PERU: CONFRONTACION Y CONCERTACION

[Visto: 1844 veces]

Sinesio López Jiménez
Martín Tanaka (LR, 5 de febrero) cree encontrar en tres de mis artículos recientes (post renuncia del gabinete Lerner) una lógica de confrontación que se emparenta con la desarrollada en un ensayo que escribí en los 70 (De imperio a nacionales oprimidas) y que se aleja de la lógica de concertación expresada en otros escritos míos de los ochenta en adelante. En resumen, afirma que mi pensamiento político en el campo de la izquierda ha evolucionado desde la polarización a la institucionalización y que ahora involuciona a la confrontación, esto es, que paso del estilo Chávez al estilo Lula y que ahora vuelvo al primero.
Tanaka hace una lectura parcial y parcializada de mis columnas recientes (aparecidas en LR) pues deja de lado los términos precisos de la salida del gobierno. Con la renuncia del gabinete Lerner, la izquierda sale del gobierno, pero no renuncia al programa de la gran transformación ni a la hoja de ruta primigenia con la que Ollanta gana la segunda vuelta (Carta desde la sociedad civil). Esto significa que la izquierda evalúa al gobierno desde estas perspectivas programáticas y exige que las cumpla en las políticas que despliega. Este apoyo crítico irá cambiando de acuerdo a las políticas y a la conducta del gobierno.
La misma lectura tiene de mi ensayo de 1978 que fue escrito para entender al Perú, para comprenderme a mí mismo (nací en una hacienda feudal), para explicar (desde la perspectiva de la sociología histórica) la transformación del Imperio de los Incas (siglo XVI) en una clase campesino-indígena en el siglo XX y para celebrar la conquista del voto de los campesinos gracias al proceso de democratización abierto en 1976. ¿Quienes impidieron la participación de los campesinos analfabetos en el siglo XX?, ¿Quiénes bloquearon la participación política del Apra y del PC con el artículo 53 de la Constitución del 33?, ¿Quiénes trataron de impedir la participación de las clases medias y de los jóvenes arequipeños en el proceso electoral de 1956? ¿Quiénes pretendieron sacar del juego electoral a Fernando Belaúnde en 1956? ¿Quiénes entonces polarizaron al país e impidieron un juego electoral e institucional?
La respuesta, estimado Martín, es la misma: No fueron las fuerzas democratizadoras (los ciudadanos movilizados de las diversas clases sociales con sus distintas representaciones sociales y políticas), sino la oligarquía, el gamonalismo, las dictaduras pro-oligárquicas y la derecha política de entonces. Mantuvieron la exclusión casi total al costo de producir y alimentar una polarización exacerbada. La fuerzas democratizadores, en cambio, buscaron participar en las elecciones y abrir un juego institucional (que he llamado incursiones democratizadoras en otros escritos). Es cierto también que los representantes políticos de las fuerzas democratizadoras respondieron al paradigma oligárquico de la exclusión y la polarización con el paradigma de la revolución. Todos los políticos de la reforma (Haya hasta los 50, Cornejo Chávez, Belaúnde, las izquierdas desde luego y hasta Velasco mismo) hablaron de la revolución para acabar con la exclusión oligárquica.
Martín parece asustarse con las polarizaciones que, con frecuencia, son inevitables en un país sin instituciones fuertes como el nuestro y parece creer que la concertación y la institucionalización acaban con ellas. Grave error. Toda polarización expresa una o un conjunto de contradicciones o clivajes (económicos, sociales, políticos, culturales) que es necesario resolver para construir el orden (si es justo mejor). Hay tres maneras típicas de manejar las polarizaciones. Una es la sumisión (derrota) de los de abajo. Otra es la lógica de las movilizaciones contestatarias-la represión-la negociación (Charles Tilly en sus últimas obras brillantes) que no resuelve las contradicciones, pero las redefine, si la negociación es exitosa para los de abajo. Y finalmente, la victoria de los de abajo sobre los de arriba. Es el caso típico de una revolución exitosa. A diferencia de México o de Bolivia, Perú se ha movido entre la sumisión y la contestación negociadora. Es esta última la que permite el juego institucional.
La institucionalización no acaba, sin embargo, con las polarizaciones ni con las contradicciones sino que las transforma (haciendo que el enemigo devenga un adversario y un opositor) y permite que los actores diferentes jueguen el mismo partido (competencia electoral) con las mismas reglas. Pero la lucha continúa porque hay que resolver las contradicciones en democracia y esta, para que tenga calidad, tiene que apoyarse en un proceso democratizador. Esta es ya otra discusión.

Puntuación: 4.50 / Votos: 4

7 pensamientos en “PERU: CONFRONTACION Y CONCERTACION

  1. Alejandro Vela Quico

    Estimado Sinesio, sigamos hablando y trabajando por un reagrupamiento de las fuerzas de izquierda en las actuales condiciones.
    Que Martín no te distraiga llevandote al campo académico (que tiene su momento y su espacio). No sé que más hace él.

    Responder
  2. pepe mejia c.

    Es una discusion academica ,la politica,la democracia tiena que ser practica, la izquierda tiene que unirse y apoyar a Humala ,sino vamos a estar en nada, hoy que hay la pòsibilidad, de cambiar, hagamos todos los esfuerzos posibles ,por un Nuevo Peru.

    Responder
  3. Milagros Valdeavellano

    Me da TERROR haber oído que andas promoviendo la candidatura presidencial de Gregorio Santos y la unión de las izquierdas para apoyarlo.Espero que el dato sea falso!Con la historia nefasta de Patria Roja rompiendo todo y siempre, convirtiendo a los maestros en buscadores de mejor sueldo a costa de renunciar a educarlos como formadores de ciudadanos, impidiéndo la mejor reforma de la educación que se ha planteado…
    Y conociendo el mal desempeño de ese sujeto que boicotea la Gran Marcha Nacional por el AGUA y luego se presenta proclamándola "hechura suya"
    Creo que hay que reconocer que fue convocada y organizada por Tierra y Libertad, los demás se montaron y aprovecharon para mercatearse.
    Te agradecería me contestaras.Me considero tu discípula y espero de mi maestro más el aporte académico que la lid política directa con el pueblo…una señora de gran experiencia y sabiduría popular comentó "PR son perros que van moviendo la cola para tragarse a los demás con carne y hueso"

    Responder
  4. MARIO

    ESTIMADO PROF. LOPEZ, MUY BUENA SU ACALRACION, SOLO UN APORTE, NUNCA VAN HA DEJAR DE EXISTIR LAS CONTRADICCIONES O POLARIZACIONES, YA QUE SIEMPRE VAN AEXISTIR INTERESES OPUESTOS….

    Responder
  5. Carlos Andía

    Complementando a mi antecesor, las contradicciones son parte de la dialectica social y no debe sorprender que esto suceda en una sociedad como la nuestra, donde la redistribución de la riqueza y las diferencias entre ricos y pobres son astronómicamente abismales…

    Responder
  6. Edson Baldeón

    Cuando la Unión Soviética caía, allá por el 91, cuando aún era adolescente, un conocido mío que se definía como maoísta no dudaba en alegrarse, porque según él eso demostraba lo que tanto le criticaba, que el soviético era un capitalismo de Estado que fracasaría al implementar un modelo de desarrollo comparándose con occidente. Al final la caída de la URSS también arrastró a la ideología que él propugnaba. Hoy, la derecha pretende empujar a la izquierda a una confrontación abierta con el gobierno, pero la izquierda parece haber aprendido de sus errores, y sabe bien que lo perfecto es enemigo de lo bueno. Por ello me parece atinado que la exigencia al gobierno del Presidente Humala sea en referencia a la hoja de ruta y al Estado de Derecho. Esto brinda un espacio político a la izquierda para ir desarrollándo su propio futuro inmediato, a la vez que va definiendo un perfil moderno, democrático, realista al tiempo que progresista. Esto intenta evitar la DBA pretendiendo una izquierda que se aisla, que confronta desde fuera de lo propiamente político, mejor aún fuera del sistema político. Sin embargo, no parece que la DBA conseguirá lo que pretende. Los izquierdistas están demostrando que por algo pasa el tiempo y que las lecciones se aprenden. Y que la lucha es una lucha de grisis donde tanto la ideología como la real politik tienen su respectivo lugar. Esa modernización de la izquierda también hará bien a la misma derecha pues empujará a la DBA cavernaria como al Movadef a los extramuros de la política. Saludos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *