Dilma 56.05% y Serra 43.95%

[Visto: 1539 veces]

Dilma Rousseff

Democracia virtual
Por Fernando Henrique Cardoso
Vivimos en una época de democracia virtual. No en el sentido de la utilización de medios electrónicos y la web como un sustituto de los procesos directos, si no en el sentido que concede a la palabra “virtual” el diccionario Aurelio: algo que existe como una facultad, pero sin uso o efecto real. Hace tiempo que lo digo: el edificio de la democracia, e incluso de muchas instituciones económicas y sociales, ya está construido en Brasil. La arquitectura es hermosa, pero cuando alguien golpea la puerta, la monumentalidad de las formas institucionales se deshace en un eco que indica que la casa está vacía por dentro.
Incluso ahora la divulgación de la privacidad fiscal de tucanos y otros muestra la vacuidad de las leyes frente a la práctica diaria. Con la mayor desfachatez del mundo, altos funcionarios, tratando de revertir la cuestión política –como si estuvieran tratando con una nación de idiotas– proclaman que “no fue nada, no, apenas un escaparate de venta de datos…” Y queda lo dicho por lo no dicho, con los medios de comunicación denunciando, los interesados protestando y buscando un remedio judicial, hasta que el tiempo pase y no pase nada.
¿No ha sido así con todo lo demás? ¿Qué pasó con el expediente hecho contra mí y mi esposa que se hizo en la Casa de la Presidencia de la República, mezclando datos para hacer creer que también nosotros nos hartábamos de utilizar recursos públicos para fines privados? ¿los gastos de la actual Presidencia no se convierten en “secretos” en el nombre de la seguridad nacional? ¿Y que sucedió en la práctica? Nada. Todos estamos felices en la inercia de una sensación de calma que viene de una buena situación económica y de la solidez de las reformas del gobierno anterior.
En el momento de máximo ejercicio de la soberanía popular, la falta de respeto se produce bajo la batuta presidencial. En las democracias es lógico y saludable que los presidentes y altos dirigentes elegidos tomen partido y se manifiesten en las elecciones. Pero es escandalosa la repetición diaria de las posturas político-partidarias, dando al pueblo la impresión de que el jefe de la nación es el jefe de una facción en guerra para aplastar a las corrientes políticas distintas. Hay un abismo entre la ayuda legítima a los partidarios y el abuso en la utilización del prestigio del presidente, que además de personal también es institucional, en la pugna política diaria. Llama la atención que ningún fiscal – ni tampoco candidatos o partidos – haya pedido la cancelación de las candidaturas beneficiadas, si no para conseguirlo, al menos para frenar el abuso. ¿Por qué no se hace? Porque poco a poco nos estamos acostumbrando a que da lo mismo.
Al paso que vamos, en la hipótesis de una victoria oficialista –que aún se puede evitar– incurrimos en el riesgo futuro de vivir una simulación política al estilo del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de México –si el PT lograr la proeza de ser “hegemónico”– o del peronismo, si más que la fuerza de un partido, prevalece la figura del líder. Dadas las características de la cultura política brasileña, de indulgencia con la transgresión y creatividad para simular, el juego pluripartidario puede mantenerse en la apariencia, mientras que, en esencia, habrá un partido de verdad y el otro (s) siempre en la oposición, como durante el autoritarismo militar.
Peor aún, con la masificación de la propaganda oficial y el resurgimiento del caudillismo incluso puede incluso llegarse a la anuencia del pueblo y la complicidad de las élites hacia esta forma de democracia casi plebiscitaria. Aceptación por las masas en la medida en que se beneficien de las políticas económicas y sociales, y de las élites, porque saben que en este tipo de régimen lo que vale es una buena relación con quien manda. El “dirigismo a la brasileña”, incluso en la economía, no es tan malo para los amigos del rey o la reina.
Esto es lo que está en juego en las elecciones de octubre: qué tipo de democracia tenemos, con el interior hueco o lleno de contenido. Todo lo demás importa menos. Puede haber habido errores de marketing en las campañas de la oposición, así como es cierto que la oposición se opuso menos de lo que debía a la usurpación de sus propios logros por los actuales ocupantes del poder. Pataleó poco ante los pequeños asesinatos de las instituciones que se vienen perpretando desde hace tiempo, como en los reiterados casos de incumplimientos de la confidencialidad. Aún así, es preciso tratar de impedir que los recursos financieros, políticos y simbólicos reunidos en el “grupo de poder” en formación tenga la fuerza para destruir no sólo candidaturas, sino un estilo de acción política que repudia el personalismo como base de legitimidad del poder y que tiene la convicción de que la democracia es el gobierno de las leyes y no de las personas.

Padre Jose Augusto Souza MoreiraEstamos en el siglo XXI, pero hay valores y prácticas propuestas en el siglo XVIII que se transformaron en prácticas políticas y que deben ser resguardados, aunque se muestren insuficientes para motivar a la gente. Es preciso aumentar la inclusión y ampliar la participación. Es bueno valerse de los medios electrónicos para tomar decisiones y validar caminos. No es aceptable, sin embargo, la absorción de todo eso por la “voluntad general” encapsulada en la figura del líder. Eso es cualquier cosa menos democracia. Si así fuera, no habría que criticar a Mussolini en sus tiempos de gloria, o el Estado Novo de Getúlio (que, dígase, no ejerció propiamente el personalismo como un factor de dominación), y así sucesivamente. Es de esto de lo que se trata en el Brasil de hoy: estamos decidiendo si queremos correr el riesgo de un retroceso democrático en el nombre del personalismo paternal (y mañana, quien sabe, maternal). Por más restricciones que cualquier persona pueda tener al encaminamiento de las campañas o incluso a las características personales de uno u otro candidato, una cosa es cierta: el oficialismo tal como está representa un paso atrás en el camino de la institucionalidad democrática. Todavía hay tiempo para derrotarlo. La elección se gana en el día.
Fuente: O Estado de Sao Paulo.
Puntuación: 5 / Votos: 172

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *