TEOCRACIA Y REACCION

[Visto: 1971 veces]

Sinesio López Jiménez
El cardenal Cipriani tiene apetitos materiales desmedidos, casi hobbesianos. No sólo quiere imperar en los predios de la Católica sino que también pretende imponer algunas políticas públicas al gobierno y al país. En ambos casos, sin haber sido democráticamente elegido. ¿Cuál es entonces el fundamento de su poder? Mi hipótesis es que Cipriani cultiva una concepción teocrática de la política y desde allí exige la plenitudo potestatis, esto es, la plenitud del poder. Fundamenta sus pretensiones políticas con criterios religiosos. Para él no ha existido la secularización en el campo de la ideas (siglo XIV) ni en el de la historia social (XVII y XVIII). Tampoco ha existido la monarquía absoluta (siglo XVII) que derrotó a las guerras religiosas y a las aristocracias, que separó lo público de lo privado y que colocó en este ámbito a las creencias religiosas.
Cipriani se ha quedado congelado en la historia teocrática del Medioevo que tuvo plena vigencia entre los siglos IX y XV. En esa época los papas inventaron una historia que hacía reposar la titularidad del poder en Dios, que les otorgaba la administración de esa titularidad como sus representantes en la tierra y que, en esa misma condición, los facultaba a coronar a los emperadores para que ejercieran legítimamente el poder. (Cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia). La titularidad del poder (principium potestatis) estaba separada del ejercicio del mismo. Todo eso hacía que el Estado feudal clásico careciera de soberanía pues no era el titular del poder y estaba limitado por la Asamblea de los príncipes en el ejercicio del poder, especialmente en la organización de un ejército propio y en la capacidad impositiva.
La monarquía absoluta unificó la titularidad y el ejercicio del poder en la persona del monarca. Este ejercía legítimamente el poder porque era el titular del mismo. Esta fue la obra de Richelieu en Francia. (Cipriani no es obviamente Richelieu). La revolución francesa (1789) separó nuevamente la titularidad del poder de la forma de su ejercicio, otorgó esa titularidad a los ciudadanos y permitió que éstos eligieran a sus representantes y a sus gobernantes para que ejercieran el poder con legitimidad. Desde entonces los ciudadanos son los nuevos soberanos que, a través de elecciones legítimas e institucionalizadas, autorizan a gobernar a los que triunfan en ellas.
El pensamiento reaccionario (Donoso Cortés, Carl Schmitt y otros) sostiene que, con la revolución francesa y la instauración del liberalismo (Francia) y del republicanismo (USA), las sociedades modernas han entrado en una situación de excepción (ruptura del monopolio de la violencia, instauración de diversos órdenes políticos, emergencia de varios órdenes legales, aparición del caos, la inestabilidad política y la ingobernabilidad) y que la única forma de salir de ella es a través de una decisión política soberana que instaure un nuevo orden político, constitucional y legal.
Sabiéndolo o no, el cardenal Cipriani (¿el Opus Dei?) combina la concepción teocrática del poder con el pensamiento reaccionario o decisionismo de derecha. ¿Qué es eso de que el Gran Canciller elije al rector escogiéndolo de una terna presentada por la Asamblea?. Su facultad de decisión se funda en el hecho de que es el Gran Canciller que, a su vez, encuentra su legitimidad de origen en otro hecho básico de carácter religioso: La Primacía de la Iglesia. Pero la PUCP no es una institución de la Iglesia sino que es una asociación civil sin fines de lucro que se rige las leyes peruanas sin que ello impida su orientación católica y la de la mayoría de sus integrantes, respetando la libertad y el pluralismo.
La cosa es más grave cuando Cipriani y otros obispos pretenden bloquear determinadas políticas públicas apoyándose en criterios religiosos. Que lo hagan con sus fieles, pero ¿por qué quieren imponer esos criterios a todos los peruanos presionando y utilizando el poder del Estado?.

Puntuación: 4.20 / Votos: 5

7 pensamientos en “TEOCRACIA Y REACCION

  1. Rasec

    Lo peor de todo es la "imparcialidad" de los medios que no se atreven a educar: "no confundir el poder celestial -y sus tablas- con el poder terrenal y sus constituciones signadas en estados de derecho, de la tierra, terrenal, ipso tierra. De otro lado, desproporcionada injusticia entre los trabajadores para ganar el pan del dia, mientras unos venden su fuerza por un sol, otros, sencillamente se escudan tras los concordatos -inmorales como sus benefactores- con el sudor de sus posaderas y de manos finas.

    Responder
  2. pepe mejia c.

    La Universidad Peruana ,debe ser libre ,
    por eso se han dado la reforma universitaria en Cordova. La universidad
    es el unico lugar que tu puedes enseñar,
    educar las teorias politicas, filosoficas, economicas,sociales,religiosas ,libremente,someterlas al analisis,critica,aplicarlas a nuestra realidad asi de esta manera cada uno saca su cuenta ,su linea politica.
    De esta manera construiremos un nuevo Peru.

    Responder
  3. Daniel Vargas Acevedo

    Es innegable que debemos separar lo material de lo espiritual, sin embargo debemos aferrarnos al cumplimiento de los legados y usufructuar los bienes con las normas con las que nos la cedieron. Eso no implica conculcar la libertad de pensamiento. Es cierto que a muchos el cardenal no les cae bien, eso no quiere decir que siempre dbo estar en su contra. Eso no es libertad.

    Responder
  4. Carlos Andía

    Los ideólogos del fundamentalismo católico peruano conocen muy bien la estructura y mentalidad de nuestra sociedad; saben que es semifeudal, y por ende muy proclive a sus intereses.
    Con alguna excepción, no les interesa la esencia de la "religión", sino sólo seguir parasitando. En nombre de Dios se cometen los peores crímenes.

    Responder
  5. Juan

    Antes que nada hay que conocer el origen de la PUCP, quien la fundo, dono el terreno y que perfil quizo que debia llevar la universidad. Conociendo esto es claro que con la autoridad eclesiastica actual u otra, puede decidir el perfil de la universidad. Ademas esto se llevado a la ultima instancia del poder judicial y esta ha dictaminado a favor del arzobispado, con lo cual lo unico que le queda a la PUCP es acatar la ley.

    Atte: Juan Durand
    Alumno de la PUCP

    Responder
  6. Replica watches

    Antes que nada hay que conocer el origen de la PUCP, quien la fundo, dono el terreno y que perfil quizo que debia llevar la universidad. Conociendo esto es claro que con la autoridad eclesiastica actual u otra, puede decidir el perfil de la universidad. Ademas esto se llevado a la ultima instancia del poder judicial y esta ha dictaminado a favor del arzobispado, con lo cual lo unico que le queda a la PUCP es acatar la ley.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *