Archivo del Autor: Sinesio López Jiménez

Acerca de Sinesio López Jiménez

Sinesio López Jiménez es doctor en Sociología por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) de Lima, Perú. Hizo estudios de doctorado en la Ecole Pratique des Hautes Etudes de la Universidad de París bajo la dirección de Alan Touraine. En la actualidad es profesor principal de la Facultad de Ciencias Sociales de la PUCP y de la Facultad de Ciencias Sociales de la UNMSM. Fue coordinador de la maestría en Sociología de la PUCP, coordinador de la maestría en Ciencia Política de la PUCP, Director de la Biblioteca Nacional del Perú (2001-2005), Director de El Diario de Marka (1982-1984) y columnista político del mismo. Los campos de interés académico son la Teoría Política, la Política Comparada, el Estado, la Democracia y la Ciudadanía. Ha sido profesor visitante de FLACSO, Quito, Ecuador y del CAEM. Es autor de los libros El Dios Mortal, Ciudadanos Reales e Imaginarios, Los tiempos de la política, coautor de varios libros de sociología y política y ha escrito muchos artículos y ensayos de su especialidad publicados en el Perú y en el extranjero. Actualmente es columnista del diario La República.

CUMBRE BORRASCOSA

[Visto: 171 veces]

 

                                   Sinesio López Jiménez

Por donde se le mire, la Cumbre de las Américas que inicia mañana en Lima, no tiene visos de normalidad. La agenda no deja de ser una ironía. Corrupción y gobernabilidad es el tema que van a discutir los presidentes de países cuyos ex -presidentes en su mayoría y muchos de sus congresistas han sido acusados de corrupción. Incluso algunos presidentes en ejercicio tienen la misma acusación. ¿Qué van a hacer?. ¿Se van a mirar al espejo y hablar del tema de la agenda?.

El presidente anfitrión de la Cumbre, PPK, renunció antes ser vacado acusado por corrupción. ¿Y quienes querían vacarlo?. El Congreso cuya mayoría encubre corruptos, mafiosos, socios de narcotraficantes, lavadores de activos, congresistas financiados por Odrebecht (según confesión de Barata y de Kenji Fujimori). Con el pretexto de descubrir la compra de congresistas para evitar la vacancia, los líderes de esa mayoría fujimorista organizaron el operativo mafioso Mamani, avalado luego por el mismo Presidente del Congreso.

Más aún: el actual Presidente de la Republica y el Presidente del Consejo de Ministros ocupan esos cargos gracias al aval real de esa mayoría parlamentaria. Esa es su fuente de poder y su base política de apoyo. Es probable que la mayoría de los integrantes del Ejecutivo sean gente limpia y honrada, pero, ¿qué autoridad moral tienen para hablar de corrupción y gobernabilidad si buscaron y lograron el aval (y son aliados) de una mayoría parlamentaria que encubre y protege a toda laya de delitos de muchos de sus congresistas?.

El evento se lleva a cabo en un momento en que, acusado de corrupción, es apresado Lula, el expresidente más popular del Brasil y de AL y candidato actual a la Presidencia con muchas posibilidades de éxito. Eso sucede en un país en el que el presidente actual, acusado también de corrupción, fue elegido por un Congreso de mafiosos, luego de haber destituido a una mujer honesta como Dilma Roussef. Los analistas internacionales más informados y el mismo New York Times afirman que el juicio a Lula –y las pruebas- no cumplen con los estándares internacionales de justicia.

Si Lula es culpable que sea condenado por una justicia justa (igual para todos) que no se someta a la interesada presión mediática ni, mucho menos, a las amenazas de una cúpula militar. Lo mismo debe decirse de Humala en el Perú y de otros casos parecidos de AL, sean de izquierda o de derecha. Humala sufre una abusiva presión preventiva debido a la presión de los medios de derecha y por temor de algunos organismos de control a la mayoría parlamentaria encubridora de corruptos. Pero otros políticos corruptos o que tienen el mismo tipo de acusación se pasean orondos por Madrid o Nueva York.

La Cumbre corre el riesgo de ser deslucida y aburrida. Ni Trump ni Maduro, las estrellas del evento por razones distintas, vienen. A Trump no le interesa políticamente América Latina. Maduro, acusado de ser un dictador, fue desinvitado por PPK y ha dicho que no viene porque pierde tiempo. Los presidentes del Alba, que no son muchos, han amenazado con no venir en solidaridad con Maduro. Veremos.

EL GOBIERNO DE LA COALICION VACADORA

[Visto: 176 veces]

 

                                               Sinesio López Jiménez

La composición del nuevo gabinete ha mostrado con claridad las claves de la coalición vacadora: los actores, las causas y los motivos. Los actores claves en el segundo intento de vacancia han sido Vizcarra, KF y Villanueva. Las causas han sido las luchas por el poder que se desarrollaron en dos campos: Por un lado, en el gobierno dividido (dentro del presidencialismo parlamentarizado) entre el Ejecutivo y el Legislativo, la voracidad de KF y la pusilanimidad de PPK y, por otro, en FP en el que se desplegó la guerra fratricida entre KF y Kenji F. Los motivos han ido cambiando a lo largo del desarrollo de estas guerras. Las últimas motivaciones han sido la corrupción pasada de PPK y el indulto a AF.

Villanueva ha jugado un papel decisivo en el segundo intento de vacancia. Ha sido el nexo entre Vizcarra y FP, utilizando a las izquierdas como fuerza auxiliar. Ante la incapacidad de la coalición vacadora de lograr por las buenas el número necesario de congresistas para vacar al presidente, KF y la mototaxi organizaron el mafioso operativo Mamani para matar a dos pájaros de un tiro: PPK y Kenji.

La coalición vacadora ha generado dos resultados inesperados en el campo político: el cambio de gobierno y el cambio de la forma de gobierno. El gobierno de Vizcarra solo formalmente es la continuidad del anterior de PPK, pero es, en realidad, otro gobierno. El no ha sido elegido presidente por el pueblo sino que ha sido puesto en ese cargo por la coalición vacadora. Su legitimidad de origen o autorización para gobernar procede formalmente de la constitución, pero realmente proviene de FP y de KF. Lo mismo se puede decir de Villanueva. Ha sido nombrado formalmente como jefe de la PCM por Vizcarra, pero realmente ha sido puesto allí por FP y de KF.

El gobierno de Vizcarra es más débil y menos autónomo que el de PPK. No hay equilibrio de poderes. Diversas fuentes señalan que los líderes de FP han dado su visto bueno a la composición del gabinete. Según Caretas, KF, por intermedio de su asesora Ana Herz, habría vetado a Del Castillo como titular de la PCM. El congresista Torres, en entrevista de ayer a Perú 21, ha confirmado que le consultaron la participación de algunos ministros. El capital celebra (la bolsa sube y el dólar baja), FP y KF están felices (van a gobernar por interpósitas personas), la gente no sabe lo que viene y me parece que la izquierda está desconcertada por el pequeño monstruo político que ha contribuido a parir.

Gracias a la coalición vacadora, el Perú ha pasado del presidencialismo parlamentarizado al parlamentarismo en el que el Congreso nombra al poder Ejecutivo. El grave problema es el carácter autoritario y mafioso de FP que corta el jamón en el Congreso. Quiere recuperar la mayoría absoluta vacando a los kenjistas y algunos representantes de PPK, blindando a los corruptos de sus propias filas, copando las instituciones de control y aplastando a sus enemigos políticos. ¿Cuánto durará este gobierno indirecto y abusivo de FP?. La calle tiene la palabra.

 

UN RESPIRO

[Visto: 240 veces]

UN RESPIRO

Sinesio López Jiménez

La crisis política continúa. Vizcarra es un respiro momentáneo. Mientras el fujimorismo siga cortando el jamón en el Congreso y el Ejecutivo sea una malagua, el Perú seguirá navegando en un mar proceloso. Mientras tengamos un gobierno dividido que opera en un presidencialismo parlamentarizado, la desigual lucha política será más intensa. El sistema político está podrido y el Estado es un desastre. Urge diseñar un nuevo sistema electoral, construir un nuevo sistema de partidos, redefinir la forma de gobierno y refundar el Estado para ponerlo al servicio de los ciudadanos. El desafío es enorme.

PPK ha caído acusado de corrupción cometida, no durante su gobierno, sino en los años en los que fue Ministro de Economía (2001-2006). ¿Pueden ser los supuestos actos de corrupción del pasado la causa de vacancia de un presidente elegido años después? Si la corrupción pasada fuera causal de vacancia, otros corruptos (y mucho más corruptos) debieron haber sido vacados cuando fueron presidentes. Y no ha sido así. Ciertamente la corrupción, pasada y presente, echa más leña al fuego, pero no es la causa de la hoguera.

Y, ¿cuál es la causa de la hoguera?. Pueden operar factores económicos, sociales o de otro tipo, pero aquí me concentro en los factores políticos que son necesarios, y a veces suficientes, para explicar la caída de los presidentes. Mi hipótesis es que los presidentes colapsan debido a la lucha desigual por el poder entre el Ejecutivo en manos de un partido y el Congreso bajo el control de otro partido. Es lo que se llama el gobierno dividido.

Pero no es el gobierno dividido en sí la causa (USA tuvo gobiernos divididos entre 1955 y 1992) sino la forma como se relacionan el Ejecutivo y el Legislativo establecida por la Constitución. ¿Y cuál es esa forma?. No es el presidencialismo puro (USA), ni el parlamentarismo (Inglaterra, Alemania, etc), ni el semi-presidencialismo (Francia, Portugal, etc) sino el presidencialismo parlamentarizado, un híbrido en el que, cuando hay un gobierno dividido, el presidente (que no tiene un veto fuerte) es avasallado por el Congreso que otorga el voto de confianza al gabinete, acosa y censura a los ministros y tiene una serie de controles que asfixian al Ejecutivo. Para equilibrar en algo el poder, el Presidente tiene el recurso del voto de confianza y la disolución del Congreso que los congresistas acaban de anular.

Los gobiernos divididos terminan entonces en golpes parlamentarios (Riva Agüero en 1823, Billingurst en 1914), golpes militares (Bustamante en 1948, Belaúnde en 1968), autogolpes (Leguía, Fujimori), renuncias (PPK y otros). Desde la llamada etapa peruana de la independencia, la forma de gobierno ha sido causa de agudos conflictos políticos. En setiembre de 1822 el Congreso Constituyente da por concluida la etapa del Protectorado de San Martín y nombra a una breve Junta Gubernativa y luego a Riva Agüero al que termina desaforando. El caos es tal que Sánchez Carrión, el republicano más ilustre, invita a Bolívar (setiembre de 1823), al que designa Dictador, para que ponga orden y culmine el proceso de la independencia.

 

¡QUE SE VAYAN TODOS!

[Visto: 245 veces]


Sinesio López Jiménez

Hoy vamos a ver el desenlace inevitable de las dos guerras políticas que el Perú ha vivido en este año y medio de gobierno ppkausa: la guerra entre KF y PPK y la guerrilla fratricida entre KF y Kenji Fujimori a cuyo escenario teatral hemos asistido anteayer y ayer. Si PPK es vacado habrá triunfado KF, quien, con su agresiva mototaxi, buscará atropellar no sólo a su hermano Kenyi, sino también a la mayoría de los peruanos, comenzando por las izquierdas, sus aliados circunstanciales en esta peligrosa aventura.

KF estaba desesperada porque no lograba conseguir los 87 votos para vacar al lobista PPK y no podía frenar los avances políticos de Kenji, quien, según las encuestas, ya la derrotó en el escenario de las probables opciones electorales y en la pugna por la herencia fujimorista. Kenji y sus avengers, con el apoyo del gobierno, venían ofreciendo gollerías a los congresistas fujimoristas para que no voten por la vacancia. En respuesta, KF y la mototaxi montaron el operativo Mamani (congresista keikista puneño) para acusar al gobierno de comprar a los congresistas grabando las fanfarronadas de los avengers. En una esquina del escenario, don Vladi sonríe y se muestra orgulloso de sus aprovechados discípulos.

KF y la mototaxi creen que con el operativo Mamani matan a dos pájaros de un tiro y resuelven tanto la guerrilla con Kenyi como la guerra con PPK. Hoy veremos si KF y la mototaxi logran o no sus objetivos.

La guerra política entre KF y PPK comienza con la inauguración misma del gobierno ppkausa. Ella tiene una historia cuyos hitos más visibles son más o menos conocidos. Un primer hito es producto de los resultados electorales. KF gana la primera vuelta y obtiene una aplastante mayoría absoluta gracias a la representación proporcional con vallas que le permite pasar del 39% de los votos al 56% de los congresistas. PPK gana la segunda vuelta sin partido y sin una fuerte bancada parlamentaria. KF no reconoce su derrota, no felicita al nuevo presidente y anuncia que aplicará su plan de gobierno desde el Congreso.

Un segundo hito se levanta con el establecimiento de una línea dura del fujimorismo (hostigamiento permanente a los ministros, censura de un ministro e imposición de la renuncia a cuatro) combinada con una colaboración mínima (voto de confianza al primer gabinete y otorgamiento muy limitado de facultades legislativas). PPK no responde y más bien se somete. Un tercer hito se levanta cuando PPK exige el voto de confianza para su gabinete. El fujialanismo lo rechaza y el gabinete Zavala tiene que renunciar. La guerra política espera un desenlace.

Un cuarto hito se desarrolla en torno a la corrupción, al primer intento de vacancia y al indulto. PPK ocultó y mintió sobre el uso de la puerta giratoria que, mezclando lo público y lo privado cuando fue ministro, le produjo grandes beneficios. El fujialanismo se dedicó a blindar a sus líderes en la comisión del Lava Jato hasta que las declaraciones de Odrebecht y de Barata terminaron embarrando a todos. ¡Que se vayan todos!. La concreción de esta consigna requiere que la calle se mueva, que entre a la acción. ¡Vamos Perú!.

LAS IZQUIERDAS Y LA VACANCIA

[Visto: 217 veces]

 

Sinesio López Jiménez

El Congreso quiere vacar a PPK por “incapacidad moral permanente”. No hay otra causa constitucional. ¿Qué es la incapacidad moral permanente?. Un significante vacío que cada agrupamiento político lo llena a su regalado gusto. Las izquierdas plantean vacar al presidente por corrupción y por el indulto trucho a AF, pero FP busca vacarlo solo por corrupción porque no quiere tocar el tema del indulto.  La izquierda cede y quita lo del indulto.

Esto significa que la institución más cuestionada del país y la que probablemente tiene la mayor “incapacidad moral permanente” (si se aplicara el término también a los congresistas), sobre todo después de las confesiones de Barata, va a decidir la suerte del Presidente de la República. Los congresistas y sus líderes supuestamente corruptos van a desbarrancar al jefe supuestamente corrupto del Ejecutivo. Ahora que se usa incorrectamente la opinión de los ciudadanos como un criterio de vacancia, sería interesante que las encuestadoras preguntaran sobre la vacancia de los congresistas. Los resultados nos aproximarían casi a la unanimidad.

La coyuntura de silencio de los movimientos sociales hace que el escenario privilegiado donde se decide ahora la vacancia sea el Congreso y en este escenario los que cortan el jamón son FP y su apéndice, el alanismo, pese a que ya no tienen mayoría absoluta. El Congreso es el reino de KF y de AG. Estos deciden los términos de la vacancia y, sobre todo, quien será el sucesor. No es la constitución la que define este tema. KF y AG acaban de mostrar (con la ruptura del equilibrio de poderes) lo que vale para ellos la constitución. Si aceptan que sea Vizcarra no es porque la constitución lo dice sino porque ya lo tienen bajo su férula. ¿Qué pueden hacer las izquierdas en esta situación?.

FP ya decidió la vacancia de PPK, pero tiene trabas que nacen de sus propias filas para concretarla. Temen una deserción significativa de congresistas que no están de acuerdo con la decisión de la mototaxi. Eso demora el desenlace. Es obvio que los que ponen estas trabas al keikismo son PPK y AF en alianza para bloquear la vacancia de PPK y evitar la anulación del indulto de AF. Es la bronca del keikismo y del kenyismo en su relación con PPK. ¿Qué  hacen las izquierdas en esa bronca fujimorista?.

Me parece que ni el escenario ni la coyuntura hacen posible la vacancia de PPK en los términos favorables a las izquierdas. Estas tendrían más fuerza y más capacidad de maniobra en una coyuntura crítica en donde la calle se mueva y sea un actor vigoroso. Podrían incidir con más eficacia en el escenario parlamentario para decidir en sus propios términos la vacancia de PPK y para cuestionar a los dirigentes corruptos del fujiaprismo que ahora buscan pasar piola.

Con la calle masivamente activa la demanda de cambios no sólo se reduciría a la vacancia de PPK sino que se extendería a una limpieza general de la política que incluya también al Congreso y a sus líderes corruptos y abriría la posibilidad de hacer cambios en el régimen político y en el Estado en su relación con la economía y con la sociedad.

LOS EFECTOS DEL REMEZON

[Visto: 208 veces]

 

Sinesio López Jiménez

¿En qué momento de la larga crisis política estamos?.  Estamos atravesando un desfiladero que nos conduce desde la probable vacancia presidencial hasta el infiernillo adonde van todos los políticos corruptos. Hay un lento vaciamiento del poder de las instituciones y su desplazamiento hacia la esfera socio-política cuyos perfiles no podemos aún ver con claridad.

Las confesiones de Barata, como ya lo señalé, no produjeron un terremoto político sino sólo un fuerte remezón. Lo que dijo no era una sorpresa. Se esperaba solo dos cosas: el desmentido de los políticos mentirosos y el monto del financiamiento que se les dio. El estado de ánimo quizá mayoritario que genera es el de ira contenida combinada con desprecio por los políticos corruptos y mentirosos. No se produjo un terremoto porque la estrategia de los fiscales encargados de ver las coimas y otros tipos de corrupción combina una cierta división del trabajo con un cierto encubrimiento.

Un terremoto político de grado 10 significaría el colapso de todo el sistema político y la emergencia de grandes movimientos sociales de protesta. Sería el tránsito acelerado y claro de la crisis de gobierno a una crisis del régimen político y del Estado en su relación con la economía y con la sociedad. Estas protestas se verían reforzadas por las demandas sociales de empleo, ingresos y mejores condiciones de vida alimentadas por una economía casi paralizada, pese a la favorable coyuntura económica internacional.

El remezón está generando ya muchos impactos en diversos niveles de la vida social. En el sistema político los impactos son mayores, pero diferenciados. Los líderes y partidos comprometidos con Odrebecht (PPK, KF, AG) han incrementado su desprestigio y su deslegitimación política y social. Los políticos que no tienen nada que ver con Odrebecht (Guzmán, Barrenechea, Mendoza, Santos y Arana), en cambio, han mantenido o han subido el puntaje en la aprobación de la gente. Es lo que vemos en la encuesta de Datum de ayer. La gente está informada y sabe diferenciar más que algunos comentaristas.

La innegable contaminación de Odrebecht resta fuerza política y autoridad moral a KF y AG para vacar al presidente. KF pide la renuncia de PPK para evitar la vacancia y para impedir la probable, pero temida diáspora de FP.  Pero si su situación se torna desesperada podrían decidir la vacancia del cada vez más embarrado y débil PPK, apelando curiosamente a la permanente incapacidad moral del Presidente. No hay otra causal constitucional. Esta es quizá la razón por la cual PPK ha dicho que no hay razón para vacarlo. En Brasil los congresistas corruptos se atrevieron a vacar a una presidenta que no era corrupta.

La Comisión del Lava Jato tiene que desaparecer o reformularse para ser dirigida por algunos de los partidos que no tienen nada que ver con Odrebecht y con la corrupción. Uno de los impactos más fuertes del remezón en el sistema político es la demanda de una profunda reforma electoral, comenzando por eliminar el financiamiento privado de las campañas electorales y por abrirlo a nuevas fuerzas políticas no contaminadas por la corrupción. Volvemos con los impactos en otros niveles de la vida social.

SUSPENSO Y CONFUSION

[Visto: 192 veces]

 

                                               Sinesio López Jiménez

Sigue el suspenso sobre la vacancia de PPK. Lo mismo sucede con la siesta de los movimientos de protesta en la calle  y con las trabas políticas del keikismo en el Congreso que le impiden decidir sobre el tema. Las declaraciones de Barata circunscritas al financiamiento de las campañas electorales no van a producir ningún terremoto político sino sólo un escándalo de medianas proporciones. Al revelar los montos del financiamiento electoral entregados, quedarán al descubierto las mentiras de los principales candidatos que niegan haber recibido dinero de Odrebecht.

Barata ha confirmado lo que ya se sabía sobre Humala, salvo algunas precisiones sobre la forma como se distribuyeron los 3 millones de dólares con los que Odrebecht apoyó su campaña electoral del 2011. El terremoto puede producirse cuando Barata hable de las coimas pagadas a los altos funcionarios, de las adendas, de la distribución de las sobreganancias y de los arreglos normativos que hicieron los presidentes y ministros para que la corrupción pueda operar. No se sabe si por estrategia de la investigación o por encubrimiento los fiscales han hecho una división del trabajo que hace más lenta la aplicación de la justicia y que se presta a todo tipo de sospechas.

También la confusión continúa. Los políticos, los periodistas y la opinión pública creen que PPK puede ser vacado por cual cualquier acusación sobre su conducta pasada o por la forma como conduce actualmente su gobierno. Incluso se cree que la baja aprobación ciudadana y que el hecho de que más de la mitad de gente apoye su salida es causa suficiente de la vacancia.

Ayuda a superar esta confusión la contribución de Burke en el debate que sostuvo con Price en 1789 cuando sostuvo que la legitimidad por desempeño (el buen o mal gobierno) no puede ser una causa de la vacancia de la autoridad legítimamente establecida. Se equivocó sobre el fundamento central de la legitimidad de origen que, según él, era tradición dinástica y no la elección de los ciudadanos tal como lo establecieron la revolución de Cromwell (1648) y la revolución francesa (1789). Su error se debió al apoyo que él brindo a la restauración de Carlos II en 1656 y a la designación de Guillermo de Orange hecha por los wigs y los tories en 1688.

Burke aceptó, sin embargo, que la vacancia puede darse por factores que afectan la legitimidad de origen. Del mismo modo, nuestras constituciones, desde 1834 en adelante, han establecido las causas precisas de la vacancia que no han cambiado mucho. La Constitución de 1839 diferenció la vacancia de hecho (muerte del presidente o cualquier pacto que haya celebrado contra la unidad e independencia nacional) de la vacancia de derecho y dispuso que “solo podrá hacerse efectiva su responsabilidad en los casos de vacancia de hecho, postergándose el ejercicio de efectivizar la responsabilidad a que haya lugar luego de concluido su periodo” (García Chávarry dixit). La única causa discutible de la vacancia es la permanente incapacidad moral (establecida en 1839) que es una especie de significante vacío que los legisladores llenan según sus propios criterios cambiantes.

 

DEBATE CONCEPTUAL

[Visto: 170 veces]

 

Sinesio López Jiménez

Los actores claves de la posible vacancia de PPK son el keikismo en el Congreso y los movimientos de protesta en la calle. Cuando uno se aquieta, el otro entra en acción. Ahora vivimos un momento de suspenso porque los movimientos sociales están haciendo la siesta y el keikismo está trabado por el temor a una diáspora de sus congresistas si FP insiste en la vacancia de PPK.

Si Barata dice la verdad a fines de este mes sobre todos los políticos corruptos, es posible que se activen los dos actores, sobre todo el movimiento de la calle. En este caso las demandas callejeras (reforzadas con exigencias sociales) irán probablemente más allá de la vacancia de PPK para abarcar a todos los políticos corruptos. La crisis será no sólo del gobierno sino también del régimen político y del Estado en su relación con la economía y la sociedad.

Mientras tanto estamos viendo una enorme confusión política y conceptual. Algunos políticos y comentaristas creen que la vacancia (o la renuncia) se justifica porque más de la mitad del país la apoya, porque la desaprobación de PPK ha bajado mucho (19% que es más que 7% de Toledo o de García en el primer gobierno), porque la economía está trabada y la gobernabilidad está en cuestión. Todos estos factores tienen que ver con la legitimidad por desempeño (gobernar bien o mal) que es diferente a la legitimidad de origen.

La legitimidad de origen nace de la voluntad de los titulares del poder que son los que autorizan el ejercicio legítimo del gobierno. En el mundo moderno, el titular del poder   no es Dios (como en el medioevo), ni el monarca (en el absolutismo), ni la tradición dinástica (que defiende Burke) sino el ciudadano que “tiene derecho a elegir sus propias autoridades” (Price). La revolución de Cromwell (1648) y la francesa (1789) fueron revoluciones políticas que querían la libertad individual y la participación política de los ciudadanos y no la igualdad económica, salvo los cavadores en el caso inglés y los jacobinos en el caso francés que querían ambas cosas.

La legitimidad por desempeño no puede poner en cuestión la legitimidad de origen. Si la pusiera en cuestión, no habría autoridad ni gobierno, sino caos y anarquía. Sin embargo, la legitimidad de origen puede ser cuestionada por factores que afecten la titularidad del poder o la voluntad de los titulares del poder. De eso trata precisamente la vacancia. ¿Cuáles son esos factores? No son aquellos que provienen del ejercicio legítimo sino del ejercicio ilegítimo (contra la ley) del gobierno. Según Burke esos factores en 1688 eran “una multitud de actos abiertamente ilegales, de subvertir la iglesia protestante y el Estado, y sus derechos y libertades fundamentales e indiscutibles; quebrantar el contrato original entre rey y pueblo. Esto era más importante que conducirse mal”.

En el mundo moderno, son las constituciones las que señalan los factores por los cuales los gobiernos pierden la legitimidad de origen y pueden ser vacados. En nuestro país, la figura de la vacancia aparece por primera vez en la constitución de 1834 y los factores que la generan han ido cambiando a lo largo de nuestra historia constitucional.

UN POCO DE TEORIA

[Visto: 208 veces]

 

                                   Sinesio López Jiménez

 

A propósito de la posible vacancia de PPK me permito recordar uno de los más célebres y primeros debates, sino el primero, sobre la vacancia de los gobernantes entre uno de los más destacados representantes del pensamiento conservador, Edmund Burke, y un destacado representante del pensamiento moderno, el doctor Price, teólogo protestante. A diferencia de Price, Burke niega que se pueda vacar a un gobernante por su desempeño, pero sostiene que la vacancia es posible si se basa en causas profundas que afectan la legitimidad de origen.

 

En sus Reflexiones sobre la Revolución Francesa de 1789, hechas en el mismo momento que se producía, Edmund Burke reseña ese debate discutiendo sobre la Revolución Sensata inglesa de 1688. Burke discute la tesis de Price según la cual “por los principios de 1688 el pueblo de Inglaterra ha adquirido tres derechos fundamentales, todos los cuales forman para él un sistema y figuran en una breve frase, a saber, la de que hemos adquirido derecho: 1.“A escoger nuestros propios gobernantes”, 2.“A deponerlos caso de conducirse mal”, 3. “A constituir nuestro propio gobierno”.

 

Los wigs y los tories destituyeron en 1688 al rey católico Jacobo II, sucesor de Carlos II, por restituir el catolicismo como religión de Inglaterra en reemplazo del protestantismo y llamaron a Guillermo de Orange, yerno de Jacobo II, para que ocupara el trono. Burke argumenta que “todas las circunstancias demuestran que la aceptación del rey Guillermo no fue en realidad una elección; sino que para todos los que no deseaban volver a traer al rey Jacobo, ni hacer sufrir a su país un diluvio de sangre, poniendo de  nuevo a la religión, leyes y libertades en el peligro al que acaban de escapar, fue un acto de necesidad en el sentido moral más estricto”.

 

Burke dice “que un título sucesorio dudoso se parecería demasiado a una elección”… pero… “la nueva dinastía derivaba del mismo origen. Seguía siendo una dinastía hereditaria…”.  En otras palabras, Burke sostiene, a mi juicio en forma forzada, que la legitimidad de origen sigue siendo la tradición dinástica. Burke discute también el “derecho a deponer a los gobernantes que se conducen mal”. Sostiene que “ningún gobierno podría sostenerse un momento en caso de poder ser eliminado por una cosa tan oscura e indefinida como es la creencia en que “se conduce mal” y que el rey Jacobo fue destituido por “una multitud de actos abiertamente ilegales, de subvertir la iglesia protestante y el Estado, y sus derechos y libertades fundamentales e indiscutibles; le acusaron de haber quebrantado el contrato original entre rey y pueblo. Esto era más que conducirse mal”.

 

Burke niega que el de Guillermo de Orange era un nuevo gobierno: “En la época de la Revolución (de 1688), como en la actual, lo que deseábamos era derivar todo lo que poseemos de la herencia de nuestros antepasados.  El espíritu de innovación es generalmente resultado de un temperamento egoísta y de miras limitadas. Quienes no miren hacia sus antepasados no mirarán su posteridad”. Vuelvo sobre la validez actual del pensamiento moderno de Price sobre la vacancia con algunas precisiones.

QUE MUERA LA LORNA PARA QUE VIVAN LOS TIBURONES

[Visto: 228 veces]

Normal
0

21

false
false
false

ES-PE
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Calibri”,sans-serif;
mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;}

 

                                               Sinesio López Jiménez

La mayoría de los políticos, los analistas, los empresarios y los ciudadanos (53%) quieren que se vaya PPK, pero el 43% de los encuestados (que no es moco de pavo) quiere que siga en la Presidencia de la República. Hay desacuerdos, sin embargo, en el momento y en las motivaciones de la vacancia, en la forma constitucional de salida, en los sucesores posibles de PPK y en el punto terminal de la crisis.

FP quiere vacarlo sólo por corrupción, los movimientos de protesta, por corrupción y por el indulto a Fujimori y algunos congresistas de izquierda buscan ponerse de acuerdo con FP sobre esta motivación. Todos quieren una salida constitucional, pero hay variantes. Las izquierdas quieren que se cumpla lo que dice expresamente la Constitución, pero FP parece preferir una variante que siga siendo constitucional. Sobre los sucesores, las izquierdas lo quieren a Vizcarra como presidente, FP parece inclinarse por Araoz o por Galarreta, el presidente del Congreso.

El momento de la vacancia lo decide sólo FP. Quizás le conviene antes de la confesión de Barata, porque después de ella todo puede ser diferente.  KF es la que tiene la sartén por el mango en la escena parlamentaria sobre la vacancia y las formas que ella asuma en alianza con fuerzas menores y sobre la no vacancia ella sola decide. La diferencia mayor radica en el diagnóstico sobre el punto terminal de la crisis. Para FP, para las derechas y quizá también para el centro, la salida de PPK resuelve la crisis política. Para la izquierda es una salida parcial a una crisis mayor que se resuelve con grandes reformas.

La salida de PPK puede ser vista también como el sacrificio necesario para salvar a los tiburones de la corrupción. PPK no es el único ni el político más corrupto de estas últimas décadas. Sin embargo, él tiene que morir para que los políticos más corruptos sigan con vida. Es casi un chivo expiatorio. Espero que los movimientos de protesta y la opinión pública no caigan en esa ilusión. Si Datum hubiera preguntado si deben irse los políticos corruptos, el acuerdo para que se vayan todos hubiera sido aplastante.

En realidad, el desacuerdo de fondo que, a propósito de la vacancia, aparece entre las derechas y las izquierdas es sobre la naturaleza y la profundidad de la crisis política que vive el Perú. Las derechas creen que los problemas políticos que estamos viviendo se reducen a una crisis de gobierno y de gobernabilidad, a los problemas de relación entre los Poderes del Estado, en particular entre el Ejecutivo y el Legislativo, y que, ante la incapacidad de ponerse de acuerdo, la salida de PPK es necesaria. Y se acaba el problema.

Las izquierdas, con énfasis diferentes, piensan que los problemas políticos que nos agobian son más que una crisis de gobierno, de conflicto entre el Ejecutivo y el Legislativo. Ellas sostienen que existen también una crisis del régimen político (sistema electoral, sistema de partidos, forma de gobierno) y del Estado en relación con la economía y con sociedad cuya solución requiere profundas reformas políticas, económicas, sociales y constitucionales.