Nokia: destrucción creativa o destrucción a la troyana

[Visto: 904 veces]

20130911-microsoft_-_caballo_de_troya.jpg

La compra de Nokia por parte de Microsoft por la décima parte de su valor que tenía hace tres años cuando nombró a Stephen Elop, como CEO (ex ejecutivo de Microsoft), ha generado una serie de opiniones divergentes alrededor de esta transacción.

Éstas se resumen en lo siguiente: es la consecuencia de un proceso de destrucción creativa por no adaptarse rápidamente a las tendencias del activo mercado de telefonía móvil, o es el producto de una estrategia del mítico caballo de Troya, o es el desenlace de una combinación de ambas.

Por una lado se dice: “La gestión de Elop al frente de Nokia, caracterizada por el abandono de los desarrollos propios y el compromiso inequívoco con un sistema minoritario como Windows Phone, supuso la manera perfecta de poner en bandeja la compañía a un precio atractivo para Microsoft: un auténtico caballo de Troya”; y por otro: “En esta lección de vida de destrucción empresarial creativa, la evolución del propio sector superó incluso las de empresas como Nokia para gestionar el incremento de su ritmo de cambio”.

Pero las opiniones se extienden más allá, acaso el caso de Nokia sea la metáfora del decaimiento tecnológico que viene experimentando el viejo continente: “Con la venta de Nokia, Europa pierde el tren en un terreno que marca la agenda del futuro tecnológico. Retrasado ya en el despliegue global de las redes 4G, el continente ve cómo la práctica totalidad de los desarrollos tecnológicos que marcan tendencia ocurren en Asia o EE UU, en entornos que se autofertilizan como círculos virtuosos: más empresas tecnológicas suponen un polo de atracción para trabajadores cualificados, para universidades y centros de investigación, y para la financiación. Mientras Asia apuesta por sí misma —Corea del Sur es la muestra de lo que una economía del tamaño de España puede hacer apostando por la tecnología en lugar de por el ladrillo—, EE UU se constituye en meca tecnológica que atrae a emprendedores, investigadores y trabajadores cualificados de todo el mundo”.

También el caso debería servir como referencia para evaluar concienzudamente la contratación de personal, sobre todo si va tener poder de decisión, que proviente de compañías directamente competidoras.

 

Fuentes:

Los mil días que hundieron a Nokia

Nokia, Europa y el futuro

FT: El ‘culpable’ del acuerdo Microsoft-Nokia

 

 

Puntuación: 4.00 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *