Por qué el conflicto Tía Maria llegó a la crisis: Claves para prevenir futuros conflictos

Muchas veces nos hemos preguntado porque en algunas localidades los proyectos mineros, prosperan y a pesar de los conflictos continúan como en Antamina, Tintaya o más recientemente Las Bambas y Cerro Verde. La respuesta no es sencilla pero el análisis de cómo se llevó a cabo el proyecto puede dar luces sobre qué cosas no se deben hacer si se quiere sacar adelante un proyecto de talla mundial.

1             Antes del inicio del proyecto existía una muy mala reputación de Southern en Islay. Muchos ex trabajadores de Southern que viven en Islay tienen malos recuerdos del estilo de gerencia vertical y autoritaria. Algunos adultos recuerdan aún cómo los humos de la refinería de Ilo invadían el valle del tambo y que sus pedidos de reparación fueron desoídos por la empresa. También los adultos mayores fueron testigos de la destrucción de la Bahía de Itre en Tacna debido a que Southern arrojaba los desechos tóxicos al mar. Si bien la administración pasó a manos mexicanas y tratan de adecuarse a la normatividad ambiental, Southern hizo muy poco por revertir la mala reputación que tiene en Arequipa, Moquegua y Tacna, de hecho las estrategias de comunicación y relacionamiento no las tomaron en cuenta.

2             El EIA del 2009 no tomó en cuenta una preocupación crucial para el valle del Tambo que es el agua. De hecho los estudios demuestran que ha disminuido su caudal y con la represa hecha en Moquegua perdieron el control de la cantidad de agua disponible, 2008, esto es más crítico en la cuenca baja del río Tambo, lo cual generó un serio conflicto entre Moquegua e Islay en el 2008.

3             El EIA del 2009 fue evaluado por la UNOPS de naciones unidas encontrando 138 observaciones. Las que más alarmaron a la población fue que se iba a extraer oro y no se precisaba cómo se procesaría lo cual aumentó los temores a la contaminación. El EIA planteaba usar el agua subterránea sin tener un estudio hidrográfico de la cuenca, es decir sin asegurar a los pobladores que existe agua suficiente para ambas actividades, sobretodo porque el 50% del agua que usan los agricultores proviene de las aguas subterráneas.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*