Elecciones e Instinto de supervivencia democrático: Las políticas públicas en el debate electoral

La combinación más impredecible para un proceso electoral es muy simple, una baja cultura ciudadana, partidos políticos débiles y medios de comunicación enfocados en el espectáculo. ¿Qué puede salir de esta combinación? Pues ciertamente más de la misma política que hemos observado en los últimos 15 años, es decir, gobiernos sumamente débiles, políticas públicas erráticas, desconexión entre gobernantes y ciudadanos y una creciente privatización de la política por grupos económicos y mafias.
Tradicionalmente los procesos electorales definían no solo las personas que gobernaban sino una línea de decisiones que conducirían al país. Sin embargo, el escenario ha cambiado, tenemos un Estados complejo en manos de miles de funcionarios e instancias subnacionales que son difíciles de estructurar en políticas de Estado.

El nuestro, es un “sistema” gubernamental desacoplado, carente de ideas transversales que estructuren el accionar político, donde persiste el personalismo de los ministros y gobernadores, sin un sistema comunicativo promueva un funcionamiento sinérgico del gobierno o en el peor de los casos que opere como una amalgama entre sus instancias.
Las políticas públicas constituyen, desde esta perspectiva, procesos de articulación de las acciones gubernamentales para obtener resultados sostenibles y generar valor público en los ciudadanos. Por ello en todo proceso electoral es clave a discutir las políticas públicas transversales.
Sin embargo, la actual agenda mediática está marcando el ritmo de la dinámica electoral, centrándose en los atributos de los candidatos, la competencia entre los mismos, las confrontaciones, las puyas y diatribas. Esta espectacularización de la contienda electoral -como lo han señalado Iyengar y Capella- genera cinismo político y apatía. Ciertamente el distanciamiento entre ciudadanos y el sistema político abre las puertas a soluciones autoritarias como la aventura fujimorista de los noventas.
Lamentablemente la brecha entre el proceso electoral y la gestión gubernamental es cada vez más grande, se requieren un cambio en el enfoque que los medios vienen dando a los procesos electorales, especialmente ahora que no hay un “candidato antisistema” que los amenace, centrarse en las políticas públicas debiera ser parte del instinto de supervivencia democrático.
El futuro gobierno, sea cual fuese, debe crear capacidades en el Estado para generar procesos comunicativos sostenibles con una infraestructura comunicativa propia que matice su alta dependencia de los medios privados

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*