Conversaciones de recreo para hacernos reflexionar

[Visto: 86 veces]

En esta oportunidad no vamos a comentar sobre telecomunicaciones, sino sobre comunicaciones. Me ha causado mucho interés enterarme del próximo lanzamiento de una creativa producción televisiva que pretende generar reflexiones, desde una mirada infantil, sobre diversas cuestiones que no tienen una sola respuesta, en los momentos en que vivimos una crisis de valores multidimensional. Espero que esta serie de televisión logre su objetivo de hacernos reflexionar sobre prejuicios culturales, en su mayoría inconscientes, que muchas veces conducen a comportamientos que nos afectan como persona y sociedad.

Es así como, Canal TV Perú lanzará, el próximo sábado 22 de setiembre a las 10:30 AM, la serie infantil “Martina y Rigoberto – filosofía de recreo”. Es la primera serie de TV en nuestro país que utiliza el formato stop motion, con personajes hechos de plastilina u otro material moldeable que son puestos en distintas posiciones y fotografiados para simular movimiento.

Martina y Rigoberto tienen los ojos grandes, uniforme único escolar y un montón de preguntas en la cabeza. Se juntan todos los días, a la hora del recreo, para compartir su lonchera y conversar sobre temas que a todos alguna vez nos han inquietado: ¿qué es la felicidad? ¿por qué nos enamoramos? ¿cómo funciona la política? o ¿a dónde van las personas cuando se mueren?

Rigoberto es soñador y deja volar su imaginación, mientras que Martina es quien lo aterriza y le pone los pies en la tierra. Sus conversaciones tienen lugar en el patio de un colegio y sus historias tienen muchas preguntas que cuestionan algunas ideas preestablecidas.

Los creadores de los personajes han sido Valentín Falconí, que se encarga de la animación, y Elva Arrieta, que diseñó a los personajes y hace la dirección de arte.

“Para Martina me basé en una amiga y en una niña que conocí en un proyecto anterior. Quisimos que sean niños con los que otros niños se identifiquen. Y ahora que lo pienso, me parece que Rigoberto tiene algo del “Oreja” Flores”, cuenta Elva. Ella también diseñó la escenografía o el “set” donde filman.

Valentín es quien hace los personajes, y quien los mueve y fotografía, para que al final se vea como que tienen vida y pueden realizar acciones. Él opera los rigs, unos soportes metálicos que los ponen en distintas posiciones. “Trabajamos doce fotogramas por segundo. Y en cada uno vamos variando el movimiento. Si queremos que parpadeen, les ponemos párpados encima; si queremos que miren a los lados, movemos los ojos. Es un trabajo bien preciso”, comenta.

“Martina y Rigoberto nace por la inquietud que teníamos en el canal de que los niños puedan preguntarse sobre lo que acontece en la vida y en el país, y puedan aprender sobre algunos conceptos”, explica Renzo Amado, director de la franja infantil de IPe (Identidad Peruana) de TV Perú. “Lo bonito de la vida no está solo en obtener respuestas, sino también en empezar a preguntarse”, agrega.

Cada capítulo trata de un tema filosófico que puede ser el amor, el tiempo, la verdad, la amistad, la muerte y otros más. Los temas se tratan con humor. “Si a Rigoberto, que es pura imaginación, le dicen, por ejemplo, que el amor es encontrar a tu media naranja, él se lo cree, pero Martina le dice: Ven para acá. Tú no puedes ser media naranja, porque estarías incompleto. Y el amor es estar completo”, explica Renzo. Además, ambos niños imaginan cosas -incluso un león en el colegio-, y todo eso puede aparecer en la serie.

Hay mucha gente y mucho trabajo detrás de la producción. “Una persona se encarga de la posproducción, es decir de borrar los rigs y los alambres, y te da la fantasía de que se mueven; y hay un estudio donde se hacen todos los sonidos que se oyen en los capítulos: por ejemplo, un papel que cae, una mariposa que pasa, y todo lo demás”, precisa Renzo.

La serie se trabaja en uno de los ambientes del propio canal. Hace unos días pudimos ver el “set” donde se graban los capítulos. La escenografía, semejante a un colegio emblemático como hay muchos en Lima, ha sido hecha a escala de los dos protagonistas. Hay más personajes y muchos objetos y detalles que también se hacen en plastilina.

“¿Por qué lo hicieron en stop motion?”, preguntamos. “Porque una de las cosas importantes para IPe es desarrollar justo aquello que no se hace. Cuando hablábamos de animación, creíamos que era bacán experimentar con esta técnica”, cuenta Renzo. El resultado ha sido muy atractivo.

 

Fuente:

https://larepublica.pe/domingo/1278689-munequitosque-pensar

 

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *