Jaime Bayly

[Visto: 2221 veces]

Derechos humanos de los policias
Los golpes de Humala
Por Jaime Bayly – Perú 21
UNO
El señor Alberto Fujimori dio un golpe de Estado en abril de 1992. Fue un grave error. Nada justifica atropellar el imperio de la ley. Sin embargo, la gran mayoría de los peruanos lo aplaudió entonces y lo reeligió años después. ¿Todos esos peruanos que celebraron el golpe del señor Fujimori y lo convalidaron votando por él en 1995 se habrán muerto ya? ¿Tanta gente se muere tan rápido?
DOS
Cuando el señor Fujimori dio el golpe de 1992, su hija Keiko tenía apenas 16 años. Era menor de edad. Estudiaba en el colegio Recoleta. No tiene sentido suponer que Keiko tramó el golpe o participó del golpe o animó a su padre a dar el golpe. Keiko era una adolescente que cumplía deberes escolares. Por lo tanto, es injusto y abusivo culparla del golpe de su padre. A los hijos menores de edad no se les culpa por los errores o los delitos de sus padres.
TRES
Cuando el señor Fujimori dio el golpe de 1992, el señor Ollanta Humala era oficial del Ejército peruano. Tenía 29 años, estaba a punto de cumplir 30 años. Era un soldado hacía ya 10 años desde 1982. Como todos saben, el señor Fujimori dio el golpe de Estado con el apoyo explícito del Ejército peruano. Para que no quedaran dudas, sacó los tanques a la calle y los jefes militares apoyaron públicamente el golpe. El Ejército fue, pues, cómplice del golpe, aliado del golpe, pieza clave del golpe. Sin el apoyo del Ejército, el golpe no hubiera sido posible. El señor Ollanta Humala no era menor de edad cuando el señor Fujimori dio el golpe. El señor Ollanta Humala estaba a dos meses de cumplir 30 años cuando el señor Fujimori dio el golpe. El señor Humala pudo renunciar al Ejército en protesta por el golpe. El señor Ollanta Humala debió renunciar al Ejército en protesta por el golpe. No lo hizo. El señor Humala siguió sirviendo leal y diligentemente al Ejército golpista de Fujimori durante ocho largos años más. En todo ese tiempo, el señor Humala, miembro activo del Ejército golpista al servicio de Fujimori, fue por consiguiente un aliado tácito del Jefe Supremo de su Ejército golpista. Si el señor Ollanta Humala fuese un demócrata, hubiese renunciado al Ejército cuando Fujimori dio el golpe del 92. No lo hizo. De modo que, como todos los militares que formaron parte del Ejército golpista a la órdenes de Fujimori y Montesinos, el señor Ollanta Humala también es responsable por apoyar con su silencio cómplice ese golpe de Estado.
CUATRO
Cuando el señor Fujimori dio el golpe de 1992, yo tenía 27 años, vivía en Lima y presentaba un programa en Canal 5. Al día siguiente renuncié y me fui del Perú. Si yo pude renunciar a la televisión para no apoyar el golpe, el señor Humala también pudo renunciar al Ejército para no apoyar el golpe. El señor Humala no renunció ese año, ni el siguiente, ni el subsiguiente. Bien callado y contento se quedó sirviendo al Ejército golpista. Durante ocho años fue un peón del ajedrez de Fujimori y Montesinos. No tuvo el coraje ni la decencia de renunciar a un Ejército que todos sabían acanallado y envilecido y que era el sostén de la dictadura.
CINCO
Si el señor Humala fue cómplice del golpe del señor Fujimori en 1992 (el que calla, otorga), a finales de octubre del 2000, coludido con su hermano Antauro, lideró una rebelión militar el mismo día que huyó del Perú el bribón de Montesinos. Ocho años y medio necesitó el señor Humala para darse cuenta de que el Ejército abusivo al que servía con entusiasmo era, en la práctica, el partido político sin escrúpulos del señor Fujimori. Cuando por fin advirtió algo tan evidente, no renunció a dicho Ejército en forma pacífica. Lo que los hermanos Ollanta y Antauro Humala hicieron a finales de octubre del 2000 fue dar un golpe militar. Lo que pretendían era capturar el poder. No lo consiguieron. Fue un golpe torpe, fallido. Pero fue un golpe militar a una dictadura que se desplomaba. Por consiguiente, es rigurosamente cierto que el señor Ollanta Humala, junto con su hermano Antauro, se alzó en armas para tomar el poder de un modo violento los últimos meses del 2000. Si los hermanos Humala hubiesen tenido éxito en dicha sublevación golpista, ¿habría democracia ahora en el Perú? Yo creo que no.
SEIS
No fue aquella la única vez que los hermanos Ollanta y Antauro Humala dieron un golpe militar fallido para capturar el poder. Lo intentaron de nuevo años después. El 1 de enero del 2005, el señor Ollanta Humala, desde Seúl, fue el autor intelectual del golpe militar frustrado que su hermano Antauro, siguiendo sus órdenes, perpetró en el Perú. Dicho golpe había sido anunciado una y otra vez en el panfleto “Ollanta” que se repartía gratuitamente en el Perú. En ese pasquín, que llevaba el nombre de Ollanta Humala, se pedía el derrocamiento del gobierno del señor Toledo y el fusilamiento del presidente Toledo y de varios de sus ministros, entre ellos el señor Kuczynski. El señor Ollanta Humala era agregado militar del presidente Toledo en Seúl. El señor Ollanta Humala no podía ignorar que en el Perú su hermano Antauro repartía, mes a mes, miles de ejemplares de un libelo venenoso precisamente llamado “Ollanta” (no muchos peruanos se llaman Ollanta) que exigía el golpe sangriento contra el gobierno legítimo del señor Toledo y reclamaba “ajusticiar” (léase asesinar) a varios miembros de ese gobierno democrático. Si el señor Ollanta Humala permitió que durante meses su hermano Antauro distribuyese aquel periódico inmundo que llevaba el nombre de “Ollanta” y que pedía el golpe contra el presidente Toledo, es porque el señor Ollanta Humala estaba de acuerdo con las barbaridades antidemocráticas que dicho periódico publicaba. Pero, además, para confirmar que el golpe militar fallido del 1 de enero de 2005 fue una decisión tomada conjuntamente por los hermanos Ollanta y Antauro Humala, es preciso recordar que ese mismo día pasaba el retiro como militar el señor Ollanta Humala. Por si eso fuera poco, luego de que Antauro Humala capturase una comisaría de Andahuaylas, matando a cuatro policías y dando vivas desaforadas a su hermano Ollanta como próximo presidente del Perú, el propio señor Ollanta Humala declaró desde Seúl a Radioprogramas del Perú que apoyaba la rebelión de su hermano Antauro. Allí están como pruebas irrefutables las grabaciones en las que, a viva voz, desde Seúl, el señor Ollanta Humala aplaude con entusiasmo el golpe militar de su hermano Antauro. Ambos pensaban (deliraban) que capturarían el poder de un zarpazo, no importaba si matando policías inocentes. Como a finales del 2000, en enero de 2005 ambos pensaban (deliraban) que llegarían al gobierno a balazos. Si el señor Antauro Humala hubiese tenido éxito en su golpe militar de enero de 2005, ¿no es razonable suponer que enseguida habría llegado como un héroe al Perú su apandillado hermano Ollanta y que a continuación hubieran implantado una dictadura? Si ambos hubiesen tomado violentamente el poder en enero del 2005, ¿habría democracia ahora en el Perú? Yo creo que no.
SIETE
La señora Keiko Fujimori no ha tramado nunca un golpe militar. Su padre dio un golpe de Estado cuando ella tenía 16 años. La señora Keiko era menor de edad y, por tanto, no es responsable de los desmanes autoritarios en que incurrió su padre. Pero el señor Ollanta Humala fue cómplice de ese golpe porque no renunció (estando a punto de cumplir 30 años) al Ejército golpista de Fujimori y Montesinos, a quienes continuó sirviendo durante ocho años. Años más tarde, el 2000 y el 2005, el señor Ollanta Humala y su hermano Antauro trataron de tomar el poder violentamente en el Perú. Dieron dos golpes militares. Ambos golpes resultaron fallidos. Es decir que, además de golpistas, los hermanos Humala son un par de inútiles como golpistas. Si hemos de comparar las credenciales democráticas de la señora Fujimori y del señor Humala, la señora Fujimori no ha dado nunca un golpe militar y el señor Humala ha perpetrado dos golpes militares fallidos en el Perú.
OCHO
Los venezolanos que votaron por el señor Hugo Chávez en 1998 lo hicieron a sabiendas de que había encabezado un golpe militar contra Carlos Andrés Pérez en 1992. Chávez era un golpista probado. Sin embargo, lo eligieron presidente y, por supuesto, no tardó en destruir la democracia venezolana. Los peruanos que voten el próximo 5 de junio por el señor Ollanta Humala estarán votando por un golpista probado no una sino dos veces. Como Chávez, si Humala llega al gobierno, no tardará en socavar la democracia peruana (convocará a una Asamblea Constituyente y terminará cerrando el Congreso, tal como hizo el presidente Correa en Ecuador) y en implantar un gobierno autoritario basado en el poder militar.
NUEVE
Votar por la señora Fujimori es votar por la preservación de la democracia peruana y por un modelo exitoso de crecimiento económico. Votar por el señor Humala es votar por un golpista probado que dinamitará la democracia y el crecimiento económico. Los verdaderos demócratas no votan por golpistas probados. El señor Ollanta Humala es un golpista probado. Por el bien del Perú, es hora de votar por la señora Keiko Fujimori.
DIEZ
No pocos temen que si la señora Fujimori gana, su padre saldrá en libertad. Del mismo modo, no pocos temen que si el señor Humala gana, su hermano Antauro, asesino convicto de policías, saldrá de la cárcel. Puestos a elegir el menor de los males, creo que el señor Fujimori en libertad será menos peligroso para el Perú que el golpista confeso y asesino de policías inocentes, Antauro Humala.

Morales-Celis

Financistas de pantalla
Un albañil y un ingeniero civil son los mayores aportantes a la campaña de Ollanta Humala.
El candidato de Gana Perú, comandante EP (r) Ollanta Humala, no ha explicado del todo el origen del financiamiento de su campaña que, según la ONPE, es una de las más caras de esta contienda electoral.
Entre el 1 de febrero y el 31 de marzo pasados, Gana Perú gastó S/.7’428,656, monto superior a la inversión registrada por Perú Posible, Fuerza 2011, Alianza por el Gran Cambio y Solidaridad Nacional.
En la lista publicada por la ONPE, aparecen los nombres de José Ricardo Celis Salinas (DNI 05387848) y Fermín Antonio Morales Matta (DNI 05630954) como dos de los mayores aportantes de Ollanta Humala con S/.207,750.00 cada uno, por encima incluso del empresario Salomón Lerner Ghitis (S/.204,980) y del congresista Werner Cabrera (S/.170,226).
Ambos radican en Yurimaguas (Loreto) y se dedican a la construcción. José Celis, 44, es soltero. Según información consignada en la SUNAT, es un albañil “sin negocio propio”. Entre el 2006 y el 2008 tuvo contratos con el Estado por S/. 76,000. Obtuvo una buena pro para supervisar la construcción del colegio Wilfredo Ponce en Yorongos, San Martín.
Mientras tanto, Fermín Morales es un ingeniero de 49 años, natural de Ica. Es gerente de la empresa F&D Ingenieros y Consorcio Tamarate y solo tuvo un contrato de menor cuantía con el Estado por S/. 4,300, en el 2006. De acuerdo a INFOCORP, tiene una deuda de S/. 1,218 desde hace cinco años.
El congresista electo y vocero nacionalista Freddy Otárola dijo a CARETAS que no conoce a ambos personajes, pero aseguró que la campaña de Gana Perú “es la más austera”. El próximo reporte financiero de la ONPE, que se hará público este lunes 25, podría ayudar a despejar el misterio.
Fuente: CARETAS.
La aportante María Donalia Cerdán Muñoz, de 71 años, donó a Gana Perú S/.55,400; una suma cuantiosa para una señora del distrito de San Martín de Porres, que ni siquiera sabe que entregó esa cantidad.
Perú 21 llamó por teléfono a su casa, y su hija señaló que solo había dado S/.100. Aunque, cree probable que su dinero haya sido parte de un fondo mayor en el que cooperaron otros simpatizantes.
“Es que seguro es entre hartos, no solo uno, seguro es una junta que hemos hecho, yo también aporté S/.100”, dijo. Lo que sí no se explica es por qué no figuran todos los colaboradores de dinero, sino únicamente el de su madre.
HOMBRE CLAVE
María Cerdán y su hija le entregaron el dinero a un familiar suyo, Jorge Machuca Cerdán, excandidato a la Alcaldía de Cajamarca en 2006, por el Partido Nacionalista, quien también figura como donante de Gana Perú, con 55,400 soles. Perú 21 buscó contactarlo, pero no fue posible. Quien, según nos dijeron, es su esposa, María Murrugarra Cabanillas, también colaboró con el partido, con 27,700 soles.
El detalle es que Murrugarra tiene, según SUNAT e INFOCORP, un negocio en Cajamarca. Los diarios de esta ciudad recuerdan que el 24 de julio de 2009, su sanguchería y juguería ‘Hakarios’, fue intervenida por el MINSA y el Serenazgo, por tener vencido su carné de sanidad.
Otra contribuyente nacionalista es la vecina de Carabayllo, Carmela Chumbiray Perry, quien participó con 27,700 soles. Según Sunat, tiene un negocio; INFOCORP dice que es “ama de casa”, pero, a la vez, gerente de Servicios e Inmobiliaria Estela, empresa que no registra mayor movimiento crediticio.
Chumbiray se hizo conocida en febrero de 2009, cuando fue citada por la comisión del Congreso que investigó las Casas del ALBA. Ello, en razón de que fue coordinadora en ese distrito de la ‘Operación Milagro’. En esa accidentada presentación, Chumbiray llamó “inmoral” a su interrogador, el ‘solidario’ Walter Menchola.
Frases célebres
Javier Diez Canseco: “Nosotros apreciamos que lo más probable es que Humala sea un caballo de Troya, una cabeza de caballo nacionalista y progresista que tiene en la panza a los Torres Caro, a los lobbistas de Galsky y a los coroneles de la traición fujimorista, y eso no es símbolo de cambio en ninguna parte”.
¿Judas entre los congresistas elegidos?
Marisol Espinoza: “Ni Jesucristo se salvó de ser traicionado. Nosotros tenemos nuestros Judas. Ollanta tiene sus Judas también”.
¿Cuánto recibió Toledo por apoyar a Humala?
El sociólogo Sinesio López dijo a LA PRIMERA que el candidato presidencial de Perú Posible, Alejandro Toledo, cayó abruptamente en las encuestas debido a que la ciudadanía no cree en su palabra, como lo demuestra una encuesta de CPI, por lo que la campaña del miedo impulsada contra Ollanta Humala no tendrá ningún efecto.
“A Toledo le falta credibilidad y ahora todo lo que diga y pretenda, como la campaña del miedo contra Ollanta Humala, sobre una probable fuga de inversiones si éste llega a ser elegido presidente, no va a tener algún tipo de efecto. Así la candidatura de Toledo va a continuar cayendo”, indicó López.
El analista consideró que es falso el argumento de Toledo, que pretende atemorizar al electorado diciendo que el actual crecimiento económico se contraería en un eventual gobierno nacionalista. Recordó que el aumento de las arcas del Estado no fue resultado de lo que hicieron los últimos gobiernos, sino de los altos precios internacionales de los minerales.
“Así, la llegada de Ollanta al gobierno no afectará esos precios porque, según las proyecciones, se mantendrán en los próximos años. Y porque el mundo demanda minerales, no habrá fuga de inversiones, ya que eso es lo que tenemos para ofrecer”, manifestó.
El vocero de la bancada nacionalista, Daniel Abugattás, calificó de mentiroso a Alejandro Toledo luego que negó, en todos los tonos, que su exministro del Interior Fernando Rospigliosi forme parte de su partido o de su entorno personal. Toledo no supo explicar por qué Rospigliosi participó en una reunión del Comando de Campaña de Perú Posible.

Puntuación: 5 / Votos: 129

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *