LA GUERRA DEL FIN DEL MUNDO

[Visto: 2084 veces]

Sinesio López Jiménez
Lima no es Canudos, pero en ella se está librando la guerra del fin del mundo si se mira las portadas de los diarios de la ultraderecha. Todas las visiones apocalípticas tienen un parecido de familia. Un profeta respetado (aunque desgarbado) anuncia a los desheredados de esta tierra el fin del mundo y la llegada del juicio final y afirma que todos deben prepararse para gozar del cielo o para achicharrarse en el infierno. El fin del mundo llega generalmente con el fin del siglo en el que “se apagarían las luces y lloverían estrellas”, “los ríos se tornarían rojos y un planeta nuevo cruzaría el espacio”, como en la mejor novela (para mí) de Mario Vargas Llosa.
La ultraderecha peruana ha inventado también su propia guerra del fin mundo, pero carece de la imaginación fecunda y del subyugante estilo literario del novelista. Su versión es, como la ultraderecha misma, vulgar y pedestre. El triunfo de Susana Villarán, dice el libreto, es el anuncio del fin del mundo. El paraíso limeño se esfumará y el infierno ocupará su lugar. La ciudad será un caos, el transporte se paralizará, los hospitales privados (de solidaridad) serán estatizados, el vaso de leche será suprimido, el sutep manejará la educación, los terroristas gobernarán la ciudad, el riesgo país aumentará, las inversiones y los inversionistas huirán, los sacudones financieros perturbarán nuestra estabilidad, todas las plagas de Egipto, en fin, nos invadirán.
La derecha se suma y le hace comparsa a la ultraderecha, pero trata de mantener las formas. El problema, dice, no es Susana sino las oscuras fuerzas que la acompañan: El MNI (Patria Roja). Los más desvergonzados añaden sin pestañar el terrorismo de Sendero Luminoso y del MRTA. Patria Roja, el Sutep, el humalismo son presentados como encarnaciones del mal. Olvidan que éstos son partidos (o sindicatos) legalmente reconocidos y tienen (o tuvieron) una representación parlamentaria. Con el nacionalismo y con el Sutep, Fuerza Social no tiene, además, pacto político alguno. La centroizquierda es presentada con traje a rayas como si fuera una fuerza del terror.
Para la extrema derecha, el Perú será un paraíso cuando no existan la izquierda ni la centroizquierda, cuando todos piensen y quieran lo mismo, cuando los sindicatos y las protestas sociales desaparezcan, cuando los cuestionamientos al orden establecido se evaporen, cuando todos acepten el sagrado orden neoliberal (extremo), cuando los colores y los matices se extingan. La ultraderecha quiere un país aburrido, monocromático, no de ciudadanos dignos, sino de borregos felices, de siervos voluntarios ( Etienne de la Boétie dixit). Jodidos, pero contentos, podría ser su mejor lema. La derecha acepta la existencia de la izquierda a regañadientes, pero la quiere a su imagen y semejanza: sin voz, sin dientes, sin garras, sin puños, echada, meliflua y faldera. Pero esa, como es obvio, no es la izquierda ni la centroizquerda. Todo esto es un síntoma de lo peor: el fascismo comienza cuando los partidos liberales se desdemocratizan (dejan de ser democráticos, pluralistas y liberales), como lo subrayó en su momento Hortheimer.
¿Porqué la ultraderecha no tolera a la izquierda ni a la centroizquierda?. ¿Por qué la derecha las acepta a regañadientes?. ¿Por qué ambas fuerzas no aceptan a los sindicatos ni a los movimientos populares organizados?. Además de intolerancia, sobretodo de la ultraderecha, hay muchos intereses que defender. La izquierda, la centroizquierda, los sindicatos y las organizaciones populares no sólo agreden sus buenas consciencias y perturban su siesta política sino que ponen en peligro sus bolsillos, especialmente los inmensos bolsones de un sector de sus representados. Volveré sobre este tema en mi próxima columna. Para terminar dos respetuosos saludos. El primero, a Armando Villanueva del Campo y a Carlos Roca, dignos representantes del Apra, quienes, con otros, mantienen enhiestas sus banderas de izquierda. El segundo, al brillante equipo tecno-político e intelectual que acompaña a Susana.

Puntuación: 5.00 / Votos: 3

2 pensamientos en “LA GUERRA DEL FIN DEL MUNDO

  1. David Huamán Sifuentes

    El escenario que se vive en Lima, refleja una vez más lo incompetente de nuestra derecha peruana, al no debatir propuestas, sino plantear esenarios tragicomicos (guerra sucia). Pero, lo importante es que existe todavia lideres y propuestas que nos devuelven la confianza en los politicos, la esperanza de cambiar la mediocridad de los trabionales gobernantes y sobre todo seguir diseñando y ejecutando propuestas que respondan a las necesidades reales de nuestra sociedad.

    Responder
  2. Rasec Salim

    Una poderosísima clase media corcho/flotante y que está prendida de la alta burocracia gubernamental, direcciones, superintendencias, subdirecciones, jefaturas, asesorías (dicen que altas), estan atentas a los resultados del domingo. Ya no quieren saber quien ganará, sino, por cuanto es la DIFERENCIA. Ojo: atentos al 2011, la actitud diletante de Humala, felizmente lo sepultó, y a los CGTPistas tienen que dejar el papel de bomberos de la derecha y curarse de la terrible enfermedad: mesitis aguda. Basta de vender obreros. La mesitis no ha dado resultados desde su creación, sólo sirven para desarmar los movimientos sociales.
    Somos Villaran, Sinesios, Rolandos, en un solo corazon y el puño bien alto!!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *