DEL PILOTO AUTOMÁTICO AL HIPERVOLUNTARISMO

[Visto: 859 veces]

 

Sinesio López Jiménez

Sorprende el brusco viraje radical de los políticos y los economistas neoliberales de oposición. Cuando estuvieron en el gobierno dejaron que la economía funcionara en piloto automático, pero hoy en la oposición son hipervoluntaristas. En sus gobiernos dejaron que la sostenida demanda internacional de las materias primas y los altos precios de los commodities movieran a la economía y se durmieron en sus laureles. Sus políticas económicas se limitaron al mantenimiento de los equilibrios macroeconómicos. Atribuyeron, no obstante, las altas tasas de crecimiento a la virtudes del modelo neoliberal y hablaron con  fruición del milagro económico peruano. La verdad es, sin embargo, que la estructura pesó más que su papel de agentes y que sus políticas en el buen desempeño de la economía.

Los lobbies de García, su shock de inversiones y la “teoría” del perro del hortelano eran propuestas para aceitar el buen funcionamiento del piloto automático. Desperdiciaron las oportunidades que les brindaba la bonanza exportadora para diversificar la economía y darle sostenibilidad al crecimiento económico como sostenían los economistas críticos del modelo neoliberal y algunos gurús internacionales del desarrollo como Porter. Producida la desaceleración, relativizan el papel de la demanda internacional y de los altos precios de las commodities  y atribuyen la explicación central de la desaceleración  a las deficientes políticas del gobierno, esto es, a la incapacidad del gobierno para aplicar reformas neoliberales radicales y recuperar la confianza de los inversionistas privados.

Lo que está en discusión a propósito de la desaceleración económica es la evaluación de los factores que inducen a los empresarios nacionales y extranjeros a tener confianza en que su inversión les va a producir altos dividendos. ¿Qué pesa más en la confianza de los empresarios: la demanda internacional y los altos precios de los commodities o las políticas económicas proempresariales de los gobiernos? ¿Es cierto que la mala situación internacional puede ser compensada con buenas y agresivas políticas neoliberales para recuperar la confianza de los empresarios?.

La verdad es que los factores internos que hoy se ven como los problemas ( deudas tributarias, la permisología,  los costos laborales, falta de liderazgo, etc. ) que el gobierno no es capaz de resolver para recuperar la confianza de los empresarios existieron en el período de la bonanza exportadora y no impidieron la inversión privada ni las altas tasas de crecimiento. ¿Qué ha sucedido ahora que ha convertido a estos factores internos en un obstáculo para recuperar la confianza empresarial? Lo nuevo es el proceso electoral en ciernes para elegir un nuevo gobierno en el 2016. En este nuevo contexto, los neoliberales de la oposición y los del gobierno se están ofreciendo como la mejor alternativa para enfrentar y resolver los problemas del crecimiento y del empleo desde la perspectiva del capital.

En todo caso, los paquetes que ha venido lanzando el gobierno (y que están en la línea de lo planteado por los neoliberales de la oposición) no han producido hasta ahora los resultados esperados. Esta es la hora de los políticos y de los economistas críticos del modelo neoliberal.

Puntuación: 4.00 / Votos: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *