: el gobierno tendría menos resistencia para aprobar un ajustón, la medida que le propuso a Roger Díaz a inicios de febrero. El ajustón se lo aprobarían, en efecto, pero el viceministro no previó que le abrirían otro hueco en el bolsillo. Esta vez para aumentar a las fuerzas de seguridad.
En agosto del 2010, cuando el MEF presentó al Consejo de Ministros el proyecto de presupuesto para el año siguiente, Alan García planteó aumentar a los militares y policías. Estaban muy mal pagados, como muchos sectores laborales, y por eso en mayo de ese año el gobierno les había dado un bono de 1.000 soles. Pero su sistema remunerativo es anacrónico y absurdo, con una cédula viva que hacer crecer en 47% el universo de los beneficios por cualquier mejora. Los sueldos, bajos y dispersos, sin adecuadas proporciones jerárquicas, tienen más de 40 conceptos no pensionables, y subirlos era añadir más distorsiones. La ministra Mercedes Aráoz, en un clima de tensión, logró detener los aumentos. Se acordó que antes fuera reestructurado el sistema de remuneraciones, a partir de una propuesta que considerara eliminar la cédula viva. En el Congreso, después de mucho discutir, la reforma de las pensiones fue aprobada sin condicionamientos. Como había que hacer un estudio en regla para discutirla en el 2011, los beneficios recién se harían efectivos después del cambio de mando. El MEF se quedó tranquilo: hizo una provisión para el segundo semestre del año y le dio dinero a Defensa para hacer el estudio actuarial de las remuneraciones. Pero ¿Alan García iba a dejar al próximo gobierno un aumento que podía hacer él?
Claro que no, pero el cambio de planes recién se anunció en mayo. Primero fue aprobado el Decreto de Urgencia para reducir el déficit fiscal, que devino en una medida obligada después del recorte del IGV. El proyecto se paseó un mes de una dirección a otra hasta que, finalmente, el Consejo de Ministros lo aprobó, el 31 de marzo de 2011. Era muy drástico: en el primer trimestre, que siempre es austero, solo se gastaría 34.000 millones de soles. En inversión pública, no más del 25 por ciento de lo aprobado por la PCA en el primer semestre. No más del 40 por ciento de bienes y servicios de lo presupuestado de la PCA para ese período. Nada de créditos suplementarios ni de nuevos proyectos. Alan García añadió: nada de consultorías.
Durante todo el mes de abril, el director de Presupuesto se la pasó exprimiendo a los mismos funcionarios a quienes quince días antes les dijo que podían gastar sin temor a los ajustones. El 11 de marzo, había publicado unos lineamientos para el presupuesto del 2012, y desde entonces se reunió con la mayoría de los sectores para explicarles las bondades de la reforma. Por lo menos ocho ministros con sus equipos lo habían recibido, así como varios encargados de poderes públicos y gobiernos regionales. De estos lugares lo requerían ahora con llamadas de indignación o de urgencia, según la necesidad. Mientras negociaba reprogramaciones de pagos con los afectados, que hacían cola en su oficina, Díaz empezaba a convertirse en enemigo público: le hacían marchas callejeras en el jirón Junín, le llegaba el apercibimiento de un juicio. Pedía comprensión mencionando riesgos espantaeconomistas: desequilibrio fiscal, presión inflacionaria, encarecimiento de los combustibles, crisis internacional. Hacía, en fin, todo lo que provocó que la inversión pública cayera 18 por ciento en comparación con el año anterior. En ese estado, Castilla le dijo que Alan García quería dar inmediatamente un aumento a los militares.
—No es el momento —dijo Díaz—. Los sectores están muy afectados.
Castilla repuso que no podrían detener la medida. Le pidió preparar el borrador de un Decreto de Urgencia. El viceministro no mencionó una cantidad ni parámetros, como si estos todavía no hubieran sido decididos por García. Era viernes 22 de abril. El sábado, Díaz le escribió un mail a Castilla explicándole el contrasentido de la medida, y proponiendo una de dos posibilidades: una asignación especial mensual de 500 soles en promedio por militar, con un costo total de 75 millones de soles, o, en el peor de los casos, una que sumara 128 millones pagable en dos partes hasta el final del año. Un aumento de sueldo o un bono por encima de esas cifras no lo apoyaría, concluyó, aunque tuviera que dejar el MEF.
Castilla respondió el mensaje dándole la razón. Él tampoco firmaría un aumento a los militares activos sin una reforma de las remuneraciones. Le pidió trabajar la alternativa de los 128 millones pero prorrateados, mes a mes, como quería el Presidente. Eso es lo que hizo Díaz durante la Semana Santa. Creía que gastarían solo 128 millones cuando escuchó a García por la radio, la mañana del lunes 25 de abril.
Pero el Presidente habló de un aumento de sueldo de 20 por ciento de las remuneraciones. Dijo que era la cuarta parte de un aumento que debería completarse en el futuro y que esperaba que el próximo gobierno cumpliera. Al timón de su camioneta, Díaz calculó el costo de la medida: 870 millones de soles: 400 millones del aumento, 250 millones la provisión para la Caja de Pensiones Militar Policial y 220 millones del efecto espejo. Era demasiado.
Dos horas después, cuando estuvieron todos en la oficina del ministro Benavides y el viceministro Castilla le preguntó su opinión, el director de Presupuesto comprendió que tenía que renunciar. Los argumentos con que se opuso a la medida eran consabidos para Castilla pero no para el resto. Uno era obvio. Al aumentar a los militares, desmentían el principal fundamento del agresivo recorte presupuestal de finales de marzo: ahorrar, para hacer frente a posibles situaciones de crisis financiera y de presión inflacionaria. La razón menos obvia, sin embargo, era la de mayor peso para Díaz. Se trataba de un problema de coherencia:
—¿Qué les digo a entidades a las que no podemos dar plata para que paguen sus servicios básicos?
Roger Díaz hizo una descripción de lo que ocurría. El sector Salud quería 80 millones más: la semana anterior, los hospitales no habían podido pagar sus servicios básicos. Educación pedía 200 millones para materiales educativos, pago de especialistas y alfabetizadores, entre otras necesidades. La fiscalización ambiental a las mineras estaba detenida, lo mismo que muchos proyectos en los gobiernos regionales y locales. Habían quedado en el aire contratos de personal y de obras para demandas de corto plazo.
Hubo un diálogo áspero. El ministro recordó que siempre había dicho que el presupuesto exhibía grasa, eso era responsabilidad de Presupuesto. Díaz objetó: la grasa la ponían medidas políticas. El Congreso, por ejemplo, había aprobado la homologación de los centros universitarios, que añadía 420 millones de soles anuales. El nombramiento del personal médico asistencial, que aumentará un 15 por ciento por año, requería 300 millones adicionales. El costo de la carrera pública magisterial estaba inflado, y, a razón de 180 millones más por año, ya iba costando 500 millones. La homologación de los jueces aprobada por el Congreso era una bomba de tiempo: era imposible pagarla porque inmediatamente había que aumentar a los docentes universitarios, y no había dinero. Otro caso era este aumento a los militares. ¿Qué responsabilidad tenía Presupuesto en eso?
—Hay dos posibilidades —dijo Benavides—: o le buscas una justificación técnica o renuncias.
—Justificación técnica no le encuentro. El estudio actuarial para diseñar la reforma del sistema remunerativo de los militares, con el aumento que resuelve su problema, recién se está haciendo. Por lo tanto, no hay argumento técnico. ¿Cómo han decidido el 20 por ciento? No lo sé. ¿Y qué efectos tiene eso sobre la cédula viva y los ejercicios subsiguientes? Nadie lo sabe.
Le reunión se levantó. El miércoles, sin documento sustentatorio y genéricamente, el Consejo de Ministros aprobó el aumento. La mañana del jueves, Díaz pidió cita con Benavides y le presentó su renuncia. En la carta, mencionaba los dos argumentos que expuso en la reunión. No expuso un tercero, que es imprescindible mencionar. El decreto de urgencia tenía visos de inconstitucionalidad. Un Congreso riguroso lo hubiera objetado.
Hasta noviembre del 2008, de acuerdo con una contabilización realizada por Gerardo Munck para la revista de Ciencia Política de la Universidad Católica de Chile —y reproducida aquí por el blog Otra Mirada—, el gobierno de Alan García había aprobado, saltándose al Congreso, 244 decretos por delegación. La misma cantidad que su predecesor Alejandro Toledo en sus cinco años de mandato. García es el presidente más decretista, con la complicidad de ministros y parlamentarios. Según la Constitución, un decreto de urgencia solo debe normar situaciones extraordinarias. El Congreso, por su parte, de acuerdo con su reglamento, debe verificar que impidan un “riesgo inminente”, cuya extensión “constituye un peligro para la economía nacional o las finanzas públicas”. Por su parte, el Tribunal Constitucional exige que ataque hechos imprevisibles y que conciernan al interés de toda la comunidad. A contrapelo de todo esto, la situación no era extraordinaria, ni imprevisible, ni urgente: la discusión de la reforma de sueldos militar-policial está fijada para el próximo mes de junio en el Congreso.
Algunos días después, el ex director de Presupuesto se enteró en el diario oficial El Peruano que el Estado no le había dicho adiós como se debía, aceptándole la carta de renuncia y dándole las gracias por los servicios prestados. Prescindían de él en una resolución que no lo menciona por su nombre y que daba cuenta de una serie de nombramientos, ceses y otras contingencias. En una parte de esta serie, detrás de la frase “déjese sin efecto”, aparece el número y fecha de una resolución: la que lo nombró en el cargo, firmada en enero del 2010 por la ministra Mercedes Aráoz.
Lo habían dejado sin efecto. También en El Peruano, leyó el Decreto de Urgencia del aumento a los militares y policías. Finalmente, no había sido un incremento de sueldo, sino una bonificación extraordinaria, con cargo a ser asimilada a la reforma del sistema remunerativo que se vendrá. En la práctica, era un aumento, porque el próximo gobierno no podría dar marcha atrás. El sucesor interino de Díaz en el MEF, Rodolfo Acuña, sigue haciendo malabares ante los sectores con presupuesto recortado. El Decreto de Urgencia 012, que dispuso el ajustón de marzo, hizo agua desde su nacimiento, con excepciones y condicionamientos, porque muchas actividades no podían parar. El 24 de mayo, la Comisión de Presupuesto aprobó derogarlo, lo que el pleno podría hacer en cualquier momento. Por otra parte, por las condiciones políticas y una posible desaceleración internacional, nadie sabe si el PBI será mayor de 6 por ciento, como esperaba optimistamente el ministro Benavides cuando anunció la reducción del IGV. En cuanto al déficit fiscal, no se sabrá hasta fin de año cuánto habrá sido el impacto verdadero de los hechos aquí narrados. En el MEF, Castilla tuvo que renunciar a su objetivo de dejar un superávit de 0,5 por ciento. Tal vez sea de 0 por ciento. Todo dependerá de lo que decida el Congreso, y de lo que deje la campaña electoral. Lo que hay son 5.500 millones de dólares en el Fondo de Estabilización Fiscal —un poco más de 3,5 por ciento del PBI— para cualquier emergencia que afronte el próximo gobierno. Esto ha logrado guardar Castilla debajo del colchón. Fue una de las razones por las que no renunció la mañana del 25 de abril.
En un mal sueño
Por Luis Corvera – Revista Poder 360º
En los noventa, el país inició la apertura a la inversión privada extranjera, la cual no ha dejado de fluir. Hasta ahora. Con el actual panorama electoral, los inversionistas están nerviosos y no está muy claro si los más de US$ 30.000 millones comprometidos hasta marzo, se concretarán. El objetivo es que sí, pero para algunos, incluso en un eventual triunfo de Keiko Fujimori, la conflictividad social podría jugar una mala pasada.
Martes 10 de mayo. En el programa nocturno Prensa Libre, que conduce Rosa María Palacios en América Televisión, el reelecto congresista de Gana Perú, Daniel Abugattás anunció a la conductora que el plan de gobierno de su partido “se dejaba de lado”. Con ello, el vocero de Ollanta Humala trataba de calmar los cuestionamientos que las propuestas del plan original (estatizaciones, revisión de los tratados de libre comercio y otras medidas populistas) han generado en una gran porción de la población y, sobre todo, entre los empresarios, quienes ven en Humala a la versión peruana del temido Hugo Chávez.
El jueves 12 de mayo los empresarios respirarían más tranquilos. En la mañana, Augusto Álvarez Rodrich, en su programa matutino de Radio Capital, dio a conocer los resultados de la encuesta “confidencial” hecha por Ipsos Apoyo para el banco de inversión Morgan Stanley (la presentación fue hecha por Alfredo Torres, presidente de Ipsos, a los inversionistas a las 7 de la mañana y para las 9 ya todos los que contaban con acceso a Twitter y Facebook conocían la información, pues los analistas que participaron de la call conference la transmitieron a sus clientes y allegados). Según los resultados de la encuesta, Keiko Fujimori había finalmente revertido la diferencia de alrededor de 6 puntos que le llevaba Humala, y ya se encontraba en un virtual empate técnico, con una clara tendencia a superarlo en los siguientes días.
Si bien Fujimori es duramente cuestionada por un grupo de la prensa y de la población por su participación en el controvertido e inmoral gobierno de su padre, para los empresarios es su clara salvadora. Humberto Speziani, presidente del principal gremio empresarial, la Confiep, señaló tras reunirse con ambos candidatos una semana antes que, a su juicio, mientras que la posición de Humala es “confusa” y esperaba que su plan de gobierno sea modificado, “moderado”, el plan de Fuerza 2011 “sí está en la ruta económica adecuada para el país”.
No obstante, a pesar de que la candidata Keiko Fujimori y su entorno se presentan como más promotores de la inversión privada, para algunos consultores, una muy posible exacerbación de la conflictividad social luego de las elecciones podría terminar teniendo también un impacto en la inversión privada. Quienes consideran esta posibilidad recuerdan, además, que cuando el apoyo popular le fue adverso al fujimorismo en la década de 1990, las reformas prácticamente se paralizaron.
Si todo sigue igual…
Con esa frase concluye uno de los comerciales promovidos por la Confiep durante esta contienda electoral. En dicho comercial, una señora le recuerda a otra sobre todos los avances económicos que ha tenido el país gracias a la inversión privada (carreteras, electricidad, telecomunicaciones, etc.), y le advierte que solo será posible que el Perú continúe por esa senda si todo sigue igual, en claro rechazo a las propuestas de cambio que plantea Humala. Y pensar que hasta marzo de este año, cuando Humala estaba en quinto lugar, los empresarios se mostraban al margen de la contienda electoral. “Nos da igual quien gane. En términos económicos, es lo mismo Toledo, Castañeda o Keiko”, comentaban los ejecutivos de las principales empresas del país fuera de cámaras o de las grabadoras de la prensa.
Para los empresarios, se había llegado a un punto en el que al Perú no lo paraba nadie. Y, por tanto, a ellos tampoco. De acuerdo con las encuestas que elabora el Banco Central de Reserva (BCR) sobre las expectativas de los empresarios, en febrero de este año, 65% de los consultados veían con optimismo el crecimiento de la economía en los tres meses siguientes, es decir, no veían mayor problema en los meses del proceso electoral. Un optimismo que también se veía reflejado en una demanda creciente. Según las mismas encuestas del BCR, 56% de las empresas habían visto incrementarse sus órdenes de compra y esperaban que estas siguieran aumentando, por lo que tenían en sus planes inmediatos incluso contratar más empleados. El tema electoral era irrelevante.
Y era tal la confianza de los empresarios y de los analistas, que era común encontrar en los pasillos de los estudios de abogados, consultoras e investigadoras de mercado, a representantes de nuevos inversionistas interesados en que los ayuden a ingresar al mercado peruano (cuya economía fue de las pocas que no registró una tasa de crecimiento negativa por la crisis y cuya expectativa de crecimiento futura cada mes mejoraba, y es en la actualidad la más alta en la región —ya en casi 7% para el 2011, 2012 y 2013— y una de las más altas del mundo). “El número de solicitudes de nuevos inversionistas para que los ayudemos a analizar una opción de negocio era de cinco a seis al mes antes de marzo”, comentan en una investigadora que prefiere no ser mencionada. Incluso el ministro de Economía, Ismael Benavides, debía dedicar al menos dos días de la semana a reunirse con inversionistas.
La sensación de bonanza y de generación de oportunidades se pone de manifiesto en el reporte de inflación que publicó el BCR en marzo de este año. En él, a pesar de la inminente elección presidencial, los anuncios de inversión en el país, de toda fuente (tanto local como extranjera), sumaban más de US$30,700 millones para el período 2011-2012 (un año electoral), una cifra que jamás se había registrado en el país y que solo tres meses antes había sido US$3,000 millones menos. Y si bien en la lista se muestran solo los grandes proyectos, como los mineros, cuyos montos de inversión se sitúan entre los US$2,000 millones y US$2,500 millones en promedio por cada uno, las inversiones se daban a todo nivel. En los centros comerciales que se ha anunciado en provincias, por ejemplo, entre 20% y 40% de los locatarios ya son empresas de la misma zona; empresas que diez años antes nunca hubieran pensado en estar allí. Y no son pocos los nuevos malls que se construirá. Según Gonzalo Ansola, presidente de la Asociación de Centros Comerciales del Perú, entre el 2011 y 2013, un período crítico en el caso de un nuevo gobierno, se ha anunciado la construcción de 22 nuevos centros comerciales con una inversión de casi US$700 millones, y más de la mitad en provincias (en el 2000 solo había 7 y 1 era de provincia).
El inicio
En 1990, durante la campaña electoral entre Mario Vargas Llosa y Alberto Fujimori, los empresarios apostaron por el primero, pues era el único que garantizaba un cambio radical en el modelo populista que había dejado Alan García. Al final, la campaña publicitaria contra Vargas Llosa fue tan demoledora que Fujimori ganó con relativa facilidad. Alan García nos dejó a Alberto Fujimori. Para suerte de los empresarios y del país, el “Chino” aplicó de manera incluso más drástica las recetas de cambio. Tras el duro ajuste de precios, en 1991 se inició el proceso de privatización de las empresas públicas para generar recursos para las arcas fiscales, en el que la venta de la Compañía Peruana de Teléfonos (CPT) y de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel) fue la más emblemática, por el pago que Telefónica ofreció: más de US$2,000 millones por una empresa a todas luces ineficiente y que para muchos no valía nada. Fue un monto nunca antes visto; el stock de inversión extranjera directa, medido como capital social de las empresas, era de apenas US$1,280 millones en aquel momento, por lo que se triplicaba de golpe, y España, de donde era oriunda Telefónica, pasaba del anonimato a convertirse en el principal origen de las inversiones en el país, representando más de 60%.
Entre 1994 y 1999, durante la gestión de Fujimori, las principales inversiones que arribaron al país se dieron por las privatizaciones y por la llegada de bancos orientados a la banca de consumo, que apostaban por un crecimiento de la economía peruana y, por ende, de la capacidad de gasto de los peruanos. Las crisis asiática y rusa, en 1997 y 1998, respectivamente, generaron una recesión que en nuestro país duró hasta el 2001, año en el que Fujimori ya había huido y Valentín Paniagua lo había reemplazado. Sin embargo, las crisis, tanto la económica internacional como la política local, no alejaron a los inversionistas foráneos. En promedio, desde 1994 hasta el 2001, el stock de inversión extranjera directa se incrementó a razón de US$1,000 millones al año.
Fue recién a partir del 2001 cuando se inició una nueva etapa de crecimiento en el país, marcada por un escenario diferente: Toledo ya no tenía empresas para vender y, por tanto, se optó por el esquema de apertura comercial; la era de los tratados de libre comercio estaba por empezar, y con ella la entrada masiva de inversión extranjera y local. Fue en el 2001 que se concretó la inversión más esperada, al entregarse los campos de gas de Camisea al consorcio Pluspetrol. Dejando de lado los cuestionamientos que puedan existir al proyecto (en lo concerniente a la exportación del recurso, sobre todo), este genera un gran aporte en términos de inversión: en la parte de exploración y explotación, se tienen compromisos por más de US$3,700 millones, mientras que en el transporte estos superan los US$800 millones y en la exportación se ha invertido más de US$1,800 millones adicionales, sin contar los ahorros que ha generado al país (ha reducido el déficit comercial de combustibles en más de US$500 millones al año).
Gracias a las inversiones para extraer el gas de Camisea, hoy el Perú puede pensar en montar un polo petroquímico con empresas de alto valor agregado, aunque, con otra visión de país, este paso podría haberse iniciado años atrás y sus beneficios ya se sentirían hoy, sobre todo en el sur del país, que es donde el candidato que más temores despierta tiene la mayor aprobación. A la fecha, existe el interés de varias empresas y la propuesta en firme de Nitratos del Perú, empresa del grupo Brescia con la chilena Sigdo Koppers, que es por ahora la única de su tipo con un contrato de provisión de gas y que prevé invertir US$700 millones en el proyecto de una planta de amoníaco y otra de nitrato de amonio en Pisco.
El gas también ha servido para promover el desarrollo de electricidad, y la ciudad de Chilca ha sido la receptora de todas las inversiones (más de US$1,200 millones). Para finales de este año, el polo energético de Chilca debería contar con una capacidad de producción de más de 3,000 MW, la más alta de todo el país, con plantas de generación térmica de Kallpa, Enersur, Termochilca y Fénix. Y ello sin contar a la central de Ventanilla, de Endesa, que fue construida mucho antes de que se empezara a extraer el gas, y que genera 300 MW adicionales.
Pero eso no es todo lo que ha traído Camisea. Muchas de las grandes empresas industriales se han beneficiado con ahorros significativos en combustibles al migrar al gas y abandonar insumos contaminantes como carbón y petróleo residual. Entre las primeras en apostar por el gas han estado Cementos Lima, Celima, San Lorenzo, Owens Illinois, Sudamericana de Fibras y Alicorp. Y en la actualidad, los beneficiados se han multiplicado. A las grandes empresas se les han sumado empresas más pequeñas de San Juan de Lurigancho, Lima Industrial, El Agustino, San Martín de Porres, Lurín y Ventanilla. Además, también se han beneficiado los transportistas, incluyendo al transporte privado; ya se ha convertido más de 100.000 vehículos para uso de gas natural y se espera llegar a 350,000 a finales del 2015. Y es cada vez mayor el número de personas que cuentan con gas en su casa y ahorran hasta 40% en sus consumos de electricidad. Este año, de acuerdo con Cálidda, se instalarán unas 24,000 conexiones para llegar a las 57,000 viviendas conectadas, y para el 2015 se está evaluando modificar la meta de 90,000 por la de 200,000, siempre y cuando el Estado acepte incrementar los subsidios (limitados por ahora a 50,000 usuarios).
Y si bien los beneficios del gas se han circunscrito a Lima, hay un compromiso firme de parte de Kuntur de tender una tubería para llevar el gas a las ciudades de Juliaca, Cusco, Arequipa, Moquegua y Tacna, un proceso que también pudo haberse iniciado antes si el Estado y las empresas hubiesen tenido la visión de que era necesario difundir los beneficios de la inversión privada a más zonas y más población del país. Kuntur acaba de ser adquirida por la brasileña Odebrecht (51% del accionariado), empresa que tiene una alianza con su connacional Petrobras para la provisión del gas desde el Lote 58 (ajeno a Camisea), para así viabilizar el proyecto del gasoducto. La inversión ascenderá a US$3,000 millones y le permitirá a Odebrecht, a través de su subsidiaria Braskem, acceder a una fuente de gas para montar una planta petroquímica adicional a la de Nitratos del Perú. En tanto, Pro Inversión maneja un proyecto para llevar el gas hasta Trujillo (cubriendo previamente las ciudades de Ayacucho, La Oroya, Huancayo y Chimbote), y ya se ha entregado la distribución del gas en Pisco a Congas, empresa que ha iniciado el tendido de redes primarias.
Las inversiones en su apogeo
Al hablar de inversiones, lo más común en el Perú es mencionar a las mineras, pues por la envergadura de sus proyectos involucran sumas muy altas. Desde 1992 hasta el 2010, las inversiones en el sector han llegado a US$19,000 millones, y han sido los proyectos de Antamina (US$2,200 millones), Cuajone (US$1,600 millones) y Yanacocha (US$1,500 millones) los de mayor envergadura ejecutados entre 1994 y el 2004. A este trío habría que sumarle el desarrollo de Pierina, que si bien generó una inversión de menor envergadura (US$400 millones), trajo al Perú a Barrick, la empresa aurífera más grande del mundo en operaciones de tajo abierto y permitió, junto a Yanacocha, colocar al país entre los principales productores de oro del mundo (antes de ellas, básicamente el Perú destacaba en cobre) y aplicar no solo técnicas más modernas de producción, sino de relacionamiento con su entorno. Áncash, en donde se ubican Pierina y Antamina, es posiblemente el departamento en el que, sin que hayan desaparecido del todo los problemas, existe una mayor empatía entre empresas mineras y población. Dichas mineras han sido las mejor gestionadas en este aspecto hasta ahora.
Al igual que en el caso de Camisea, la inversión realizada por dichas empresas, que en su momento se consideraba enorme, fue el punto de inicio de cosas mucho más grandes. Su inversión generó la confianza que requerían otros inversionistas y lo que está por venir será mucho más impactante, pues para los próximos seis años se ha previsto inversiones en ese campo por más de US$35,000 millones (casi el doble de inversión en la mitad del tiempo de la primera oleada de mineras). Y eso que el Perú cada año ha ido perdiendo competitividad en este campo, producto de los conflictos sociales y de los posibles nuevos impuestos a sus sobreganancias, independientemente de si estos son necesarios o no. Los proyectos más grandes serán Las Bambas (US$4,000 millones), Pampas del Pongo (US$3,200 millones), Minas Conga (US$3,000 millones), Galeno (US$2,500 millones), Quellaveco (US$2,500 millones) y Toromocho (US$2,000 millones).
Y no solo se trata de las inversiones directas que realizarán las mineras en la extracción de minerales, sino de las transferencias que realizarán a las comunidades a través de compras a proveedores y de los pagos por canon (más de US$5,000 millones desde 1996). Además, si bien es la actividad más cuestionada del país, se ha convertido en la principal contribuyente y, por tanto, en la responsable de que se logre financiar gran parte del presupuesto nacional. De representar el 9% de la recaudación por impuesto a la renta en 1999, la minería fue incrementando su participación hasta llegar en el 2006 a más de 45%, porcentaje en el que se ha estabilizado desde entonces.
Pero, para no usar el ejemplo de las mineras, el otro gran destino de las inversiones en esta década han sido las obras de infraestructura de transporte, aquellas que el ciudadano común puede no solo apreciar, sino utilizar, y de las que se puede beneficiar. En transporte aéreo, por ejemplo, en febrero del 2001 se entregó en concesión el aeropuerto Jorge Chávez, el cual, gracias a una inversión de US$250 millones, se ha transformado en el mejor aeropuerto de la región, según las encuestas que las más reconocidas revistas realizan entre los viajeros frecuentes. Además de una apariencia moderna, cuenta con espacios ordenados (un terminal de carga formal, cámaras de refrigeración, espigones separados para transporte nacional e internacional, mangas de acceso, sistemas de seguridad, hotel y estacionamiento) y ha logrado incrementar el flujo de pasajeros y de carga, así como el arribo de líneas aéreas (es el único aeropuerto de la región que sirve de hub a dos aerolíneas regionales). Y, por si fuera poco, ante la fuerte demanda por el uso del terminal limeño, se ha previsto construir la segunda pista de aterrizaje. Una inversión que se realizará a pesar de que al Estado se le transfiere más de 30% de los ingresos; hasta el 2008, las transferencias superaban los US$ 460 millones.
Producto de los aportes realizados al Estado por Lima Airport Partners, concesionario del Jorge Chávez, se pudo ampliar al resto del país los beneficios que recibían los limeños, y entregar en el 2006 un primer paquete de aeropuertos regionales, el cual incluye a los principales aeródromos del norte y Pisco. A la fecha, la concesionaria ya realizó todas las obras de primer impacto (asegurar el buen funcionamiento de los aeropuertos) y se encuentra en la fase de entrega de los proyectos de ampliación de los terminales, asegurándose con el concesionario de que los aeropuertos cumplan estándares internacionales de servicio y calidad. Y aunque la gente olvida rápido, la situación del Jorge Chávez y de los aeropuertos del norte era calamitosa antes de las concesiones. De acuerdo con Leoni Roca, gerenta general de Aeropuertos del Perú, empresa que ganó la concesión, la situación en la que le entregaron los aeropuertos fue lamentable: “En Iquitos, abrías el caño y el agua salía negra y con coliformes fecales, pues se cruzaban las tuberías de agua y desagüe. En Cajamarca, se nos fue la luz por un cortocircuito y los aviones que estaban por bajar tuvieron que regresar pues se nos fueron los sistemas de radioayuda. Hemos tenido problemas en Tarapoto y en Pucallpa con los techos, que empezaron a hincharse. En Cajamarca, teníamos un techo soportado por un muro que tenía una inclinación de 17 grados”. Hoy todos esos problemas están resueltos.
Los aeropuertos del sur del país fueron los únicos que se mantuvieron en malas condiciones mientras los del norte se modernizaban, por la negativa de algunos gobiernos regionales, básicamente de Cusco, Puno y Arequipa, de incorporarlos en un segundo paquete para su concesión. Al final, recién el año pasado se pudo incorporar a los aeropuertos de Arequipa y Juliaca, y desde este año se están realizando las inversiones para dejarlos en condiciones aceptables de funcionamiento mientras se elaboran los planes de modernización de los mismos. El único aeropuerto que ha quedado al margen ha sido el del Cusco, ante el deseo de las autoridades regionales de que sea el de Chinchero, y no el de la capital regional, el aeropuerto que los conecte con el mundo. Este año, si nada extraño ocurre, se entregará la concesión para la construcción del nuevo terminal.
Paralelamente a la infraestructura aérea, se realizaron múltiples inversiones en redes viales. Así, Toledo fue el promotor de las carreteras de integración con Brasil. En el 2005, se entregaron tres de los cinco tramos del corredor del sur (IIRSA Sur, popularmente conocida como la Interoceánica Sur) y el corredor del norte (IIRSA Norte). La inversión en dichas obras ha superado los US$3,000 millones y ha permitido el acceso de muchos pueblos del norte y del sur del país al mercado nacional e internacional. La única red que está en proceso de concesión aún es la IIRSA Centro, cuyo primer tramo fue entregado hace unas semanas, y queda pendiente la construcción de un puente sobre el río Madre de Dios, en el caso de la IIRSA Sur, y de la concesión del puerto de Iquitos, en el caso de la IIRSA Norte (el puerto de Yurimaguas, que complementa el mecanismo multimodal de la vía, acaba de ser entregado), para que ambas carreteras operen al 100% de su capacidad.
Además de las IIRSA, se ha entregado en concesión la Red Vial Nº5, tramo de la Panamericana que une Ancón con Pativilca; la Red Vial Nº6, tramo de la Panamericana que une el Puente Pucusana con Ica; la Red Vial Nº4, tramo de la Panamericana que une Pativilca con Trujillo; y la Autopista del Sol, tramo de la Panamericana que une Sullana con Trujillo. En total, hay más de US$1,000 millones entre inversiones ya ejecutadas y compromisos de inversión. Dinero que servirá no solo para garantizar una vía en buen estado, sino también para convertir a la Panamericana en una autopista moderna con intercambios viales y evitamientos que mejoren la vialidad y reduzcan los tiempos de transporte.
Veamos ahora el caso de los puertos. Tras la nefasta intervención del Congreso para limitar los procesos de concesión en 1999, luego de que se concesionara el terminal de Matarani, fue poco lo que se pudo avanzar. Recién en junio del 2006, con la construcción de un puerto nuevo (el Muelle Sur del Callao), se pudo evitar el escollo congresal. La competencia generada al Callao por Dubai Ports, concesionario del Muelle Sur, ha sido el motor para promover un esquema de participación privada en el resto del puerto (hoy denominado Muelle Norte), que fue entregado a APM Terminals, y en otros puertos regionales, como el de Paita, que el año pasado fue entregado a un operador privado. Las inversiones y compromisos en los tres puertos suman poco más de US$ 900 millones, pero, más importante que ello, facilitan el comercio internacional del país. Hasta antes del Muelle Sur y de la modernización del Muelle Norte, el Callao, a pesar de ser el mayor puerto del Pacífico Sur, carecía de grúas, de puerto y forzaba a los barcos a traer sus propias grúas con el consiguiente sobrecosto y demora en la carga y descarga de mercaderías. Solo el Muelle Sur reduce en US$ 180 millones al año los sobrecostos portuarios a los exportadores e importadores.
En la actualidad, existen además anuncios por más de US$1.100 millones para la construcción de terminales portuarios nuevos en Chancay (multipropósito), en Ancón (contenedores) y Vegueta (granos y minerales). Los dos últimos, iniciativas del grupo Romero, enfrentan un cuestionamiento muy duro por parte de los pobladores, por lo que no se sabe a ciencia cierta cuál será su destino final.
De espaldas a la población
Si bien en su mayoría los proyectos de inversión generan beneficios económicos para las poblaciones en las que se ejecutan (a través de reducción de costos o de generación de empleos), no siempre hay una empatía entre los pobladores y las empresas. Y ello ha quedado de manifiesto con el último proceso electoral, en el que los candidatos que se vinculaban a los empresarios (PPK, Castañeda y Toledo) quedaron muy lejos en las zonas beneficiadas por la inversión privada. En Ica, por ejemplo, en donde los agroexportadores, que parecían poco cuestionados, se ufanan de haber generado el pleno empleo y con ello haber mejorado las condiciones de vida de la población, Humala se alzó con la victoria con 31% de los votos válidos, seguido por Fujimori, con 28%. Igual ocurrió en el valle de Virú, en la Libertad, en donde Humala arrasó con 37% y Fujimori se quedó con 33%. Y lo mismo se puede decir de las azucareras: en el caso de Laredo, Humala y Keiko empataron con 33% cada uno, mientras que en Pomalca, en donde los Oviedo juran que han logrado un cambio, 35% de los electores votaron por Humala. En Casa Grande, propiedad del grupo Gloria y buque insignia de la modernización del sector azucarero, 44% de los pobladores apoyaron a Humala y 22%, a Fujimori.
Al tomar ejemplos de minería, las cosas no mejoran. Salvo Antamina, ubicada en San Marcos, Áncash, en donde Toledo ganó por su origen (es de la sierra de Áncash), en el resto de casos se produjeron victorias de Humala. En el caso de Southern, la mina más tradicional del país, en el distrito donde se ubica su fundición de Ilo se impuso Humala con 47%; en el del yacimiento de Cuajone, logró 53%; y en el de Toquepala, 59%. Para el caso de Shougang, ubicado en Marcona, el resultado fue 41% a favor de Humala, mientras que en el caso de Yanacocha, el resultado favorece a Fujimori, con 36% contra 21% de Humala. En zonas de mineras con menos conflictos, como Xstrata, que aún se encuentra en fase preoperativa en Las Bambas, tampoco hay buenos resultados; en Cotabambas, donde se ubicará el proyecto, Humala obtiene un aplastante 76%.
¿Son culpables las empresas de su actual situación de incertidumbre? Ellas creen que no, y culpan al Gobierno por su falta de presencia en las zonas en las que se ubican las inversiones más importantes. El ascenso a finales de marzo de PPK en las encuestas, de otro lado, les hizo olvidar momentáneamente los problemas de apoyo popular que enfrentan y les permitió creer —o soñar— incluso que, por primera vez en la historia reciente, tendrían a un candidato de su entorno (del mundo empresarial) de presidente, por lo que decidieron plegarse a él, dejando de lado a Toledo y Castañeda. Su seguridad en que al Perú no lo paraba nadie esta vez les hizo olvidarse de Humala, que los había asustado en el 2006 y cuya votación crecía a tasas mayores que las de PPK. “Incluso si llega a pasar a Humala —se decía en los directorios de las empresas hasta marzo—, las encuestas dicen que todos los demás candidatos le ganan y es imposible que pasen Humala y Keiko juntos”. En abril, las encuestas ya eran diferentes y era claro que si no había alianza entre Toledo, PPK y Castañeda, se quedarían fuera los tres, pero ya era tarde para que alguno de ellos cediera, y los resultados son los ya conocidos.
Pero no todos los empresarios andan asustados. Si bien los inversionistas europeos, japoneses y estadounidenses, que son los de mayor presencia en el país, han sido los primeros en detener sus decisiones de inversión ante el temor de que Humala llegue al poder, “un gobierno como el suyo es atractivo para inversionistas brasileños y chinos, que son más propensos a meterse en este tipo de coyunturas”, señala el analista de una reconocida consultora local. La existencia de este grupo, sin embargo, no compensa la salida del resto. En la última encuesta que realizó Apoyo Consultoría entre los asistentes a su SAE en abril (al día siguiente de la primera vuelta), solo un 11% indicó que aceleraría sus inversiones, de poco más de 30% que respondieron que lo harían un mes antes. Ese ha sido el peor resultado hasta ahora alcanzado, comparable solo con el que se tuvo en septiembre del 2008 con la caída de Lehman Brothers y el inicio formal de la crisis internacional.
Aferrándose a Fujimori
Ante la pregunta: “¿Quién ganará la segunda vuelta electoral?”, planteada por Apoyo Consultoría a ejecutivos de las principales empresas del país, 74% de los encuestados aseguran que será Keiko Fujimori. Las últimas encuestas, publicadas el domingo 15 de mayo, aún muestran un empate técnico, pero un grupo significativo de empresarios ya han empezado a alinearse detrás de Fujimori y a aportar a su campaña. Y es que en el empresariado están seguros de que en un gobierno de Fujimori no habrá cambios dramáticos en términos del modelo económico, pues esperan que sea similar al de su padre. Ello por más que su plan de gobierno muestre vacíos preocupantes.
“Las mineras, por ejemplo, deben tener claro que con Keiko, e incluso con PPK, tendrían que sentarse a negociar una mayor tasa impositiva”, resaltan en otra consultora local. Lo cierto, por ahora, es que si bien no se puede afirmar que las inversiones están detenidas (ningún inversionista lo quiere aceptar públicamente), ese sería el caso, salvo por algunas excepciones, como la de APM Terminals, que ha pedido a Pro Inversión acelerar el proceso de la firma de sus contratos de concesión por el Muelle Norte para antes del 5 de junio, de tal forma que el próximo gobierno no los pueda objetar. Igualmente, aun cuando hay una fuerte amenaza a las mineras y petroleras por parte de Humala, el grupo Sandoval ha decidido, a través de Talma, incursionar en el manejo de terminales aéreos de este tipo de compañías. La cercanía de Sandoval al grupo más íntimo de Fujimori explicaría su optimismo.
El susto que se han llevado las empresas en esta elección aún no pasa y es mucho mayor que el del proceso anterior. Solo queda esperar por los resultados. Si Keiko Fujimori sale electa, se tendrá que promover que el crecimiento económico llegue a más gente para que las propuestas empresariales tengan quien las defienda. Pero, más aun, se tendrá que tener una estrategia para enfrentar los conflictos sociales que se presentarán, sobre todo en aquellas zonas que vienen apoyando a Ollanta Humala ya durante dos elecciones. Todo un reto para el fujimorismo, que si a algo no está acostumbrado es a lidiar con conflictos sociales, y mucho menos con oposición en el Congreso.
Si sale elegido Humala, habrá que estar atentos para que se mantengan las políticas de libre mercado y rechazar y protestar ante el primer intento de estatización que pueda producirse si no se cumple con las promesas presentadas al final. Pero Humala enfrentará también fuertes presiones sociales, pues las expectativas que ha generado respecto a que él representa un cambio, difícilmente podrán ser cumplidas en el corto plazo si en verdad su intención es respetar las promesas de la segunda vuelta.
En cualquiera de los dos escenarios, será necesario que los empresarios pongan más atención a los cambios que se requieren para que los beneficios del crecimiento lleguen a más personas. Es un ejercicio que hay que hacer hoy más que nunca. ¿Serán los empresarios capaces de promover estos cambios una vez pasado el temporal, y dejar de poner sus inversiones en una ruleta rusa? Solo ellos lo saben.

Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas

[Visto: 1635 veces]

El ministro de Cultura, Juan Ossio Acuña, juramentó a los integrantes del Comité de Administración del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, creado mediante la Ley Nº 27811 para llevar adelante proyectos de desarrollo sostenible.
El grupo de trabajo está formado por José Tamani Ihuaraqui, de la Confederación de Nacionalidades Amazónicas del Perú (CONAP); Felipe Cortéz, de la Confederación Nacional de Comunidades del Perú Afectadas por la Minería (CONACAMI).
Asimismo por Marcelino Bustamante López, de la Confederación Nacional Agraria (CNA); Saúl Puerta Peña, de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), además de dos representantes del Viceministerio de Interculturalidad, entre otros.
Ossio Acuña destacó que se ha congregado a las organizaciones más importantes de los pueblos originarios, las cuales en adelante tendrán la responsabilidad de administrar el fondo que se creará con aportes del Gobierno, organismos internacionales y regalías de las empresas químico farmacéuticas que se benefician de los conocimientos indígenas.
“Todavía no tenemos mayores recursos pero esperamos que con la ley sobre las regalías que se reciban de las empresas farmacéuticas, la contribución del Estado e instituciones internacionales se tenga algo importante”, declaró a la prensa.
Según adelantó, a través del referido fondo se podrán desarrollar proyectos relacionados a campos como la pesquería, transporte y el cultivo de cacao y café, en beneficio de las comunidades indígenas.
Agregó que “se irá recogiendo modelos comparativos de otros países que procuran el desarrollo de sus pueblos originarios”, a fin de implementar las iniciativas que sean necesarias.
El comité será también un espacio de diálogo entre las representaciones indígenas y las instancias de gobierno frente a eventuales situaciones que se puedan presentar y afecten la ejecución de los proyectos previstos.
Por su parte, el viceministro de Interculturalidad, José Carlos Vilcapoma, precisó que la Ley 27811 grava a las industrias que usan el conocimiento indígena para su trabajo con el diez por ciento de sus ganancias anuales fuera de los impuestos.
Tras saludar la formación del comité que administrará el fondo recordó que la norma busca proteger los conocimientos de los pueblos originarios que se han desarrollado con respeto al medio ambiente.
Fuente: Radio Nacional.

Junta Directiva MATSES

Profesores Matsés eligen nueva Junta Directiva
La directiva es 100% indígena amazónica
Los maestros Matsés han elegido a una nueva junta directiva para representarlos en su organización sin fines de lucro. El Movimiento Amazónico para Tribus Subsistentes y Economías Sostenibles (MATSES) ha elegido a Daniel Manquid Jiménez Huanán como Director, Segundo Fasabi Fasabi como Subdirector, Wilder Flores Gonzáles como Secretario, Guillermo Necca Pemen Menque como Tesorero, y Elisban Nacua Dëmash Bëso como Vocal. Las elecciones tuvieron lugar en una reunión extraordinaria de los maestros Matsés en la ciudad de Iquitos, ubicada en la cuenca del Río Amazonas. El jefe de la Comunidad Nativa Matsés, Ángel Uaqui Dunu Maya, estaba presente en la reunión en la cual los maestros Matsés eligieron una directiva 100% nativa para su organización indígena.
El Movimiento Amazónico para Tribus Subsistentes y Economías Sostenibles (MATSES) realizó elecciones generales para escoger a los nuevos líderes para su Organización No Gubernamental (ONG) sin fines de lucro. La Asamblea General de MATSES está compuesta por los maestros Matsés y ha otorgado su apoyo a los dirigentes recién elegidos. Daniel Manquid Jiménez Huanán fue reelegido como Director, mientras Segundo Fasabi Fasabi asumió el puesto de Subdirector. Además, Wilder Flores Gonzáles fue elegido como el nuevo Secretario, Guillermo Necca Pemen Menque como Tesorero, y Elisban Nacua Dëmash Bëso como Vocal. El exSubdirector, Dan James Pantone, dejó su puesto para que la directiva de la ONG MATSES sea cien por ciento indígena y servirá como Coordinador de esta organización.
Mientras que algunos creen que el pueblo Matsés debería estar en cierta forma aislado y protegido del mundo exterior por el gobierno; la organización MATSES cree que el pueblo Matsés mismo debería controlar y determinar su propio destino. Si los Matsés están aislados, entonces muy probablemente serán controlados por el Estado. Las concesiones de petróleo por el gobierno peruano a una compañía petrolera extranjera en tierras tituladas a los Matsés es prueba de la manera en la cual el control gubernamental podría destruir su cultura indígena.
La Organización MATSES cree que la educación es la clave para la sobrevivencia de la cultura Matsés. Sólo un pueblo Matsés educado y unificado podrá defenderse de ser explotado por estos invasores y el gobierno peruano. Desafortunadamente, educar al pueblo Matsés es una tarea costosa debido a las distancias que están obligados a viajar para alcanzar aldeas Matsés que se localizan en la frontera remota de Perú y Brasil. El pueblo Matsés necesita entender los riesgos para su tierra y para su cultura como resultado de la exploración, desarrollo y extracción de petróleo por empresas petroleras; y no hay nadie mejor para informar al pueblo Matsés que los maestros Matsés mismos.
Es importante entender que el pueblo Matsés generalmente no tiene acceso a dinero en efectivo, sacando de la selva misma todo lo necesario para supervivir. Aunque las escuelas son gratis para todos los niños Matsés, muchos no pueden estudiar debido a una falta de materiales escolares. La organización MATSES ha proporcionado a centenares de niños Matsés cuadernos, lápices y otros materiales escolares con su programa “Adopta una Escuela Indígena”.
El Director (Daniel Manquid Jiménez) y el Coordinador (Dan James Pantone) de la organización MATSES viajaron para la capital de Perú en Lima para hacer una reunión con representantes del Rainforest Foundation y AIDESEP para intercambiar opiniones sobre cómo ayudar mejor al pueblo Matsés y prevenir la destrucción de su cultura por forasteros, específicamente las compañías de petróleo. También se reunieron con Fred Prins, el representante principal del WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza) en Perú.
Además de hacer una reunión con organizaciones indígenas y de conservación en Lima; el Director y el Coordinador de la ONG MATSES tuvieron una reunión con la Licenciada Melvy Ormaeche Macassi de la División de Estadísticas del Ministerio de Salud donde hicieron presentaciones de los programas de la ONG MATSES y las medicinas tradicionales de los Matsés. La organización MATSES peticionó exitosamente un estudio epidemiológico (ASIS- Análisis de Situación de Salud) del pueblo Matsés. El estudio involucra la recolección de información epidemiológica básica como edades, la expectativa de vida, la morbilidad y la mortalidad de la población Matsés debido a enfermedades diversas como la hepatitis y la malaria. Esta información epidemiológica se usará para planear programas de salud en el futuro y podría hacer posible apoyo de salud internacional para el pueblo Matsés.

Sigue leyendo

Pronunciamiento frente al próximo gobierno nacional

[Visto: 5922 veces]

Final ajustado

El país debe elegir a su próximo Presidente entre los dos candidatos que lograron pasar a la segunda vuelta por decisión legítima de la mayoría de los electores. Ese triunfo electoral no disipa, sin embargo, las dudas que, en distintos grados y por diversos motivos, dichos candidatos generan respecto del futuro de nuestra democracia y de la afirmación de un país con paz, equidad y bienestar. En esas circunstancias, los ciudadanos y las organizaciones firmantes creemos que es nuestro deber hacer este pronunciamiento, el cual podrá ser suscrito por personas y entidades independientemente de la opción que, muy naturalmente, hayan tomado en consonancia con sus principios. Este es un llamamiento a preservar nuestra actitud crítica y vigilante en defensa de un futuro democrático y justo para los peruanos.
El próximo gobierno tiene la obligación de respetar los pilares fundamentales de nuestra vida política y jurídica, incluyendo el principio de no reelección inmediata, así como el deber de asegurar la estabilidad económica y la libertad de los agentes económicos dentro de los límites de la moral y el derecho, orientando el quehacer del mercado hacia avances sustantivos para un desarrollo económico equitativo, incluyente y sostenible.
Por su parte la sociedad organizada debe asumir el papel de vigilar que el nuevo gobierno cumpla esas obligaciones en ámbitos fundamentales. De allí se desprende que:
1. Será esencial que el futuro gobierno garantice las libertades civiles de los ciudadanos y su igualdad ante la ley; mantenga la independencia de los poderes y en particular respete los fueros del Poder Judicial y sus sentencias. Asimismo será fundamental que asegure el respeto pleno de las libertades de prensa y de opinión.
2. Se deberá cumplir el Plan Nacional de Derechos Humanos. En concordancia con ello habrá un serio compromiso en la protección de esos derechos y en la reparación integral de todos quienes fueron víctimas de la violencia. Se deberá garantizar juicios independientes a los presuntos responsables de los crímenes, se acatará las decisiones o recomendaciones de las instancias internacionales de protección de derechos humanos, se rechazará toda acción que resulte en la impunidad de quienes hayan violado esos derechos, y se realizará reformas institucionales que eviten la repetición de los horrores del pasado.
3. Ha de emprenderse una decidida acción estatal contra los delitos de corrupción. Para ello, el gobierno deberá fortalecer el sistema de lucha contra la corrupción. Será necesario practicar la transparencia de la administración pública en todo nivel, ejercer el control administrativo y judicial de los delitos e impulsar la participación ciudadana en la fiscalización del manejo de los asuntos públicos.
4. Se deberá combatir, efectivamente y con respeto de la dignidad humana, la situación de pobreza y exclusión que afecta a un inmenso número de compatriotas. Se implementará las políticas de estado del Acuerdo Nacional para fortalecer la democracia y el estado de derecho y lograr un desarrollo económico efectivo y sostenible, así como se fortalecerá y se optimizará los programas sociales. Será indispensable dejar de lado las prácticas clientelistas que expresan una patente inefectividad gubernamental al tiempo que lesionan gravemente la dignidad de los ciudadanos.
Invitamos a otras organizaciones y personas afines a estas ideas a adherirse a ellas y proponemos constituir juntos una alianza cívica para vigilar el cumplimiento de los principios que aquí enunciamos, los cuales no son otros que los de una sociedad democrática.
Instituciones y organizaciones firmantes:
Pontificia Universidad Católica del Perú
Proética – Consejo Nacional para la Ética Pública
Sociedad Peruana de Derecho Ambiental – SPDA
Asociación Pro Derechos Humanos – Aprodeh
Coordinadora Nacional de Derechos Humanos
Capital Humano y Social Alternativo
Comisión Episcopal de Acción Social – CEAS
Arzobispado de Huancayo
Universidad Antonio Ruiz de Montoya
Concilio Nacional Evangélico del Perú (CONEP)
Iglesia Evangélica Peruana (IEP)
Centro Global para el Desarrollo y la Democracia
Instituto de Defensa Legal – IDL
Comisión Andina de Juristas
Asociación de Jueces para la Justicia y Democracia (Jusdem)
Asociación de Comunicadores Sociales CALANDRIA
Centro Peruano de Estudios Sociales (Cepes)
Movimiento Ciudadano “Para Que No Se Repita”
LUNDU Centro de Estudios y Promoción Afroperuanos
Instituto Bartolomé de la Casas
ALTERNATIVA – Centro de Investigación Social y Educación Popular
Área Pastoral Social de Dignidad Humana (PASSDIH) del Arzobispado de Huancayo
Asociacion Chami Radio 1140 – Otuzco
Asociación Civil Warmi Huasi
Asociación Nacional de Centros de Investigación, Promoción Social y Desarrollo – ANC
Asociación Nacional de Periodistas del Perú
Asociación para el Desarrollo Humano RUNAMSINCHIQPAQ (ADEHR)
Asociación Paz y Esperanza
Audiovisuales del Perú
Ayne Perú, Trinitarias, Solidaridad y Desarrollo
Centro Andino de Investigaciones Antropológico-Forenses (Cenia)
Centro Cristiano de Promoción y Servicios – CEPS
Centro de Atención Psicosocial (CAPS)
Centro de Estudiantes de Trabajo Social de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Centro de Estudios y Acción para la Paz
Centro de Formación San Francisco Asis – Huaura
Centro de los Derechos Humanos y Talleres Productivos – Qatary Panituri
Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos “Promsex”
Centro Loyola Ayacucho
Centros de Investigación, Promoción Social y Desarrollo ANC
Conferencia de Religiosos del Perú
Colectivo Desvela
Comisión de Derechos Humanos de Ica (CODEHICA)
Comité de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Refugiados (Cofader -Perú)
Comunidad Misioneras Dominicas Del Rosario-Quillabamba
Congregación de Hermanas Misioneras Dominicas – Provincia “Santo Tomás”
Consejería en Proyectos – PCS
DEMUS – Estudio para la Defensa de los Derechos de la Mujer
Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR)
Encuentros
Fomento de la Vida – FOVIDA
Foro Ecológico
Gobierno Coherente
Instituto de Desarrollo y Derechos Humanos de Juliaca – Puno
Instituto de Fomento de una Educación de Calidad
Instituto de Seguridad y Derechos Humanos (ISDH)
Instituto Peruano de Educación en Derechos Humanos y la Paz – IPEDEHP
Instituto Runa de Desarrollo y Estudios sobre Género
Mesa Ambiental Peruana
Misioneros Monfortianos
Movimiento Ciudadano frente al Cambio Climático (MOCICC)
Movimiento Cristiano Pro Derechos Humanos de Quillabamba (MCPDHQ)
Movimiento de Adolescentes y Niños Trabajadores Hijos de Obreros Cristianos – MANTHOC
Movimiento Manuela Ramos
Movimiento Sanmarquino por la Verdad
Organización de Desplazados por la Violencia Política – Tarinacuy de Villa El Salvador
Plataforma Interamericana de Derechos Humanos Democracia y Desarrollo – Capitulo Peruano (PIDHDD)
Red Agroecológica Peruana – RAE Perú
Servicio Educativo para el Desarrollo y la Solidaridad – SEDYS
Tarea Asociación de Publicaciones Educativas
TV Cultura
Vicaria de Solidaridad de Sicuani
Ciudadanos firmantes:
Lourdes Flores Nano 10218392
Gustavo Gutiérrez Merino 08041623
Luis A. Bambarén Gastelumendi SJ 32776657
Pedro Ricardo Barreto Jimeno SJ 00517898
Fernando de Szyszlo 08218607
Julio Cotler 07811070
Francisco Miró Quesada Cantuarias 08769929
Francisco Miró Quesada Rada 08234303
Gustavo Mohme Seminario 07848350
Carlos Castro Cruzado 07243555
Salomón Lerner Febres 08771655
Enrique Bernales Ballesteros 08243622
Gastón Garatea Yori 07278052
Rolando Ames Cobián 062556641
Beatriz Alva Hart 09157244
Alberto Morote Sánchez 10553330
Cecilia Blondet 07931551
Jorge Caillaux 07818573
Francisco Soberón Garrido 10272012
Rocío Silva Santisteban 07822730
Pilar Coll Torrente C.E. 000226753
Andrea Querol 08242590
Marcial Rubio Correa 07273539
Efraín Gonzales de Olarte 07572285
Pepi Patrón Costa 07882264
Carlos Fosca Pastor 08739507
René Ortiz C. 10803929
Marcial Blondet Saavedra 09137408
Fidel Tubino Arias Schreiber 07729590
Daniel Torrealva Dávila 07927040
Catalina Romero Cevallos 08265073
Walter Albán Peralta 08239260
José Ignacio Távara Martín 08239260
Carlos Garatea Grau 06086270
Cristina del Mastro Vecchione 06968224
Luis Peirano Falconí
Patricia Ruiz Bravo López 06661209
Patricia Martínez Uribe 07910391
Jean-Pierre Álvaro Flores De La Cruz 70096613
Ángela Gabriela Morgan Chumbe 45735373
Eder Joáo Rojas Salinas 44509338
Carlos Alonso Santibáñez García 46540690
Augusto Álvarez Rodrich 07884762
Fernando Rospigliosi 07704730
Patricia del Río Labarthe 09399654
Raúl Tola 10305859
Sol Carreño Carvalho 08249298
Zenaida Solís Gutiérrez 08250366
Carlos Cornejo Alayza 07881267
Carla Harada 06794018
Ana Trelles Sarazu 07766363
Samuel Abad 07394421
Jorge Luis Acevedo 17878737
Gladys Adelina Aguilar Ramos 09356340
Juan Eduardo Aguinaga Moreno 17911200
Andrea Teresa Aguinaga Tello 41636608
Rosa Alayza 07814726
Ernesto Alayza 07206391
Julie Alcántara Bode 07533018
Carlos Alberto Alcántara Vilar 06105255
María Alcázar Muñoz C.E. 000014136
Alonso Alegría Amésquita 07868550
Eugenio Alonso CE 000035711
Ana María Alonso Yábar 06694932
Adriana Álvarez Arias 45035023
Jorge Álvarez Calderón Ayulo 08035196
Elvia M. Álvarez Morales 06390936
Cynthia Álvarez-Calderón Benavides 09300187
Rosa Mercedes Alvariño Florián 10547398
Mercedes Maribel Alvirena Ubillús 10374883
Luz Marina Amaru Choccata 24486480
Carlos Amat y León 08240435
Sonia Olivia Amuy Atapoma 08716576
Belissa Andía Pérez 09851440
Luis Andrade Ciudad 07829705
Alicia Ángeles Ramírez 09998778
Adriana Añi Montoya 08219924
Alex Iván Aquino Chilón 44195886
Jorge Aragón Trelles 02808367
Carlos E. Aramburú 07272171
Jorge Arboccó Gallardo 07764512
Alexandra Arca Zimmermann 44534740
Juan Pablo Arias Gargurevich 46324553
Ernesto Arias Urízar 42110397
Hortensia Arriola Iglesias 09677694
Fernando Asín Castellón CE 000412751
Magally Marlene Asín Zegarra 10084613
Julio César Atencio Villanueva 08654995
María Rosario Ayllón Viaña 0779106
César Azabache Caracciolo 08735264
Haydée Zenaida Azabache Caracciolo 08716337
Luis Eduardo Bacigalupo Cavero Egusquiza 10266291
Piero Ricardo Bacigalupo Chuquillanqui 42520201
Enrique Bardales Mendoza 08571041
Patricia Barrantes Delgado 07266598
Omar Barrenechea Vidalón 40353168
Lourdes Barrezueta Barzola 07029202
Carlos Basombrío 07779228
Martin Beaumont 07833445
Diego Alejandro Bedoya Vidal 07774294
Manuel Bello Domínguez 07824017
Miyaray Benavente Ercilla 08756977
María del Pilar Benavides Carlín 06466924
Violeta Bermúdez V. 09954118
Juan Bertolotto 08715115
Carlos Blancas Bustamante 08240055
Percy Bobadilla 08743407
Mónica Bonifaz 07717682
Nora Bonifaz Carmona 06519219
Attilia Boschetti Lombini 06624407
Guillermo Boza Pro 06286225
Carlos Enrique Bracamonte Ruiz 40438736
Ingrid Selene Bravo Bayona 72543595
Javier Brioso Lescano 09856898
Jorge Bruce 10270231
Sigrid Buitrón Buitrón 10803711
Manuel Burga 06057715
José Burneo Labrín 08773307
Tomas Burns McNamara CE 00013621
Nelly Cabello Ormachea 07614220
José Cabrera Winkelried 06648814
Cinthia Karina Cáceres Linares 06353272
Marina Cadenillas Londoña 08201958
Arturo Calderón García 07305155
Gladys Camere 08220339
Federico Camino 07792514
Carlos Mario Camino Alberca 46386516
Gisela Cánepa Koch 09144486
José Canziani Amico 06645728
Leopoldo Caravedo Molinari 10272494
Mirella Carbone Dagnino 07714896
Cirilo Cárdenas Loa 80054196
Carlos Cárdenas Tovar 08245112
Jaime Cárdenas Tovar 07814727
Graciela Cardó de Huggard Caine 08224633
Pilar Cardó Franco 08254103
Carlos Cardó Franco SJ 06059716
Vanessa Cardozo 41129574
Trinidad Carlos Serna 01305012
Giovanna Carmona 32955926
Mónica Gisela Carrillo Zegarra 10673818
Ursula Carrión Caravedo 40742994
Fernando Carvallo 06518950
Carlota Casalino Sen 10218140
Víctor Casallo Mesías 07618700
Daniel Castañeda Tello 80008496
Carlos Gustavo Castillo Mattasoglio 07718675
Gerardo Castillo Guzmán 07976242
Gloria María Castro Álvarez 10548440
Iris Castro Ordóñez 07918536
Percy Castro Ordóñez 09785296
Gianfranco Casuso Guerra 10806877
Miguel Amadio Cavallini Rodríguez 08835274
Celia Rosa Cavero Huapaya 44286246
Maritza Caycho Figueroa 25512002
Paola Roxana Cépeda Cáceres 10269716
Rodolfo Cerrón Palomino 07914886
Ruth Noemi Céspedes Bravo 08306087
Nélida Céspedes Rossel 07930386
Adolfo Omar Céspedes Zavaleta 18167627
Raúl Eduardo Chacón Pagán 07969639
Yanina Chalco Quilca 42073934
Roberta Olga Chamorro Sánchez 07942434
Rafael Hernando Chanjan Documet 45114559
Cecilia Chau 08272228
Norberto Jaime Chau Pérez 017943
Paula M. Chávez López 41233449
Carlos A. Chávez Rodríguez 25623417
Carmen Checa Leigh 07219291
Jorge Enrique Chiarella Krüeger 08786185
Mariana Chu García 10135426
Gerardo Chú Yong 07223648
Marcela Chueca Márquez 07538016
Luis Chuquihuara Chil 06519081
Cristina Mazzeo Ciambrino de Vivó CE 000094482
Sebastián Cillóniz Ísola 42504239
Víctor Cisneros Arata 10788703
Abilio Cisneros Miranda
Natalia Consiglieri Nieri 41363339
Frederick Cooper Llosa 08229396
Hildegardo Córdova Aguilar 08773106
Elsa Córdova Cayo 40078845
Alejandro Córdova Huaytán 10589164
Maryza Cornejo Fiestas 08794607
Norma Belén Correa Aste 40925547
Luis Guillermo Cortés Carcelén 07253366
Gino Costa Santolalla 10273657
Luis Miguel Costa Vigo 09877239
Luis Fernando Crespo 08305223
Lucía Cruz Angelino 42699998
Gonzalo Alonso Cruz Arteaga 10301410
Luisa Cruz Hefti 02626553
Mauricio Augusto Cuadra Moreno 45049660
Hans Enrique Cuadros Sánchez 47071085
Roxana Cuba 08243389
Víctor Cubas Villanueva 08457121
María Nelly Cuculiza Cagigao 10300453
Ricardo Cuenca 09378923
Félix B. Cuenca Vásquez 06895528
Alonso Cueto 07831912
Santiago Cueto Caballero 07799604
Rosa María Cueto Saldivar 07886899
Marco Curatola Petrocchi CE 000219153
Fernando A. D’Alessio 41319855
Andrea Judith Dam Morán 41185086
Eduardo Dargent Bocanegra 07885701
Dilma Dávila Apolo 06297353
Federico de Cárdenas 07212880
José Antonio de Echave Cáceres 07886231
Richard de la Cruz Enciso 44677920
Marcia de La Flor 07780972
Ernesto de la Jara Basombrio 07852765
María Paz de la Puente 10834937
José de la Puente Brunke 07969788
Carmen de los Ríos Baertl 07836937
Levy del Águila Marchena 07874791
Laureano del Castillo 07551595
Odín Ram del Pozo Omiste 08273487
Carlos del Rosario 10550479
Richard Pedro del Rosario Ávalos 25503163
María Elena del Solar D. 06645729
César Delgado Barreto 06639125
Bertha Delgado Inga 08156821
Ángel Delgado Silva 06226530
Jorge Delgado Valdivieso 07180642
Francesca Denegri 06521737
Juan Luis Denegri Martinelli 43179896
James Dettleff Pallete 10222004
Erick Devoto Bazán 06802491
Juan Carlos Dextre 21413102
José Dextre Chacón 07832092
Oscar Diaz Becerra 06680738
Rossana Díaz Costa 09643796
Luis José Diez Canseco Núñez 08236895
Carla Donayre Oropeza 10812557
Franklin Duarte Cueva 07183139
Luis Duran Rojo 09552537
Cecilia Durand Vegas 07998830
Gustavo D. Echegaray Aguirre 21557113
Augusto Eguiguren Praeli 07902674
Francisco José Eguiguren Praeli 08243555
Fernando Eguren 08246625
José Domingo Elías Arcelles 07393011
Soledad Escalante Beltrán 07818442
Ana Espejo López 05958146
Oscar Alberto Espinosa De Rivero 06104457
Agustín Espinosa Pezzia 10300382
Carmen Tatiana Espinoza Chirinos 07286395
Milagros del Carmen Espinoza Peceros 42639162
Guadalupe Eto Chero 07932887
Ze Everaldo Vicentello 09638285
Carola Falconí 10142518
Irene Farro Bernal 15590951
Fiorenza Fattorini Caminada CE 000177086
Julio César Fernández Aguilar 42724058
César E. Fernández Arce 07913403
María de los Ángeles Fernández Flecha 40224619
Gabriela Fernández Fontenoy 08251788
Ximena Fernández Fontenoy 08265069
Adriana Fernández Godenzi 40134994
Rafael Fernández Hart S.J. 07974116
María Zoila Fernández Minaya 41347196
Marisol Fernandez Revoredo 07722007
Carlos Fernández Sessarego 08237404
Rodrigo Ferradas Samanez 41072872
Alberto Ferrand Noriega 10770762
Gabriela Ferrucci Montoya 10062835
César Figueroa Vergara 07166347
Pilar Flores Dioses 06088826
Miguel Flores Galindo 42146914
Rogelio Flores Hidalgo 07244463
Neptalina Flores Jiménez 16402786
César Geraldo Flores Suárez 42946261
María Elena Foronda Farro 32985633
Jacqueline Fowks de la Flor 06408441
Fabricio Franco 06428479
Miguel Alfredo Freyre Contreras 20069364
Susana Frisancho 07779442
Ignacio Fuentes Alcedo 25321166
Moshe Dan Furgang Carrillo 08255123
Rosa Cecilia Gaita Iparraguirre 07757120
Brenda Galagarza Alfaro 40679664
Andrés Gallego CE 000259198
Dilmar Mauricio Gamero Santos 10587111
Gonzalo Gamio Gehri 09389665
Abraham García Chávarri 40459548
Renzo Gonzalo García Chiok 42357120
Carlos Francisco García Zavaleta 06620257
Romina María Gatti Pareja 42774601
Enna Margarita Gavino Castro de Perry 08215414
Carlos Germán Belli 08239603
Daniel Giannoni Succar 08256683
Urpi Gibbons Valdeavellano 06672202
Vladimir R. Gil Ramón 09399364
María del Rosario Giraldo Urueta 08798437
Fernando Giuffra 06645332
Miguel Giusti 09344600
José Alejandro Godoy 41072920
Pablo Gómez Jareca 40058006
Miguel Domingo Gonzáles Álvarez 06445340
Oscar Alejandro Gonzáles Gavilano 43463190
Gorki Gonzáles Mantilla 29281249
Álvaro Gonzáles Riesle 07181129
Jorge Gonzáles Solísolo 40597493
Rosa Fanny Gonzales Yagui 06588465
Olga González 09176824
Eduardo González Cueva 09297384
Sandra González Watson 09869709
Rafael Goto Silva 06898308
Tabatha Grajeda Heredia 42971623
Javier Grisolle Aguirre 07276153
Estrella Guerra Caminiti 07865333
Luis Javier Guerrero Espinoza 40678892
Victoria Guerrero Peirano 09645644
Rossina Guerrero Vásquez 07257797
Armando Guevara Gu 08244227
Andrés Guillén Monroy 45613199
Jorge Luis Gutiérrez Martínez 05334862
Luis Guzmán Barrón 08782772
Miguel Ángel Hadzich Marín 25614160
Kathia Hanza 09343681
Susana Helfer Llerena 29290328
Narda Henriquez 07215091
Cecilia Heraud Pérez 08781466
Francisco Hernández Astete 07865911
Liliana Berta Herrera 07592611
Luis Herrera 06633637
Marcos Herrera Burstein 07818443
Segundo Herrera Mejía 43614722
Katia Herz Castro 40333284
César Higa Silva 40101071
Marcela Huaita 07699951
Franklin Huaita Alfaro
Josefina Huamán 07242254
Amparo Huamán 08534435
César Antonio Huapaya Huapaya 08762625
Liliana Paola Huaraca Bruno 46855893
Eduardo Huarag Álvarez 06636153
José Carlos Huayhuaca del Pino 07214005
Miguel Huerta Barrón 09636397
Patricio Huggard Caine 08224634
Jennifer Sophia Huggard Caine 10813890
Lillian Huggard-Caine Cardó 40345797
Eduardo José Hurtado Arrieta 08274554
Gisela Adriana Hurtado Regalado 09673972
Carlos Iberico Alcedo 0667888
Javier M. Iguiñiz Echevarria
Alexis Iparraguirre Castro 08157171
Alberto Ísola de Lavalle 06650594
Javier Jahncke Benavente 07261449
Briggitte Luz Jara Quispe 43874295
Leslie Jaramillo Jimenez
Raúl Jáuregui Mercado 29294440
Manuel Eduardo Jorge Piqueras Luna 08072435
Anna Kazmierski Jasinska 08219080
Jeffrey Klaiber SJ CE 000199599
Javier La Rosa Calle 15583891
Víctor Laguna Pontolillo 09243103
Augusto Lam Wong 07927842
Pamela Lastres Dammert 09340768
Ernesto Lauer McLauchlan 42892412
Arturo Alberto Lavalle Amaya 45556697
Augusto José Antonio Lázaro Castro Carpio 07849939
María Hortensia Lecaros Villavisencio 06990055
Carlos P. Lecaros Zavala 06466923
Reynaldo Ledgard Parró 10540320
Kantu Lentz 45433251
Edith León 43224118
Úrsula León Castillo 40007116
Rubén Víctor León Chumpitazi 07976062
Fabiola León Velarde Servetto 10220483
Patrick Lerner 09872067
Rosemarie Lerner Rizo Patrón 41557451
Pedro Lerner Rizo Patrón 09389210
Sharon Lerner Rizo-Patrón 40343237
Jaime Lertora Carrera 06635153
Elizabeth Lescano Ñato 09856241
Milagros Rosalía Leyva Vallejos 70085615
George Liendo Carnero 07476736
Renzo Giancarlo Linares Ramírez 43674644
Joselyne Lindley Artieda 07842236
Gustavo Lino Agurto 43081131
Alfonso Enrique Lizarzaburu Lizarzaburu 06518833
Edgardo Llanos Bustamente 06523936
Nancy Julia Llaza de Revilla 17855620
Giovanna Llerena Alfaro 29729601
Ramiro Llona Reátegui 06496910
Luis Enrique Llontop Samillán 08175227
María Julia Llontop Torres 08381034
Francisco J. Lombardi 06635783
Gilberto Longoni Colombo CE 000177167
Antonia López Flores 09377375
Sinesio López Jiménez 07730302
Antuanec López Loconi 80257832
Wilian López Prieto 06046906
Carmen Lora 062556640
Josefa Lora Risco 08217607
César Augusto Loredo Rosillo 72164380
Eduardo Lores La Rosa 08265965
David Lovatón Palacios 07900393
Gisella Lucero Lucas 41392819
Ruth Luque Ibarra 40204874
Jesús Macedo Gonzales 29716825
Elena María del Carmen Maisch Molina 07858799
Krzysztof Makowski Hanula 40106759
Mariana Málaga Montoya 45328933
Uldarico Malaspina 25506270
Jorge Daniel Malásquez Manco 15392130
Nury Martha Malpartida Corrales 06676514
Ana María Mamani Arana 01309701
Ana María Lía Manrique Nugent 25480181
Manuel Mansilla Santaya 10137678
Carla Mantilla Lagos 05872386
Paul A. Maquet Makedonski 06649565
Alfredo Maraví Contreras 40353644
Betzabé Marcini Burgos 10060833
Graciela Marín Chávez 07916451
Irma Lucía Mariño Vargas 06757955
Patricia Martínez 07910391
Manuel Medardo Martínez Mendoza 09157938
Jesús Martínez Mogrovejo 29354208
Carmen Masías Claux 08758403
Daniel Mauri Trezzi CE 000173331
Nélida Medina García 06108293
Jorge Medina Méndez 07902693
Augusto Medina Otazu 25634206
José Antonio Meier 10277805
Iván Meini Méndez 09871220
Miguel Mejía Puente 06634011
Teresa Leonor Menchola Castillo 07721511
Elvira Victoria Méndez Chang 25475621
María Julia Méndez V. 07199226
Rosa Gonzales Mendiburu de Olcese 07196997
Víctor Mendoza Barrantes 32762353
Waldo Mendoza Bellido
José Mendoza Hernández 19208466
César Inca Mendoza Loyola 07617867
Maria Teresa Menéndez de Rizo Patrón 09175559
Alejandro Samuel Merino Rosas 08713826
María del Carmen Mestanza Malaspina 07190419
Manuel Mestanza Saavedra 06050706
Silvana Lucía Mestanza Tamariz 44358038
Cécile Michaud CE 000405666
Karim Minaquispe Gil 10697451
Anne G. Minguet Cuadron C.E. 000178228
Rosario Elizabeth Miñano Guerra 08872622
Katia Y. Miranda Saleme 06524791
Giuseppe Mizzotti Morena CE 000016252
José Mogrovejo Sánchez 08111396
Hortensia Moncloa Arias Schreiber 06640024
Aysa Mondoñedo C. 09342348
Cecilia Monteagudo 10266290
Pilar Montenegro Chancafe 16795281
María Luisa Montero Díaz 08257553
Kattia Montezuma Gallo 09679474
Carlos L. Montoya A. 09295500
David Montoya Chomba 08055756
Yván Montoya Vivanco 16641697
Rómulo Martín Morales Hervias 06273587
Félix Morales Luna 10218487
Diego Manuel Morales Morales 45231327
Juan Carlos Morante Buchhammer SJ 09449339
Jorge Moreno Matos 06633042
Alberto Mori Córdova 43363372
Francisco Muguiro Ibarra SJ 02777738
Rosa María Mujica 06985289
Luis Mujica Bermúdez 08075085
Hortensia Muñoz Semsch 08228990
Lika Mutal CE 000160001
Daniel Nakasone 43656971
Cinthia Irma Navarro López 45267014
Diego Alberto Navarro Trujillo 46750895
Javier Neves Mujica 07203543
Magaly Noblega Mayorga 09823932
Héctor Omar Noejovich Chernoff
Zaniel Novoa Goicochea 10283230
Vilma Núñez del Prado Castillo 08777247
Alonso Núñez Rebaza 07854379
Arelis Obregón Sevillano 07215915
Cecilia Olea Mauleón 07733560
Marco Antonio Olivera Begazo
Luis H. Olivera Cárdenas 07613667
Erika Ordinola Sandoval 42087195
Pablo Orihuela Astupinaro 07186165
Iván Ormachea Choque 08783581
Juan Luis Orrego Penagos 06234689
Alejandro Alonso Ortega 06729814
Alejandro Ortiz Fernández 09676904
Miguel Ortiz Vásquez 17938405
Martha Oshiro Nemoto 25656583
Juan Alberto Osorio Torres 10488238
Jorge Adalberto Pacheco Tejada 29222292
Amelia Palacios Aguilar 08886513
Ximena Palacios Pérez 17882673
Guillermo Palacios Quispe 08475220
Rosa Luz Pallqui Medina 28570407
Gina Pancorbo Valdivia 42143603
Jaime Paredes Calla 41137370
María del Carmen Paredes Masco 08159467
Daniel Parodi Revoredo 08272720
Francisco Pasquel Carbajal 07325212
Giannina Pastor Carvajal 41548947
Sergio Alberto Pavletich Silva 07704965
Auria Paz Aguilar 45616779
Henry Gustavo Pease García 07812604
Wilfredo Pedraza Sierra 07963591
Antonio Peña Jumpa 07427813
Liliana Peñaherrera Sánchez 06645507
Grace Carolina Peralta Serpa 44728121
Orieta Pérez Barreto Rubio 06266231
Francisco Pérez García 10731770
Jorge Iván Pérez Silva 08221145
Luis Eduardo Pérez-Albela Pighi 09863600
Gabriela Perona Zevallos 45065308
Denisse Pilares Carreño 46177771
Sebastián Pimentel Prieto 10274203
Fabiola Pinto Ávila 40659411
Mariella Pinto Rocha 08242009
Juana Pinzás 07605488
Claudio José Piñeiro Honores 43620653
Orlando E. Plaza Jibaja 10274348
Enrique Polanco Carbajal 07817460
Richard Jonathan Pomalaya Mori 41839393
Francisco Javier Ponce de León Ruiz de Castilla 07931081
Gonzalo Portocarrero 07818139
Felipe Portocarrero Suárez 08745518
Javier Protzel De Amat 07839974
Javier Puente Valdivia 41517435
José Quezada Macchiavello 08251771
María Alejandra Quimper del Valle 41665948
Mónica Quintana Chávez 09076568
Pablo Quintanilla Pérez Wicht 10276870
Ana María Quiñones Ávila 09934415
Miryam Quiñones Hermosa 29411694
Paola Zulema Quiroz Rojas 41384996
Teresa Quiroz Velasco 07552040
Emiliano Quispe Baldeón 10599143
César Quispe Calsin 01701047
Raschid Rabi Hirata 07262898
Mihaela Radulescu C.E. 000247254
Martha Elvira Raffo Meiggs 10003951
Rosario Raffo Pérez 09677102
María Raguz Zavala 08254693
Tania Raico Gallardo 41067118
María Rebeca Ralli Mejía 07738782
Victoria Ramírez Valdivia 06999806
Cupertino Ramos Castro 24560183
Ana María Rebaza Delgado 07565103
Margarita María Recavarren Elmore 02292375
Liliana Regalado Cossio 07914557
Juan Reiser Gasser 08237457
Grimaldo Rengifo 07690236
Walter Rengifo Cárdenas 46805319
LucÍa Rey de Castro 40291612
Francisco Javier Reyes Carranza 17832815
Karen Reyna Oba Segama 40750687
Juan Rheineck Piccardo 09145115
Rodrigo Riquelme Barros 00562532
Mercedes Riva Orbe de Quenaya 08755158
Edgar Rivadeneyra Macedo 06260844
Guillermo Rivas Romero 08250446
Gonzalo Rivera Talavera 40750433
Rosemary Rizo-Patrón de Lerner 08769724
Fernando H. Roca Alcázar SJ 06419754
Eduardo Rocca Espinoza 07547036
Eddie Rolando Rodas Cano 09250357
Martha Rodríguez Achung 06176995
Carol Elizabeth Rodríguez Díaz 45006215
José Rodríguez González
Roger Rodríguez Iturri 07821253
Ernesto Rojas 09178976
Germán Rojas Caro 10475723
Romina Rojas Carreño 45945234
Zully Rojas Quispe 08171053
Pablo Rojas Rojas 07248731
Ana Violeta Rojas Vargas 07198209
Rocío Romero Cevallos 09462129
Carlos Romero Izaga 07222384
Ana María Romero Lozada 07862754
Rafael Roncagliolo Orbegoso 07827155
Cristóbal Roque Aljovín de Losada 07717447
Claudia Rosas Lauro 09869770
Milka Cristina Rosas Vicuña 10204360
Jan Marc Rottenbacher 10269826
Celia Rubina Vargas 07800446
Luis Saavedra Zegarra 25534483
Víctor A. Saco Chung 40663922
Mariella Sala Eguren 10269791
Eduardo Salas Arce 09092942
Patricia Salas O´Brien 29279312
Beatriz Salazar 08735473
María Josefa Salazar CE 000358942
Elizabeth Salcedo Lobatón 07594217
Doris Rosario Salinas Linares 10683806
Elizabeth Salmón Gárate 06286219
Goffredo P. Salvatori Ponciano 07706136
Katherine Elvira Sanabria Reynoso 09932311
Romina Sánchez 06767146
Daisy Sánchez Bravo 07750965
Victor E. Sánchez Campos 40184501
Roy Sánchez Gutiérrez
Luis Alberto Sánchez Niño 17934361
Alberto Sánchez Pérez 07844243
Nora Sánchez Silva 16623630
Renato Sandoval Bacigalupo 10276384
Nelson Santos Guardamino 08709998
Violeta Santos Picón 07798491
Hugo Sarabia Swett 10272573
Patricia María Saravia Elías 07774379
Adriana Scaletti Cárdenas 10278470
María Brunella Scavia Vega 07767238
Martina Scherler Lowe 08778820
Jorge Secada Koechlin 08271965
Roger Ricardo Gonzalo Segura 01320749
Evelyn Seminario Obando 42276181
Patricia Rosa Jesús Seminario Stulpa 10804552
Arnaldo Serna Purizaca 09620557
Roberto Shupingahua 45656366
José Alberto Siancas Gamboa 07403770
Miguel Ángel Siesquen Chapoñan 16742388
Abraham Siles Vallejos 06645276
Wilson Silva Berrios 10147201
Reyna Silva Santisteban 42198891
Lucy Simón Massú 09863161
Alberto Simons Camino SJ 07801673
Luis Miguel Sirumbal R. 07833813
Luis Soberón Álvarez 07833814
Ricardo Soberón Garrido 06625316
Martha Judith Solano Ccancce 08674773
Alejandro Solís Espinoza 07898940
Zenaida Solís Gutiérrez 08250366
Jorge Solís Tovar 08778964
María Ximena Sologuren 10867543
Raúl Solorzano Solorzano 09998199
Daisy Yeny Soto Mory 22664818
Neride Sotomarino Maturo 07717682
Patricia Stockton Ballardo 40691362
Luis Suárez Vásquez 10811610
Segundo Guillermo Suárez Vásquez 45016214
Adelaida Sueiro 07206390
Denis Sulmont Samain 07923373
Rosario Sun Kou 10831187
Martín Tanaka 06408442
Ana Tarazona Ayin 09672610
Omar Taupier Chávez 40808464
María Elizabeth Tavera Peña 06659972
Griselda Tello Vigil 25595525
Fernando Tincopa Valencia 46310428
Julio C. Tiravantti Constanti 08676554
Silvia Toledo Vallejos 09865184
Luis Francisco Tomassini Oré 41393065
Oscar Toro Quinto 29616247
Marta Lucía Tostes Vieira CE 000266496
Gloria Raquel Tovar Gil 08798258
Cecilia Tovar Samanez 07197813
Pierina Traverso Koroleff 07802355
Jorge Fernando Tudela Pye 45853708
Fernando Tuesta Soldevilla 07582692
Ana Luisa Ubillús 07747692
Aida Ugarte Cáceres 08056207
Francisco Ugarte Guerra 06779604
Miriam Julia Ugaz Guimet 08228374
María Eugenia Ulfe 07871124
Jaime Abelardo Urbina Paredes 07229488
Patricia Urteaga 07952139
Rocío Valdeavellano Roca Rey 06654321
Jorge Luis Valdez Morgan 40087220
Raúl Valdéz Oyague 41874348
Wynnie Ann Mery Alice Valdivia Caramantín 70835296
Rocío Valencia de la Riva 07855171
Elizabeth Vallejos 07480696
Sandra Vallenas Béjar 08256994
Christian Valqui Haase 09381458
Viviana Frida Valz Gen Rivera 09161906
Laura Vargas 25675464
Luis Vargas Aybar 10804586
Luis Armando Vargas Casas 06117663
Germán Vargas Farías 07563554
Jorge Vargas Florez 09684537
Patricia Rosa María Vargas Ghezzi 09336395
Rocío Vargas Morales 08145382
Julio Vargas Neumann 08746183
Jean Carlo Vásquez Pulache 45645395
Sylvia Elvira Vásquez Sánchez 07264541
Alejandra Veas Vargas 07758062
Pablo Vega Centeno Sara-Lafosse 10587917
Marisol Vega Ganoza 07220138
Alice Vega Salas 07755239
Ileana Vegas de Cáceres 08247598
Gabriela Velarde Fernández 41335995
Rosa Velasco Valderas 07730742
Héctor Hugo Velásquez Chafloque 06994867
Nilton César Velazco Lévano 09927657
Tesania Velázquez 09538202
Giovanna Fabiola Vélez Fernández 07762359
Luis Véliz Cornejo 45201728
Flor de María Véliz Pacheco 46097107
Edward Venero Carrasco 43353191
Carolina Iveth Vera Torres 41279663
Rocío del Pilar Verástegui Ledesma 07865595
Celeste Viale Yerovi 08786186
Víctor Vich Florez 09389668
Óscar Vidarte Arévalo 07535799
Rocío Villanueva Flores 09178661
Augusto E. Villanueva Guerrero 08270493
Rosa Villarán de la Puente 07033947
Valeria Villarán Landolt 07881534
Miguel Villaseca 06664913
Diana Villaverde Hernández 41353823
Alfredo Villavicencio Ríos 06517358
Jorge Vizcarra Kennedy 07837813
Gustavo von Bischoffshausen Henriod 07212480
Valerie Watson 43669446
René Weber 07833753
Luis Ángel Wong Valdivieso 06511875
Carmen Wurst Calle 07834638
Ana Yábar Pasache 06729418
Ana María Yáñez 07806650
Ana Teresa Yi Soto 44707249
Carmela Teresa Zanelli Velázquez 07194721
Vilma Zapana Begazo 29523471
Teresa De Jesús Zare Zare 08806509
Zarela Zavala Respaldiza 40974053
Pablo Zavala Sarrio 07937419
Margarita Zegarra Flórez 08775163
Guido Zegarra Ponce 29843809
Felipe Zegarra Russo 07227082
María Zevallos León 07718149
Mario Zolezzi Chocano 08242379
Lorenzo Zolezzi Ibarcena 08810546
Pilar Zuñiga de Montalván 07241750
Yolanda Elizabeth Zurita Trujillo 21299484

El Comercio responde a Mario Vargas Llosa

[Visto: 1905 veces]

Diario reafirma sus principios frente a agravios
Francisco Miro Quesada RadaEl premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa ha decidido no seguir publicando en El Comercio su columna quincenal “Piedra de Toque”, distribuida por el diario “El País”, de España. Ha tomado esta decisión pese a que sus opiniones han sido siempre respetadas y publicadas; opiniones que incluso llegaron a atacar al grupo El Comercio.
Rechazamos rotundamente los malintencionados infundios y su intención de descalificar a este Diario, al que acusa sin base, de tratar de impedir “de cualquier forma que gane Ollanta Humala la presidencia”, el candidato al que ahora apoya y por el cual exhorta a votar.
Jamás las discrepancias políticas, como lo pueden atestiguar nuestros lectores, han afectado ni afectarán nuestro compromiso con la independencia, la veracidad y la pluralidad. Seguiremos firmes con nuestra línea editorial, democrática y defensora de los valores y la unidad de los peruanos; la cual no está sujeta a intereses personales o grupales, ni a los vaivenes y adhesiones políticos súbitos.
En el actual contexto político, crispado y polarizado, resulta inoportuno y penoso que los intereses políticos y la coyuntura hayan desembocado en una carta cargada de mentiras. El Comercio rechaza enfáticamente estos infundios de un personaje del que se esperaría un comportamiento a la altura de las circunstancias que el Perú reclama y necesita en estos momentos.
En estas, como en todas las elecciones, El Comercio ha mantenido su sólido compromiso con el sistema democrático, publicando las Agendas de Gobierno, organizando mesas redondas, debates presidenciales, además de audiencias vecinales, regionales y sectoriales, en los que han participado todos los grupos políticos, democrática y pluralmente.
Nuestra página editorial, además, está abierta a columnistas de las más diversas tendencias.
Nosotros no somos los que hemos cambiado: Nuestro compromiso sigue siendo con el país, la democracia y con el respeto a la libertad, el pluralismo y la tolerancia que el sistema político garantiza.
Francisco Miró Quesada Rada
Director

Ni con una pistola en la sien
Por Hugo Neira Samanez
De política escribo y sobre políticos, pero “sine ira et studio” (sin resentimiento ni concesiones). Y en los dominios de lo real, lo que diga el Nobel no me impide pensar por mi cuenta. A mi generación la signa la obra de Solzhenitsyn, el Archipiélago Gulag, revelación de los campos de concentración en la URSS, a los que fueron a dar millones. Pero tras hundirse el comunismo, Solzhenitsyn, ya Nobel, como intelectual fue lamentable.
Propuso a los rusos el retorno a los zares, y claro, lo mandaron de paseo. La tontería es la cosa mejor repartida del mundo, no escapan ni los genios. El inmenso Céline fue un asco de fascista. Al gran García Márquez mejor es no preguntarle nada sobre Cuba, balbucea “Fidel es mi amigo”. En cuanto a MVLl, recibió a Humala en su casa de Madrid y eso lo hizo subir varios puntos en Lima y entonces no le parecía ni el sida ni el cáncer. ¿Qué le ha visto el escritor al comandante golpista? Es un misterio. Le cree todo, yo no.
Hace un buen rato que observo a Humala, y el sur, el humor de sus bases, a los nacionalistas, que me resisto a llamar así. Son humalistas, como los que seguían a Odría, odriístas. Son huestes tras un caudillo. Pero observar no es aprobar. El verstehen de Max Weber, “intentar comprender”. Mis viajes, dos años de peregrinaje por aldeas, me llevaron hace un buen rato a decir: se viene un outsider. Desde el 2003. Se lo dije a Alan García, cuando candidato: “tu rival no será Lourdes sino Ollanta”. Y luego, en este mismo diario, “en mis viajes solo veo dos grupos fervorosos, nacionalistas y fujimoristas”. Así, los resultados de abril no me sorprendieron. Ni lo que se nos viene encima.
Quienes quieren elegir a Humala se convencen tras el beneficio de la duda. “No ha gobernado”. El argumento es falaz. La modalidad de su probable gobierno existe. Son los Correa, Evos, Chávez y ahora, en Nicaragua, el tramposo de Daniel Ortega, el hombre más rico de su país. ¿Y qué tipo de gobierno imponen? En Lima se hacen los que no saben. En Europa los llaman régimes hybrides (Fournier, 2010). En los EEUU les dan nombres patológicos, partial democracy (Epstein, 2006), electoral authoritarianism (Schendler, 2006).
Un régimen híbrido es aquel cuyo presidente se prolonga mediante plebiscitos. Si Usted quiere que el Perú forme parte de ese club de perdedores, vote por el comandante.
Él es, ahora, el riesgo autoritario. Como el tango, el pasado que vuelve. Lo dije en Chile, en un debate organizado por La Tercera. “Vargas Llosa se opone al fujimorismo, de acuerdo, fue un horror de los años 90, pero, ¿leyó el Nobel a Tanaka y a Degregori? Ellos describen una configuración del fujimorismo, a saber: líder autócrata, cúpula militar (que manoseaba Montesinos), empresarios y clientelas, esas que el chinito se buscó”. Pues bien, dije, “algo por el estilo se va a repetir, pero con otro rostro y apellido. Humala es el nuevo fujimorismo. Nuevo autócrata, esta vez con su propia cúpula, militares de su promoción, empresarios “naïfs”, y neoclientelas tras su Plan de Gobierno”. ¿Y Keiko entonces?, me preguntó uno del público. Keiko es derecha popular dije a los chilenos, ¿conocen eso, no? Se rieron. Tienen una por casa. Es manejable, aquí otro es el riesgo. Keiko es avenida de evitamiento. Podremos limitarla, pero no al comandante.
Si gana Humala la inestabilidad institucional no acabará el 6 de junio. Por el desencuentro entre Congreso y Palacio. Por lo que Ollanta pueda intentar, si gana, hasta un programa de derecha con cuadros que se le ha arrimado. ¡A ver qué dicen en el Sur! Su política es juguete chino, cada cajita tapa a otra, el nacionalismo a la vieja izquierda y esta al toledismo. ¿A quién va a servir? A todos y a ninguno.
Es un voluntarista, hará lo que le da la gana. Hará trizas economía y nación. Para llegar, simula ser demócrata. A otro perro con ese hueso. A Ollanta lo educaron para encarnar a uno de los hermanos Ayar que revolucionará los Andes. No votaré por Ollanta Humala ni con una pistola etnocacerista en la sien.
Narcos pagaban cupos Entrevista a Antonio Mori: “Le pague cupos”
Antonio Mori Sandoval (54), natural de Rupa Rupa, Huánuco, trabaja eventualmente como obrero de construcción civil, taxista y otros oficios que le permitan ganarse la vida. “Todo por la legal”, asegura. Hasta hace unos meses se dedicaba a soldar los refuerzos del deteriorado puente Balta. Desde que acabó dicha obra, en diciembre último, se ‘cachuelea’ de distintas maneras. Aunque reside desde hace mucho en el Callao, se la pasa añorando Tingo María, “la tierra de la bella durmiente y de los hombres valientes”, como le gusta apuntar cada vez que se menciona la ciudad en la que creció y vivió su primera juventud.
Sus afables maneras, su carácter risueño y el tesón que pone para sacar adelante a los suyos ocultan bien un pasado tenebroso que se percibe a la perfección cuando se llega a saber el apelativo con que lo conocen, más que por su propio nombre, en Tingo María: ‘Cazador’.
Desde el 2006, Mori Sandoval viene repitiendo, casi sin alteración alguna, la misma historia. En 1992 le pagó en cuatro oportunidades cupos al hoy candidato presidencial por Gana Perú, Ollanta Humala Tasso, para “levantar” vuelos en la pista de aterrizaje ubicada en el kilómetro 19 de la carretera Marginal de la Selva.
“En ese tiempo (1992), cuatro veces hice pagos en (la base de) Madre Mía a un capitán que le decían el capitán ‘Carlos’ (…) Yo, personalmente, le he entregado en dos oportunidades 10 mil (10,000) dólares. O sea, serían 20 mil (20,000 dólares). Y por dos vuelos más el ‘transe’ ya lo había hecho con él (diez mil dólares por cada oportunidad). Entonces dejé la plata ahí (en la base)”.
A pesar de que muchos de sus partidarios y simpatizantes lo nieguen o prefieran olvidarlo, no hay duda de que el candidato presidencial por el movimiento Gana Perú, Ollanta Humala Tasso, usó el apelativo de ‘Carlos’ mientras comandó la Base Contrasubversiva de Madre Mía a comienzos de los 90. Hasta el propio Humala ha tenido que reconocer que usó el mencionado seudónimo mientras servía en dicha instalación militar en el año 92. La abundancia de testimonios que lo sindicaban, así como fotografías y documentos clave (su hoja de servicios, por ejemplo), lo obligaron a realizar esta tardía confesión ante el tribunal que lo juzgaba por violación de derechos humanos.
Si bien el Poder Judicial lo absolvió de estas gravísimas acusaciones, argumentando que algunas versiones eran contradictorias y que varios testigos terminaron retractándose, hoy debe responder por una imputación no menos grave: obstrucción de la justicia por la compra de testimonios y, de comprobarse plenamente las declaraciones de Mori Sandoval, de haber recibido dinero del narcotráfico.
EL KILÓMETRO 19
Mori Sandoval asegura que por aquel entonces trabajaba para una banda dedicada al tráfico ilícito de drogas que operaba en la zona de Huipoca (provincia de Padre Abad, Ucayali). “La firma era de un tal Julio Campos López, conocido como ‘Peaje’. A ‘Peaje’ lo mataron en el 93 los compañeros (miembros de Sendero Luminoso). Yo comencé a trabajar con él allá por el 90 o el 91. Por esa época, todo el mundo se dedicaba al tráfico. Por esa época no había otra cosa más para hacer. Era eso o nada. Yo trabajé con ‘Peaje’ y llegué a ser uno de sus hombres de confianza. Me encargaba de hacer los arreglos con la Policía y con el Ejército, y otras cositas. En ese tiempo todo eran arreglos para que nos dejaran trabajar”, afirma.
Lo que recuerdo es que el primer vuelo que levantamos fue en Huipoca, en el mismo pueblo. Mandamos a Colombia unos 800 kilos en un avioncito chiquito porque no podía entrar uno más grande, es que la pista era chica. Y de ahí ya operábamos en el Boquerón (del Padre Abad, Ucayali) antes de llegar al Aguaytía. Esa zona era conocida como Puente Largo. Ahí las avionetas aterrizaban en la misma pista. (…) Nosotros cerrábamos la pista en ambos lados y los pajaritos (avionetas) aterrizaban. En esa época, la misma Policía nos daba armamentos para proteger el vuelo. Nosotros le pagábamos cupos a la Policía para que no nos molestara. (…) Cuando el tiempo estaba malo, nosotros bajábamos hacia Aucayacu, ya por la carretera Marginal.
Mori Sandoval asegura que la pista del kilómetro 19 era usada por la firma de ‘Peaje’ y por otras para “levantar” vuelos con pasta básica de cocaína hacia Colombia y que, incluso, su mantenimiento era realizado y pagado por estas organizaciones. En ese entonces, dicho tramo de la Marginal estaba sin asfaltar. Tan solo se hallaba afirmado.
Esta versión ha sido corroborada por varios soldados que sirvieron en la base de Madre Mía y cuyos testimonios hemos podido recoger. Además, los partes e informes policiales de la época a los que se ha tenido acceso confirman esta versión. En el Informe N° 16-JP-PNP-LP-DDA, firmado por el capitán PNP Marco Viñas Maro y fechado el 28 de octubre de 1994, se lee: “Entre los kms. 09, 16, 18 y 19 de la Carretera Marginal –Aucayacu-Tocache– y los kms. 07 al 15 aprox. (sic), entre las localidades de Río Frío y Anda, la vía presenta rellenado de huecos y baches, corte de vegetación y otros arreglos de la misma realizados por personas no identificadas, quienes de esta manera facilitan probables aterrizajes en forma clandestina de avionetas utilizadas para el tráfico ilícito de drogas”.
El informe citado cuenta con diversas fotografías en las que se puede ver el estado de las pistas.
La pista del kilómetro 19, la cual se halla a escasa distancia de la base de Madre Mía, también es mencionada en el informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR). En el TOMO V, Capítulo 2: Historias representativas de la violencia, se señala: “En lo que muy pocos repararon entonces es que no era mera coincidencia que la mayoría de las bases contrasubversivas emplazadas en el Alto Huallaga, como Saposoa, Bellavista, Barranca, Punta Arenas, Sión, Pizana, Bambamarca, Uchiza, Nuevo Progreso, Aucayacu y Monzón, entre otras, se hallaban muy cerca de pistas clandestinas que recién comenzaron a ser dinamitadas desde fines de 1992 y durante 1993.
A inicios de 1993 existían 18 pistas clandestinas utilizadas por el narcotráfico que estaban emplazadas cerca de una base contrasubversiva en el Huallaga:
Pista Convento
(BCS 30 Tarapoto)
Pista Saposoa
(BCS Saposoa)
Pista Sacanche
(BCS Bellavista)
Pista Barranca
(BCS Barranca)
Pista Santa Bárbara
(BCS Huicungo)
Pista Campanilla
(BCS Punta Arenas)
Pista Sión
(BCS Sión)
Pistas Pólvora y Tanata
(BCS Pto Pizana)
Pista Cañuto
(BCS Bambamarca)
Pista Uchiza
(BCS Uchiza)
Pista Progreso
(BCS Nuevo Progreso)
Pistas km 19 y km 8
(BCS Aucayacu)
Pistas Cachicoto, Tantamayo
y Maravillas
(BCS Monzón)
Pista Agua blanca
(BCS 313 Tingo María)”
(CVR. Tomo V. p. 763)
NARCOTRÁFICO Y CORRUPCIÓN
Efectivamente, como indica el informe de la CVR, a comienzos de los 90, el Huallaga no solo se desangraba por el despiadado accionar de Sendero Luminoso y la descontrolada labor represiva de las fuerzas del orden. También sufría por el auge del narcotráfico y la proliferación de firmas dedicadas a la elaboración y comercialización de pasta básica de cocaína.
En medio de semejante escenario, Alberto Fujimori promulga el DS 137-91-PCM, el cual “dio ‘luz verde’ a la participación de las Fuerzas Armadas en la lucha antinarcóticos”. Para ese entonces, la presencia del Ejército en esta región era sumamente reciente. El Frente Huallaga se creó en 1989 bajo el férreo y polémico liderazgo del general EP Alberto Arciniega. La estrategia consistió en una mayor presencia militar en el área. Para ello se construyeron numerosas bases contrasubversivas, se potenció la labor de Inteligencia y se efectuaron operativos selectivos para identificar, detener o eliminar a mandos subversivos. Además, el Ejército buscó ganarse la aceptación de la población evitando señalar a los campesinos cocaleros como miembros de la cadena del tráfico de drogas. La idea era romper la alianza tácita que existía entre el narcotráfico y Sendero Luminoso.
En 1991, sin embargo, el Ejército –que ya era controlado por Vladimiro Montesinos y por Hermoza Ríos– entró en una profunda espiral de corrupción auspiciada por los altos mandos de este instituto armado y por los capos de las organizaciones dedicadas al TID. “Entre 1990 y 1992, la corrosión del narcotráfico alcanzó a numerosos miembros del Ejército. En Uchiza, lugar donde la Policía fue expulsada por la subversión en 1989, el Ejército había asumido el control total, al punto que, incluso, “arbitraba las actividades de narcotráfico y repartía los cupos” (CVR. Tomo V. p. 762).
Como indican los testimonios recogidos por la CVR y la relación de acusaciones por narcotráfico que se hiciera a miembros del Ejército entre 1992 y 1996, el cubro de cupos y la protección a los vuelos que transportaban droga a Colombia era más la regla que la excepción. Así se evidenció cuando “en 1994, el capitán de Caballería Gilmar Valdivieso Rejas, apodado ‘Cienfuegos’, hizo abandono de destino y se presentó ante la Subcomisión de Narcotráfico del Congreso Constituyente, que presidía Julio Castro Gómez, para denunciar la colusión de ciertos oficiales del Ejército con el narcotráfico. (…) Valdivieso Rejas fue el primero en denunciar cómo se hacían los famosos ‘arreglos’ en las bases militares (…). Por cada vuelo se pagaban 10 mil dólares y todos los arreglos eran directamente con el comandante (Nájar Acosta). Los narcos ingresaban a la base de Tocache como si fuera su casa. También denunció que, en Uchiza, el capitán Delgado, jefe de la base militar, alquilaba armamento a las ‘firmas’ para dar seguridad a sus vuelos. Todas estas bases contrasubversivas no recibían abastecimiento de víveres por parte del Ejército pues estos los pagaban las ‘firmas’ de narcotraficantes, como quedó en claro durante el juicio al general EP Jaime Ríos Araico, quien tuvo que aceptar que existió un pacto en este sentido, pero no directamente con el narcotráfico, sino a través de las autoridades locales, según afirmó durante ese proceso”. (CVR. Tomo V. p. 767).
EN MADRE MÍA SE RESGUARDABAN PISTAS
Estos hechos se confirman con los testimonios recogidos entre soldados que sirvieron en la base de Madre Mía, quienes aseguran categóricamente que el entonces capitán ‘Carlos’ cobraba cupos a cambio de mandarlos a resguardar vuelos al kilómetro 19 de la Marginal de la Selva.
Así lo sostiene el licenciado del EP Jack Marín Campos: “Nos llamaban 15, 20 personas. Muchachos, nos vamos a ganar una propina, nos decía un sargento, gente de confianza del capitán ‘Carlos’, pues. Salimos y llega una camioneta y nos meten por una trocha y nos vamos y nos pusimos a cargar unos sacos (…) Y, ahí, un compañero me dice que estábamos resguardando un vuelo. El capitán ‘Carlos’ mandaba la seguridad y nos hacían cerrar los pases para que no pasaran los autos y ahí entraba la avioneta. Así de noche entraba la avioneta (…). Ponían antorchas en tachos de pintura, le ponían trapos con aceite y gasolina en los costados y así entraba la avioneta. Eso era en el kilómetro 19 de la Marginal, una recta por Ramal. Yo, personalmente, he resguardado unos tres, cuatro vuelos. A veces nos daban propina de cincuenta dólares o a veces nos llevaban a comer al pueblo. Y ahí contentos íbamos, pues, porque nos daban a escoger. Pedíamos nuestro lomo saltado, lo que queríamos. Solo así probamos carne, porque puro atún nomás era. No sé cuánto le pagaban al capitán, pero el cobraba. Yo solo he visto sobre su mesa que eran unos fajos en dólares”.
Deyvik Fasanando Tenazoa asegura que solo resguardó un vuelo durante su estancia en la base, entre enero y febrero del 92. “Cuando nosotros llegamos como a las cinco y media de la tarde (a la base de Madre Mía), nos dicen al personal del teniente Bryan lo necesitábamos. Alistarse. Nosotros pensamos que iríamos a patrullar…. Pero nos hicieron subir a los carros del narcotráfico. (La orden la dio) el capitán ‘Carlos’. Nos dijeron subirse al carro. Nos decía el capitán: ‘Ustedes, muchachos, se van a hacer un trabajo. Ese trabajo tienen que cumplirme tal como yo quiero’. Entonces nosotros subíamos al carro. El carro con la merca, con carga (droga), y entonces salía un carro con soldados delante, otro carro atrás con (más) soldados. Y el carro con la carga se iba con los sicarios del narcotráfico. (Pero) en el momento de hacer el trabajo estábamos todos mezclados. Fuimos a la (pista) del 19. Y no solo esa había. Habían muchas: la de Auca, la de Tocache, más abajo, la Ganadería. Todas las pistas estaban sobre la marginal. (…) Me dieron 50 dólares de propina. El que pagó fue el teniente Bryan, quien recibió del capitán ‘Carlos’”.
George Sajami Chujutalli confirma que la propina que les daban era de 50 dólares. Jamás lo podrá olvidar pues esa lección la aprendió como otras tantas en el Ejército: con sangre. Sajami Chujutalli sostiene que, tras realizar uno de esos “resguardos”, sufrió las consecuencias por pedir una propina mayor a la acostumbrada. “Los narcotraficantes iban a solicitarle el apoyo y le soltaban el dinero. Y no sé cuánto le soltaban, pero era una buena cantidad. Ahí es donde yo me acerco a pedirle cien (100) dólares. Capitán, dame cien (100) dólares, le digo. ¿Cómo cien (100)?, me dice. Yo me emocioné mirando buena cantidad de dinero y (el capitán ‘Carlos’) nos da 50 dólares no más. (Así que) yo le pedí cien (100), pues. Y ahí es que me da con la cacha de la pistola acá (agacha la cabeza y señala una cicatriz en el cráneo). Con su cacha de la pistola me ha dado. Toda la cabeza, tengo la herida ahí (y se vuelve a tocar la cabeza). Esa herida es imborrable”, asegura.
Aparentemente, esa no es la única herida que no cierra del todo tras el paso de Ollanta Humala o del capitán ‘Carlos’ por la Base Contrasubversiva de Madre Mía.
¿LA FIRMA PARA LA QUE TRABAJABA SACABA VUELOS HACIA DÓNDE?
A Colombia.
QUÉ LLEVABAN EXACTAMENTE…
Droga. Vuelos de Perú a Colombia.
¿CÓMO ERA ESA ACTIVIDAD? ¿CÓMO ACTUABA LA FIRMA?
Nosotros no éramos la única firma, había un montón de firmas, pero nosotros… nuestra actividad era recolectar la mercancía acá, en Perú, y enviarla a Colombia, y lo hacíamos por intermedio aéreo (sic).
¿CÓMO CERRABAN LAS CARRETERAS?
En aquel entonces, la Policía, el Ejército, la Marina, todos eran negociables. Cuando iba a haber un vuelo, nosotros íbamos y pagábamos cupo. Tanto al Ejército, tanto a la Policía que estaba en el Aguaytía.
¿Y DE CUÁNTO ERA ESE CUPO?
De 10 mil dólares.
¿QUÉ LES DABAN A CAMBIO ESTAS INSTITUCIONES?
Ellos tenían que darnos la seguridad. Mientras la avioneta se mantuviera en tierra, debían darle seguridad o facilitarnos armamento.
¿PARA QUÉ NECESITABAN LA SEGURIDAD Y EL ARMAMENTO?
Para cerrar la pista y darnos seguridad.
¿SEGURIDAD PARA QUE NO LOS ATACARA?
Por ejemplo, la situación se comenzó a malear. A veces entre firmas… Se temía que otra firma mandara gente para apoderarse de la mercancía y del dinero.
¿USTED RECUERDA NOMBRES DE OFICIALES DE LA MARINA O DEL EJÉRCITO A LOS QUE USTED LES HAYA PAGADO CUPOS?
En Madre Mía, para que nos resguardaran a nosotros. Hemos realizado vuelos en aquel entonces en Madre Mía, hasta junio de 1992. Luego ya nos metimos a otro lado para evitar problemas. Pero, en ese tiempo, cuatro veces hice pagos en Madre Mía a un capitán que le decían el capitán ‘Carlos’.
¿ES EL CAPITÁN ‘CARLOS’ QUE HA SIDO MENCIONADO EN EL AÑO 2006 Y QUE HA SIDO IDENTIFICADO COMO EL COMANDANTE OLLANTA HUMALA TASSO? ¿USTED PODRÍA IDENTIFICARLO CON EL COMANDANTE HUMALA TASSO?
Definitivamente que sí. Solo que era más flaco y más orejoncito. Solo que ahora ha engordado.
¿USTED ESTÁ TOTALMENTE SEGURO?
Bien seguro…
Y USTED LE HA PAGADO CUPOS ENTONCES. ¿RECUERDA CUÁNTOS CUPOS?
Yo he tenido la oportunidad de ir y de pagarle a él los cupos para que nos resguardara en cuatro oportunidades.
¿CÓMO SE EFECTUABA LA OPERACIÓN? ¿DÓNDE SE HACÍA EL ARREGLO?
El arreglo se hacía en la misma base de Madre Mía. En el control en dos oportunidades y en la misma base en otras dos.
¿QUÉ CANTIDAD DE DINERO LE LLEGÓ A DAR?
Diez mil dólares por cada resguardo.
¿EN CUALQUIER LUGAR DEL HUALLAGA?
Sí, era como una tasa.
¿USTED LE HA PAGADO DIRECTAMENTE AL ENTONCES CAPITÁN ‘CARLOS’?
Sí, por dos oportunidades, y en otras dos solo he dejado ahí, en la base, el dinero. Pero el ‘transe’ era con él.
¿EL CAPITÁN ‘CARLOS’ ESTUVO PRESENTE DURANTE LA PROTECCIÓN DEL VUELO?
Por dos oportunidades.
¿ÉL MISMO ESTUVO PRESENTE VIENDO CÓMO ATERRIZABAN LAS AVIONETAS?
Claro. En ese tiempo, el kilómetro 19 era bien sonadito, todas las firmas levantaban vuelo ahí.
¿TODAS LAS FIRMAS LEVANTABAN VUELO?
Claro, y todas las firmas tenían que pagar su cupo.
¿SE REAFIRMA EN QUE USTED, PERSONALMENTE, LE HA PAGADO CUPO AL COMANDANTE HUMALA TASSO?
Yo personalmente he sido quien le he dado dinero a él, y en dos oportunidades lo he dejado en la base. Pero el ‘transe’ era con él. Yo le he entregado en dos oportunidades diez mil (10,000) dólares. O sea, serían 20 mil (20,000) dólares. Y por dos vuelos más, el ‘transe’ ya lo había hecho con él (diez mil dólares por cada oportunidad). Entonces dejé la plata ahí (en la base).
¿A QUÉ HORA FUERON ESOS VUELOS?
En dos oportunidades los he realizado en el día: Uno a las 6 de la mañana, el otro a las 5 de la tarde y los otros en la noche.
¿CÓMO ENTRABAN LOS VUELOS SI ESTABA OSCURO?
En la noche, para que la avioneta pudiera distinguir la pista, nosotros poníamos antorchas en ambos lados de la pista.
¿CÓMO ERAN LAS ANTORCHAS?
Tarros de atún, de leche, ahí, con trapo y petróleo.
¿DE CUÁNTAS TONELADAS ERAN LOS VUELOS?
Lo máximo que hemos mandado eran 1,300 kilos, una tonelada 300, y lo mínimo, 800 kilos.
Pablo O brianCalín
Por Pablo O’brien
Carlos Ríos Orellana, más conocido como ‘Calín’ y quien también era miembro de una ‘firma’ en el Huallaga de los 90, confirma plenamente la versión de Antonio Mori Sandoval.
¿Conoce al señor Antonio Mori Sandoval, conocido como ‘Cazador’?
Claro, en aquel entonces (en los 90) nos conocíamos por apelativos. Claro que conozco al señor ‘Cazador’.
¿Cómo y dónde de lo conoció?
Mire, nosotros trabajábamos para una ‘firma’ allá en la selva. Una ‘firma’ del señor ‘Peaje’, más conocido como Julio Campos (López). Allá…en Huipoca (Ucayali). Yo era seguridad del señor Julio Campos, del señor “‘Peaje’. Me dijeron que había una firma que estaba reclutando personal, y yo, como chibolo, me fui para allá. Y ahí conocí al jefe de la ‘firma’, y él me tomó como su seguridad, como guardaespaldas (…). Nuestra base era Huipoca. Incluso nos prestaban seguridad los de Ejército.
¿Cómo así?
Lo que sucede es que para poder tomar la pista teníamos que pagar un cupo, tanto a la gente del Ejército como a la de policía, para que nos permitieran trabajar. Íbamos, le pagábamos su dinero, y ellos nos dejaban. O a veces nos prestaban personal para que nos apoyaran en la pista. Eran tres pistas en el Aguaytía: la de Pampa Yura, Boquerón, Mariela. Pero, cuando había a veces problemas con el tiempo o se saturaba (la pista) porque había muchos vuelos, nos íbamos al kilómetro 19 de la Marginal.
¿Cuál era la función de Cazador?
¿Cómo le digo? Él se encargaba de los pagos, él se dedicaba a todo lo que era finanzas, manejo de la plata, y yo, a todo lo que se trataba de seguridad. Brindar la seguridad en la pista, brindarle seguridad al patrón y, bueno, así es como lo llego a conocer al señor ‘Cazador’. Yo lo respaldaba cuando él iba a entregar los cupos. Por ejemplo, nosotros levantábamos vuelos en Huipoca y en el Aguaytía, y teníamos que colaborarles a los del Ejército y a los de la Policía. En esa oportunidad recuerdo que había un capitán al que se le conocía como ‘Veneno’ y un tal ‘Esparta’ o ‘Espartaco’. Ese era un maldito, a su… Bueno, esa es otra historia que mejor ni recordarla. Eran carniceros esos señores. Bueno, nosotros les pagábamos a esos señores en el Aguaytía.
¿Cuánto les pagaban?
Bueno, nosotros les pagábamos diez (10,000) mil dólares y las otras también, y había muchísimas ‘firmas’. Le cuento: (En Aguaytía) Mientras una avioneta estaba aterrizando, ya había dos avionetas dando vuelta esperando su turno para bajar (…). Cuando no podíamos levantar los vuelos allí, nos íbamos a Auca (Aucayacu).
¿Y también usaban la carretera?
Sí, el kilómetro 19 de la Marginal.
¿Y también pagaron cupos?
Sí, en todo sitio se tenía que pagar.
¿A quién le pagaban?
Al Ejército. Allí estaba el Ejército.
¿Recuerda a qué oficiales?
Sí lo recuerdo bastante, recuerdo a un tal capitán ‘Carlos’. Un flaquito orejón. Yo recuerdo que yo lo acompañaba al señor ‘Cazador’ porque íbamos con cierta cantidad de dinero. Nos íbamos en moto. Dejábamos la moto abajo, subíamos unas cuantas gradas, había una prevención. Ellos ya sabían cuando llegábamos, se alegraban. Allí bajaba el tío (capitán ‘Carlos’) y directamente se le entregaba el sobre. El señor ‘Cazador’ le hacía entrega del dinero al tal capitán ‘Carlos’.
¿Usted puede confirmar que el capitán ‘Carlos’, del que usted hace mención, es el hoy candidato a la presidencia Ollanta Humala ?
Cómo no me voy a acordar. Son años (los que han pasado), pero la cara así nomás no se olvida. Qué me voy a olvidar… Es nuestra época pasada. Nuestros años de chiquillos en que veíamos la plata fácil; entonces, pues, qué me voy a olvidar la cara de ese señor.
¿Qué tenía que hacer el Ejército por ese pago, por ese cupo?
Se dedicaba a prestarnos seguridad, seguridad para que no nos molestaran. Ojo, había ‘firmas’ que no arreglaban su situación y el Ejército los chapaba y les quitaban su mercadería. El Ejército te chapaba y te decía: ¿Qué ‘firma’ eres? Miraba en su lista. No pagó y te quitaban todititito. Te decomisaban. Uy, allí tenías que ir a la base, tenía que ir el ‘patrón’ (el capo de la banda). Con el ‘patrón’ tenías que ir para reclamar tus cosas previo pago, obviamente. Eso era una corrupción terrible la que había antes. Aparte de eso, el Ejército nos prestaba personal. Cómo te explico: esta es la pista y bajaba el pajarito (con las manos simula el aterrizaje de una avioneta); en ese entonces, así se llamaba a la aeronave. Entonces, esta bajaba y a los costados de la pista estaban los del Ejército. Obviamente que en las puntas también estaban los soldados cuidando que nadie pasara. ¡Uy!, pasaban tantas cosas, uno tenía que estar con el diablo y con Dios. Porque no solo molestaba el Ejército y tenías que arreglar; también molestaba Sendero y tenías que arreglar con ellos.
Entrevista al Comandante Ollanta Humala
En una entrevista publicada por EL MUNDO de España, consideró al Brasil como su aliado estratégico e insinuó un posible fraude contra su candidatura.
¿Cómo llevará a cabo su “Gran Transformación” a través de la concertación con un Congreso hostil y una prensa profundamente en contra sin hacer cambios en la constitución, como asegura?
Justamente gracias a la concertación. Le voy a dar un dato del que no se ha dado cuenta. Estamos trabajando con otras fuerzas políticas que tienen representación parlamentaria, como Perú Posible.
Pero Perú Posible ha dicho que su apoyo es en estas elecciones. Alejandro Toledo ha negado un cogobierno…
Nadie está hablando de cogobierno. Una cosa es trabajar una agenda positiva y otra ser cogobierno. No hemos planteado un cogobierno pero sí hemos planteado establecer una concertación de bancadas que permitan darle efectividad y eficiencia al Congreso de la República. Sólo entre las bancadas de Gana Perú y Perú Posible tenemos mayoría en el parlamento. De llegar a la presidencia Ollanta Humala está garantizada la estabilidad política porque tendremos mayoría en el Parlamento, cosa que no puede garantizar la congresista Fujimori.
Se percibe que de llegar al poder será un gobierno favorable a las empresas brasileras.
No, ¿por qué?
Con usted trabajan asesores brasileños, encargados de cambiar su imagen, y se afirma que son del Partido de los Trabajadores. También por su postura favorable a la interoceánica, donde intervienen constructoras brasileñas. Toledo en los informes presentados a las autoridades electorales señaló a constructoras brasileñas entre sus aportantes. ¿Le están financiando empresas brasileñas?
No, en todo caso la invito a revisar los informes financieros que presentamos a la ONPE (Oficina Nacional de Procesos Electorales). Un político debe hablar de hechos (…) Nosotros tenemos relaciones con partidos políticos de muchos países del mundo, incluyendo en España. Y tenemos una relación política con el Partido de los Trabajadores del Brasil pero no tenemos asesores del PT. Lo que nosotros tenemos es una compañía, que ni siquiera es muy grande, en la que hay asesores brasileños, argentinos también con la que estamos trabajando. Eso lo pagamos nosotros.
¿Cuál es entonces su relación con el Partido de los Trabajadores?
Lo que yo he señalado es que en Latinoamérica veo un proyecto exitoso, que ha sido el gobierno de Lula. Un gobierno que antes de iniciarse generaba muchas dudas porque Lula venía de la izquierda y tenía un discurso radical, más radical que el mío en 2005. Y sin embargo hemos visto como fue el artífice del crecimiento económico de Brasil con un manejo prudente de la economía y con un tema de inclusión social. Creo que hay una oportunidad del Perú en establecer una relación con el Brasil. Creemos que debe ser nuestro socio estratégico. El Perú, de las 5 fronteras que tiene, tiene una enorme frontera con la octava economía del mundo, una potencia mundial, el Brasil, que además tiene una proyección hacia el Pacífico y su salida natural es Perú. Nosotros tenemos que prepararnos para coger esa ola que se viene y que esa ola nos lleve a buen puerto.
Fuente: www.elmundo.es