** LA VENTAJA DE SER EL PRIMERO EN LLEGAR **

M e encantaria estar en mayor contacto pero el tiempo es oro hoy para mi pero quiero compartir este excelente articulo del Dr. Daniel Eskibel Consultor Politico y catedratico uruguayo
Gianna

** LA VENTAJA DE SER EL PRIMERO EN LLEGAR **

¿Quién fue el primer hombre en llegar a la Luna?
Armstrong, claro que sí.

No. Louis Armstrong no. El viejo Louis estaba demasiado
entretenido inventado una parte maravillosa de la historia
del jazz.

Él no fue. Seguro.
Neil Armstrong. Ahora sí.
Neil Armstrong fue el primer hombre en pisar la Luna.

Apuesto que lo sabías. ¿Verdad que sí?

Bien. Siguiente pregunta.
¿Quién fue el segundo hombre en pisar la Luna?

Mmmmm. A ver. Pensemos.
¿El segundo hombre en la Luna?
¡Ejem!

No lo recuerdas, ¿verdad?
Yo tampoco.
Para recordarlo tendríamos que hacer un buen esfuerzo mental,
y tal vez entonces…
O buscarlo en Google, claro.

El hecho es que el cerebro humano registra con más facilidad
al que llega primero, a la Luna o a donde sea. Porque el
primero abre una senda, marca un camino, planta una bandera,
deja una marca en el cerebro.

Los que vienen después transitan con mayor o menor destaque
por esa marca, por esa huella. Pero siempre vienen después y
son más fáciles de olvidar.

Es lo que ocurre con los carteles electorales.

Durante un tiempo más o menos prolongado las calles están
vacías de carteles políticos.
Nada.
La rutina de siempre.

Pero un buen día aparecen por todas partes los carteles de
un candidato.
Muchos.
Ubicados estratégicamente.
Y contrastando con el paisaje urbano habitual hasta el día
anterior.

Entonces resaltan.
Impactan.
El cerebro los registra.
Punto a favor de ese candidato.
Ese Neil Armstrong de la política.

¿Y los que vienen después y colocan sus carteles una semana
más tarde?
Pues la tienen más difícil.
Ya no son novedad. Ya no resaltan tanto. Hasta que hay tantos
carteles en las calles que ya el cerebro no los registra.

¿Qué se ve al final de la campaña? Un paisaje abigarrado e
indescifrable de carteles.
Nadie fuera de los comandos de campaña sabe a quién corresponde
cada cartel.
Nadie presta atención.
Nadie registra nuevos carteles de aparición tardía.

Por eso, si vas a dar la batalla de los carteles, recuerda
que debes llegar primero. Antes que los demás. Mientras los
ojos y el cerebro de los votantes todavía están frescos,
inquietos, atentos.

¿Para qué gastar tanto dinero si al final tus carteles solo
serán fragmentos de un inmenso puzzle urbano? ¿Para qué tanto
trabajo si al final solo serán manchas de colores de ese
gran caleidoscopio que percibe el votante?

Asegúrate de llegar primero.

Que no te pase como a aquel astronauta que bajó a la Luna
después de Neil Armstrong y que todavía no recuerdo cómo se
llamaba…


Daniel Eskibel

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

Deja un comentario