LA POLITICA: VOLATILIDAD Y ESTABILIDAD

[Visto: 913 veces]

 

Sinesio López Jiménez

Desde 1990 en adelante, pero sobre todo durante el humalismo,  la política se caracteriza por la volatilidad de los cuadros políticos y la estabilidad de los tecnócratas neoliberales. Seis gabinetes en tres años y medio de gobierno con siete meses de duración en promedio revelan un alto índice de volatilidad política. El cambio de los gabinetes arrastra a los políticos pero mantiene en sus puestos a los tecnócratas neoliberales. Castilla, ministro de Economía y Finanzas, vio desfilar a varios equipos políticos mientras él se aferraba a su puesto de mando.

¿Qué explica este doble dinámica en el neoliberalismo?. ¿Porqué la política es volátil mientras la economía mantiene a sus principales cuadros?. Hasta ahora vemos que la volatilidad política asume tres modalidades: electoral, partidaria y de gabinetes. Aún no llega hasta la presidencia de la República, pero la ronda.  Estas formas de volatilidad están interconectadas: una incide en la otra hasta establecer una relación circular. La volatilidad electoral incide en la fragmentación y en la volatilidad partidaria y ésta, en la de los gabinetes.

A su vez, la volatilidad de los gabinetes refuerza la volatilidad partidaria y ésta, la volatilidad electoral, pero la línea de fuerza va de esta hacia arriba (partidos y gabinetes). El epicentro de la volatilidad política está ocupado, sin embargo, por los partidos políticos. Si éstos se reconstruyeran como un sistema de partidos bien organizados, la volatilidad desaparecería. Pero los partidos en la práctica no existen. Todos ellos se han transformado en liderazgos personalistas con franquicia electoral.

La volatilidad partidaria se agrava con la intervención de otros factores, en particular con los virajes ideológicos y políticos de los “partidos” que ganan las elecciones y con la combinación de impericia, torpeza y arbitrariedad en el manejo del liderazgo político. El viraje de Humala le hizo perder apoyo popular, debilitó a Gana Perú y a su bancada parlamentaria con la salida de los congresistas de izquierda. El pésimo manejo de Gana Perú por la pareja presidencial, el maltrato de algunos cuadros importantes y la imposición arbitraria de otros en cargos decisivos ha terminado en el descalabro de Gana Perú y en la pérdida irresponsable de la mayoría parlamentaria con todo lo que eso implica.

La estabilidad de los tecnócratas neoliberales obedece a varios factores. En primer lugar, ellos gozan del respaldo de la mayoría de los grupos parlamentarios, en particular de los de derecha. En segundo lugar, reciben el apoyo entusiasta de los medios de derecha, especialmente de la prensa concentrada. En tercer lugar, tienen el soporte sólido de la CONFIEP y de los organismos financieros internacionales. Ellos han sido puestos al mando del MEF y del BCR por presión de los poderes fácticos que gobiernan a través de ellos sin haber sido elegidos. Finalmente, las altas tasas de crecimiento gracias al boom exportador les dieron un alto nivel de legitimidad.

Es posible que el estancamiento económico y la crisis del modelo neoliberal primario-exportador obliguen a los tecnócratas neoliberales a circular y a buscar otros aires en la empresa privada o en los organismos internacionales. Es el premio que les espera luego de haber cumplido su servicio civil obligatorio.

 

Puntuación: 4.25 / Votos: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *