Archivo por días: 10 noviembre, 2009

10/11/09: Como pedere el miedo a hablar en Publico

[Visto: 717 veces]

Si queremos que nuestros puntos de vista sean tomados en cuenta ,empezemos a perder el miedo a expresarlos
Gianna

Es normal que en más de una ocasión se nos dé la circunstancia en la que nos debamos dirigir a un público. En esas ocasiones tememos hacer el ridículo, no encontrar la palabra adecuada o quedarnos sin palabras. Todo esto es bastante habitual.
Y realmente lo peor de todo, es el mismo miedo y el nerviosismo. Para evitarlo, es importante estar lo mejor preparada posible para ese momento, y así poner los nervios bajo mínimos.

Lo primero para perder ese miedo es enfrentarte a ello. Puedes comenzar con grupos pequeños de personas, incluso puedes empezar con una sola persona e ir aumentando progresivamente.

Te enseñaré unas pautas, para disminuir ese estado de nervios.

Analizar circunstancias

Antes de preparar una conferencia en público, es importante que analices todos los datos posibles de la situación que se va a dar.

El tipo de público que te va a escuchar, los conocimientos que tenga tu público sobre la materia, el número de personas que va a asistir, la duración de la misma…etc

Si te es posible ir unos días antes al lugar donde se va a celebrar la conferencia, te aconsejo que lo hagas para que examines la situación en la que te vas a ver. Cómo vas a estar colocada con respecto a tu público. Las características y posibilidades que tiene la sala como poner diapositivas, el sonido, amplitud, capacidad etc….

Prepárate bien

Una vez tienes los datos anteriores, ya puedes preparar tu charla.

Haz un esquema, y vas hablando con naturalidad sobre cada uno de los puntos del esquema. Practica en casa para ver el tiempo que te lleva y asegúrate que cubres el tiempo esperado de tu charla.

Procura hablar despacio, alto, claro y vocalizando. Utiliza la sonrisa, (es algo que te va a relajar y va a abrir una buena sintonía con tus oyentes).

Si no tienes experiencia, mejor quédate sentada.

Hasta que no ganes experiencia, te aconsejo que no des lugar a ruegos y preguntas, ya que al ser algo que tienes que improvisar, los nervios te pueden traicionar muy fácilmente. Esto se soluciona con un discurso que ocupe todo el tiempo y con esa excusa no darás lugar a preguntas.

El ir bien preparada, además de quitarte mucho nervio, va a hacer que todo salga perfecto.

Material necesario

Te aconsejo que utilices diapositivas o presentación en power point, ya que animan la charla, distraen la atención del público sobre tu persona y te sirven de apoyo para no quedarte en blanco.

En caso de no tener esa posibilidad puedes utilizar tarjetas, para llevar en la mano durante la charla y no perderte del orden de lo que vas a hablar.

También puedes utilizar videos, que limiten el tiempo de exposición tuyo ante el público y además evitan que la gente se aburra, son un apoyo muy interesante. (puedes utilizar varios en una misma presentación).

Asegúrate de que dispones de todo el material necesario. Ya sea ordenador para la power point, las tarjetas de apoyo (también puedes llevar ambas cosas).

Sigue estos tres pasitos que te indico y en cuanto te hayas expuesto dos o tres veces, ya no habrá quien te pare.
Como perdere el miedo a hablar en publicocc Leer más »

10/11/09: Político que golpea a tu puerta

[Visto: 816 veces]

¿Recuerdas “La Muralla”, el poema de Nicolás Guillén? Es posible que lo hayas leído. O tal vez escuchado en alguna de sus musicalizaciones. Veamos:

“-¡Tun tun!
-¿Quién es?
– Una rosa y un clavel…
– ¡Abre la muralla!
– ¡Tun tun!
– ¿Quién es?
– El sable del coronel…
– ¡Cierra la muralla!
– ¡Tun tun!
– ¿Quién es?
– La paloma y el laurel…
– ¡Abre la muralla!
– ¡Tun tun!
– ¿Quién es?
– El alacrán y el ciempiés…
– ¡Cierra la muralla!”

Es un fragmento, claro, pero el poema continúa por la misma línea. Si es algo positivo, entonces abre la muralla para dejarlo pasar. Si es negativo, cierra la muralla para impedirle el paso.

Algo de eso ocurre en tu propia casa. Si un amigo o ser querido golpea a tu puerta, se abre la muralla-puerta y es bien recibido e invitado a entrar. Si es un ladrón, se cierra la muralla. A veces la muralla se cierra también cuando es un acreedor, una persona que te desagrada o alguien que viene a traerte problemas.

Ahora bien: ¿qué pasa cuando el que golpea a tu puerta es un político?
Depende, todo depende…
Depende de tu actitud hacia los políticos en general y hacia ese en particular. Y depende de la actitud del político. También depende de lo que estés haciendo en ese momento, de tu estado de ánimo, de con quién estés y de varios factores más.

De la conjunción de estos elementos se derivará la apertura o el cierre de la muralla (de tu casa y también de tu cerebro).

Pero hay un factor importante que puede facilitar la apertura de la muralla: la “cara conocida”.
Son 2 las posibilidades que tiene el político de ser una cara conocida para ti:

1.Que efectivamente lo conozcas personalmente, aunque sea “de vista”. Que lo identifiques por haberlo visto antes (en el barrio, en el club, en el estadio, en una reunión, en un comercio…donde sea.
2.Que no lo conozcas en forma personal pero sí reconozcas su imagen por haberla visto en la televisión, en el diario, en una página web, en un folleto o en un cartel callejero.

Esa identificación visual es fundamental a la hora de abrir la muralla.
Ya dije que no solamente de tu casa sino además de tu cerebro. Porque reconocer su rostro genera un rápido efecto de mayor confianza y apertura, una sensación de mayor proximidad y una casi espontánea respuesta de saludo.

En este punto podemos desembarcar en uno de los principales problemas de las pequeñas campañas electorales. Todos lo dicen:
“¿Qué puedo hacer si mi campaña no tiene suficientes recursos económicos?”.

Golpear puertas
Y bien, lo que el politico puede hacer casi sin recursos es justamente eso: volver al viejo y tradicional método de contactar personalmente a los electores. Hacer conocer su rostro, primero. Y caminar sin descanso luego, golpear puertas y dialogar personalmente con toda la gente que pueda.

Tenemos que tenerlo claro: aún en estos tiempos de inmenso desarrollo de los medios de comunicación, aún ahora, el contacto personal sigue siendo la mejor forma de persuadir al votante.

¡Toc toc! Alguien golpea a tu puerta.

Leer más »