Funciona el programa ‘Gracias, no insista’ del Indecopi?

Preocupados por el exceso de ofrecimientos realizados a través de los medios telemáticos, el Indecopi promulgó la directiva de operación y funcionamiento del registro de números telefónicos y direcciones de correo electrónico excluidos de ser destinatarios de publicidad masiva, más bien llamado, registro “Gracias… no insista”, directiva N° 005-2009/COD-INDECOPI.
Aunque parezca increíble, esta directiva tiene (o tenía, porque ya ni se sabe nada de eso) la intención de proteger al consumidor de los ataques masivos de las empresas que emplean call centers, sistemas de llamadas, envío de mensajes de textos o correos de electrónicos masivos, bajo un intento de detener esta abierta y penosa intromisión de las empresas en nuestra intimidad.
Desde hace un tiempo hasta hoy, hemos atendido en nuestros teléfonos a una serie de señoritas y jóvenes carismáticos que nos enamoran diciéndonos lo afortunados que somos al recibir su espectacular llamada; posteriormente nos ofrecen los productos más extraños, desde un montón de paquetes de minutos, laptops, seguros de vida, becas, propagandas en páginas amarillas aunque ni tengas un negocio, a cambiarte a teléfono público aunque tu teléfono sea residencial, promociones de ensueño, etc., pero cuando uno les dice que no, todo cambia; son tan insistentes que finalmente te acaban insultando, todo por simplemente decirles que no estás interesado. En el cinismo de los males, igual te inscriben y como si tú hubieras sido el responsable de esta infamia, al mes ya estás pagando recibos por servicios no solicitados o recibiendo una laptop en tu domicilio o un estado de cuenta de un seguro tan raro como todo este asunto.
Ahora bien, nuestras quejas han sido tantas que nuestro Estado a través del Indecopi (que tiene bien claro lo que es aplicar una “política regulatoria”) decide crear un registro de consumidores en el cual pueden inscribirse aquellas personas que no deseen recibir promociones de bienes a sus teléfonos fijos, celulares o correos electrónicos.
Sin embargo, y por eso sigue siendo una verdadera amenaza para la gente, sólo las personas que están en este registro son aquellas que no recibirán estas directas vulneraciones a nuestra tranquilidad y a nuestro tiempo, las demás, las personas que viven lejos y que no pueden acudir a un centro del Indecopi o aquellas que no tienen Internet por lo lejano de su pueblo, ni modo, a aguantar. Debemos considerar que hay muchos lugares donde no hay internet y quedan tan lejos a un centro del Indecopi que prácticamente la mayoría de peruanos van a ser un blanco perfecto para las empresas y sus intolerables comisionistas. Hecha la ley, hecha la trampa, y mucho más eficaz si la ley es endeble y “matraca”.
Si se pretendía proteger a todos los usuarios y consumidores, y de ese modo hacer prevalecer el inciso “F” del Art. 13 del Texto Único Ordenado de la Protección al Consumidor, la idea hubiera sido distinta, el registro hubiera sido al revés. Se hubiese prohibido a que toda empresa oferte o promocione productos o servicios a través de teléfonos, celulares y correos electrónicos, salvo aquellas personas que se inscriban en un registro, quienes aceptarían, con su firma, recibir toda la publicidad habida y por haber. Ello habría protegido en realidad al consumidor y desde luego sería una forma de preservar derechos y prevenir un sinnúmero de problemas que desde luego tiene que asumir el propio consumidor. Pero como ya sabemos, que las cosas se den de esta manera es tan iluso como que en una llamada te ofrezcan un producto o servicio con por lo menos el 50% de la verdad y de idónea información.
Un dato adicional. El registro “Gracias…no insista” prohíbe la promoción de productos o servicios, pero no incluye otras comunicaciones que puedan realizar las empresas, como actualización de datos, requerimientos de pago, entre otros, o sea que igual nos van a llamar e igual vamos a recibir mil y un problemas, sólo que para los que no están inscritos en dicho registro, va a ser peor porque nunca van a poder reclamar si les insultan y no les dejan cocinar por atender llamadas no deseadas.
No obstante debemos reconocer que se ha dado un paso importante, esperemos que la cura no sea peor que la enfermedad; y si usted está interesado en impedir el ingreso de publicidad por su teléfono, celular o e-mail, sólo debe ingresar a la página web del Indecopi www.indecopi.gob.pe, o de manera personal, acercándose a sus oficinas.

Puntuación: 4.86 / Votos: 7

3 pensamientos en “Funciona el programa ‘Gracias, no insista’ del Indecopi?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*