RECORDANDO A MARIO BENEDETTI

[Visto: 753 veces]

Mario Benedetti, pertenece a ese grupo de personas que empieza a tomar rumbo político en su vida a a partir de una visión critica de la realidad desde una perspectiva ética, es por eso que hoy lo recuerdo, hoy que mis agridulces comentarios han levantado algún polvo, pues, a veces es mas cómodo “seguir la cuerda “pero al igual que Benedetti, mi padre y mi abuelo, seguiré adelante.
En la obra de Mario Benedetti pueden diferenciarse al menos dos periodos marcados por sus circunstancias vitales, así como por los cambios sociales y políticos de Uruguay y el resto de América Latina. En el primero, Benedetti desarrolló una literatura realista de escasa experimentación formal, sobre el tema de la burocracia pública, a la cual él mismo pertenecía, y el espíritu pequeño-burgués que la anima.
En el segundo periodo de este autor, sus obras se hicieron eco de la angustia y la esperanza de amplios sectores sociales por encontrar salidas socialistas a una América Latina subyugada por represiones militares. Durante más de diez años, Mario Benedetti vivió en Cuba, Perú y España como consecuencia de esta represión
Gianna

MARIO BENEDETTI

Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti Farrugia, más conocido como Mario Benedetti, nació el 14 de septiembre de 1920 en Paso de los Toros, Departamento de Tacuarembó, en la República Oriental de Uruguay. Desde pequeño se crió en la capital, Montevideo, por lo que el escritor siempre se consideró “absolutamente montevideano”.

Sus estudios primarios los hizo en el colegio Alemán de Montevideo, donde ya comezó a escribir cuentos y poemas. Por esta época, Benedetti empezó a leer multitud de obras de autores internacionales como Proust, Joyce, Hemmingway…, con los que consiguió adentrarse en el mundo de la literatura. Antes de dedicarse a la escritura, Mario trabajó como taquígrafo, cajero, vendedor, librero, periodista, traductor… Gracias a todas estas profesiones, Benedetti consiguió plasmar en sus escritos la realidad social que vivía su país.

Entre 1938 y 1945 residió casi continuamente en Buenos Aires, ciudad de la que guardaba un grato recuerdo. Pasados unos años en tierras bonaerenses, decidió regresar a su Montevideo, desde dónde trabajó como redactor en el diario semanal ‘Marcha’ y dirigió las revistas literarias ‘Marginalia’ y ‘Número’. En 1946 publicó su primer libro de poesía ‘La víspera indeleble’ y 1949 editó su primer libro de cuentos, con el que consiguió el Premio del Ministerio de Instrucción Pública. Este galardón lo obtuvo en varias ocasiones en distintas categorías, pero desde 1958 renunció a ellos por discrepancias en el reglamento. En esta fecha también publicó su primera novela ‘Quién de nosotros’.

En 1957 viajó por primera vez a Europa. Dos años más tarde a EE.UU, época que coincidió con la revolución cubana, la cual marcó a los intelectuales latinoamericanos, entre los que se encontró Mario Benedetti. A mediados de 1959 publica uno de sus ensayos más significativos ‘El país de la cola de pájaro’. De forma paralela, escribió ‘La tregua’, que tuvo más de un centenar de ediciones y fue traducida a más de 19 idiomas. Estos dos ensayos significan la toma de conciencia del autor y la denuncia de una sociedad en crisis.

En 1966 viajó por primera vez a Cuba y en1968 fundó la Casa de las Américas, institución cultural cubana en la que trabajó hasta 1971. La actividad posterior de Benedetti creció a pasos agigantados: a su intensa labor intelectual, se unió a otra cada vez mayor, su participación política. En 1971 fue uno de los fundadores del ‘Movimiento de Indenpendientes 26 de marzo’, que integró más tarde el ‘Frente Amplio’, frustrado años después por la violencia de la dictadura. En 1973, con el golpe de Estado, Mario decidió abandonar su país natal y se exilió durante doce largos años en países como España, Argentina, Perú y Cuba.

De regreso a Uruguay en 1983, Mario continuó con su carrera literaria y periodística, siendo nombrado Miembro del Consejo Editor de la nueva revista Brecha. Durante la década de los 80 es galardonado con varios premios como el Premio Cristo Botev de Bulgaria, el Premio Llama de Oro de Amnistía Internacional o la Medalla Haydeé Santamaría.

Investido honoris causa por la Universidad de Alicante y Valladolid y galardonado con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, Mario Benedetti ha cultivado todos los géneros literarios. Ha publicado cuentos de gran éxito como ‘La muerte y otras sorpresas’ (1968), ‘Recuersos olvidados’ (1988), ‘Busón del tiempo’ (1999), ‘El porvenir de mi pasado’ (2003) o ‘Canciones del que no canta’… También ha escrito numerosos dramas como ‘El reportaje’ (1958) y ‘El viaje de salida” (2008). Entre sus novelas más destacadas destaca ‘La tregua’ (1960), ‘Gracias por el fuego’ (1965) y ‘Las soledades de Babel’ (1991).

En su largo trayectoria profesional, el escritor uruguayo no ha dejado de cultivar el ensayo. Algunos de sus trabajos más representativos son ‘Marcel Proust y otros ensayos’ (1951), ‘Letras del continente mestizo’ (1967), ‘Subdesarrollo y letras de osadía’ (1987) y ‘Perplejidades de fin de siglo’ (1993).

Pero, sin duda, Benedetti será siempre recordado por sus poesías, llenas de color, compromiso, rebeldía y amor. Algunas de las más conocidas son ‘Te quiero’ (1956), ‘Ex presos’ (1980), ‘Viento del exilio’ (1981), ‘El olvido está lleno de memoria’ (1995), ‘El mundo que respiro’ (2001), ‘Existir todavía’ (2003), ‘Adioses y bienvenidos’ (2005) ‘Canciones del que no canta’ (2006) y ‘Testigo de uno mismo’ (2008).

Casado en 1946 con Luz López, el escritor sufrió un gran golpe cuando en 2006 la mujer, con la que había compartido seis décadas le dejaba solo. Ante esto, Benedetti se consoló con su pluma, haciendo lo que mejor se le daba, escribir.

Sus textos, inteligentes y cálidos, recuperaron un país que ha transitado desde el costumbrismo hasta el dolor de las épocas difíciles de la dictadura. Su popularidad se ha extendido a todos los ámbitos de habla hispana, donde sus libros son best seller y sus letras emocionan a miles de lectores.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario