TORPES Y PENDEJOS

[Visto: 702 veces]

 

Sinesio López Jiménez

García es ligerito de lengua para calificar a sus adversarios políticos. “Cantinflas” lo acaba de llamar al presidente Humala. “Torpes” les espetó a los integrantes  de la Megacomisión  que lo investigan cuando encontraron nuevos elementos de juicio en el caso de los petroaudios. Para culminar la faena debió agregar: Nosotros los pendejos ya les ganamos la batalla en este caso en el Poder Judicial. García reclama a la Megacomisión el respeto al debido proceso que él no observó con los ciudadanos cuando fue presidente de la República. El caso más escandaloso y trágico es el de Bagua en el que se zurró en el debido proceso que ordenaba a los gobernantes consultar a las minorías étnicas antes de autorizar cualquier tipo de inversión. García no respetó el debido proceso y se produjo entonces el Baguazo con el saldo lamentable de varios muertos y heridos.

¿Qué es el debido proceso y cuál es su importancia?. Es el conjunto de reglas de juego y de procedimientos que encauzan las formas de decisión y de acción de los que gobiernan y operan en el sistema político, especialmente en el Estado, para que esas formas sean consideradas legítimas en la medida que respetan los derechos de todos. Es importante porque la legitimidad de las decisiones y acciones gubernamentales determina, a su vez, lo que se llama la obligación política según la cual las decisiones y las acciones deben ser obedecidas o resistidas por los ciudadanos. El debido proceso acompaña al dominio de la ley en el Estado y en la sociedad, esto es, al Estado de Derecho que, por desgracia, en nuestro país es más normativo que efectivo. No hemos alcanzado lo que los juristas y los politólogos llaman una alta positivación del derecho. En este sentido, los pendejos son criollazos, pero aparentan ser ingleses cuando les conviene.

¿Quién define el debido proceso?. En general, la Constitución y las leyes y, en particular, los reglamentos que tienen los diversos aparatos del Estado. El Congreso, por ejemplo, tiene su propio reglamento. ¿Quiénes determina la observancia o no del debido proceso?. En nuestro medio, son el Poder Judicial y el TC que dictaminan ante la presentación de determinados recursos de amparo de los ciudadanos que se sienten víctimas de la violación del debido proceso. ¿Son imparciales las decisiones del Poder Judicial y del TC?. Desgraciadamente la respuesta es negativa. Hay varias razones que explican la parcialidad. Primero, la inevitable parcialidad del Estado en sociedades desiguales. Al respecto Madison, uno de los Federalistas, escribió: “Siendo general la ley, no puede ser imparcial cuando los hombres sobre los que se aplica igualitariamente son desiguales”.

Segundo, el Apra, más que cualquier otro partido, se ha caracterizado por copar a los aparatos de estado con sus militantes, especialmente a los aparatos de control institucional. Es probable que actualmente el Apra tenga más militantes en el estado que en la sociedad. Según los datos de SERVIR, en el segundo gobierno de García entraron 350 mil nuevos empleados públicos. Tercero, con la amenaza de volver al gobierno en el 2016, García activa los reflejos pro-apristas del Poder Judicial, de la Fiscalía y del TC. Finalmente, la influencia de los medios de derecha (que miman a García y lo protegen de las acusaciones de corrupción) es innegable en la marcha actual del Estado. Todo esto hace que las decisiones del PJ, TC y de la Fiscalía estén viciadas por su parcialidad.

 

 

Puntuación: 5.00 / Votos: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *