Clases magistrales activas

La PUCP brinda de manera permanente talleres o cursos para los docentes de la universidad con el objetivo que vayamos mejorando nuestras habilidades como maestros, así fue como me inscribí en el curso “Clases magistrales activas” dictado por el Dr. Julio Del Valle.

La clase la inició revisando el concepto de la palabra “cátedra”, que deriva del latín cathedra, usada para nombrar al sillón en que se sienta el obispo en los oficios litúrgicos. Se infiere, por tanto, que el rol del catedrático ha estado centrado en él mismo y su discurso por centurias; sin embargo, la pregunta es: ¿Es sostenible este rol del profesor en el contexto actual en donde disponemos de tanta información?

Existen diversas maneras de concebir lo que es una clase magistral; se puede considerar como una exposición dialogada que debe plantearse de manera activa y generar aprendizajes a través de la presentación adecuada del contenido. La clase puede, a su vez, presentar diversas metodologías, y puede combinar una parte expositiva con otras actividades de aprendizaje.

Revisamos también parte del filme “El amor tiene dos caras”.

A continuación, veamos como la profesora Rose Morgan inicia su discurso haciendo uso de su propia experiencia, su desplazamiento en el auditorio, la variedad de comentarios citando diversos autores, su expresión corporal (el movimiento de sus manos), su dicción e inflexiones de la voz, la activa participación de los alumnos, etc. Ustedes dirán que se trata de una actriz (Barbra Streisand) la que hace de maestra, pues bien, ahí tenemos una manera de seguir mejorando nuestras habilidades de exposición: además del dominio de la materia, nos haría muy bien tomar clases de teatro para cautivar al auditorio.

Para concluir, el rol del docente actual se puede resumir de la siguiente manera:

  • Ser adecuados conductores de la información para generar conocimientos: explicar, clarificar y organizar los conceptos difíciles.
  • Estimular la reflexión e inspirar interés por el aprendizaje, sostener la atención y establecer vínculos de confianza con los estudiantes.
  • Generar entusiasmo y promover la participación a través de buenas preguntas.
  • Motivar a los estudiantes para que investiguen sobre los temas de la clase y desarrollen estrategias de búsqueda y organización de la información.

Finalmente, nos dejaron la siguiente actividad:

  1. Mencione 3 características de sus clases magistrales tal y como las ha venido desarrollando.
  2. Piense en alguna clase magistral reciente y marque lo siguiente:

Preguntas de auto reflexión

No

¿Anunció el tema?
¿Indicó el objetivo de la sesión?
¿Presentó un esquema o índice de la sesión?
¿Sitúo el tema en el contexto?
¿Demostró la importante o relevancia del tema?
¿Hizo referencia a clases anteriores?
¿Anunció a los estudiantes que esperaba de ellos?
¿Animó a la participación?
¿Usó ejemplos?
¿Estableció pautas?
¿Elaboró resúmenes intermedios?
¿Incorporó actividades de los estudiantes durante la sesión?
¿Planteó algún problema o ejercicio?
¿Formuló preguntas sobre el tema?
¿Presentó conclusiones?
¿Realizó una síntesis de la clase?
¿Incorporó recursos y/o materiales?
  1. Proponga ideas para que su clase magistral sea más activa.

Pregunta 2 adaptada de: Morell, T. (2009) ¿Cómo podemos fomentar la participación en nuestras clases universitarias? Universidad de Alicante, p. 43

Finalmente, nos recomendó revisar el libro de Kevin Bain: “Lo que hacen los mejores profesores de universidad”

Fuente: Clases Magistrales Activas – Dr. Julio Del Valle

Este mes la PUCP publicó el siguiente documento: 1.-Clase-Magistral-Activa

Puntuación: 5 / Votos: 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*