Tía María: ¿Cómo salir del entrampamiento y caminar hacia el Diálogo?

Como todo conflicto que hace crisis, Tía María ahora es más difícil de resolver y evidentemente estamos en una situación de entrampamiento. En las reuniones ambas partes siguen empecinadas en imponer su posición: El gobierno quiere que el proyecto se concrete a como dé lugar. En Islay hay quienes quieren revisar el EIA, otros aceptan la minería pero rechazan a Southern y otros que no quieren minería.

Además, surgen voces radicales, que piden el Estado de Emergencia, a las FFAA o profundizar el paro. Gobierno y pobladores, están buscando obtener sus objetivos a través de la violencia, en crisis como esta, la experiencia internacional nos enseña que ambas partes están usando acciones cada vez más duras, generando una espiral de la violencia que solo deja derrotados.

¿Qué hacer para salir de este entrampamiento? La respuesta es una sola: Un proceso de diálogo que sea facilitado por personas imparciales que acerquen a las partes, creen condiciones para cesar la violencia, consensuar los mecanismos para conversar, que las partes acuerden una agenda y busquen soluciones negociadas al problema.

Sin embargo, ambas partes han recurrido a un “discurso del diálogo”, tratando de demostrar frente a los medios que la otra parte no quiere el dialogar, buscando reducir el apoyo de la opinión pública.

El ejecutivo impuso una “mesa de desarrollo” donde se prometen inversiones a cambio de la paz social, pero este mecanismo fracasó en conflictos como Cañaris donde existe un rechazo al proyecto. El gobierno regional organizó una “mesa multiactor” que sirve articular la inversión minera al desarrollo territorial, pero que es inútil en un conflicto como este.

Sin embargo, algunos alcaldes desean canalizar el conflicto de manera técnica, despejando miedos o un rediseño del EIA y demandan la mediación de la Defensoría. Por su parte, algunas voces sensatas de las empresas comprenden que el alto nivel de polarización hace inviable cualquier proyecto.

Para salir del entrampamiento es momento de dejar de lado el cálculo político y mediático, y optar por un proceso diálogo auténtico y profesional, sin imposiciones y sobretodo sin usarlo como estrategia de deslegitimación del contrario.

 

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*