ESTANCAMIENTO Y COYUNTURA ELECTORAL

[Visto: 662 veces]

 

Sinesio López Jiménez

El estancamiento económico será uno de los temas centrales del debate en la coyuntura electoral que se avecina. El problema de fondo será si ese debate se desarrolla dentro de los marcos del modelo neoliberal primario exportador en problemas o se desborda para poner en cuestión el modelo mismo. En el 2014 ya ha sido un tema de agenda en la que han participado activamente el gobierno, los actores sociales (en particular la CONFIEP), los economistas de diversas orientaciones y los medios.

Lo que se ha discutido hasta ahora son las causas del estancamiento y las propuestas para salir de él. Una de las cosas que más llama la atención es la contraposición de de los tecnócratas neoliberales que están en el gobierno y los que se ubican ahora en la oposición, pero que fueron ministros o altos funcionarios en los gobiernos neoliberales anteriores. Mientras los tecnócratas oficialistas ponen énfasis en los factores externos  (baja de la demanda y de los precios de los commodities, elevación de las tasas de interés en USA) para explicar la desaceleración, los tecnócratas opositores menosprecian la importancia  de los factores externos y ponen el acento más bien en los factores internos.

Según el neoliberalismo opositor el crecimiento ha disminuido drásticamente porque han bajado las inversiones privadas y púbicas (además de las exportaciones) que, a su vez, se han visto paralizadas o reducidas debido a la falta de confianza de los empresarios (en el caso de las privadas) y a la ineficiencia del gobierno central y de los gobiernos regionales (en el caso de la pública). La falta de confianza empresarial se debería, a su turno, al temor empresarial a los indicios (compra de Repsol, fortalecimiento de Petro-Perú)  que anuncia el temido programa de la Gran Transformación, a las diversas trabas que pone el gobierno (tramitología, consulta previa, etc.) y al ruido político que, curiosamente, vendría de los voceros del gobierno y principalmente del Presidente de la República.

Carranza, el ex -ministro del de Economía y Finanzas de García ha ido más allá al sostener que el estancamiento obedece al cambio de modelo de desarrollo que ha pasado de un modelo liberal a un modelo inclusivo que habría quitado recursos indispensables para la inversión y el crecimiento. Esta discutible tesis pone en cuestión las diversas políticas asistencialistas del gobierno y apuesta a un modelo neoliberal extremo. Humala, que ha percibido su sentido reaccionario y anti-electoral para los intereses de García, denuncia que la oposición pretende eliminar los programas sociales. Esto explica quizá que Carranza cambie de tema y anuncie que, en adelante, va a estudiar a los monos para examinar los factores que pongan al Perú en la ruta de la prosperidad.

Pese a la discrepancia de los neoliberales en el diagnóstico del estancamiento existe un cierto consenso en la propuesta de paquetazos que el gobierno ha lanzado para salir de la crisis. Sus efectos, sin embargo, no se sienten hasta ahora mientras la situación se puede poner color de hormiga no sólo en el Perú sino en toda América Latina. Eso pone sobre el tapete al modelo neoliberal mismo. En el Perú esa tarea parece estar reservada para izquierda siempre y cuando logre presentar una alternativa política que exprese la unidad, la confianza y la representación de los sectores populares y mesocráticos y del conjunto de las izquierdas y del centro.

Puntuación: 3.50 / Votos: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *