UN ESTADO PARA TODOS

[Visto: 1238 veces]

Sinesio López Jiménez
El triunfo de Ollanta es la toma democrática de la Bastilla. Sin asaltos, sin violencia, sólo con la fuerza de los votos las clases medias y populares han conquistado el gobierno del Estado para todos. Acabar con la captura del Estado por los operadores del poder económico para ponerlo al servicio de todos es probablemente uno de los cambios más importantes que van a producirse a partir del 28 de julio. Desde hace más de veinte años los poderes fácticos han logrado imponer a los presidentes elegidos los operadores de sus intereses en el manejo de los aparatos económicos del Estado. Desde allí desplegaban las políticas económicas para los ricos y asignaban las migajas de las políticas sociales asistencialistas para los pobres. En este lapso ningún ministro de Economía y Finanzas ha provenido de las filas del partido que obtenía el triunfo electoral. Casi todos ellos provenían de las canteras de los organismos financieros internacionales o de los bancos.
Los operadores justificaban su presencia en el Estado no sólo como cuadros técnicos eficientes sino también como hombres de confianza del capital nacional e internacional. Por temor a fracasar en el campo económico o por presión de los poderes fácticos, los presidentes democráticamente elegidos terminaban escogiéndolos como los magos de la economía y las finanzas. Con la elección de Ollanta las cosas pueden y deben ser distintas. Eso explica probablemente la fuerte presión de la derecha y de los poderes fácticos para que el presidente electo, sin haber recibido aún las credenciales del JNE, decida apresuradamente el nombramiento de los hombres que sirvan y defiendan sus intereses. Eso explica también el veto y la satanización (por la prensa derechista) de los hombres de confianza de Ollanta y de los cuadros provenientes de la izquierda. La derecha política no aprende de su propia derrota y sigue actuando como si hubiera ganado.
¿Es posible poner al Estado al servicio de todos?. ¿Es posible gobernar para todos, especialmente para los más necesitados, o está obligado a gobernar para los ricos el que accede al gobierno del Estado?- Si se tiene en cuenta las relaciones de fuerzas sociales y políticas, nacionales e internacionales, es difícil pero no imposible. Ayudaría mucho si el gobierno recientemente elegido fuera respaldado por un partido bien organizado y por una sociedad civil vigorosa. Estas son, sin embargo, tareas pendientes a las que GANA-PERU tiene que abocarse con urgencia si quiere tener éxito en el gobierno y busca darles proyección estratégica a los grandes cambios que pretende realizar.
Soltar las amarras que atan al Estado con los intereses particulares de algunos grupos en desmedro de las mayorías ya es un buen comienzo, sin embargo, y establecer relaciones estatales funcionales, transparentes, eficientes y justas con la economía y con la sociedad es un avance significativo. El Estado tiene la obligación de garantizar la inversión (nacional y extranjera) y la acumulación a todos los empresarios (grandes y pequeños) y de mantener los equilibrios macroeconómicos a través de sus políticas económicas (fiscal y monetaria) adecuadas y de una seguridad jurídica confiable. Los empresarios, a su vez, tienen la obligación de contribuir en forma significativa al sostenimiento del Estado y de sus políticas públicas mediante una tributación equitativa y el respeto a los derechos de los trabajadores.
Finalmente, el Estado está obligado a dedicar una parte significativa de la presión tributaria a las políticas sociales universales (salud, educación, justicia y seguridad) de calidad para todos, especialmente para los pobres y muy pobres. Sólo si ellas llegan a todo el territorio y a todas las clases sociales, la sociedad le otorgará legitimidad al Estado, al gobierno y a los gobernantes. En el fondo, las relaciones funcionales señaladas constituyen un compromiso entre los empresarios y los trabajadores con la mediación efectiva del Estado.

Puntuación: 3.67 / Votos: 6

4 pensamientos en “UN ESTADO PARA TODOS

  1. Milagros Valdeavellano

    Justamente un partido bien organizado y una sociedad civil vigorosa es…lo que no hayCreo que nuestro presidente electo ha desperdiciado 5 años durante los cuales ha debido forjarse un partido sólido. Sólo en El Agustino el 2006 habían más de 80 comités locales muy activos….que desaparecieron …!!!reduciéndose a uno. Sin embargo creo que es el momento de LA ORGANIZACION POPULAR QUE GARANTICE EL PROCESO. Si se formaran en cada distrito, provincia,et comités o FRENTES DE DEFENSA que vigilen y se vayan formando en la práctica del liderazgo popular desde sus bases y en los que se puedan incluir los ciudadanos de a pié tanto como los militantes de organizaciones DEMOCRATICAMENTE PODRÍAMOS HABLAR DE BASES SOLIDAS sobre todo teniendo en cuenta que los ataques van a continuar y la conciencia debe CRECER

    Responder
  2. pepe mejia c.

    Lo felicito profesor por sus articulos,bien explicados como el agua
    transparente. El nuevo gobierno nacionalista ,esperamos que llege a la mayoria de peruanos de pocos recursos.
    Lo que el Peru,necesita es dar empleo
    sea por el estado o privado,educacion
    gratuita en los tres niveles,servicios,
    carreteras , hospitales,ayuda social para los invalidos,enfermos terminales.
    Desarrollar la ciencia y la tecnologia,industrializar el Peru, para dejar de ser vendedor de materias primas.

    Responder
  3. Daniela Zacharias

    EXACTAMENTE! Se necesita mucha fuerza y ganas para acompañar al Perú oportunidad para empezar a ser un país de todos los peruanos, que trabajen por él y que sean reconocidos en él. Yo ahora, que nunca creí en nada, tengo fe. Si puedo ayudar en algo me avisa, profe.
    Un beso grande
    Daniela

    Responder
  4. Nicolás Díaz

    De Macondo, el hecho que minutos después de conocidos los resultados, la nueva oposición empiece a bombardear con exigencias e incluso a delinear el plan de trabajo que debería implementar el nuevo gobierno popularmente elegido. Lo que denota que detrás de la masiva presión mediática previa, solo se movían intereses económicos que consideraban podían estar en peligro, ante la aspiración mayoritaria de construir un país inclusivo.

    Motivación que incluso inundó las redes sociales, las que aún no son espacio de las mayorías, porque todavía la brecha digital es muy grande. Sin embargo, el anonimato fue aprovechado para mostrar el espíritu oculto de una nueva generación de peruanos, que expuso su yo interior, teñido de racismo e intolerancia, lo que lamentablemente es un indicador que tantos años de formación práctica, tecnológica, economizada (globalizada dicen otros), sin bases humanísticas sólidas, han desnudado el tipo de educación y formación en valores que reciben los peruanos de los estratos más altos (donde la tendencia se exporta al resto de la estructura educativa), que se sustenta en el colchón emocional familiar, que direcciona a la construcción de imágenes con diversas denominaciones: líder, emprendedor, empresario, etc. Todas relacionadas con el éxito económico, como si el mismo podría llenar todos los espacios y facetas del ser humano. Lección importante de este proceso, que se traduce en un reto para las políticas educativas, culturales y de desarrollo humano, que aborde el próximo gobierno.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *